La sentencia, un congrio a la arandina, pero con espinas

El lugar de la sentencia

Fundamentos de Derecho (LA SENTENCIA)

SEXTO.- Por otro lado no debemos olvidar aquellos testimonios que no ratifican la versión de la denunciante, en cuanto al consentimiento de los hechos. 

Así la testigo D A C aportó en la Comisaria una serie de audios de Wassap que la habían pasado por el grupo (acontecimiento nº 21 ) en el cual XXX (la denunciante) hablando con una tercera persona, no identificada, dice, entre otras expresiones que “como se vaya de la lengua yo sí que me voy e incluyo cosas inventadas” no creo que lo haga ni él ni ninguno …saben las consecuencias, están advertidos” “solo mamadas y pajas pero como cuenten algo yo cuento todo e inventando”.

La denunciante XXX fue interrogada en el Plenario sobre el motivo de dichas conversaciones, y si bien admitió haberlas realizado, negó que fuese a inventar nada que perjudicase a los acusados. Entendemos que si bien utiliza el término inventar, añadiendo que lo cuenta todo, de su declaración en el Plenario y demás pruebas practicadas, valoradas por esta Sala, no se llega a la conclusión de que los hechos denunciados fueran falsos, a pesar de que mantuvo diferentes versiones, en cuanto a la voluntariedad, frente a los testigos de referencia, dependiendo de la relación que con ellos mantuviera. 

Así se lo contó al testigo R M , el cual la vio feliz, y le dijo que había tenido relaciones sexuales con R. (que era el entrenador de futbol de aquél) 

A la testigo M A R , que era compañera del colegio, XXX le mandó el video Música-L y que había grabado, y le dijo mira con quien he estado y que les había realizado felaciones, y tenía intención de seguir quedando con ellos (los acusados) 

Al testigo G E XXX le contó, en el domicilio de la denunciante, que había tenido una orgía, pero no se mostraba arrepentida de ello, sin haberle dado más detalles. 

El testigo D R P , era un jugador del mismo equipo que los acusados, y si bien no convivían juntos alguna vez se quedaba a dormir en su casa, por lo que unía una relación de amistad, y así cuenta que el día 24 de noviembre de 2017 fue a casa de los acusados para cambiarse, estando todos en el salón junto con XXX a la que no conocía, grabando un video en el que él aparece, que fue a cambiarse a la habitación de C. y cuando regresó al salón (a los 10 o 15 minutos), XXX ya se había marchado , las luces estaban encendidas y la televisión encendida, sin haber oído nada ni visto ninguna acción sexual. 

Entendemos que su testimonio no es creíble, puesto que, si realmente hubiese estado en el domicilio de los acusados, los cuales habían sido detenidos el día 11 de diciembre e ingresado en prisión al día siguiente, no acudió a la Comisaría o al Juzgado hasta el día 28 de enero, de 2018, cuando su testimonio podría ser determinante para modificar la situación personal de los acusados. 

Escasa credibilidad merece el testimonio prestado por N G la cual admitió que estaba empezando una relación con C. C. o conociéndole, presentando unas fotocopias, relativas a pantallazos de wasap del día 24 de noviembre sobre las horas en las que se datan los hechos denunciados, en las que constan conversaciones con dicho acusado, para quedar y después para cenar etc. Sin embargo, dichos wasap no han sido analizados por la Policía y carecer de la necesaria fiabilidad, al tiempo que resulta incompatible con el análisis realizad por el agente de la PN no 79.594 el cual realizó los volcados de los teléfonos móviles de los acusados, comprobando que desde las 20 a las 21,30 horas, del día 24 de noviembre de 2017 no habían tenido actividad. 

De la entrada y registro en el piso de los acusados, autorizada mediante resolución judicial, el día 11 de diciembre de 2017, resulta que no se encontraron restos biológicos, lo cual pudo estar motivado por el tiempo transcurrido, y si bien se apreció desorden en la casa, no se puede afirmar que se hubieran lavado determinadas prendas, sábanas etc. por ello no resulta un elemento probatorio válido para corroborar o no los hechos denunciados. 

Por todo ello y tras el análisis de todos los testimonios prestados R. que la denunciante, XXX ha relatado en forma persistente y sincera los hechos objeto de enjuiciamiento, y si bien respecto de sus conocidos ha mantenido que lo había realizado voluntariamente, entendemos que ello es estaba motivado por su inmadurez, y la postura que venía manteniendo en las redes sociales, en las cuales pretendía figurar como la protagonista, (tomando decisiones) en vez de la víctima. Del examen pericial de su teléfono móvil se comprobó que tenía una carpeta con el nombre de “ mis lios” y en la misma anotaba sus relaciones sexuales, resultando que con posterioridad a los hechos también había anotado las relaciones mantenidas con los acusados, anotación que manifiesta la denunciante que no fue realizada por ella, sin embargo entendemos que no habiéndose acreditado que otra persona tuviese acceso a su teléfono debemos entender que ella misma fue la autora de tales anotaciones, lo que dentro del contexto de inmadurez y prevalencia de la imagen social que caracterizaba todas las conductas de XXX resulta comprensible y no puede inferirse que dichos actos hubieran sido consentidos. 

Fue ponente y cocinó este engrudo el magistrado D. Roger Redondo Argüelles.

Le asistieron en la faena las magistradas: Mª Teresa Muñoz Quintana y Mª Dolores Fresco Rodríguez.

Para mí está fuera de duda que los condenados son unos majaderos, que alguna relación. sexual mantuvieron con la denunciante y que siendo XXX menor (15 años y 10 meses) algún reproche penal deben tener. Pero llama la atención que el ponente, que niega verosimilitud al cuarto testigo por su tardanza en prestar testimonio, no aplica el mismo criterio a la denunciante, que tarda 18 días en denunciar su violación y que entre tanto se ufana con sus amigas por WhatsApp, haberles practicado felaciones y mostrarse contenta y alardear de ello. Es por su inmadurez, escribe el ponente.

Si son ustedes muy cafeteros, aquí tienen íntegra la Sentencia NUM.00379/2019

Publicado en . | 72 comentarios

25 años del asesinato de Morcillo

El domingo próximo se cumplen 25 años del asesinato del sargento de la Policía Municipal de San Sebastián, Alfonso Morcillo, cuando salía de su domicilio en Lasarte. El asesinato fue obra de un comando integrado por Javier García Gaztelu, Txapote, y Juan Ramón Carasatorre, autores materiales, y Valentín Lasarte, colaborador necesario, por haber trasladado a los otros dos hasta Lasarte en el coche de su padre. Los mismos Txapote y Carasatorre asesinaron 38 días después a Gregorio Ordóñez mientras comía con unos colaboradores en el bar La Cepa de la Parte Vieja donostiarra, con la colaboración de Lasarte que dio el ‘queo’ de que Ordóñez estaba en La Cepa. Los mismos volvieron  a unir esfuerzos para asesinar en junio del 95 al inspector jefe de la Policía Nacional, Enrique Nieto. La orden de perpetrar los tres asesinatos la dio José Javier Arizkuren, ‘Kantauri’

Hoy se va a celebrar en el Ayuntamiento donostiarra un homenaje a Alfonso Morcillo, que había empeñado su quehacer profesional en investigar la infiltración de topos en la Policía Municipal donostiarra, que tal como contaba José Mª Calleja en su libro ‘¡Arriba Euskadi! La vida diaria en el País Vasco’ eran agentes con doble vida: policías municipales por la mañana e informantes de ETA por la tarde. El alcalde Odón Elorza había organizado otro al cumplirse doce años del crimen, en 2006, en presencia de la madre de la víctima y de su viuda, Caty Romero.

