Avances cautos sobre la retaguardia

PSOE avanxaYoung frena

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La primera captura de pantalla corresponde al editorial de El País. Detengamos en el subtítulo: El PP piede la hegemonía, dice, en lo que, no sólo acierta, sino que se queda corto. Más discutible es que el PSOE avance, por lo que ahora diremos y aún más difícil es que los emergentes se consoliden, habida cuenta de que es la primera vez que Podemos y Ciudadanos concurren a unas elecciones municipales y autonómicas a nivel nacional. La segunda transmite idéntico optimismo: Sánchez frena la caída del PSOE. Vean el gráfico siguiente publicado por El País:

Gráfico País Hubo unas elecciones municipales no recogidas por el gráfico, las de 1979. En ellas, UCD obtuvo el 30,87%, Coalición Democrática, el 3,07%, el PSOE, el 28,15 y el PCE el 13,05%. Se puede ver con toda claridad que el PSOE ha empeorado sus peores resultados históricos: el 27,79% de 2011. Ha perdido 2,76 puntos.

Evidentemente el PP ha perdido 2,5 millones de votos y poder en instituciones muy principales, pero el PSOE ha perdido, no sólo 700.000 votos, sino posiciones relativas en las principales capitales españolas.

El PSOE es la tercera fuerza en Madrid, la 5ª en Barcelona, la 4ª en Valencia y en Gerona, la 3ª en Zaragoza, en Oviedo, en Cádiz, en Santa Cruz de Tenerife, en La Coruña, Orense y Pontevedra y también en Zamora y Avila. El joven Sánchez dará la orden de apoyar al segundo (Podemos y sus inflorescencias) para expulsar al PP, está en su naturaleza, aunque incurre con ello en un grave riesgo: el antagonista de Rajoy en las elecciones generales, puede no ser él, sino Pablo Iglesias. Recuerden

Brecha generacional

El País publica hoy este curioso titular: El resultado abre una brecha generacional en el PP de Rajoy. Fijémonos sin ir más lejos, en los resultados de Madrid: Esperanza Aguirre (62 años) ganó por un concejal a Manuela Carmena (71) y Cristina Cifuentes (51) ganó por 11 escaños de diferencia a Ángel Gabilondo (65). A la hora de publicar esta entrada, Manuela Carmena ha afirmado que ya tiene el compromiso del PSOE para elegirla alcaldesa. A Carmona han debido de contarle el papelón que hizo Carmena como asesora de López sobre abusos policiales y ha creído que se trataba de uno de los suyos.

Precedentes a tener en cuenta: El pacto de Simancas con Izquierda Unida para desbancar a Esperanza Aguirre en las autonómicas de 2003 fueron el comienzo de unas mayorías absolutan que se prolongaron por espacio de 12 años. Exactamente hasta ayer. Si alguien quiere podemos analizar el tamayazo.

Publicado en . | 202 comentarios

La izquierda y los derechos de los trabajadores

Pablo Iglesias y Carmena

Escribía el miércoles pasado mi querido Jabois sobre el duelo de titanas que Esperanza Aguirre y Manuela Carmena protagonizaron en Telemadrid. De toda la columna me llamó especialmente la atención el último párrafo:

“Ni siquiera Esperanza Aguirre puede fingir naturalidad cuando acusa a Carmena de venir a derrumbar las libertades que Carmena, no Aguirre, trajo a España”.

Creo que este párrafo constituye un error fundamental de las creencias extendidas entre el buen pueblo español sobre la transición de la dictadura a la democracia. Manuela Carmena pertenecía al Partido Comunista cuando entonces. Yo también. Creo que Carmena hizo sus deberes militantes, fue abogada laboralista en el santuario de Atocha. Creo también que el PCE fue un agente que contribuyó a posibilitar la transición y que Santiago Carrillo fue un importante actor secundario en ella. Igual que Fraga.

Sin embargo, me parece un ejercicio conceptualmente muy arriesgado ese “las libertades que Carmena, no Aguirre, trajo a España”. El PCE no acabó con el franquismo (el PSOE menos aún, claro). Incluso en mis años (pocos) militantes, tuve claro que la dictadura se extinguió por consunción. Era una camisa demasiado pequeña para un cuerpo, la sociedad española, que se había desarrollado y desbordaba el raquítico entramado institucional del franquismo. Eso fue todo o casi.

La izquierda se ha apropiado con mucha desenvoltura de los valores democráticos, de la génesis de las libertades, negándole tal carácter a la derecha. Carmena, no Aguirre. ¿Y Suárez? En justa compensación, los herederos de aquel PCE han renunciado a la parte más positiva de su legado. Tuve ocasión de comprobar en Twitter que Llamazares desconocía el importante papel que el Partido Comunista había desempeñado en la lucha por la amnistía.

