La Guardia Civil cuenta el final

¿Dónde van a estar mejor?

Ahora que incluso constitucionalistas impecables comprenden el fracaso y la derrota de los golpistas catalanes, se entiende mejor la tirria que aquella tropa tiene a la Guardia Civil. Preparen ustedes un golpe de Estado con toda suerte de cautelas, trampas y coartadas para no conseguir sus objetivos, salvo que estos, por muy mediatos que fueran, consistiesen en proclamar la República catalana durante ocho segundos. No sé, es poco tiempo para que un régimen dé frutos. Ocho segundos fue la duración del minuto de silencio que el Athletic pidió en San Mamés antes del partido contra el Valladolid en señal de duelo por el asesinato de Isaías Carrasco. Era la primera vez que se observaba silencio por una víctima de ETA y se conoce que les fallaba el control de los tiempos.

Entiéndanme, yo también creo que el golpismo catalán fracasó el 1 de octubre de 2017, pero me parece un prodigio de la hermenéutica creer que la carta de Oriol Junqueras viene a ser un canto del cisne del líder; ni siquiera el cantar la gallina, que le iría mejor como metáfora a este portentoso cruce de Shreck y Alain Delon. Y ahora, cuando iban a hacer suyo el grito de guerra de Jordi Cuixart, ‘Ho tornarem a fer’ va la Guardia Civil y aborta el desenlace mediante un ‘spoiler’.

No hay página del Código Penal que estos tipos no se hayan pasado por la entrepierna, desde que CiU nombró para el CGPJ a Luis Pascual Estevill, condenado después por el Supremo a nueve años por cohecho, prevaricación y detención ilegal. 

Recordarán probablemente que el entonces presidente de la ANC, Jordi Sànchez, fue subvencionado durante los años clave del proceso (2015-2017) por el director general de la Fundación La Caixa, Jaume Giró, que financió con 250.000 euros al ente de la Fundación Universidad Pompeu Fabra a cuyo frente se había puesto a Jordi Sànchez. Es comprensible que éste haya correspondido a su benfactor promoviéndolo a consejero de Economía de la Generalidad. De bien nacidos es ser agradecidos.

Luego está la tradicional torpeza con que se ha movido España en los ambientes internacionales para defender sus intereses frente a los golpistas, terroristas y otras especies asimiladas. El Consejo de Europa ha aprobado un informe que ya en el título anuncia un enfoque curioso de los hechos de 2017: “¿Deben los políticos ser procesados por declaraciones realizadas en el ejercicio de su mandato?” Tal vez Boriss Cilevics, diputado socialista y letón habría estado más fino sustituyendo ‘declaraciones’ por ‘acciones’ y la respuesta sería: “Sí, si esas acciones constituyeran una violación del Código Penal”. El letón no parece tener más formación jurídica que las ministras de Podemos, por poner un ejemplo de fácil comprensión, pero además, sus fuentes de inspiración han sido los propios golpistas en sus cárceles, a los que visitó sin haber leído la sentencia. También se entrevistó con la criatura que Zapatero puso en el Tribunal de Estrasburgo para anular los efectos de la doctrina Parot e indultar a los terroristas decretando una tarifa plana para el crimen.

El 12 de octubre de 2017 viajé a Madrid para agradecer personalmente al Rey su discurso del día 3. Mañana habrá que volver para hacerse una foto en la plaza de Colón. A ver si arreglan esto pronto, que la defensa del Estado de derecho se me está poniendo por un pico.

Publicado en . | 87 comentarios

Tonnntos del viernes 11/5

A ver, Ione, normaliza, pero sin salirte por la curva. ¿Con qué tiene que ver normalizar, me dices, clavando en mi pupila tu pupila azul?

Ione Belarra, que el domingo va a ser entronizada en podemos. Mucho me temo que no va a poder asistir a lo de Colón. la niña que se sale de la carretera por la curva de la tautología, dejaba ayer esta muestra en su propuesta Puigdemont: “Normalizar la situación tiene que ver, precisamente, con que se normalice la situación”. Chimpón.

David Breijo reprodujo una foto de Irene y de la hija de Sabiniano, con una leyenda: “Que tu pareja te ceda la entrada la puerta de un restaurante lo llamáis micromachismo. Que te dé un Ministerio o una cátedra, ¿cómo lo llamáis?

El Magnífico Margarito, en el siglo José Peláez, hizo una observación más que razonable, que retuiteaba Agustín Pery: “Cataluña no tiene solución. En honor a la verdad, tampoco quiero una solución así escrita, con luces de neón. Me conformo con que cumplan la ley como todo hijo de vecino”.

Mónica García, madre y médica quería glosar la extraordinara acogida que tuvo Plácido Domingo en su comparecencia de vuelta a España en una gala benéfica que se clebró en el Auditorio Nacional: “T enemos muy buenos embajadores y embajadoras de nuestra música. Que Ayuso elija a Plácido Domingo, quien reconoció haber cometido abusos sexuales contra más de 20 mujeres no ayuda ni a la cultura, ni a la música ni a construir una sociedad igualitaria.

La marquesa de galapagar había proporcionado la pauta: “¿Por qué hay quien es necesitan aplaudir con estruendo a un hombre que ha confesado haber abusado sexualmente de varias mujeres? Incluso quienes piensan que la respuesta no puede ser el escarnio público deberían entender que la ovación lo es aún menos. Sobre todo me gustaría que se preguntasen qué mensaje les mandan a esas mujeres y a las que son agredidas sexualmente cada día en nuestro país. Porque son los mismos que luego se sorprenden de que las mujeres no denuncien por miedo a no ser creídas”.

Dos majaderas y dos mentirosas. Plácido Domingo nunca ha confesado los abusos que señalan la perreadora de la SER y la novia (o ex novia, que sobre esto hay versiones), del hijo del frapero. Pregúntense por el acoso y la prostitución de las menores de Mallorca, cuya tutela les estaba encomendada y que ellas se negaron a investigar. Y ya en este plan, Caulfield discutió a la madre y médica Mónica García al tiempo que ofrecía unas advertencias a las mujeres: 

“Te hace sentir que no serías nada sin él.

Te trata como si fueras tonta cuando le llevas la contraria.