El alcalde Eneko Goia ha convocado para hoy un homenaje al que asistirán el delegado del Gobierno, Jesús Loza, la directora del Instituto de la Memoria, Aintzane Ezenarro y representantes de los partidos políticos. EH Bildu ha anunciado que participará en el homenaje, aunque no se sabe quienes serán sus portavoces. ¿Quiere esto decir que EH Bildu rompe con el pasado y condena la actividad criminal de ETA a lo largo de toda su existencia en general, y el asesinato de Alfonso Morcillo en particular? Absolutamente no, qué tendrá que ver.

Mientras, la izquierda abertzale prosigue sin prisas y sin pausas su proceso de arraigo institucional, que tuvo el martes pasado un lamentable episodio en la cesión del aulario de la Universidad en Vitoria a dos terroristas cualificados, Matanzas y López Abetxuko, asesino del jefe de Miñones de Álava, Jesús Velasco, y del jefe la Policía Municipal de Vitoria, Eugenio Lázaro. La rectora más o menos magnífica de la UPV, Nekane Balluerka, opinó que dar entrada a aquellos dos sujetos para hablar de derechos humanos y de los únicos titulares que conciben para ellos, los terroristas presos, era un asunto de libertad de expresión, principio capital de nuestro ordenamiento siempre que la libertad que se ampara sea la de los terroristas y sus allegados, no la de las víctimas. 

Virginia Mayordomo, que es profesora titular de Derecho Penal en San Sebastián, escribía una carta avergonzada a la rectora, recordando la brutal agresión que sufrió en el campus de Vitoria un estudiante de Historia por participar en un acto por la unidad de España. Contaba también que ella y su marido, Carlos Fernández Casadevante, llevan 22 años viéndose a salto de mata, desde que él tuvo que dejar su casa en San Sebastián y trasladarse a Madrid por amenazas.Ya habíamos contado que el edificio que alberga el aulario de Vitoria fue el lugar desde donde ETA detonó el coche bomba al paso de Fernado Buesa y su escolta, Jorge Díez. Pero no será Vitoria el único campus de la UPV que acoja  a terroristas y adláteres:    Oier Ibarguren, Sara Majarenas  y una hija de Iglesias Chouzas, Gadafi hablarán de esto y aquello en los campus de Vizcaya y Guipúzcoa. “Oh, libertad (de expresión) cuántos crímenes se cometen en tu nombre”, que dijo Madame  Roland, camino de la guillotina.      

Publicado en . | 64 comentarios

Tres portavoces: Cayetana, Aitor e Iván

Hay ocasiones en que los protagonistas de este blog se vuelven recurrentes. Me ha pasado con Cayetana Álvarez de Toledo, de la que ya escribí el martes pasado con motivo de mi carta a Consuelo Ordóñez. No voy a escribir ahora de Consuelo. Ha mostrado hasta la fecha un coraje admirable en defensa de sus posiciones y unos aciertos considerables en las iniciativas que ha desarrollado al frente de COVITE, como para que yo me quede a vivir en el único error de cierta importancia por ella cometido. Veo sin embargo, que Consuelo Ordóñez sigue empecinada y en uno de sus últimos tuits dice que “mandan a otros a apagar los fuegos de ella”. Que yo sepa, el único que ha salido públicamente en defensa de Cayetana con algún detalle he sido yo. ¿Quién me ha mandado a mi apagar fuego alguno, Consuelo? De verdad, no insistas, que vas a acabar despejando todas las dudas.

Si me importa seguir con el tema es porque el error se ha multiplicado en las redes sociales al haber copiado tantos una interpretación inadecuada de las palabras de Cayetana en una entrevista publicada el domingo, 8, por El Correo. La entrevistada no habló de ETA, sino de la salida del PSOE del pacto constitucional. ES el periodista el que dice: “El PSE ha enterrado aquí a compañeros por defender la Constitución”. Ella responde: “Por supuesto, por eso es tan dramática su traición a su propia historia y al gran pacto constitucional. Por eso es especialmente triste”. El entrevistador vuelve a la carga: “¿Ese desafío actual a la Constitución que denuncia es mayor que el que representó ETA?” y ella responde con el párrafo que ya reproducíamos ayer.

Esta es una actitud que va arraigando en el periodismo. Se hace una pregunta y se eleva la respuesta del entrevistado a titular, quitándole los signos de interrogación y añadiéndole comillas. Eso fue lo que pasó y lo que alguna gente ha interpretado es que CAT banalizaba el terrorismo y los asesinatos y sostenía que aquel tiempo era más fácil. Lo malo de este tiempo no es que haya diferencias entre dos partidos que antaño fueron constitucionalistas, sino que uno de ellos, el PSOE, ha cambiado de bando, ha rechazado Navarra Suma para que María Chivite llegara a la Presidencia con el apoyo tácito de EH Bildu, con quien ha negociado los presupuestos y les apoyó en la moción de censura. La vicepresidenta Calvo lo explicó muy claro, calvo: “nuestro adversario natural son las derechas”. En el campo de concentración del que hablaba Rojo en otros tiempos se han postulado como ‘kapos’.

Así es la cosa aunque no la entendieran algunos pensadores de base.Tampoco algunos otros que son, como Cayetana, portavoces de sus grupos parlamentarios en el Congreso.

Digamos que Aitor Esteban, por decir algo, que ha calificado lo que él entiende  como declaraciones de Cayetana de ‘terribles’ y ‘con cierto tinte de fanatismo’. Vayamos por partes; este mismo Aitor, con su tractor, dijo de Jorge Fernández Díaz entonces ministro del Interior, que: “añora determinadas situaciones políticas de otros tiempos”.

Arzalluz, el burukide que en 1982 incitaba a ETA (pm) a seguir con lo suyo para acelerar las transferencias: “Vosotros ya sabéis lo que tenéis que hacer”, les dijo a José Miguel Goiburi, ‘Goyerri’, a Txutxo Abrisqueta y a Fernando López Castillo, Txiki. Trece años después, en el mismo 1995 en que ETA asesinó a Gregorio Ordóñez, manifestó que “Al PP no le interesa el fin de ETA”. 

Pero hay más, Aitor, apague el tractor para que pueda oírme. El 14 de septiembre de 2000, el socialista José Ramón Recalde recibió un tiro un la boca cuando llegaba a su casa junto a su mujer, Mª Teresa Castells. Al día siguiente recibió en el hospital la visita de su lehendakari Ibarretxe. El hijo de la víctima hizo unas consideraciones nada complacientes con el atentado y el clima de violencia. Y Juan Josué, tome nota Aitor de lo que es el fanatismo, le replicó: “Mira, Andrés, no te lleves esa imagen de nosotros, que aquí se vive muy bien”. A los pies de la cama en que su padre estaba entubado con un tiro en la cara. Pudo haber añadido: “Es que os da por fijaros siempre en lo malo”.