Hay una engañosa sinécdoque en la creencia de que el antifranquismo era en sí mismo democracia. Los comunistas de entonces no éramos demócratas, aunque algunos nos esforzamos por aprender a serlo. El PCE estaba a favor de las libertades, naturalmente. Quería, queríamos hacer política, participar en la vida pública como los camaradas franceses e italianos. No había ninguna legitimidad de origen que hiciera de Carrillo un tipo más demócrata que un ex falangista llamado Adolfo Suárez González.

Tal vez Jabois debería haber aportado algún dato que descalificara a Aguirre como demócrata. Un suponer que en el año en que él nació, el año de la Constitución, Esperanza Aguirre pertenecía a la Guardia de Franco o militaba en Fuerza Nueva. Si así fuera, que no parece, nada le habría impedido evolucionar y ser hoy una demócrata ejemplar. La izquierda aplica este razonable canon a los suyos. Durante unos cuantos años, hasta febrero de 2015, fue número dos del PSM Maru Menéndez, de quien hemos mostrado fotos en plan abanderada junto a Blas Piñar, con su camisita azul, su correaje y su bandera. Esto no es en sí mismo reprochable, como tampoco lo es que fuera hija de Camilo Menéndez Vives, aquel inútil apoyo moral de Tejero en la tarde del 23-F.

Voy a poner otro ejemplo que afecta a un personaje de la izquierda, Eduardo Haro Tecglen y a la propia Esperanza Aguirre:

“Eduardo Haro Tecglen en su columna de El País correspondiente al 23 de marzo de 2005 llamaba “cristianofascista” a la presidenta de la Comunidad de Madrid, que, al día siguiente, publicó una carta al director para protestar por el insulto. En ella decía:

…Yo siempre he sido, y sigo siendo, inequívocamente liberal, que es la ideología que más perturba a los servidores del totalitarismo.

En cambio, la trayectoria de este señor, que es de todos conocida, le ha permitido, dada su longevidad, escribir sin solución de continuidad a favor de los totalitarismos más nefastos de la historia del siglo XX: en su juventud fue falangista y estuvo a favor del fascismo y del franquismo, y en su larga madurez fue defensor del estalinismo y del comunismo.

Al día siguiente, 25 de marzo, El País publicaba un desmentido de Haro Tecglen. Bajo el título de ‘Mentís’, decía escuetamente: “Señor Director. El jueves se publicó aquí una carta de Esperanza Aguirre, presidente de Madrid, con afirmaciones sobre mí: son todas falsas”.

Las pruebas de lo afirmado por la presidenta no se hicieron esperar: un artículo publicado en Babelia, suplemento cultural del diario El País, bajo el expresivo título de ‘Gracias, Stalin’ publicado el 2 de enero de 1999. La versión española del otro gran totalitarismo del siglo XX, había contado, muchos años antes, con el ditirambo de Eduardo Haro con motivo del traslado de los restos de José Antonio Primo de Rivera desde Alicante a la basílica de El Escorial:

… Se nos murió un Capitán, pero el Dios Misericordioso nos dejó otro. Y hoy, ante la tumba de José Antonio, hemos visto la figura egregia del Caudillo Franco. El mensaje recto de destino y enderezador de historia que José Antonio traía es fecundo y genial en el cerebro y en la mano del Generalísimo.

Y así, en este día de dolor -Dies Irae- a las once -once campanadas densas de todos los relojes han sido heraldos de vuelo de su presencia-, la corona de laurel portada por manos heroicas de viejos camaradas ha llegado a la Basílica… (…) Mientras el coro entonaba el Christus Vinci y los registros del órgano cantaban la elegía del héroe muerto, a nosotros nos parecía oír la clara palabra de José Antonio elevarse de allí donde el mármol vela su cuerpo.

Una alegría tenemos; la de ver que a José Antonio sucede un hombre tan firme y sereno como el que lleva a España por los senderos que él marcó. (EHT: ‘Dies Irae’. Informaciones, 20 de noviembre de 1944)

Él mismo debió de pensar que su mentís había quedado escaso ante su hemeroteca y cuatro días más tarde insistió sobre el asunto con lo que a él debieron de parecerle argumentos más sólidos, pero que se limitaban a enterrar la polémica por vía del relativismo:

“Quién me hubiera dicho que los fascistas que me obligaban a escribir un artículo iban a ser los que, pasado medio siglo, me acusaran de fascista por haberlo escrito: o sus herederos. (…) Malos tiempos. O risueños. Aceptación de que la vida puede ser tonta, o lo es. Ante ella no hay que justificarse. ¿O lo estoy haciendo, me estoy justificando por cómo se transmiten los desalmados unas acusaciones? Sólo quieren destruir a la persona de hoy, que algo les molesta. No me justifico: soy un rojo, acostumbrado unas veces al disfraz, otras a la clandestinidad, algunas a esta tranquila expresión: qué tontería, la vida, qué risa puede dar. A condición de poder seguir adelante.”(EHT: ‘Qué tontería, la vida’. El País, 29 de marzo de 2005).