Te dice cómo debes hablar.

Te dice con quien relacionarte.

Te manipula todo el tiempo.

No me refiero a tu novio. Estoy hablando del feminismo.

El profesor Yván Pozuelo se ha hecho famoso por poner 10 a todos sus alumnos. 150 alumnos, 150 dieces, porque él no cree en la evaluación. Ha sido expedientado y puede acabar suspendido. A ver si hay suerte.

Gran éxito del viaje de Pedro Sánchez a Argentina. Duelo en la cumbre en Buenos Aires. Por fin ha encontrado un interlocutor a su nivel. Estén atentos a la exhibición de nivel cultural que os espera cuando vuelva. Alberto Fernández le explicó que “los mexicanos salieron de los indios. Los brasileiros salieron de la selva, pero nosotros, los argentinos bajamos de los barcos y eran barcos que venían de allí, de Europa y así construimos nuestra sociedad. En justa reciprocidad, Sánchez debería invitarle a Soria para enseñarle la casa en la que nació Antonio Machado.

Tse van Rabtán saludaba con entusiasmo la ocurrencia del astronauta, Pedro Duque, que el premio Ramón y Cajal ya no se llame así: “Total, solo se trata de uno de los más eminentes científicos de la historia de la humanidad”.

FrancoKamón trataba de aportar una explicación racional al asunto: Es que un premio, dedicado a Santiago, Ramón y Cajal y que ninguno de los tres sean mujeres, no es justo.

Publicado en . | 68 comentarios

Tonnntos del jueves 10/5

Por la discalculalia al Ministerio

Aittitta Makurra escribió en mi blog: Y el Gobierno nos habla de Perdón. Y qué tendrá que ver el perdón con la asunción de responsabilidades de actos dirimidos por un Juez?

Magister Odolapaca dijo:Es difícil perdonar, más aún al que no te pide perdón ni siquiera se arrepiente de lo que ha hecho y no tiene conciencia de haber hecho nada que deba ser perdonado. Los sediciosos pusieron en peligro nuestra nación y nuestra democracia, se ciscaron en la Constitución y no han dicho nada de acatarla. Lo único que proponen es cambiar la vía unilateral por la bilateral.
¡Váyanse a la mierda!, me refiero a los sediciosos y al gobierno.

Ayer dediqué mi blog a un libro monumental que ha escrito Eduardo Torres-Dulce sobre la que para mi gusto es la mejor película de John Ford, ‘El hombre que mató a Liberty Valance’. belisario comentó:

 “Liberty Valance ha hecho un discurso por la paz”. (Jose Luis Rodríguez, accidente histórico).

Carmen Calvo, siempre a lo que importa: “Se van a la plaza de Colón a seguir enfrentando a Cataluña contra España y a España contra Cataluña”. Feroz en mi blog: Ya hablan igual que los catalanes.

El País se mete en berenjenales educativos:”Los matemáticos proponen una reducción drástica del cálculo a mano en el nuevo currículum escolar. Creen que la repetición de ejercicios es un proceso mecánico que desmotiva a los alumnos y no sirve para el mundo actual”.

El Profesor Voir M. Granovetter, que adoptó como nombre una cita a pie de página macarrónica en la tesis plagiada del doctor Fraude, explicaba algunos rudimentos a los autores de la estupidez: “No puedo estar más en desacuerdo con esto. Calcular bien es fundamental. Descuidar la parte mecánica de las matemáticas es como descuidar la gramática: acabas por no saber expresarte. Sobre eso de que no sirve para el mundo actual mejor ni comento”.

Un tuitero nuevo en esta plaza, que firma con una gran paronomasia, ‘Hasta los huesos’ muestra su perplejidad:  No dan puntada sin hilo: “El Gobierno propone formar a jóvenes en pastoreo o apicultura para combatir el paro y la despoblación”.

Marcos Guerrero Concepción, citando a un tal Sanoet: “Sacarán de la cárcel a los golpistas, pero todavía no nos encerrarán a los constitucionalistas, algo es algo. No quepo en mí de gozo”.

George Kaplan: “Ir  todos en bicicleta a la vez a la Asamblea, un gran gesto. Reducir el número de diputados es demagogia. Más Madrid en acción”.

Toni Cantó reproducía una ocurrencia de Juan Carlos Campo, ministro de Justicia sobre los indultos: “Los tiempos de la justicia terminaron con la sentencia, ahora es el tiempo de la política”.

Hacía mucho tiempo que callaba el astronauta y es que debía de estar preparando su gran jugada: los premios nacionales de Biología, Humanidades y Medicina no llevarán en adelante los nombres de los grandes investigadores que los anunciaban hasta este año: Ramón y Cajal, Menéndez Pidal y Gregorio Marañón. No hay mujeres, ha dicho el Gobierno. Pedro Corral anotaba en Twitter por vía del sarcasmo: “Sánchez se niega a indultar a Ramón y Cajal, Menéndez Pidal, Gregorio Marañón y Juan de la Cierva, porque dieron un golpe a la España de charanga y pandereta”. Habría que ser constructivos en esto: poner al premio de Biología, Irene Montero; al de Humanidades, Isabel Celáa, que sabe inglés y al de Medicina, Carolina Darias. Hay que empoderar y, al mismo tiempo cohesionar más al Gobierno de coalición.

Publicado en . | 59 comentarios

El asesinato de Liberty Valance

He aquí un libro de obligada lectura: ‘El asesinato de Liberty Valance’ de Eduardo Torres-Dulce Lifante. Ha sido mi descubrimiento más relevante y mi más gozosa lectura, un libro excelente sobre una película que me gusta sobremanera: ‘El hombre que mató a Liberty Valance’, el mejor western de John Ford desde mi punto de vista. El autor es Eduardo Torres-Dulce, un depurado cinéfilo que es, al mismo tiempo, un hombre de leyes. Recuerdo haber recibido con alegría su nombramiento como fiscal general del Estado. Pensé que nadie a quien le guste el cine tanto como a él puede ser un mal fiscal. No lo fue y tres años más tarde tuvo un adiós al cargo que le hizo justicia en tanto que cinéfilo. Tuvo el gesto de Will Kane al final de ‘Solo ante el peligro’, cuando sus convecinos se arracimaban a su alrededor, festejando el triunfo: miró a su alrededor con desprecio, se quitó la estrella del pecho y la arrojó al suelo. El cargo que él vistió de dignidad y competencia lo detenta ahora Lola Delgado, no diré más. 