Aquella misma noche, un grupo de amigos, simpatizantes del PSE y los hijos de Recalde hicieron una manifestación desde la plaza de Guipúzcoa hasta la calle Prim, donde se encuentra la sede donostiarra del PSOE. Herri Batasuna había pedido, y obtenido, permiso para manifestarse. El consejero del Interior, Txabi Balza autorizó la batasuna y ordenó cargar contra los amigos de Recalde con un exquisito distingo entre la razón moral y la razón legal. Algunos ertzainas aconsejaron a los que protestaban que hicieran una sentada en suelo para dificultarles la tarea. Así lo hicieron y los policías autonómicos se los fueron llevando uno a uno en volandas: a los hijos de Recalde, a Gurutze Calparsoro, que había sido abogada en el proceso de Burgos y así estuvieron en un ten con ten hasta las 12 de la noche, en que la carroza volvió a ser calabaza, el permiso a Batasuna expiró y la Ertzaintza cargó contra ellos como correspondía.

Miseria intelectual y moral y fanatismo, Aitor. El portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, a quien no cabe aplicarle la atenuante de insuficiente comprensión lectora, también cargó desprejuiciadamente contra Cayetana: “En los años de plomo ella no estaba. Yo era joven pero recuerdo haber llorado por los atentados en Bilbao, en Madrid, en Sevilla, en Vitoria. Nosotros tenemos mucha sensibilidad con las víctimas, creo que el PP en su conjunto también y quizá Álvarez de Toledo que no esta aquí en esa época, no tenga esa sensibilidad o empatía”. Hay que joderse y agarrarse para no caerse. Como si los 6.000 kilómetros que nos separan de Ruanda fueran una barrera que nos impidiera la sensibilidad por el genocidio de los tutsis; los 10.000 de Buenos Aires nos impidieran opinión sobre los crímenes de Videla y los 11.000 a Santiago de Chile contra los que cometió Pinochet tras su golpe de Estado. ¿Cree Iván que los más de 2.000 kilómetros que nos separan de Auschwitz y el tiempo (75-77 años) son un impedimento para tener conocimiento cabal, empatía y una posición moral sobre el genocidio contra los judíos?

Hombre, Iván, no jodas y permíteme que te haga bien las cuentas. Tú tienes tres años más que Cayetana; ella, tal como expliqué aquí mismo el martes, después de nacer en Madrid, pasó en Inglaterra su primera infancia, llegó a la adolescencia y un poco más allá en Buenos Aires y entre los años 93 y 2.000 estuvo en Oxford estudiando Historia y haciendo su tesis doctoral. En el año 2.000 se instaló en Madrid y empezó a trabajar en la sección de Opinión de El Mundo. En 2006 pidió la nacionalidad española (ella era francesa y argentina), se afilió al PP, precisamente por empatía con los concejales asesinados por ETA y empezó a trabajar como jefa de Gabinete de Angel Acebes. En los últimos años de actividad de la banda terrorista (2008-2011) ella fue diputada y en tanto que tal objetivo potencial del terrorismo.

Iván, he rebuscado en su biografía pero no he encontrado actividad política suya hasta 2013, cuando contribuyó a la creación de Vox. En 2013, supongo que lo sabe, ETA había dejado su actividad terrorista hacía dos años. Es el signo de los tiempos, España hoy es un conglomerado de mentirosos, cantamañanas, gilipollas y manipuladores, es lo que hay. Y esto sin que todavía haya abierto la boca la Ceaucescu consorte, marquesa de Galapagar.

Publicado en . | 147 comentarios

ETA en cátedra

La anunciada conferencia que impartieron al alimón el asesino José Ramón López de Abetxuko y el abogado de terroristas y terrorista él mismo Txema Matanzas, qué admirable caso de justicia poética el de su apellido, se celebró contra viento y marea, sin que la Universidad ni el Gobierno vasco atendieran las peticiones de cancelarla formuladas por colectivos de víctimas, la Delegación del Gobierno en el País Vasco y varios partidos políticos. López de Abetxuko cumplió condena de 30 años por los asesinatos de Jesús Velasco, jefe de Miñones de Álava y  el jefe de la Policía Municipal de Vitoria, Eugenio Lázaro. Matanzas cumplió los diez años a los que fue condenado en el macrosumario 19/98 como integrante de ETA en el Frente de Makos. 

Covite, que también exigió la prohibición del acto, hizo saber que la conferencia se celebraría en el aulario de la UPV de Vitoria, edificio desde el que el terrorista  Asier Karreras accionó el coche bomba con el que Fernando Buesa y su escolta  Jorge Díez fueron asesinados el 22 de febrero de 2000. Hubo una manifestación de protesta frente al aulario, poca cosa, un centenar de personas. La UPV, lo de siempre, vamos, se acogió a la libertad de expresión, que ampara en opinión  de la Universidad a los terroristas como conferenciantes. No se puede negar una íntima coherencia   en el hecho de que el alma mater acoja en su seno a los hijos más o menos golfos a los que antes proveyó de un  título universitario  sin necesidad de someterse al trance de los exámenes por el que deben pasar los vascos normales, que no están estresados por su entrega épica a la causa de la patria. O de la matria.  

Abetxuko era ayer un terrorista que impartía doctrina. Había sido excarcelado después de que el Ayuntamiento de Vitoria así lo solicitase con los votos del PNV, EH Bildu y PSE-PSOE. Ayer se negó a responder a la pregunta de El Mundo sobre un posible arrepentimiento por sus crímenes. No era el caso.

También se producía una venturosa coincidencia por tratarse ayer del Día de los Derechos Humanos, que naturalmente celebran los victimarios, porque las víctimas, propiamente dichas, fueron asesinadas por aquellos. Esto es siempre así. En el Parlamento vasco tuvimos como diputado al jefe de la banda terrorista, Josu Ternera, hasta que tomó el olivo cuando se malició que iba a ser procesado por el atentado contra la casa-cuartel de Zaragoza. Allá por el año 2001, el Parlamento vasco constituyó la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara y Euskal Herritarrok, que era como entonces se llamaba Herri Batasuna tuvo la ocurrencia de designar como miembro de la misma por su parte a Josu Ternera. ¿Quién sabrá  valorar con más justeza a las víctimas que su asesino? Preguntado por el tema Iñigo Urkullu, que entonces era presidente del Bizkai Buru Batzar, respondió: “es un dato esperanzador que quien en el pasado se ha relacionado con los derechos humanos en negativo pueda participar y aceptar el juego de las mayorías.” 

Los asesinos son recibido con algazara por la chusma de sus pueblos y la Universidad, alma mater, ama erraiak, les pone tarima y cátedra. Las víctimas pueden protestar fuera. De momento.

Publicado en . | 59 comentarios

Carta a Consuelo Ordóñez

Querida Consuelo Ordóñez: Hace ya muchos años que nos conocemos, casi desde que ETA asesinó a tu hermano Gregorio. Desde entonces he tenido una buena relación contigo y con tu obra. Desde aquel mes de noviembre de 1998 en que junto a las hermanas Díaz Bada, Lola y Teresa, y a Cristina Cuesta, fundasteis Covite, que es, en mi opinión la organización de víctimas que con mayor acierto ha reivindicado la memoria de las víctimas del terrorismo. Creo que tu dirección, y así lo he escrito algunas veces, ha estado plagada de aciertos en vuestras acciones de denuncia política y moral, el coraje con el que habéis sostenido la batalla épica por el relato.