(S.G. ‘Lágrima socialdemócratas’. La Esfera de los Libros, 2011).

La candidata Carmena se presenta a la alcaldía por Ahora Madrid. Sería de interés que ella, que es jurista, desautorizara las manifestaciones convocadas por el 15-M, el origen del partido cuya lista madrileña encabeza, para la jornada de reflexión o que explicara su punto de vista sobre el escrache que Iglesias y Errejón organizaron a Rosa Díez en la Complu en 2010. O ya, puestos, que explicara un asunto que no pertenecía a los programas e campaña, pero que es legítimo que salga, lo de su marido con los empleados de i3 Consultores. Den la vuelta al asunto e imaginen que Rajoy proteste si en un debate futuro le mientan a Bárcenas. Hoy he citado algo de esto en mi columna de El Mundo:

“Después de que Aguirre embarrara un poco el campo, Carmena se negó a responder a la denuncia de la consultora i3, de su marido, Eduardo Leira. La curiosidad es comparativa. La misma izquierda que denuncia a las mujeres (pongamos la Infanta Cristina y Ana Mato) que alegan desconocer las actividades de sus hombres, consideren que a Carmena no le afectan. Nadie es responsable de lo que hace su marido, aunque según la denuncia de los trabajadores, cuando ya se les debían cinco meses, Leira y Carmena hicieron separación de bienes y todo lo mollar quedó a nombre de la mujer. El juzgado no halló delito de alzamiento, aunque se le parezca bastante. “

Manuela niegaAnunciaba al final que continuaría y helo aquí. Hubo un detalle que me llamó la atención en el debate. Se escribió que Manuela Carmena se había negado a dar la mano a Esperanza Aguirre. Era muy dueña. El asunto es que ese desdén no casa en absoluto con el tuteo que estableció como forma de trato en el debate, pese a que Aguirre no dejó de tratarla de ‘usted’. Yo pensé que esta le iba a decir en algún momento: “haga usted el favor de apearme el tuteo”. Afortunadamente reprimió la tentación, si la tuvo. Vaya pujos, la señora condesa consorte de Murillo, diría a coro la izquierda española. Y Carmena con ese tuteo conmiserativo desde su altura moral de mujer de izquierdas.

Ella ha negado que rechazara el saludo de su competidora. Sin embargo, su sobrina, María Noguerol Carmena, de la que hablaremos luego, colgó en su página de Facebook esta secuencia de fotos explicativas con mensaje.

Manuela Carmena se mostraba interesada en hablar de la gestión de Aguirre. También sería conveniente hablar de la gestión del último cargo público que tuvo ella: asesora con rango de viceconsejera del Gobierno vasco para elaborar un decreto de reparación a las víctimas de abusos policiales (1960-1978). El Gobierno vasco consideró que su asesora estaba muy sobrevalorada y tuvo que hacerse cargo del asunto la consejera de Justicia, Idoia Mendia.

Carmena hizo valer sus buenos oficios para que a su sobrina, María Noguerol, le fuese encargado por le Gobierno vasco el Servicio de Asistencia a Víctimas del Terrorismo en la Audiencia Nacional. La nombrada, que sobrevivió al Gobierno de Patxi López, no tenía experiencia alguna en el trato con víctimas, ni conocimiento teórico alguno

¿Y cuál era su especialidad? preguntarán ustedes. La agencia de rating Axesor explica que: “María Nogueral Carmena SL es una empresa constituida el  11 de marzo de 1998, cuya actividad principal es compañías de teatro. (…) Está dedicada a Servicios Necesarios Para la Organización de Espectáculos Públicos y la Mediación en la Contratación de Artistas.” Nepotismo viene de nepote, que quiere decir sobrino. O sobrina, por supuesto.

Esta semana  hemos conocido un ‘Comunicado de los ex trabajadores de i3 Consultores‘. No tiene desperdicio. Denuncian que el primer año trabajaron en el estudio de Eduardo Leira, marido de Manuela Carmena como falsos autónomos, ejerciendo labores de arquitectos. A partir de 2010 se les contrató como técnicos de cálculo (personal sin titulación) cuando ejercían trabajo de arquitectos. El 31 de julio de 2010 dejaron de cobrar. El 23 de noviembre, con cinco mensualidades pendientes de cobro, Eduardo Leira y Manuela Carmena hacen separación de bienes, quedando todo el patrimonio a nombre de ella. La querella por alzamiento de bienes fue desestimada, aunque reconocen todas las cantidades demandadas y condenan a la empresa al pago de 140.490,14 euros, cantidades que no se han pagado porque la empresa se declaró insolvente. Los trabajadores no recurrieron la sentencia que desestimaba el alzamiento por razones económicas.

Estos son los dos últimos párrafos del documento:

“Nuestras críticas a Manuela Carmena son desde el punto de vista ético. Parece difícil de creer que ella no supiera que la empresa de su marido explotaba de esa manera a sus empleados. Un verdadero defensor de los trabajadores nunca hubiera permitido semejante situación.