Esa es la primera imagen que tuve de Torres-Dulce, a quien imaginé como el protagonista de la película de Fred Zinnemann. Había en ella, además de la inolvidable banda sonora de Dimitri Tiomkin (Do not forsake me oh, my darling)una secuencia muy explicativa de lo que entonces era fundamentalmente el problema vasco y que unos años después se ha convertido en parábola de España. El sheriff Will Kane, recién casado y a punto de dejarlo, decide quedarse en Hadleyville cuando tiene noticia de que el forajido Frank Miller acompañado de tres secuaces va a llegar a mediodía en el tren con el propósito de vengarse del sheriff que lo detuvo.El sentido del deber.

Solo ante el peligro es una metáfora muy acabada de lo nuestro, de la soledad de un tipo que sólo pretende cumplir con su deber y a quien todo el mundo quiere convencerle de que es mejor abandonar, desde su mujer al último de sus convecinos, pasando por el juez y el alcalde, que le aconsejan que se marche antes de que lleguen los facinerosos.

 Esta es una actitud que entre nosotros tiene mucho arraigo, aunque no exclusivamente. La actitud de ceder ante la violencia, a veces aunque sea puramente simbólica, la hemos extendido a toda España. Ya son muchas las cosas que hemos inventado: los ejercicios espirituales, el mus y, contra lo que hemos proclamado tan orgullosamente durante tantos años, el arte de la rendición. Mientras el juez  Percy Mattrick  recoge sus cosas, la bandera de los EEUU, el mazo y la balanza que simboliza la justicia y las mete en sus alforjas, anima al sheriff a que se marche para predicar a continuación con el ejemplo, montar en su caballo e irse.

Es la dimisión del Estado, que a veces adquiere rasgos pintorescos. Rubalcaba, el mismo  vicepresidente que decía en 2010 a los controladores aéreos “El que echa un pulso al Estado, pierde”, no pudo impartir una conferencia en la Universidad de Granada. Él lo contaba así en El País: “cabía la posibilidad de que algunas personas intentaran reventar el acto. Decidí viajar a Granada porque me había comprometido a ello, y, especialmente, porque creo que el derecho a la libertad de expresión, en este caso la mía, es irrenunciable”.

En la misma intervención, en su cuenta de Facebook, explica por qué renunció a una libertad irrenunciable: ”ante la presencia en la sala de algunas personas en actitud violenta”, decidió, de acuerdo con el rector, “no tensar la situación”.

Cuando tuve noticia por mi buen amigo Pedro Cuartango de la publicación de ‘El asesinato de Liberty Valance’y empecé a leerlo, el recuerdo del autor sobre el día en que fue con sus hermanos a verla al Cine Bilbao de la calle Fuencarral, me hizo recordar aquella tarde en que yo la descubrí en el Cine Capitol de Burgos. La he visto desde entonces muchas veces y en cada ocasión ha crecido en mi memoria.

Este libro de Eduardo Torres-Dulce la ha hecho crecer otra vez, gracias a un relato puntillista, minucioso, que no deja ningún detalle, ningún personaje al margen, al tiempo que hace un soberbio retrato del paso del tiempo y el progreso por la ciudad de Shinbone. La formación jurídica del autor le ha llevado a soslayar la ambigüedad del título original, ‘The man who shot Liberty Valance’ (El hombre que disparó a Liberty Valance) para titular con mucha más rotundidad ‘El asesinato de Liberty Valance’, en consonancia con la calificación que hace Tom Doniphon al explicar a Stoddard que fue él quien mató al pistolero: “fue un asesinato a sangre fría, pero no me remuerde la conciencia…”

En el verano de 2012 mi amigo Fabián me propuso dedicar el blog durante el mes de agosto a ‘malos del cine’, una tarea colectiva para los más cinéfilos del blog. Mi contribución estuvo dedicada, naturalmente, a Liberty Valance. Fue publicado el 29 de agosto de 2012:

Liberty Valance y el hombre que lo mató

Mi amigo José Luis Castrillón ha escrito en alguna ocasión sobre una película que a los dos nos gusta mucho y en la que encuentra una acabada parábola de Euskadi: ‘El hombre que mató a Liberty Valance’. John Ford da en ella el protagonismo a uno de los más acabados hijos de puta que hemos podido ver en las pantallas. Liberty Valance (Lee Marvin) es la prueba de que el mal anida a veces sin coartadas ni paliativos en el corazón de los hombres. Y de las mujeres, claro. Es tan malo el pistolero que el asunto central de la película es determinar quién es el bueno, el protagonista positivo, definido en el título por la hazaña de haberlo matado, ‘The man who shot Liberty Valance’.

Desde la primera vez que aparece en pantalla, asaltando la diligencia en la que el joven Ransom Stoddard (James Stewart) viaja a Shinbone, su maldad aparece pura, prístina, incontaminada. E indesmayable. Valance, que actúa siempre acompañado por dos secuaces a su altura (Lee van Cleef y Strother Martin) compone con ellos un trío cuyos rasgos físicos configuran una impresionante troika para Bildu.

La máscara que cubre parcialmente su cara es pura coquetería del mal. No trata con ella de velar sus rasgos y hacerse irreconocible, sino justamente de resaltar la malignidad de su mirada. El embozado carece de sentido en un tipo que, ya sea para asaltar diligencias, ir a cenar a la cantina del sueco, dar una paliza a un periodista o tratar de amilanar a los miembros de la convención para que lo elijan como su representante, va siempre acompañado de un látigo inconfundible, con empuñadura de plata. El látigo de Valance es un instrumento reivindicativo, como los comunicados de nuestra banda terrorista, que permitían sostener a Mario Onaindía la imposibilidad de una novela policiaca vasca, “porque aquí, el crimen se reivindica”.