Por eso me ha sorprendido muy desagradablemente un tuit tuyo, esa unidad ínfima del pensamiento, en el que te revolvías contra Cayetana Álvarez de Toledo por un titular bajo el que El Correo publicó una entrevista con ella el pasado domingo, día 8. Ni siquiera por la opinión de C.A.T. algo más desarrollada en la entrevista. Por el titular, que es en periodismo, como sabes, una simplificación de lo que va debajo. La entrevistada contaba que el PSOE había sido constitucionalista, pero que ya no, que había cometido una traición al gran pacto constitucional:

P.-¿Ese desafío actual a la Constitución que denuncia es mayor que el que representó ETA?

R.-  Cuando ETA mataba  era un momento terrible desde el punto de vista humano. Era un desafío brutal. Pero el momento político actual es más difícil. Insisto, el momento político, pero lo es precisamente por eso, porque antes estábamos juntos en el mismo bloque. Pero se han salido y eso nos debilita.

El titular resumió: “El momento político actual es más difícil que cuando ETA mataba”.

Tú te quedaste con el titular y respondiste, con perdón, con un regüeldo: “¿Dónde estabas tú @cayetanaAT cuando ETA nos mataba?” Es muy mala pregunta, desde el punto de vista teórico. Imagínate que alguien te hiciera la pregunta infame: “¿Dónde estabas tú, @consuorF cuando ETA mataba tanto antes de asesinar a tu hermano?” Ya digo, una infamia y una injusticia. Hagamos un repaso a la biografía de Cayetana para que lo entiendas:

Nació en Madrid en 1974. Siendo apenas un bebé fue llevada a Gran Bretaña, donde vivió hasta los siete años. Los tres años más cruentos de la banda terrorista (78, 79 y 80) en los que asesinó a 246 personas, ella tenía entre 6 y 8 años y los pasó entre GB y su traslado a Argentina, donde pasó el resto de su infancia y la adolescencia. En 1992 vuelve a Inglaterra para estudiar Historia en Oxford, donde también saca el doctorado. En el año 2000 vuelve a España y empieza a trabajar en El Mundo. En 2006 se hace del PP, donde ejerce de jefa de Gabinete del ministro Acebes. Ella tenía nacionalidad francesa y argentina, pero decidió ser española y decidió serlo principalmente por el terrorismo. 

Preguntas dónde estaba, “cuando ETA nos mataba”. Si te refieres a cuando ETA mató a tu hermano, en la Universidad de Oxford. Ella fue diputada del PP durante los últimos años de la actividad de ETA y como tal, objetivo potencial de la banda.

Dberías reflexionar, Consuelo, sobre el hecho de que hayas despertado un entusiasmo tan extraordinario entre los más tontos de Twitter y que Al Rojo Vivo se pasara la mañana de ayer repitiendo tus declaraciones contra Cayetana. Verás, al mismo tiempo, tú protestaste en nombre de COVITE contra el disparate de que el terrorista López de Abetxuko, asesino del padre de nuestra común amiga Ana Velasco y de Eduardo Lázaro, vaya a impartir hoy una conferencia sobre presos y derechos humanos en el mismo edificio de la UPV desde donde ETA accionó el coche-bomba con el que asesinó a Fernando Buesa y a su escolta, Jorge Díez, esto lo he sabido por ti. Pero en el programa de Ferreras no te preguntaron por esto, no sé si me entiendes.

El intelectual alternativo que ejerce la portavocía del PNV, Aitor, el del tractor, atribuyó a C.A.T. la afirmación de que el momento político actual “es peor que cuando ETA mataba”. Verás, Consuelo, como sabes, yo he ido muy frecuentemente a San Sebastián en los aniversarios de tu hermano y he ocupado en cada uno de ellos el papel que me ha encomendado su viuda, tu cuñada Ana Iríbar. Este año me ha pedido un artículo que va a formar parte de la exposición que con motivo del 25 aniversario de su asesinato se le va a dedicar a Goyo. Titulé mi artículo ’25 años sin Gregorio’ y arranqué con una anécdota muy significativa, un debate a tres en ETB, entre Gregorio, Fernando Buesa y Joseba Egibar, un popular, un socialista y uno del PNV. Os dos primeros fueron asesinados por ETA, Gregorio unos meses después y Buesa, algo menos de seis años. Esto es lo que a mí me parece terrible, Consuelo, que un partido nacionalista siguió afirmando su hegemonía mientras ETA le allanaba el camino liquidando a sus opositores. Por eso me parece que hay que tratar con más respeto lo que ha dicho Cayetana. Y sobre todo, entenderla. 

En aquellos años yo oí decir al socialista Javier Rojo defender la unidad de acción con el PP con una parábola: “En los campos nazis no le preguntaban a ningún judío de qué partido era?” Hoy, Rojo y sus compañeros socialistas se alborozan por haber ungido a María Chivite como presidenta de Navarra gracias al apoyo táctico de EH Bildu, Otegi, el secuestrador de Abaitua y de Rupérez, es un hombre de paz para Rodríguez Zapatero. El presidente disfuncional del Gobierno, el socialista Sánchez ha llegado a La Moncloa gracias a todos los nacionalistas, también los cruentos. En fin, dale una vuelta, Consuelo, yo no pierdo la esperanza de volver a estar de acuerdo con otras iniciativas de COVITE. Hasta esta. Alguna vez me he preguntado y he preguntado a la interesada: “Cayetana, ¿qué les das?” Creo que nada; es simplemente el horror a la excelencia. Piénsalo un poco, anda.

Publicado en . | 141 comentarios

Arbitrismo constitucional

La política española se está llenando de propuestas extraordinarias, como si estuviera dominada por arbitristas irredentos. Hay un valor que se ha instalado en público como un valor apodíctico, incontestable: la necesidad de tener un Gobierno cuanto antes. Esto lo proclama con especial énfasis el autopropuesto presidente, Pedro Sánchez. Pero también lo hacen con más o menos entusiasmo los empresarios, los sindicatos, los medios de comunicación.

En términos generales es mejor tener un Gobierno que no tenerlo. Pero, ¿cualquier Gobierno?¿incluso uno presidido por un tipo sin palabra ni escrúpulos y con esa relación tangencial con la verdad que luce Sánchez? La futura presidenta de Ciudadanos se ha puesto también algo arbitrista al ofrecer dos fórmulas para superar lo que el doctor Sánchez llama ‘el bloqueo’. La primera sería un pacto a tres (PSOE, PP y Cs) con un sostén parlamentario de 221 diputados. La segunda es que el PP se abstenga y que los diez de Ciudadanos se mojen a favor de la investidura.