Por último, queremos expresar que nos sentimos muy sorprendidos y decepcionados por el hecho de que un amplio sector de la opinión pública se haya posicionado del lado del empresario en un caso tan flagrante como éste de vulneración de los derechos de los trabajadores.”

Es la izquierda. ¿Quién va a defender con más coraje los intereses de los trabajadores, vamos a ver? Más que Manuela Carmena, nadie. lo que pasa es que si hay que elegir entre los derechos de unos trabajadores a los que apenas conoce y su marido de toda la vida, pues tampoco hay dudas, porque se puede ser mujer de izquierdas y decente. Hay que joderse.

Publicado en . | 255 comentarios

Pujanita ha muerto

FGP chaEstaba escribiendo un comentario de campaña cuando me ha llegado un sms de mi amigo Casimiro González Amela que decía escuetamente: “Pujanita ha muerto esta madrugada”. Fernando Gómez Pujana era un gran periodista y un amigo de esos que parecen haber nacido para dejar una nota alegre y bienhumorada allá por donde pasan. Tenía 59 años, aunque el hecho de haber nacido un 29 de febrero le llevaba siempre a dividir por cuatro.

Tenía una gran facilidad para hacer chistes, retruécanos, juegos de palabras, de la que dio prueba apenas terminada la carrera, en una empresa de publicidad de Pamplona en la que hizo prácticas. Allí acuñó un eslogan que forma parte de la historia de la publicidad española: “Un poco de Magno es mucho”. El ingenio se le caía a cada paso. Durante la legislatura en la que él, Casimiro y yo, compartimos tareas de comunicación en el Gobierno vasco, (1987-1991) teníamos un contacto estrecho por razones de trabajo que se ampliaba siempre a la hora de comer. El entonces consejero de Transportes, Enrique Antolín, había llegado al Departamento con el sueño de construir el Metro de Bilbao. Desde el comienzo, desarrolló una actividad comunicativa imparable y ejemplar, a rueda de prensa por semana: adjudicación de la obra, selección de artistas vascos para decorar las obras, inicio  de las mismas, principio de las excavaciones, etc. Pujanita dijo con un asombro impostado: “Joder, este Antolín nos va a inaugurar el metro centímetro a centímetro”.

Prolongamos la amistad durante los años mediante el rito de comidas siempre en el Rimbombín, donde picoteábamos unas ostras, (en temporada) medio plato del cocido del día y codillo, que es una de las especialidades la casa. 

Era un tío exquisito en el manejo de la ironía, que era siempre amable y jamás rozaba ni de lejos la ofensa. Por si acaso, él se cubría haciendo un chiste previo sobre su estatura y la improbabilidad de que ese detalle le impidiera jugar en la NBA. La última vez que lo vi fue el miércoles pasado en el hospital de Santa Marina. Estábamos Javier Zorrilla y Ana Flórez, su mujer Carmen Hernández, sus hijos, David y Laura y yo mismo. Tenía un aspecto que desmentía lo habitual en los enfermos terminales de cáncer y mostró un rasgo admirable. Él, a quien toda la vida habíamos conocido como hipocondríaco (aprovechaba el conocimiento que Casimiro tenía de las cuestiones sanitarias para evacuar consulta informal cada vez que nos veíamos) afrontó la enfermedad con una entereza que yo he visto muy raramente en nadie. Y sin perder su sentido del humor. Con una voz que era apenas un susurro, me dijo: “Ya ves, por darme importancia”. Él mismo había pedido la sedación. Cuando se lo contó a Casimiro, este le dijo: “Eso lo has hecho para ligar con la médica”. “Pues está maciza”, respondió, como si sopesara la posibilidad.

Ya no tendremos más a Pujanita ni sus chistes, que sólo eran buenos cuando eran de elaboración propia. Los que contaba de repertorio eran espantosos, pero tengo la sospecha de que los elegía adrede, en un acto de coquetería intelectual para que resaltara más su ingenio

Murió 30 horas después de las últimas risas compartidas, dejándonos una congoja y un vacío interior como el del tercer plato ante el que Casimiro y yo lo añoraremos en el Rimbombín cualquier día de estos. Mientras, sigo planteándome la paradoja física de que un tipo tan grande, tanta hombría de bien haya podido caber en un cuerpo más bien pequeño.

Publicado en . | 34 comentarios

Nuestras Viridianas

nuestras viris

Entre la actriz Caram y la novicia Pinal, no hay color en mi modesta, pero autorizada opinión. Había publicado yo ayer una columna sobre ‘Nuestras Viridianas’ y hete aquí que uno se encuentra como noticia del día la segunda foto. La monja de las llagas  en animado pas à deux electoral con Artur Mas. Ella, azote de la corrupción,  haciendo campaña para un partido que tiene su sede embargada por la Justicia, (la Fiscalía Anticorrupción ha pedido el embargo de 15 sedes más) el partido de los Pujol, digamos por abreviar, el partido creado por Pujol para beneficio de su familia.