Los habitantes de Shinbone son buena gente, aunque su valor está muy mediatizado por la prudencia y Liberty Valance les infunda miedo a casi todos, empezando por el comisario Appleyard (Andy Devine). Solo Tom Doniphon (John Wayne) le para los pies en un par de ocasiones, y en ambas con la ayuda de su fiel Pompey (Woody Strode) un negro no muy locuaz, pero elocuente, que se limita a accionar la palanca de su rifle y a encañonar al bandido y sus ayudantes si la ocasión lo requiere.

Cuando se celebra la asamblea para enviar a dos delegados a la Convención territorial del Estado, Liberty Valance acude para imponer su candidatura. Uno de los vecinos le reprocha que no está censado y que no vive en el pueblo, a lo que el bandido responde: “Yo vivo donde cuelgo mi sombrero”. Cuando Tom se le opone, tiene lugar este diálogo:

LV.-¿Buscas problemas, Doniphon?

TD.-¿Quieres ayudarme a encontrarlos?

La tensión es resuelta por el ruido del cerrojo de un rifle. Liberty se vuelve hacia la puerta y allí, apoyado en una de las hojas, está el insobornable Pompey. Valance advierte a los vecinos: “Sois muy valientes cuando estáis juntos, pero no votéis algo de lo que luego os arrepintáis cuando estéis a solas”. Tom conoce bien a Liberty y sabe hablar su lenguaje. Por eso se muestra tan condescendiente como escéptico con el amable y utópico abogado cuando este muestra el cartel artesanal que ha preparado para anunciar su despacho, ‘Ramson Stoddard. Attorney at Law’: “¡Cuélgalo en una puerta y habrás de defenderlo con un revólver. Y tú no eres el tipo capaz de eso!”

La asamblea vota  a los dos compromisarios: Stoddard  y Dutton Peabody, encarnado por un soberbio Edmond O’Brien, que es el fundador, editor, propietario y redactor (“también barro la oficina”, dice él modestamente) del Shinbone Star. Ninguno de ellos tiene el valor de Tom, pero tampoco son como el común de sus vecinos. Tienen miedo, pero éste siempre queda por debajo de su sentido del deber. Lo expresa  extraordinariamente bien el monólogo del periodista:

“Qué es lo que ocurre señor Peabody? ¿Es que tiene usted miedo? La respuesta es: indudablemente sí. No queda valor. Bien, el valor puede adquirirse en la taberna de enfrente, pero ¿tenemos crédito? He ahí el dilema”.

Cuando Peabody vuelve de insuflarse una dosis suplementaria de valor en la taberna del mexicano, Valance y sus secuaces están esperándole en la redacción, le obligan a comerse un ejemplar del Shinbone Star en el que denunciaba a los bandidos y le dan una paliza que lo deja malherido. Apenas puede abrir los ojos cuando el abogado acude a socorrerlo: “¿Ransom? Le he explicado a ese Liberty Valance lo que es la libertad de prensa”.

Imagen en blanco y negro de un hombre en frente de un local comercial

Descripción generada automáticamente con confianza media

Tom tiene un revólver y el respaldo del rifle de Pompey, que cumple aquí una función análoga al de Rachel Cooper (Lillian Gish) en `La noche del cazador’, tan bien glosada por Félix de Azúa. En el momento decisivo, cuando Stoddard va a confrontar su impericia y su coraje frente a la maestría del asesino, Doniphon requiere  el rifle de Pompey y dispara al bandido desde la sombra del callejón.

Siempre he tenido esta hermosa película por un western agónico y algo desesperanzado. Es en realidad una historia fronteriza entre el salvaje oeste y la lucha por la supervivencia y una modernidad en la que no hay lugar para los tipos bragados como Doniphon. Es la hora del ferrocarril y las leyes, aunque el hombre que encarna el nuevo tiempo, el senador Ramson Stoddard basa su popularidad en el equívoco que expresa al final de la película el empleado del tren: “Lo hacemos todo muy a gusto por el hombre que mató a Liberty Valance”.

Mientras, el nombre de Tom Doniphon ha desaparecido de la memoria colectiva de Shinbone. Al editor del periódico que había fundado el viejo Peabody ni siquiera le suena su nombre, el carpintero le ha quitado las botas, porque estaban casi nuevas y sólo le velan el viejo comisario Appleyard, el fiel y anciano Pompey y la conmovida Hallie Stoddard. Al terminar de contar su historia a los periodistas, el editor Scott promete silencio al senador: “Esto es el Oeste, señor. Cuando los hechos se convierten en leyenda no es bueno imprimirlos”.

Cuando el senador y su esposa salen  del cuarto en el que han velado los restos de Tom Doniphon, sobre la tapa de pino del ataúd hay una flor de cactus. Stoddard la mira antes de cerrar la puerta y ya sabe quién la puso allí, aunque no lo pregunte en ese momento. Años antes, al llegar a Shinbone con un libro de leyes  había sido testigo de la alegría con que Hallie (Vera Miles) recibió como regalo una flor de cactus de Doniphon. Hallie es ella misma una flor del desierto. Su destino parece el de casarse con Tom Doniphon

Hallie.-(señalando la flor) Ramson. Fijate en eso, ¿no es lo más bonito que has visto?

Stoddard.- Sí, es muy bonita… Hallie, ¿has visto alguna vez una rosa de verdad?

Desde que formuló esa pregunta, Stoddard tenía ganada la partida con la chica. La había enseñado a leer. Él fue el primer hombre que la comparó con una rosa en un pueblo desértico, donde la admiración de los tipos duros como Tom sólo podía expresarse con el límite de la flor del cactus. Ella tal vez lo quiso, pero tiene la memoria conveniente: Se hace llevar por el viejo comisario hasta la cabaña de Doniphon, en la que preparaba una nueva habitación para casarse con Hallie y a la que prendió fuego la noche que supo que ya no sería para él. La señora Stoddard pregunta con impostada incertidumbre:

Hallie Stoddard.-No pudo jamás terminar aquella habitación, ¿no es verdad?