El problema es que el doctor Fraude no quiere ninguna de las dos. En otro caso, le bastarían los 211 que suman PSOE y PP. La prueba es que han pasado 30 días sin que el disfuncional haya devuelto la llamada que el jefe de la oposición en funciones le hizo la noche electoral. El sanchismo considera que su enemigo es la derecha y que frente a ella valen las alianzas con la extrema izquierda, los golpistas catalanes, nacionalistas vascos y el viejo brazo político de ETA. Carmen Calvo defendió el apoyo pasivo que EH Bildu prestó a la presidenta María Chivite en Navarra, con un argumento puro Sánchez a finales de julio: “Nuestro adversario natural son las derechas”.

La prensa adicta arrima combustible. Un tal Maestre, analista de La Sexta, publicaba en sábado en eldiario.es un artículo en el que sostenía repetidamente que “Arnaldo Otegi es mejor y más respetable que Santiago Abascal” y que “Bildu, (es) un partido mucho más decente desde el punto de vista moral que el de los posfascistas de Vox”. Y Uribeetxebarria Bolinaga un perfecto caballero si lo comparamos con su ‘preso’ José Antonio Ortega Lara. Sánchez y Calvo deben de estar de acuerdo con Maestre. 

Casado tiene razón al no querer abstenerse para que gobierne Sánchez. No solo porque él sea la alternativa, sino porque cualquier solución exige que el PSOE se libre del gobernante más tóxico e inane que ha tenido la democracia española y eso no es posible. La unidad del constitucionalismo es irrealizable. En el acto realizado el viernes en Bilbao, Arcadi Espada, que hizo un brillante discurso sobre el odio circundante, tuvo unas palabras de más contra Vox. Debió tomar ejemplo de Cayetana,  que aclaró en sus primeras palabras que ella no hablaba allí en su condición de portavoz parlamentaria del PP. Sabía que tenía un público más amplio y yo conocía el irreprochable constitucionalismo de algunos votantes de Vox allí presentes en los últimos 25 años. En inapropiada compensación, Vox no hará ningún esfuerzo  por facilitar un escaño al PP allí donde no puedan ellos, aunque sea al precio de beneficiar a los socios del Gobierno Sánchez-Iglesias. Es lo que  hay, pierdan toda esperanza.

Publicado en . | 83 comentarios

La Consti en Bilbao

Cayetana Álvarez de Toledo había convocado en nombre de Libres e Iguales un acto de homenaje a la Constitución en la plaza del Arriaga, de Bilbao, un espacio con aires de anfiteatro ante el teatro municipal de Bilbao. Los mirones se acodaban en la barandilla del puente del Arenal y observaban una actitud curiosa, respetuosa en general, aunque de vez en cuando saliera de entre ellos alguna imprecación.

Yo recordaba una estampa muy parecida en los alrededores de la iglesia de Aretxabaleta en el funeral por el guardia civil Mario Leal Vaquero, asesinado en el aniversario de la Constitución de 1985 por Uribeetxebarria Bolinaga, que fue una década después el carcelero de Ortega Lara en el zulo de Mondragón. El templo estaba lleno de autoridades, guardias civiles, mientras la gente del pueblo se acodaba en las barandillas con expresión indefinible. La plaza del Arriaga estaba rodeada ayer por cuatro furgonetas de la Ertzaintza y un número indeterminado de agentes que custodiaban aquel hemiciclo marcado por vallas unidas por una cinta roja y blanca. 

Cuando se hacía ademán de entrar y se mostraba voluntad, un ertzaina te enviaba hacia el comienzo de las vallas, junto al puente, donde había un vado practicable. Al periodista Juan Carlos Viloria le preguntó un policía autonómico: “¿Usted viene a esto?” aunque fue más reveladora la anécdota de una mujer que trataba de entrar en el recinto y a su lado, una pareja algo despistada, que preguntó  al ertzaina: “Oiga, ¿esto que es?” y él, con admirable entereza respondió: “un mitin de Vox”. La testigo le interpeló: “No diga usted lo que no es. Esto es un acto a favor de la Constitución”. “Bueno”, respondió el policía concesivo. “Tú ya me entiendes”.

El despliegue policial era de una deliciosa ambigüedad por desconocerse su función. No se sabía si estaban allí para garantizar la seguridad de los congregados, unos tres centenares, dado que la manifestación de EH Bildu amenazaba con ir a parar al mismo lugar o para dificultar el paso a potenciales manifestantes constitucionalistas. La Álvarez de Toledo de turno, como dijo Cayetana en autorreferencia irónica, por las palabras que le habían dedicado los batasunos para convocar su contramanifestación.

Cayetana abrió el turno palabras en calidad de portavoz de Libres e Iguales, las dos cualidades que asigna la Constitución a los españoles, no del PP en el Congreso. La periodista Junquera se escandalizaba en El País de que Álvarez de Toledo cambiase “el Congreso por un acto con Rosa Díez en Bilbao”. En realidad cambió el homenaje del Congreso por otro en una plaza más dura. Hablaron tras ella Arcadi Espada, que destacó justamente la ambigüedad de la función policial, aunque soliviantó a una parte significativa de los asistentes al descalificar a Vox; Rosa Díez y Fernando Savater. Como si hubiese sido programado, el encuentro terminó a la una en punto, a la hora en que la manifestación de Bildu se deshilachaba y dos docenas de ex manifestantes invadían la plaza, ya vacía, del Arriaga, gritando “Independentzia!” Era la primera vez en muchos años que se celebraba en Bilbao un homenaje a la Constitución al aire libre. Ya tocaba.

Publicado en . | 22 comentarios

Por los derechos sociales

Algo debimos sospechar cuando en la jornada constitutiva de las nuevas Cortes asistimos al despropósito generalizado delas fórmulas insospechadas de acatamiento, que en parte de sus señorías eran perífrasis inadecuadas y en otra parte reservas mentales que negaban el meollo del asunto y la propia Constitución. En el fondo son motivos para el dudoso orgullo de lo vasco que sostienen nuestros nacionalistas. Los españoles habrán dado al mundo el concepto de ‘guerrilla’, pero los vascos han regalado a los españoles el derecho a decidir y la reserva en el acatamiento que inventaron  los batasunos en los años 80: “por imperativo legal, sí prometo”.

Las cosas han cambiado mucho en los 30 años transcurridos desde entonces. Ha cambiado sobre todo el PSOE y la Presidencia del Congreso que los socialistas ordenaban. Por entonces presidía la Cámara baja Félix Pons, un presidente con más claridad de ideas que Meritxell, mi Meritxell en su función institucional, y no digamos si lo comparamos con la compañera Francine Armengol en tanto que socialistas mallorquines ambos. En 1989 los diputados de HB Jon Idigoras, Itziar Aizpurua y un terrorista etarra y mancebo de farmacia llamado Angel Alcalde usaron la cláusula ‘por imperativo legal’ y Pons les dijo: “no habiendo prestado acatamiento según la fórmula reglamentaria, no adquieren la condición de diputados”.

En fin, otros tiempos, pero volvamos al tema. Los diputados de Podemos prometieron mayormente “por la democracia y por los derechos sociales” y miren por donde viene a resultar que los derechos sociales eran esto que el partido-guía ha pactado con los mindundis de Podemos un aumento del 4% en la RGI, que vienen a suponer unos 16 millones de euros. El PNV había propuesto un aumento del 2%, mientras la coalición morada pedía un 8. La cosa se ha quedado en la mitad, que sumado al 3,5% que ya habían subido para los presupuestos del ejercicio corriente, vienen a suponer un incremento del 7,5%  en la renta básica. Recordarán que el pacto de Gobierno suscrito por el PNV y su leal PSE suman 37 escaños en el Parlamento vasco, a falta de uno para la mayoría absoluta, por lo que necesitaban la abstención de Elkarrekin Podemos.