Tal como explicaba ayer, la monja montonera (monja cajonera, dice ella de sí misma) disputa el don de la ubicuidad al mismísimo Dios Padre. Ayer se declaró enamorada del president. Yo no sé si esto de que imponga a Jesucristo la idea del matrimonio abierto, no es ir un poco más allá de lo necesario en el cuestionamiento de las costumbres burguesas. La monja Caram es una Viridiana en película de Almodóvar. Laberinto de pasiones. Ay, Cintora, si pudieras ver este momento.

Caram y Mas

Decíamos ayer que la Andalucía de Susana era el rompeolas machadiano de todas las Españas, pero sólo se trataba de un error geográfico de Sánchez. Ninguna comunidad puede competir con Cataluña en eso. La España eterna es una nación definida por las monjas: la monja alférez, née Catalina de Erauso o sor Patrocinio, la monja de las llagas, cuyo retrato poblaba de terrores nocturnos al López Vázquez niño de ‘La prima Angélica’. Monjas así, en una España tan laica, sólo nos quedan dos y las dos, vaya por Dios, en Cataluña.

La primera, Teresa Forcades, es una líder independentista, que después de haber protagonizado tenaces batallas contra las autoridades sanitarias y las vacunas preventivas de la gripe A y el papiloma humano, se halla empeñada en otra contra un papiloma mucho peor, llamado España. En estos momentos se plantea exclaustrarse para dar la batalla política por la independencia de Cataluña.

La segunda, nuestra monja de las llagas, es una argentina que profesa clausura en un convento de Manresa. Las palabras ya no quieren decir lo que solían, porque ella entra y sale del convento como Pedro por su casa.

Empezó con un programa en Canal Cocina, lo cual no tenía nada de extraño. “También entre pucheros anda el Señor”, dijo en cierta ocasión Teresa de Ávila. Pero sor Lucía Caram no se quedó en sus dulces y sus pellizquitos de monja y pronto se hizo tertuliana. A uno al principio le pareció normal. El Vaticano se prescribió a sí mismo y a toda la Iglesia Católica un Papa justicialista y era coherente que una monja, especialmente con el atenuante del origen argentino que comparte con Francisco, nos haya salido montonera.

Lo que pasa es que ha llevado lo suyo un poco lejos y desde el mismísimo Vaticano la han llamado a capítulo. No cuesta nada imaginar el reproche. Si yo hubiera sido el secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, José Rodríguez Carballo, le habría dicho algo de este tenor: “Hermana, ¿no comprende que no se puede estar en clausura y en la tele al mismo tiempo? El don de la ubicuidad sólo asiste a Dios, Nuestro Señor y usted, con su hiperactividad mediática, lo está dejando como un pardillo”.

¿Había dicho como Pedro por su casa? No mentemos al primer jefe. La monja Caram, entre su clausura en Manresa y Las mañanas de la Cuatro, tiene más trajín que Viridiana entre el convento y la casona de su tío don Jaime. Al final tenía que optar y la abadesa la animaba a volver al mundo. Así, a ojo, Sor Caram no se parece a Silvia Pinal, aunque tal vez le cuadrara la definición sumaria que hacía la mendiga Enedina (Lola Gaos) de aquella señora extravagante tan volcada hacia los pobres: “La señorita es muy buena, pero un poco chalá”. Ya solo falta que Artur Mas profese y haga voto de castidad. Y de pobreza, claro.

Publicado en . | 200 comentarios

Síntomas

Una terapia

https://vimeo.com/127136594

Mi joven amigo Jon Viar ha hecho un corto profesional, ‘Síntomas’, con actores profesionales, con maneras y resultados profesionales, pero con el coraje que solo puede poner un aficionado al suplir los recursos que no tiene para contar una historia inspirada en un hecho real.

Publicado en . | 91 comentarios

De niña a mujer

Pdr y Vlr

Algo hemos avanzado desde la era zapatera a estas postrimerías de la primera legislatura mariana. Recordarán que el candidato Rajoy creó en la campaña electoral de 2008 un personaje de ficción: una niña que nazca hoy en España… Fue en el primer debate televisivo con Zapatero.  La izquierda hizo mucha broma con “la niña de Rajoy” aunque debieron ser más rigurosos en la asignación del copyright, porque esa mixm a criatura de ficción había sido manejada por Barack Obama, y después por la presidenta argentina, Cristina F. de Kirchner y el de México, Felipe Calderón. También recurrió al concepto Carme Chacón, que sólo introdujo modificaciones de matiz: “No soy la niña de Rajoy. ¡Soy la niña de Felipe!”