Link Appleyard.-No… En fin… Usted lo sabe muy bien…

____________________________________

Debo matizar una opinión; ‘El hombre que mató a Liberty Valance’ es un western crepuscular, pero no desesperanzado, al menos en su comparación con la Euskadi de hoy y la que se espera. Aquí también se confunden hechos y leyendas desde hace mucho tiempo. Nuestro Liberty Valance no murió en realidad; se recupera de sus heridas en el hospital Donostia. Desde allí hizo público un comunicado  en el que anunciaba su cese definitivo de la violencia, aunque no entregó el revólver, ni el látigo con empuñadura de plata, ni mostró arrepentimiento alguno por lo que había sido y por lo que había hecho durante tantos años.

El comisario Appleyard López presumió durante una temporada de haber acabado con el pistolero, aunque sus convecinos no volvieron a elegirlo para el cargo. Valance consiguió instalar a sus dos secuaces al frente de instituciones muy principales: A Lee van Cleef, en la Diputación Foral de Guipúzcoa. A Strother Martin, el de la sonrisa simplona, lo ha convertido en alcalde de San Sebastián. Ramson Stoddard cerró el despacho por falta de clientela y volvió a trabajar de lavaplatos en la cantina del sueco, que ha aprendido a hacerse el ídem.

Publicado en . | 118 comentarios

Tonnntos del martes 8/6

PPedro Sánchez Pérez y la hija del Sabiniano

Ione Belarra, la niña de la curva, ha colocado a su novio explicando que el amor es el motor de Podemos. ¿Dónde se ha visto un motor más poderoso?¿Cómo no entender que derrapen en la curva?

Esto, sin embargo, no es nuevo. Ya lo había acuñado Monedero que  es el cursi por excelencia, hace seis años: “El amor debe reafirmar su valor de ruptura (…) su valor revolucionario como nunca lo hizo antes (…) Debemos preservar la potencia subversiva del amor. Hay que sacar el amor de las revistas del corazón y de los programas rosa televisivos y devolvérselo a la política”.

Y seguía: “el amor no nos debe hacer descuidar el odio. Porque el único odio malo es el “odio improductivo”, que genera dolor sin conseguir avance: es el caso de los fascismos. Sin embargo existe un odio productivo. Para Monedero hay que avanzar “sin renunciar a la otra cara del amor, el odio, pero encauzado a impedir a los tramposos que se salgan con la suya”.

Monedero teme que las sociedades “pierdan su condición de espacio del amor y la reciprocidad “. Y es que el amor sirve para todo. Es uno de esos “recursos sinérgicos” como “la memoria colectiva, la identidad grupal” que son por naturaleza creadores de vida y generadores de diversidad. Una sola memoria, una sola identidad generan diversidad.

Marcos Guerrero Concepción: La Guardia Civil corta un enganch de luz ilegal en una sede granadina de podemos. Después de decretasr el impuestazo los podemitas dicen qwu no pagan.

La gabardina de Iriondo anotó en mi blog una observación:

La agenda de Villarejo recoge conversaciones con el suegro de Sánchez. Y luego lo rumia: “Sabiniano, Sabiniano… Magnífico nombre para una sauna gay.
También estaría bien Próculo, que conste”.

Juanma del Álamo recordaba aquel momento en que Íñigo Errejón hacía su canto fúnebre al comandante Chávez, ¿recuerdas? “Chávez vive, la lucha sigue” y lo aplicaba al incidente que protagonizó al propinar una patada a un hombre de 67 años que pretendía hacerse un selfie con él porque “no era su horario de trabajo”. “No sabía que lo de la lucha sigue lo decía en un sentido tan literal”.

Isa Serra debe de olerse que va a tener problemas con el Tribunal Supremo, porque ha anunciado que renuncia a su condición de portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid y que no piensa recoger su acta de diputada.

Arturo Villa: Parece que le van a dar carguito nuevo a Echenique y ha borrado sus tuits. Ha pasado de 6.210 a 15 y todos ellos para pelotear a Ione Belarra9               . Le dice que pierde el tiempo, que tiene todos sus tuits archivados y certificados digitalmente, para que puedan ser usados en casos judiciales. El asunto, replica M. Mañero, no merece más comentario que el obvio: le da vergüenza de sí mismo”.

Louella Parsons hace un recuento de la indignidad: Los medios de izquierdas perdonaron a Sánchez su tesis fraudulenta y sus obscenas mentiras.

Luego vino el asalto a la Fiscalía, al CIS, RTVE… y miraron para otro lado.

Llegó el pacto con Bildu y los presos. Callan.

Ahora estos medios justifican los indultos. Es tremendo.

Parmenio, en mi blog: El teatrillo de los indultos sigue su curso. Hoy, el delincuente que Iceta comparó con Tejero ha evacuado un texto incomprensible del que se deduce que parece ser que acepta ser indultado. Fieles al propósito de mantener todo el proceso en sus niveles de ridículo habituales, el golpista bisojo ha decidido titular el artículo: “Mirando al futuro”. Sí, Oriol, mirando al futuro pero, ¿con cuál de los dos?

Publicado en . | 97 comentarios

Sondeos coincidentes

Y

El Mundo ha venido ofreciendo durante el fin de semana un sondeo de intención de voto para las elecciones generales y el resultado coincidido con todas las encuestas que se han realizado durante las últimas semanas, salvo la del CIS, a saber, que el PP se consolida como fuerza más votada, pero que para alcanzar la mayoría absoluta, necesitará del apoyo de Vox, con quien alcanzaría 183 escaños, mientras el PSOE bajaría hasta el centenar. Seguramente, en ocasiones como la que nos ocupa, Pablo Casado lamentará su discurso contra Santiago Abascal en la moción de censura a Pedro Sánchez.

Hay algunas curiosidades en la encuesta: Yolanda Díaz se convierte en la líder más valorada con 3,87 puntos, por encima de Pablo Casado (3,57), Pedro Sánchez (3,46), Inés (3,18) y Abascal, que obtiene 2,94. Yolanda, a la que algunos colegas que uno tenía por alfabetizados consideran una buena ministra, aunque no supiera en qué consiste un ERTE y creyese, la pobre mujer, que ella estableció por ley la igualdad salarial entre hombres y mujeres, 40 años después de que su antecesor Rafael Calvo Ortega, la fijase en el Estatuto de los Trabajadores en 1980 (Art. 28). Yolanda ha ejercido de líder entre los suyos y como portavoz de Podemos frente a Sánchez, a quien le ha puesto condiciones para la crisis de Gobierno. Ella da por supuesto que lo más maula que tiene en el sector podemita del Ejecutivo son Alberto Garzón y Manuel Castells.  Los dos tienen méritos, si bien hay que ponderar a las  dos ministras Montero y Belarra, que no los desmerecen en absoluto.

