Profesores de la Universidad española: sobre Cataluña

MANIFIESTO DE PROFESORES DE UNIVERSIDADES ESPAÑOLAS SOBRE LA SITUACIÓN EN CATALUÑA

En estos momentos graves para nuestro país y para todos aquellos que creemos en la vida civilizada, deseamos alzar nuestra voz en defensa de la democracia española y de la convivencia interna entre nuestros compatriotas de Cataluña y de toda España. Entendemos que una sociedad civilizada en la Europa del siglo XXI sólo puede basarse en el respeto a las normas que nos hemos dado democráticamente, empezando por la Constitución de 1978 (y siguiendo, en lo que a Cataluña respecta, por su Estatuto de Autonomía). Por desgracia, como podemos ver estos días, el Gobierno autonómico y los grupos secesionistas representados en el Parlamento catalán, subvirtiendo las reglas más elementales del constitucionalismo y abusando del poder que las leyes les han conferido, no han dudado en traspasar todos los límites de la legalidad y de la decencia para, apelando al fundamentalismo de un inexistente “derecho a decidir”, dividir a la sociedad catalana e impedir el ejercicio de los derechos de las minorías parlamentarias, poniendo en riesgo la convivencia y la paz civil.

No es preciso ser especialistas en Derecho Constitucional o en Historia Contemporánea para saber que no hay democracia sin sujeción a la ley y que los nacionalismos del siglo XX llevaron al mundo a dos guerras apocalípticas y hundieron a Europa en la barbarie. Apelando a esas experiencias históricas, entre las que se incluyen las no menos dolorosas por las que atravesó nuestro país en el siglo pasado y sobre todo a la defensa de la democracia que tanto nos costó conquistar, los abajo firmantes, profesores de diversas universidades españolas, hacemos un llamamiento a los catalanes sensatos y a todos los españoles de buena voluntad para que rompan su silencio y no miren con distanciamiento o indiferencia una situación en la que nos jugamos el ser o no ser de la democracia española. En una coyuntura tan delicada como la que atravesamos no es el momento de partidismos ni de cálculos políticos a corto plazo. Es hora de que todos nosotros, en la medida de nuestras posibilidades, nos movilicemos para exigir al Gobierno de España, a todas sus instituciones y partidos democráticos, que actúen con la máxima celeridad, firmeza y determinación para proteger los derechos de todos. Por tanto requerimos al Gobierno para que, como poder ejecutivo, haga uso de la fuerza legítima que al Estado le corresponde en exclusiva, de tal manera que las resoluciones judiciales no caigan en el vacío con el consiguiente daño para Estado de Derecho. Para ello, les pedimos que no duden en recurrir a todos los medios constitucionales sin excepción para salvaguardar las instituciones democráticas y la unidad de nación española consagrada en nuestra Constitución, impidiendo la celebración de un falso “referéndum” ilegítimo e ilegal, poniendo a disposición de la justicia a los responsables de este atropello a la democracia y haciendo que recaiga sobre ellos todo el peso de la ley. En consecuencia, pedimos también a los partidos políticos y a la sociedad civil que respalden una acción estatal absolutamente necesaria para una convivencia pacífica y democrática.

 

 

 

 

 

Lista provisional de firmantes:

 

  1. Fernando Savater Universidad Complutense de Madrid).
  2. Ángel Viñas (Universidad Complutense de Madrid).
  3. Juan José Solozábal Echevarria (Universidad Autónoma de Madrid)
  4. Juan Pablo Fusi (Universidad Complutense de Madrid)
  5. Fernando García de Cortazar (Universidad de Deusto).
  6. Gabriel Tortella (Universidad de Alcalá).
  7. Félix Ovejero (Universidad de Barcelona)
  8. Jon Juaristi (Universidad de Alcalá)
  9. Javier Fernández Sebastián (Universidad del País Vasco-UPV/EHU)
  10. Javier Tajadura Tejada (Universidad del País Vasco-UPV/EHU
  11. Y otros 127 firmantes más, de momento.
Anuncios
Publicado en . | 43 comentarios

Lo intolerable

Ayer fue noticia el auto de una juez de Mallorca cerrando definitivamente el caso Alpha Pam, el senegalés que falleció de tuberculosis y que fue el pretexto para una tarea de agitprop insistente contra el partido que gobernaba la C.A. y que tuvo como víctimas propiciatorias al gerente del Hospital de Inca, nuestro querido Navarth, a la médico de Urgencias y al enfermero de Triaje.