A medida que los candidatos rejuvenecen intelectualmente, las niñas se nos hacen mujeres, es ley de vida y adquieren carnalidad y vida propia. Resulta que el joven Sánchez va contando por los mítines una historia apócrifa, pero que él pretende real, como Évole aquella versión del 23-F y habla en sus mítines de una joven de 35 años (joven para ser madura, aunque talludita para ser joven) que en un mes ha firmado dos contratos de cuatro horas para ganar 60 euros, según le contó a Sánchez la madre de la prota. El asunto es que la cambia de nombre en cada plaza:Empezó llamándose Juana, para pasar a ser Valeria y después Verónica, aunque quizá  en Barcelona conviniera llamarla ‘Núria’ y en San Sebastián ‘Izaskun’.

Young Pedro ha mostrado en esto el síndrome del adúltero y ya se sabe que un traspiés en el nombre susurrado en el acaloramiento del débito o del mitin puede hacer peligrar la vida del artista. Pedro, ¿no comprendes que es mucho más fácil y seguro decir “cariño”?

Publicado en . | 97 comentarios

Cinco minutos de gloria

Víctimas de Rekarte

 Hay una película de Oliver Hirchbiegel, ‘Cinco minutos de gloria’ que plantea muy bien el problema de hoy. Joe es un niño católico que juega a la pelota cuando un encapuchado de la Fuerza de Voluntarios del Ulster mata a su hermano, sindicalista, en su presencia. Años después, cuando el asesino ha cumplido su condena, un programa de televisión, que parece pensado por los mismos que diseñaron la vía Nanclares, piensa reunir ante la cámara a Liam Neeson, el asesino, y James Nesbitt, el hermano de la víctima. La cuestión está planteada en el trailer. Mientras este vive la angustia del encuentro, el victimario, un profesional, hace un ensayo perfecto ante la cámara:

“Para hablar del hombre en que me he convertido hay que comprender el hombre que era…”

Hace unos días glosé aquí la excelente columna de Jorge Bustos y su final inapelable:

“…esa clase de afrenta ya nunca termina. Pero si consagra su vida al testimonio, reparte entre sus víctimas los beneficios del libro y colabora con la justicia, entonces quizá un día él termine de perdonarse. Porque los demás no lo haremos jamás.”

Ayer, El Mundo publicaba en su sección Crónica un documento necesario, la carta de Silvia, la hija de Eutimio Gómez y Julia Ríos, al asesino de sus padres, Iñaki Rekarte que ostenta esta distinción desde el 19 de febrero de 1992. En el mismo atentado murió Antonio Ricondo, otro paseante. Los miembros de la Guardia Civil que eran el objetivo del coche-bomba, resultaron heridos por la onda expansiva. Esta carta debería haber sido leída por Évole (ucronía) para dar verdadero sentido a su programa. Iñaki Rekarte debería incluirla a manera de prólogo en las sucesivas  ediciones de su libro. Pinchen el vínculo anterior y lean la carta entera. Deténganse en estos párrafos:

 “Te voy a contar una cosa. Al poco de que mataras a mis padres, un periodista me preguntó si me gustaría la pena de muerte para vosotros. Supongo que, siendo casi una niña y con el sufrimiento tan insoportable que estábamos padeciendo, esperaba que le contestara que sí. Y no fue así. Le dije que sólo deseaba que te pudrieras en la cárcel acordándote de mis padres durante cada uno de los días que vivieras…

…Pero cuál es mi sorpresa, 23 años después, cuando escucho que te preguntan por sus nombres ¡y ni los sabes! Yo tengo el tuyo grabado a fuego desde el 19 de febrero d e 1992…

Visto que en 23 años no te has molestado en saber sus nombres,te los voy a decir yo: Eutimio y Julia. En nuestra casa, Papá y Mamá…

…Ni con tres vidas que vivieras, cumplirías tu condena.

¿Y qué hay de las indemnizaciones que el Estado pagó por ti..?

…Me gustaría pensar que el dinero que recaudes gracias al relato del asesinato de mis padres y del resto de tus víctimas vaya íntegro a las arcas del estado…

Y aun así, yo no te deseo ningún mal. Espero que vivas todo lo que puedas en compañía de tus seres queridos. Tú, Iñaki, que puedes disfrutar de esta segunda oportunidad que, como bien dices, te ha dado la vida. Pero, por favor, sólo te pido que nos evites el tener que verte y oírte más… pues duele demasiado.

Si a mí me condenaste a hacerlo en el silencio de mi casa, hazlo tú en el silencio de la tuya.”

La carta de Silvia no es sólo un alegato conmovedor. Es también una denuncia de lógica implacable. Asesinar a alguien inscribe al autor en el escalón más bajo de lo humano. Si después se arrepiente es difícil de concebir que no pase un solo día sin recordar los nombres de sus víctimas, sus caras en las fotos del periódico. El arrepentimiento es bastante incompatible con la sobreexposición a la que se ha sometido voluntariamente para hacer campaña de su libro. Hay un exhibicionismo que tiende a aproximar la confesión a la reivindicación del hecho. Antes de su próxima comparecencia televisiva,. que piense en que su promoción va a reavivar el dolor irremediable de Sivia y su hermano, Jesús.