Lo que son las cosas, hace cinco años, Garzón era el político más valorado del arco parlamentario, aunque en el Gobierno Frónkonstin ha bajado a los infiernos y solo quedaban por debajo los marqueses de Galapagar. Pues Yolanda Díaz ha hecho saber a Sánchez que si pretende aligerar el Gobierno de uno de sus mindundis, él tendrá que prescindir de tres. No es que en el facción socialista del sanchismo no abunden los desechos de tienta, pero el cálculo revela que el fuerte de la vicepresidenta de Trabajo no son las matemáticas. Si a ella le corresponde destituir a uno de cuatro, a Sánchez, que tiene 18, le correspondería deshacerse de cuatro y medio. Los cuatro a sorteo y el medio es Arancha González Laya, el portento indumentario que tiene a Mohamed VI al borde de la apoplejía.

Es una creencia sostenida en el tiempo entre socialistas que el PSOE es el partido que más se parece a España y debe de ser verdad. A veces para desgracia nuestra, pero hay otras ocasiones en que es para infortunio de Sánchez. La mayoría de nuestros conciudadanos, un 61% se muestran contrarios a los indultos para los golpistas catalanes, según sondeo de Sigma 2, al que también se opone la mayoría de los votantes socialistas, un 52,7%. El 60,4% de los ciudadanos cree que Sánchez indulta para comprar el apoyo de ERC. Menos de la mitad, el 28,4%, creen que es para solucionar el problema catalán. Este porcentaje asciende al 47,9% entre los votantes socialistas, que creen en la sinceridad de Pedro Sánchez, qué quieren que les diga, hay limitaciones que no tienen arreglo.

Publicado en . | 68 comentarios

La crisis, en verano o para año nuevo

Menos Iglesias e Illa, que ya están fuera, todos los demás

Nadie es héroe para su ayuda de cámara, dijo madame Cornuel, inspirándose en Montaigne. Los hombres de Estado muestran en la vida una poquedad que nadie les imaginaría a juzgar por el desahogo con que resuelven sus asuntos públicos.  Es conocido que Franco resolvía las crisis de Gobierno mediante el motorista que se encargaba de llevar el sobre con la mala nueva de la destitución a los salientes.

El dictador pasaba malos ratos al comunicar a los desgraciados su decisión. Uno de sus ministros,  Manuel Arburúa de la Miyar, que lo fue de Comercio en los años 50 y suegro de Marcelino Oreja, recibió la carta fatídica y dado que gozaba de cierta privanza con el jefe del Estado aprovechó la recepción del 18 de julio conocer la causa de su destitución, instigado por su mujer. Franco, que tenía el don de la alteridad como pocos, le dijo a modo de consuelo: “Desengáñese, amigo Arburúa; que vienen a por nosotros, que vienen a por nosotros”. Puede que mostrara más resolución unas veces que otras y que orientó su régimen en función de las conveniencias y del estado del tiempo: a medida que avanzaba la 2ª guerra mundial y los aliados mejoraban sus posiciones, él moduló sus simpatías por Hitler y basculó hacia el anticomunismo, lo que le permitió acomodarse al socaire de la guerra fría. Uno de los destituidos era su propio cuñado, Ramón Serrano Suñer.

Llegó a ser legendaria la renuencia de Felipe González a cambiar ministros. Alguno de ellos que acudió a La Moncloa para ser destituido, salió de su conversación con el presidente creyendo que lo había confirmado en el cargo, después de una de sus peroratas. Contaba con gracia Mario Onaindía, que habiéndole llamado para conocer su opinión sobre eso que se dio en llamar ‘el problema vasco’, tuvo al fin de la entrevista la impresión de que Felipe lo había llamado para explicárselo él.

Otra cosa es Sánchez frente a la decisión de cambiar ministros. Empezó con mucho brío, nombrando al ministro más breve de la democracia, Màxim Huerta, una semana. También fue corta Carmen Montón, tres meses, tras los que dimitió por plagiar el trabajo de fin de master. ¡Por plagiar, qué tontería! Todos sus sucesores en Sanidad, Carcedo, Illa y no digamos Darias, han sido peores que ella. Estos dos casos le vacunaron y decidió ponerse cien veces amarillo. Los ministros del sanchismo esperan una crisis de Gobierno después de los indultos y la vacunación. Si es por los indultos será en verano, si por las vacunas igual nos vamos a después de Navidades.

Va a ser interesante la crisis. Dicen que va a reducir el número de carteras. Fue mucho el gusto que dio a la peña la salida de Pablo Iglesias, pero fue un cese, o sea a petición propia. ¿Podrá Sánchez destituir a cualquier maula de Podemos?: Irene, Belarra, qué gran acierto quien la bautizó como ‘la niña de la curva’, Garzón y Castells. Frente a esta tropa hay quien considera normal a Yolanda. Y luego todos los demás, empezando por é mismo. Incluso los que parecían alfabetizados. ¿Recuerdan la campaña contra Abascal por decir que el de Sánchez era el peor Gobierno de los últimos 80 años? Un gobierno democrático no es comparable con el de una dictadura, pero sí se pueden medir las capacidades intelectuales de unos y otros. Franco sacaba sus ministros de las elites de los cuerpos de la Administración. Los de Sánchez, en su mayoría, no estaban alfabetizados del todo.

Publicado en . | 139 comentarios

Miercoles y jueves tonnntos 2 y 3/6

El nene de la recta, la niña de la curva y el jefe que pudo ser y se quedó en lamento

Todavía no tengo resuelto quién está más instalado en la cúpula de la tonticie: si Alberto Garzón o La niña de la curva, como llaman en sus dominios a Ione Belarra. De momento saca ventaja Garzón, que ayer hizo saber: desde el Ministerio de Consumo vamos a regular el consumo de bebidas energéticas, cuyo consumo excesivo causa graves problemas a la salud. 

Pastrana apuntó: El recibo de la luz a niveles record y el mamarracho este lleva todo el día con las bebidas energéticas.