Y el precio han venido a ser esos dineritos que van a beneficiar a los perceptores de la renta de garantía de ingresos además de los altos cargos y el personal de confianza del Gobierno vasco, que van a pasar a beneficiarse de la condición funcionarial y a cobrar trienios, que hasta ahora no cobraban. El régimen reconoce a los suyos. El tal Martínezn tiene motivos para estar contento esos 16 millones de aumento de la RGI son una parte menor de los 200 millones cuyo destino van a decidir  los podemitas vascos en los próximos dos años, mayormente orientados, ya lo habrán adivinado, a la protección social.

El PP ha calificado de muy malos los presupuestos y ha criticado razonadamente que vayan a disminuir las inversiones previstas y en cambio vaya a aumentar el gasto corriente, un gasto que no se puede recortar. El gasto social es sagrado pero los trabajadores privados van a ser penalizados. El PNV es un partido de gran flexibilidad adaptativa. Si toca ser de Podemos, ellos como Pedro Sánchez.

Publicado en . | 156 comentarios

Argumento por la Monarquía

A veces Twitter ofrece muestras de ingenio. El fotomontaje que ven arriba es por sí mismo un argumento incontestable en favor de la Monarquía. Se corresponde, además, con un esfuerzo continuado y permanente del doctor Fraude para desplazar al Jefe del Estado, desde aquel ridículo besamanos en el que Pedro y Bego se pusieron junto a los Reyes y tuvo que acudir para sacarles del ridículo la gente de Protocolo de la Casa Real, hasta el viaje a Cuba en que lo embarcaron al día siguiente de las elecciones generales, autoerigirse en candidato sin esperar a la designación real, tal como establece el artículo 99.1 de la Constitución y el ninguneo de su figura en la Cumbre del Clima.

Los días 2 y 3 de noviembre de 2008 escribí un artículo sobre el sugerente asunto:

MIS RELACIONES CON LA MONARQUÍA

El Partido Comunista de España fue legalizado el 9 de abril de 1977, a última hora de la tarde. Era sábado de gloria y el Gobierno de Suárez aprovechó la circunstancia para poner en marcha una decisión que estimaba imprescindible, pero consideraba arriesgada. Fue una evaluación correcta. Lo primero que se encontró el presidente del Gobierno, Adolfo Suárez al incorporarse a su despacho el lunes, 11, fue la carta de dimisión del ministro de Marina, Gabriel Pita da Veiga. Para encontrar un sustituto, el teniente general Gutiérrez Mellado tuvo que llamar a un almirante en la reserva, Pery Junquera, que entonces era presidente de Transmediterránea.

EL martes, 12, en la reunión del Consejo Superior del Ejército, los mandos militares expresan su malestar por la medida del Gobierno.

El jueves, 14, el PCE iba a celebrar la primera reunión de su Comité Central en la legalidad. Advertido por José Mario Armero de cómo estaba el patio, su secretario general, Santiago Carrillo Solares, convocó una rueda de Prensa en la sede que entonces tenía el partido en la madrileña calle Virgen de los Peligros. Los asombrados periodistas vieron que junto al secretario general había dos banderas: la roja del partido y una roja y gualda que Jaime Ballesteros había salido a comprar a toda prisa.

Carrillo explicó que el PCE aceptaba la monarquía, la unidad de España y la bandera. Con estas palabras:

«Si la Monarquía continúa obrando de manera decidida para establecer en nuestro país la democracia, estimamos que en unas futuras Cortes nuestro partido y las fuerzas democráticas podrían considerar la Monarquía como un régimen constitucional[…] Estamos convencidos de ser a la vez enérgicos y clarividentes defensores de la unidad de lo que es nuestra patria común […] En tanto que representativa de ese Estado que nos reconoce, hemos decidido colocar hoy aquí, en la sala de reuniones del Comité Central, al lado de la bandera del partido, que sigue y seguirá siendo roja, la bandera del Estado español».

El 22 de julio, en el acto solemne de inauguración de las Cortes Constituyentes, los 20 diputados comunistas se levantaron y aplaudieron a los Reyes mientras los socialistas afectaban indiferencia.

Seguramente Carrillo no lo sabe, o tal vez por razón de la edad ya se le ha olvidado, pero aquel fue su momento de gloria, aunque fuese inducido por el miedo. Aquellas palabras fueron un terremoto político. El desconcierto cundió por igual entre los militares y las bases comunistas. Este blogmaster lo vivió en la célula de Sarriko, la Facultad de Ciencias Económicas de Bilbao, que se reunió para analizar las circunstancias. El camarada Benigno Valdés se había encargado de ir a la sede que el Comité Central del Partido Comunista de Euskadi tenía en Bilbao, en la calle de la Ribera, a exigir explicaciones. Beni era un militante ejemplar, disciplinado y además tenía un pedigrí del que carecíamos casi todos los demás. Había sido represaliado y era hijo y nieto de comunistas asturianos.

El caso es que Beni volvió después de hablar con Ramón Ormazábal, que era el secretario general del PC de Euskadi, y reunida en el Aula de Cultura la célula (en metamorfosis hacia el estadio de agrupación) Chuchín, Begoña, Rosetta, Rafa, Juantxu, Juan Carlos, Alberto, Rafa, Pedro Pablo y yo mismo, Beni nos trajo la palabra revelada. Y dijo:

“Camaradas, ya lo he entendido”. Y empezó a explicarnos las circunstancias en las que se había tomado la decisión, la reunión de la víspera del Consejo Superior del Ejército, los mensajes angustiados de Suárez a Carrillo y un rico anecdotario en torno al tema. En realidad, nos parecía bien la unidad de España. Hablábamos de la autodeterminación, pero era una pose estética, más que política y en aquel abril del 77 nos parecía que el independentismo no sería nunca una postura mayoritaria en Euskadi.

Lo que más nos preocupaba era la forma de Gobierno y la bandera. El camarada Beni trajo gran consuelo a nuestros atribulados espíritus con el argumentario que le había proporcionado Ormazábal, asistente a la reunión del CC. Fueron las mismas razones que Carrillo repitió a lo largo de los meses siguientes, un rosario de analogías y sofismas de muy aparente consistencia: No se trataba, en realidad, de que dejáramos de ser republicanos. Lo que pasaba era que las cosas estaban como estaban y después de todo, ¿qué era más progresista y más democrática, la monarquía sueca o una república bananera, ein? Todos convinimos en que, efectivamente, preferíamos ser monárquicos suecos antes que republicanos nicaragüenses, dónde íbamos a comparar. Hay que advertir que el presidente de la República era Somoza y faltaban dos años para que tomara el poder el Frente Sandinista y fuese proclamado presidente Daniel Ortega, que ha resultado ser un corrupto, pederasta, violador y liberticida, aunque no sé si Gaspar Llamzares estará de acuerdo con esto.