Qué va a ser esto cuando le toque hacer bolo en lo de Iñaki López.

Publicado en . | 138 comentarios

Alta la euroestima

Girauta

Mi querido Juan Carlos Girauta, es, además de periodista,-nadie es perfecto-, eurodiputado por Ciudadanos y uno de esos tipos que de vez en cuando te encuentras por la vida cuyo trato te enriquece. El pasado día 14, respondía con el tuit de arriba a un artículo mío en el que criticaba algunos desajustes declarativos del presidente de su partido, Albert Rivera, exactamente a esta frase: “Eso es confundir la bisagra con la puerta”.

Pablo Iglesias es también europarlamentario. No tengo conocimiento personal, pero por sus palabras parece que tiene un alto concepto de sí mismo. Ha rehuido todas las oportunidades de mantener un debate con Albert Rivera. Tampoco muestra interés por hacerlo con el joven Sánchez, a pesar de que quiere disputarle su espacio. Su adversario natural es Rajoy:

“¡Encantado de debatir con usted, deje de esconderse como una gallina, tenga agallas, ya está bien de comparecencias con pantalla de plasma!”

En esto hay que reconocerle una coherencia. Hace unos meses le decía a Jordi Évole que estaría encantado de ofrecer una rueda de prensa en compañía de la Reina Letizia. Hoy mismo le confesaba a Casimiro García Abadillo encantado con la idea de comer o cenar con la presidenta del Banco Santander, con una pequeña condición: “Si fuéramos a un restaurante, le pediría que fuera uno modesto, y encantado de comer o cenar con ella, claro que sí.”

Deben de ser los desayunos continentales. Uno le pediría al camarero lo mismo que la clienta madura al final de la secuencia de ‘Cuando Harry encontró a Sally': tomarlo mismo que ellos.

No tengo que poner mucho énfasis para decir que tengo más simpatía por Giranta y su partido que por Iglesias y el suyo, pero a la vista de los hechos uno tiende a creer que el propagandismo de PI ha cuajado más. Hoy, sin ir mas lejos, en el periódico en que escribo se le publica una entrevista, portada y tres páginas, firmada por el director. Uno creía que los directores de periódico sólo entrevistaban a jefes de Gobierno y dirigentes internacionales. Esta es, en mi opinión, una señal de que las fantasías de Iglesias calan en el ánimo de la opinión pública. O al menos, de la publicada. Lean la entrevista y glosen aquí sus respuestas gaseosas a casi todo lo que se le pregunta, observen su autocomplacencia sin límites. No admite más errores que los de comunicación (que es su fuerte). Sin embargo, es evidente que confunde la comunicación con la imagen y la imagen con la cosmética. ¿Errores? Tal vez sí, un poco más de ironía y calma: “He fruncido el ceño demasiado”. La frase remite a la que sin duda es la mejor errata en la historia del periodismo español: “(la entrevistada) frunce el coño y no responde”.

Publicado en . | 123 comentarios

La decepción del maestro

(Publicado hoy en El Mundo)

Captura de pantalla 2015-05-16 a las 9.11.53

Estaba yo dándole vueltas al cuaderno de campaña que escribió mi columnista alterno, Antonio Lucas, sobre Periodismo y Literatura, cuando me encuentro en ‘El País’ con la entrevista a Monedero de Juan Cruz, eterno jefe de las páginas literarias y culturales del diario.

Hace ya bastante más de un siglo que Oscar Wilde estableció una diferencia radical entre la literatura y el periodismo: la primera no se lee y el periodismo no se puede leer. La entrevista da juego, aunque si es usted uno de esos empecinados que quiere la explicación que aún no ha dado sobre su colaboración con Venezuela y el paradero de los 425.150 euros, no la encontrará aquí, más vale que lo sepa. Sí hallará literatura, aunque uno en el periodismo prefiere encontrar facticidad, si hay que elegir.

Y Monedero explica cosas. Por falta de espacio sólo referiré dos: “Un alumno nunca decepciona a su maestro”. Hombre, Judas Iscariote, sí. Se nota, por otra parte, que no ha leído/ visto ‘La lengua de las mariposas’. Don Gregorio no volvió del paredón para contarlo, pero yo creo que algo decepcionado sí debió de sentirse al ver a Moncho, su alumno preferido, tirándole cantazos y llamándole ‘espiritrompa’ mientras se lo llevaban en la camioneta. Pero por ponernos al nivel más intelectual de Juanqui, Heidegger, maestro de la joven Hannah Arendt hasta en la cama, también tuvo que sentir el mordisco amargo del desengaño: la alumna le cortó el acceso y en lo ideológico, para qué nos vamos a engañar, le salió rana. Un alumno no decepciona a su maestro sólo si no espera nada de él.