No se conformó con eso: Ayer también nos enteramos de que el ministro de Consumo quiere prohibir a la selección española el patrocinio de determinados alimentos, como por ejemplo, las galletas Príncipe. Yo me apunto a la teoría de Silvia: es una tirria nominal. Si se llamaran galletas Camarada o Joven Guardia, sería otra cosa.

Hoy, todos los periódicos llevaban a sus portadas la foto de los Reyes en el interior de la réplica del zulo donde estuvo secuestrado Ortega Lara construida en el interior de magnífica exposición que el Memorial de las Víctimas del Terrorismo construyó en su interior. También tuvo éxito en Twitter la foto del presidente del Gobierno en el mismo lugar, aunque ha tenido bastante contradicción, modelo: “Ya solo faltaba esto: el socio de Otegi retratándose en el zulo de Ortega Lara”.

Estuvo inmenso el juez Santiago Pedraz al decretar la libertad sin medidas cautelares del líder Polisario, porque no apreciaba ‘riesgo de fuga’. Que Santa Lucía le conserve la vista, señoría. En menos de horas 24 pasó desde las musas al teatro. Ya está en Argelia el terroristas este, con desprecio de las causas que tenía pendientes  con la Justicia española y del follón que nos va a suponer con el vecino marroquí.

José Zaragoza no podía perderse el festejo de los indultos. Y terció con un tuit en su línea: “la mejor España, la democrática, es la que es generosa con los vencidos”.

La marquesa de Galapagar explicaba la cosa energética en un video: La gente se imagina en sus cabezas que para que la factura de la luz no suba un 4% como nos están anunciando hay que reunirse con las eléctricas. Si al otro lado de la mesa está Pedro Sánchez ya saben lo que va a pasar. En cambio, si frente a las eléctricas se sienta Pablo Iglesias o Yolanda Díaz es que no hay color. Efectivamente, el 44%.

Jueves3/6

Carmen Calvo, luz que nos alumbra desde lo alto de su magisterio, opinaba sobre las nuevas tarifas de la luz y sobre los horarios que el Gobierno quiere imponer para su consumo: “El temazo no es a qué hora se plancha y cuando se pone la lavadora, sino quien la pone y quién plancha”. El feminismo, ¿comprendes? Pero esta insuficiente no quiso quedarse ahí. Profesora de Derecho Constitucional, cree que el indulto es una vía para contrapesar el Tribunal Supremo y como nos ha salido refranera, dice que “a veces, la mejor Justicia es la peor política”. Lo que le pasa a esta pobre es que el cociente intelectual lo tiene en grados Farenheit.

El gran Belisario terció sobre el asunto en mi blog: Es grandioso ver a Doc. posando en la réplica del zulo, cuando gobierna gracias al apoyo de los continuadores de ETA y desde su gobierno se califica a Ortega Lara como fascista.

¿Quién dijo que José Luis Ábalos no podía caer más bajo? Fray Josepho demuestra que sí podía, en lo intelectual, en lo política y en lo moral. Bueno, también en lo estético. El martes comparó a Junqueras con Mandela y con los presos políticos del franquismo. Hay que recordar que Junqueras se comparaba a sí mismo genéticamente con Alain Delon.

La fantasía de Carlos Bardem, de que habiendo nacido en el 63, le hacían cantar el Cara al Sol, tuvo también mucho predicamento entre los tuiteros. Rizmamblús competía en experiencias represivas: “A mí me fusilaron al amanecer tres veces”. La Reina de Saba también llevaba lo suyo en la memoria: “LO de Bardem puede ser cierto. Yo nací en el año 2000  y he vivido el entierro de Franco…” 

Prestamos poca atención a First Dates, el programa de citas que dirige Carlos Sobera en La Cuatro.Y hacemos mal. Fíjate qué muestrario. Joaquín dijo: “Tengo tatuado a Pinocho, los ojos están pegados al manubrio y cuando miente, se levanta”. Antes había confesado que tuvo sus dudas entre tatuarse a Pinocho o un tricornio. María, otra participante, también estuvo a la altura: “Soy una persona sencilla por muchas tetas que me haya puesto”.

Al, en mi blog: Que suerte tiene #AdrianaLastra;  como tiene tan pocas luces va a pagar menos de luz.

José Fdez. Soto: Como gesto de solidaridad con la gente, Irene Montero mandará apagar la luz nocturna de su piscina.

Parmenio escribió en mi blog: Hubo algo de lío con la comparación que hizo Iceta, en relación al indulto, entre Junqueras y Tejero. No entiendo el lío porque me parece una comparación muy atinada entre dos golpistas peligrosos en la que resaltan las dos grandes diferencias en su trato: la diferencia en la condena a favor del golpista Junqueras y la negativa de los sucesivos gobiernos a indultar al golpista Tejero.

Juan Velarde dice en Periodista Digital que el PSOE y Podemos ya no tienen interés en las cartas con balas y vetan la comparecencia del presidente de Correos.

Javier Pérez Royo, un celómeno, en Al Rojo vivo, ya sabes, eso que dirige el de las tres capas: Yo suprimiría el delito de sedición. Es un delito del siglo XIX de cuando el estado no tenía cuerpos y fuerzas de seguridad”. Como diría el ministro de Justicia, lo único que tenía el Estado eran tanques para reprimir a los sediciosos. “66 sediciosos de Saba”, que decían a Pilatos en ‘La vida de Brian’

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              

Publicado en . | 124 comentarios

El Banco de la Memoria

Una mirada de rencor

Ayer era un día especial en Vitoria. Se inauguraba el Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo en el edificio que alojó el Banco de España en la capital alavesa.  Ahora sigue siendo metafóricamente lo mismo, el Banco de la Memoria, según dijo su director, Florencio Domínguez. La inauguración fue presidida por los Reyes, a los que acompañaron el presidente del Gobierno, el lehendakari Urkullu, el ministro Fernando Grande y los dirigentes de las principales asociaciones de las víctimas del terrorismo.