Esta era una forma de razonamiento imposible, en la que defendíamos dos posiciones a la vez, nuestra condición republicana y la subordinación de la misma a intereses superiores, pero más de 30 años después, sigue gozando de mucho predicamento en la izquierda esta actitud epistemológica. Resolvimos de análoga manera la cuestión simbólica: nuestra bandera, sentimentalmente, seguía siendo la tricolor republicana, pero había que tener en cuenta que ésta fue un invento de la Segunda República, porque en la Primera había seguido vigente la bandera roja, amarilla y roja. Y además, qué más daba, si en el fondo una bandera es un trapo. Y nos fuimos a comer con el alma reconfortada y los conceptos en orden.

Fue así, queridos y queridas, como un republicano melancólico se hizo monárquico práctico. Las razones prácticas fueron cobrando peso a medida que se desarrollaba el periodo más largo que España había vivido en democracia en toda su historia. Las razones por las hoy votaría en un hipotético referéndum Monarquía frente a República, siguen siendo de este orden. Lo explicaba Woody Allen al final de Annie Hall:
“…recordé aquel viejo chiste, aquel del tipo que va al psiquiatra y le dice: “Doctor, mi hermano está loco. Cree que es una gallina”. El doctor le contesta: “¿Lo ha llevado a un médico?”. Y el tipo le dice: “Lo haría, pero necesito los huevos”. Pues eso, más o menos, es lo que pienso sobre las relaciones humanas, ¿saben? Son totalmente irracionales, locas y absurdas, pero… supongo que continuamos manteniéndolas porque, la mayoría, “necesitamos los huevos”.
Eso es lo que a mí me pasa con la monarquía. La racionalidad está reñida con un concepto dinástico y no electivo, pero necesitamos los huevos y una figura políticamente irresponsable (Artículo 56.3 de la Constitución española) es un elemento de moderación que hace posible la convivencia. La clase política, un suponer. Imaginen qué candidatos podrían presentar el PSOE y el PP a la Presidencia de la República y tiemblen después de haber reído.”

O sea, miren la foto.

Mis relaciones con la Monarquía (continuación)

Por eso, a mí me parece que los miembros de la familia real no deberían pronunciarse sobre las cosas de la vida (política, se entiende). No se trata del grado de acuerdo que uno tenga con las opiniones de la Reina. Este blogmaster coincide con Doña Sofía en unas cosas y discrepa en otras. Como le pasa con su propia familia y con sus mejores amigos. La cuestión es si es pertinente que exprese esas opiniones en público y creo que no. Hay asuntos que es mejor sobreentenderlos. Ella no es la esposa del presidente de la República y ese es precisamente el valor de la institución en opinión de este monárquico sobrevenido.

Se ha creado alguna polémica por la sensibilidad del hiperactivo lobby gay, pero hay más asuntos chocantes. Por ejemplo, sus simpatías por unos presidentes (González y Zapatero) y su condescendencia compasiva con el pobre Aznar, tan serio. O, peor aún, sus incursiones en política exterior. Sobre Putin: “Putin es muy autoritario. Él conoce su país, y quizá Rusia necesita que la gobiernen con mucha autoridad…”.

O sobre Bush:

“Por muy horribles y asesinos que fuesen los atentados terroristas del 11-S, no justifican lo que vino después: Afganistán, Irak… Han creado un infierno sin salida. Me pareció muy bien que Bush fuese a la zona cero a dar las gracias y a animar a los bomberos y voluntarios… Y se puede entender que les prometa que hará justicia. Pero ¿meter a todo su país y a un montón de países aliados en unas guerras de venganza y destrucción? ¡No puedo entenderlo! ¿Quién le asesoraría para tomar tales decisiones?”. Dicen que ‘los halcones’, como si con eso estuviese dicho todo…”.

Centrémonos en Bush, que tiene más morbo. No importa el grado de acuerdo que ustedes tengan con las opiniones contenidas en este párrafo. Ella no debió decirlo para ser publicado y trataré de explicar por qué. El 24 de noviembre de 2004, los Reyes viajaron a Estados Unidos para reunirse con el presidente y su mujer en el Rancho Crawford que los Bush tienen en Texas. El propósito del viaje era tratar de enmendar las insuficiencias de Zapatero en sus relaciones exteriores. Si ustedes se molestan en consultar la hemeroteca, verán que aquel mismo día, el presidente del Gobierno recibió a Hugo Chávez en La Moncloa. Una vez allí, el espadón venezolano no tuvo más que seguir la senda que le había marcado el ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, para acusar al expresidente Aznar de haber apoyado el golpe de Estado organizado contra él en 2002.

No sería justo decir que Zapatero no había colaborado en la ofensiva diplomática que llevó a los Reyes al rancho Crawford. Trece días antes, mientras José Bono se llevaba a Bush padre de caza, el presidente invitó a cenar al empresario venezolano Gustavo Cisneros, muy bien relacionado con la administración republicana de Washington.

No sólo. Cisneros era también muy amigo de Bush padre y, según la revista Newsweek y ocho mil fuentes más de Google, el artífice del fallido golpe contra Chávez. Era también amigo de Felipe González y fue su grupo quien se adjudicó en 1984 Galerías Preciados después de la expropiación de Rumasa por 216 millones de pesetas. Tres años más tarde, Cisneros vendió Galerías al grupo británico Muntleigh por 30.000 millones.

Volvamos al hilo del relato. No parece probable que la Reina expresara este parecer durante su visita a Texas. No tocaba. La cuestión es por qué ha podido pensar que ahora sí. ¿Por qué a Bush le quedan dos días? La Reina no tiene función constitucional, pero debe administrar muy cuidosamente su libertad de expresión. Lo ha hecho de manera ejemplar durante los 33 años precedentes y desde antes. Hay empleos que no admiten la jubilación. Un dirigente de un partido político puede plantarse, entregar el carné o no, renunciar a toda aspiración y escribir unas memorias que no dejen títere con cabeza. No en el caso de los presidentes del Gobierno. Por eso caen tan mal los aterrizajes de Aznar sobre las cosas de la gobernación del país. Por eso deberían caer mal las desdichadas gracias de González sobre los fideos que en su opinión se le caen de la boca a Rajoy.

Tampoco las reinas se jubilan. En la misma entrevista, Doña Sofía niega tajantemente la posibilidad de que el Rey abdique:

“¿Abdicar? ¡Nunca! El rey no abdicará jamás. Ni lo hablamos nunca. Se da por sobrentendido que reinará hasta la muerte”.

Hasta entonces, ella será la Reina de España y no hay razón para que unas declaraciones entorpezcan con Putin mañana lo que ayer pudo hacer con Bush. Hay más errores. Haber creído que Pilar Urbano es una periodista de cámara o cortesana, aunque a veces pueda parecerlo. Mientras preparaba “Con la venia: yo indagué el 23-F”, acudió a entrevistarse en varias ocasiones con el todavía teniente coronel Tejero en el castillo militar de Ferrol en el que estaba preso. La periodista le hacía la cama (oh, qué gran polisemia) al militar golpista mientras se ganaba su confianza.