Luego están sus citas históricas. Para explicar que Podemos ha abandonado a la gente por la televisión, explica: “nosotros entendimos que la televisión era el tren que los alemanes pusieron a Lenin para ir a Finlandia. Pero coño, luego tienes que bajarte del tren…” No, mira, el tren que cogió Lenin el 3 de abril de 1917 era para ir a San Petesburgo a empezar la revolución. Otra cosa es que cuatro meses después, tras el fracaso de julio, se fuera temporalmente a Finlandia. Y suelta la metáfora de la tele como un tren el mismo día en que nos enteramos de que ha fichado como tertuliano de ‘Las Mañanas de la Cuatro’, con la ilusión que esto le habría hecho a Cintora.

Tampoco puede presumir el número dos, el niño de la beca, que en la primera tribuna que le publicaron en El País escribió que “todos (los países de la UE) entraríamos en un descomunal juego de suma cero: todas las partes perderían”. El problema no es que el doctor Errejón esté ayuno en teoría de juegos. Es que desconoce la suma de los números enteros. Luego está la Krupskaia Tania Sánchez, recuperada gozosamente para Podemos,-y quién sabe si para el amor-, mientras termina la lectura de ‘La ciudad mágica’, de Thomas Mann y ‘La montaña de los prodigios’, de Eduardo Mendoza, aunque a veces se le trabuquen los títulos.

A Monedero, condenado por el periodismo, le salva la literatura. Más precisamente, la poesía: cada vez que se me cruza me viene a la cabeza la paráfrasis de Machado: “Anoche, cuando dormía/ soñó, bendita ilusión/ que un Orinoco fluía/ dentro de su corazón”.

Publicado en . | 114 comentarios

El divino tesoro

(Publicado hoy en El Mundo)

Adanillo

Esto de la juventud es algo que se pasa con el tiempo, ya lo advirtió Rubén Darío: “te vas para no volver”. El adanismo cree que la juventud es un valor intrínseco y no un estadio pasajero de la vida. Esto era una convicción mía incluso cuando era joven, bastante más de lo que es ahora Albert Rivera, que ha proclamado la incapacidad de los nacidos antes de la Constitución para gestionar la regeneración que necesita la política española. Precisamente durante la campaña del referéndum constitucional vi una sorprendente pintada de Euskadiko Ezkerra: “Los jóvenes vamos a la revolución y al socialismo. Esta Constitución, no”. Recuerdo haber pensado entonces: “Hombre, depende. García Juliá y Lerdo de Tejada, (dos de los asesinos de Atocha) tampoco”. 

Albert Rivera, cuya oposición parlamentaria a Mas me ha parecido muy meritoria a lo largo de estos años, está dando señales de agotamiento por sobreexposición. En sólo un par de días ha acuñado tres disparates notables. El de la juventud, la obligatoriedad de que en los dormitorios españoles no pernocten más de dos personas y, last but not least, la obligatoriedad de que para pactar con C’s hay que someterse sí o sí a proceso de primarias. 

Eso es confundir la bisagra con la puerta. Negocie Rivera y trate de infiltrar el programa del otro, pero no quiera determinar el ser del otro. El PP no celebra primarias. El PSOE organizó unas que no salieron bien y puso todo su empeño en cargarse al candidato Borrell, lo que finalmente consiguió. Susana ha depurado el proceso hasta diseñar unas primarias con una sola candidata: ella misma. Dicho esto, también resulta algo sorprendente que la vicepresidenta Sáenz de Santamaría lo califique de “inmaduro”, pero no por ninguna de las razones antedichas, sino por decir que está dispuesto a pactar con todos. Pero hombre, mujer, para un candidato que le no le hace ascos al PP.

Otro Adán es Pablo Iglesias, con el mismo problema de sobreexposición que Rivera, aunque desde hace más tiempo y quizá más irresoluble: cualquier opinión suya sobre el presente o el futuro está invalidada por una hemeroteca que rebosa valores antidemocráticos, unas primarias en las que apenas participó una tercera parte de los inscritos y unas alianzas rigurosamente impresentables.

Y luego está, naturalmente, Young Sánchez, que después de haber puesto en abril los topes en materia de pactos, ni Bildu ni el PP, dijo en Tenerife cinco días después: “Mariano Rajoy, que se olvide de partidismos y deje gobernar en Andalucía a Susana Díaz.”

Otro Adán. Sólo falta que algún Hernando le tome la palabra y diga que puestos a hacer analogías es más fácil hacerla entre el PSOE y Bildu por razones obvias y relaciones peligrosas. Pide a Rajoy que facilite la investidura de Susana como aceptó el PSOE que los diputados vascos del PP invistieran a su López, pero con un poco de asquito, como los señoritos de provincias cuando van de putas. A los candidatos del PP les pasa justo lo contrario que a las mujeres españolas hasta 1931: los socialistas les admiten como electores, pero no les consideran elegibles.

Publicado en . | 244 comentarios