El Memorial integra de manera muy armónica la historia del terrorismo en España, una crónica que arranca de 1960 con el asesinato de la niña Begoña Urroz por una bomba en la estación de Amara que había puesto el DRIL (Directorio Revolucionario Ibérico de Liberación). Unos meses más tarde, esta organización terrorista secuestró el barco de pasaje Santa María, como una operación propagandística contra las dictaduras de Oliveira Salazar y Franco. La cronología se divide en tres períodos: terrorismo en la dictadura franquista, en la transición y en democracia.

Dentro de las instalaciones destaca una reproducción a tamaño natural del zulo en el que José Antonio Ortega Lara pasó sus 532 días de cautiverio, hasta que lo rescató el 1 de julio de 1997 la Guardia Civil. El mismo agujero en el que el empresario Julio Iglesias Zamora pasó sus 116 días de secuestro cuatro años antes. La reconstrucción es de un realismo atroz. Solo falta la humedad que el río Deba filtraba a la nave de Mondragón que escondía el zulo de los secuestros. En la misma planta hay un espacio para la memoria de Ana Mª Vidal Abarca, fundadora de la Asociación de Víctimas  del terrorismo y viuda del que fue jefe del Cuerpo de Miñones, Jesús Velasco.

Gustaron mucho en líneas generales, tanto el Memorial como el discurso de Rey, que señaló los fines del mismo: difundir los valores democráticos que personifican las víctimas, construir la memoria colectiva de las mismas y concienciar a los ciudadanos en defensa de la libertad y contra el terrorismo. Gustó a los Reyes, al lehendakari y al presidente del Gobierno y gustó también al ministro del Interior, que al fin y al cabo, era pagano.

Lamentablemente no complación a todos. No le gustó a Otegi, pero tampoco a mi querido Arcadi Espada, lo que al parecer debería bastar para concluir que es perfecto, según el criterio ‘in medio virtus’ que elevó Felipe al absoluto en ‘El hormiguero’. Piensa Arcadi que no se debió reproducir el zulo de Ortega y que los memoriales tienen que ser abstractos, como el que hizo en Berlín el arquitecto Eisenman. No sé, a mí para expresar el dolor también me vale una concretísima Pietá de Bernini y por no salir de Berlín, el Museo Judío de Daniel Libeskind. Pero se equivoca al creer que no hay un reconocimiento de las víctimas. Todos los asesinados de todos los terrorismos tienen su recuerdo emotivo en los 1.451 discos que cuelgan del techo en una de las instalaciones. En la pared de la misma sala se proyectan imágenes de todos los niños asesinados por ETA. Es una llamada urgente a la memoria, con todas las causas identificadas por sus nombres, su fecha de nacimiento y la edad que tenían en el momento de su asesinato.                                        

Publicado en . | 85 comentarios

Martes, 1 de junio

Tonnntos del martes1/6

Hoy hace podio Miquel Iceta, ágrafo y bailarín que sigue la senda de Xavier Vidal Folch en la creencia de que Tejero fue indultado. Solo se le puede igualar en el terreno de la ficción Alfonso Ussía, al  reproducir en Twitter una supuesta opinión de Rociito sobre el indulto: “ Le he dicho a Pedro que sí, que por mí no hay problema, pero que debería consultar con alguien más. Toda la responsabilidad no puede caer sobre mí, que soy una pobre maltratada sin recursos”.

Pedro Sánchez se ha puesto atómico frente a Mohamed, bonito es mi presidente para que le toquen el sombrero: “Si lo que se está diciendo es que ha utilizado la inmigración me parece totalmente inaceptable. Rechazo esa declaración”.  Cabe preguntarse qué va a hacer este inútil para llamar a mandamiento al comendador de los creyentes. Pero es que no llega ni siquiera a eso cuando unos delincuentes nacionales tratan de imponer una frontera con desprecio de la ley y los artículos 1 y 2 de la Constitución Española. Y del 3, en lo que a la lengua se refiere. 

Sobre este asunto, Europa Press difundía una Última Hora: “Rabat pregunta al Gobierno qué pasaría si algún separatista catalán fuera recibido en el Palacio Real marroquí”. La respuesta es fácil: Sánchez pediría que le hiciesen hueco en el tresillo para la foto: él los vio primero. Antonio Portero, mi querido Parmenio, que debía de tener un día optimista, anotó: “Ojalá el Gobierno contestando: “que si quiere bolsa, señora”.

El Tribunal Supremo ha confirmado la multa que la Junta Electoral le impuso a Sánchez por usar La Moncloa para una entrevista en la campaña electoral. Son 500 euros, ya sabes quien lo va a pagar, pero tranquilos que a escote nada es caro. 

Louella Parsons, que está que no para frente al podio, se enfrentaba en mi blog a los lugares comunes de esta tropa: “¿Alguien me puede decir alguna cesión que hayan hecho los nacionalismos al Estado? El nacionalismo es insaciable y el resto de España es un chollo para ellos. Pero aún hay gente que piensa que cediendo se calmarán”. Ahí está la última exigencia de Andoni Ortuzar: “No es suficiente con los indultos. Sánchez tiene que hablar claro del problema territorial”.

En el nacionalismo vasco había un tópico coloquial según el cual las cesiones al nacionalismo eran una pista de aterrizaje para los terroristas. Lejos de eso, eran una pista de despegue para el nacionalismo impropiamente calificado de moderado.

Mi admirada Ruby Tuesday se asombraba de una de las últimas deposiciones de Adriana Lastra: “Hay que sanar las heridas” y comentaba: “Esta chica es carne de First Dates”, afirmación esta que inquietaba mucho a Joaquín Ruiz: “Pues yo voy a First Dates, la veo esperando en el taburete y me da un perrenque”.

Bianca Castafiore, Río de verme tan bella en el espejo, terciaba sobre los indultos: “El indulto viene en pack, incluye una cajita de condones reversibles, doble uso, para que lo vuelvan a hacer”.

Ione Belarra ha incluido un manual  de comunicación feminista estricto que exige huir de la sexualización de la mujer, evitando mujeres delgadas o primorosamente arregladas e insta a que en las campañas de Podemos se incluyan mujeres con diversidad de cuerpos y costumbres. Mi querida Ignacia de Pano, grande de Binéfar, lo pasaba a limpio: “¿Quieres triunfar en Podemos? No te duches”.

Publicado en . | 44 comentarios