Luego es, como ha declarado Iñaki Anasagasti en la más afortunada expresión que le he oído nunca, “una periodista sacacorchos”, a veces creativa, baste recordar aquella imagen conyugal que describía al superjuez Garzón en ‘El hombre que veía amanecer’: sentado en el borde de la cama, Garzón se había quitado un calcetín y, antes de quitarse el otro, inicia una conversación con Yayo, su mujer que va a dar comienzo a su colaboración con Felipe González y a lo que vino después. 

Ayer vi ‘La Reina muy de cerca’, el libro, en un escaparate. El título aobre un retrato de Doña Sofía y debajo, en un lugar muy apropiado para que aparezca la autoría, un nombre y su apellido, hay algo más: un relato que compite en brevedad y sustancia con el legendario dinosaurio de Monterroso: “Pilar Urbano vuelve a Palacio”.

A este error le sigue otro: un comunicado de la Casa Real que recuerda los razonamientos imposibles de la célula comunista de Sarriko respecto a la Monarquía. Debo aclarar aquí que esta martingala del pensamiento se la debíamos a Carrillo, que cuando vieron la luz las memorias de la clandestinidad de Jorge Semprún, ‘Autobiografía de Federico Sánchez’, negó haberlo leído, al tiempo que afirmaba que la imputación que le hacía el autor sobre la noche que estuvo en capìlla Julián Grimau, era completamente falsa. También la Casa Real está en dos posiciones antagónicas al mismo tiempo: 

“Las supuestas afirmaciones que se han realizado en el ámbito privado no se corresponden con exactitud a las opiniones vertidas por la reina, como oportunamente se le ha hecho saber a la autora”

¿Ámbito privado con una periodista que la está entrevistando para un libro? Pilar Urbano, que no es una cronista cortesana, se presentó el sábado en La Noria, ese inenarrable programa de Tele-5 para defender su libro que se venderá como rosquillas. Hay en él algunas preguntas notables: “¿Está a favor del aborto?” “¿Y de la eutanasia?” Por lo visto, algunas gentes esperaban que contestara que sí con entusiasmo. La autora no le hizo la pregunta clave: “¿Está usted a favor de la República?” Su respuesta habría acabado de convencer a algunos de que la Reina de España no es una mujer progresista.

Las reacciones políticas han sido curiosas. El portavoz del PP, Esteban González Pons, ha criticado las declaraciones y han caído sobre él granizos como melocotones desde su partido y desde el PSOE, que le ha exigido rectificación inmediata. Curiosamente, el Gobierno la ha defendido de algo que nadie había cuestionado. La vicepresidenta De la Vega eludió hablar de la cuestión para afirmarse en un terreno que nadie discute:“La Reina de España es muy respetada y querida dentro y fuera de nuestras fronteras”, ha explicado la vicepresidenta, porque en los últimos 30 años, en la reciente historia española, “ha desempeñado su tarea de manera impecable”.

Siempre en vanguardia, el presidente Zapatero dijo:

“los españoles pueden sentirse muy orgullosos de cómo la Reina ejerce su función constitucional, de una manera, ejemplar, con dedicación y entrega”.

Sorprendido, he consultado la Constitución Española que voté hace 30 años para saber cuáles son las funciones constitucionales que Doña Sofía ejerce tan ejemplarmente, en opinión del presidente del Gobierno. Y he leído:

Art. 58.- La Reina consorte o el consorte de la Reina no podrán asumir funciones constitucionales, salvo lo dispuesto para la Regencia.

Como saben ustedes, y si no para eso está el artículo 59.1, para explicarlo, la Regencia no ha sido ejercida, ni puede serlo en el futuro por Doña Sofía, porque requiere un supuesto que ni se ha dado, ni se dará.

Art. 59.1.- Cuando el Rey fuere menor de edad, el padre o la madre del Rey y, en su defecto, el pariente mayor de edad más próximo a suceder en la Corona, según el orden establecido en la Constitución, entrará a ejercer inmediatamente la Regencia y la ejercerá durante el tiempo de la minoría de edad del Rey.

Publicado en . | 56 comentarios

Ya empezamos

El primer día del cole los niños suelen estar algo revueltos, hacen carreras y se pelean un poquito para hacerse con el pupitre de los otros. Ahora, ya no está Don Mariano y campa por sus respetos la liga de los sin bata. Así que hubo un poco de bronca, principalmente entre Ciudadanos y Vox, digamos Marcos de Quinto y Luis Gestoso, que se resolvió con algún empujón que otro. Parece que Cs estuvo más rápido  y llegó a madrugar el escaño que  ocupó  en la legislatura pasada Pablo Iglesias.

Una pasión algo tonta en cualquier caso, porque esos no van a ser sus escaños definitivos; si lo fuesen ya se encargaría la marquesa de enviar a los competidores detrás de la columna en la que invisibilizó a la novia anterior de su sultán.

La sesión fue un aperitivo del caos en que se va a convertir la legislatura. El PP trató poner coto al espontaneísmo desenfadado de sus señorías, pidiendo a las recién estrenadas presidentas del Congreso y el Senado que mantuvieran las fórmulas de acatamiento en los términos señalados por los respectivos reglamentos. Pero ni Meritxel, ni Pilar Llop quisieron darse a esas razones y citaron la sentencia del TC y otras fuentes. Hay que preguntarse por qué se buscan añadidos a una fórmula simple, sin reservas mentales, como dijo Álvarez de Toledo, salvo que las presidentas estén presas del síndrome González Ruano cuando preguntaba a su secretaria tras dictarle un artículo: “¿Está claro? Pues oscurezcámoslo”.

Estuvo impecable Inés Arrimadas al afear a Meritxell su permisividad con fórmulas que negaban la democracia española, invocaciones a presos políticos y exiliados: lo llaman flexibilidad pero se parece mucho a la prevaricación. Laura Borrás juró por todo ello y a la espera de la república catalana, pudiendo haberlo hecho por el Código Penal que recoge los cuatro delitos de corrupción por los que será procesada. Todo empezó, conviene recordarlo, con el “por el imperativo legal”, que acuñó H. Batasuna y le copió buena parte de la Cámara. Los podemitas prometieron por lo convencional, aunque sus Pisarellos y otras excrecencias catalanas lo hicieron por las 13 rosas y me malicio que Errejón tuvo que estar tentado de responder: “Se lo juro por Snoopy”.

Fue difícil seguir los acatamientos, en parte porque sus señorías no conectaron sus micrófonos, quizá porque TVE aplicó el mismo tratamiento que en las finales de la Copa del Rey, que emborronan el sonido ambiente para que no se oigan las pitadas.

Hubo cordón sanitario ma non troppo, porque el PSOE se votó a sí mismo en la vicepresidencia primera y Vox puedo alzarse con la cuarta. Faltó unidad en el constitucionalismo. Quienes se abonaron al cordón fueron los nacionalistas, a los que tira más que al legendario tonto el lápiz. El PNV firmó en agosto de 1998 con EA  y la banda terrorista ETA el más infame cordón que se ha visto en democracia: un documento en el que asumen “el compromiso de romper con los partidos (PP y PSOE) que tienen como objetivo la construcción de España y la destrucción de Euskal Herria”. Es lo que ahora, en términos más vagos hace uno de los partidos proscritos hace 20 años. Bueno, no del todo. El doctor Sánchez negocia con ellos cuando los terroristas ya no matan.

Publicado en . | 89 comentarios