La juez descarta que hubiese malas prácticas ni desatención a aquel enfermo. Aquello fue un caso político impulsado por Mes per Mallorca, Fina Santiago y Biel Barceló. Actuó como cómplice el consejero de Sanidad (del PP) Martí Sansaloni, que destituyó a Navarro y a los dos profesionales citados. También o transformaron en arma política Alfredo Pérez Rubalcaba y Rafael Simancas en el Congreso de los Diputados. En el periodismo cabe destacar la razón social La Sexta y su director.

En el mes de enero de 2016, presentaron al nuevo diputado de Ciudadanos por Mallorca, Fernando Navarro, con la foto que ven arriba: “Fernando Navarro, el gerente que pudo salvar a Alpha Pam”. En el plano inmediatamente anterior se ve a Fernando Navarro entrando por una puerta en la que se ha sobreimpresionado: “Navarro El Gerente”. A continuación, sale la imagen de esta concentración  de personal ante la fachada del hospital de Inca, mientras la voz en off dice: “Estas concentraciones marcan la vida profesional de Navarro hasta a su llegada al Congreso. Hace tres años, un senegalés… ” Estas imágenes van seguidas por otras de protestas en Madrid por los recortes de la Sanidad.

Qué pena que las imágenes no se correspondan con el texto, porque los manifestantes no se han concentrado para protestar por la muerte de Alpha Pam, sino por la destitución de Fernando Navarro. ¿Quieres ustedes pruebas? Les daré una que no podrán refutar. Vean la imagen anterior explicada por la mismísima Sexta:

Es exactamente la misma foto, editada por la misma cadena casi tres años antes, en mayo de 2013. “No al cese, no al cese”, dice inequívocamente el teleprinter.

Este nivel alcanzaron la política y el periodismo en el caso Alpha Pam. Por eso no puedo aceptar en lo que a mí respecta el agradecimiento que expresaba ayer Fernando por “apoyo incondicional”. Total, sí, incondicional no. Estaba condicionado por los hechos y el respeto a la verdad que estaban claros desde que Fernando Navarro dio su versión que transcribimos puntualmente en este blog.

En su día anuncié que cuando todo terminara iba a llamar imbécil al consejo de Sanidad, contra el criterio impuesto por mí en este blog de prohibir los insultos. Añadí que si ello me costaba una querella por injurias diría en mi defensa: “exceptio veritatis, señoría”. Ha llegado ese momento. Sansaloni es un imbécil. Quiso poner como cortafuegos a tres profesionales que han sido exonerados por la justicia, pero la campaña política, que iba contra él y contra el Gobierno del que formaba parte, se lo llevó por delante.

ADDENDA.-Hace unos minutos he borrado una veintena de intervenciones del nick Colgunter en los que se despachaba contra tirios y troyanos, una dirigente del PP y remeros muy queridos y respetados en este blog: Luigi, Belisario, Kepaminondas, Agitprop y otros con insultos intolerables. Manifiesto mi perplejidad en lo que a mí atañe cuando dice que “al patrón (lo de los insultos) se la sopla”. Es radicalmente falso. Hace ya muchos años establecí como regla de obligado cumplimiento que no se admiten insultos, que cualquier argumento sería respetado, pero que para insultar hace falta quitarse la capucha, el anonimato que cubre el nick. Y luego otras dos condiciones adicionales: el insulto tiene que redimirse por el humor y el ingenio. Creo que está claro, ¿no?

Publicado en . | 133 comentarios

Interrupción pactada

 

Ayer se produjo un espectáculo notable en El Centro Aldabe de Vitoria, cuando se presentó la Policia Municipal con la orden de interrumpir el mitin que estaba impartiendo Anna Gabriel. Habían transcurrido 40 minutos del comienzo del acto y fue lo nunca visto. Los invitados inadecuadamente por el alcalde de Vitoria aceptaron gentilmente la invitación e pidieron a su audiencia que salieran a la calle donde continuó brevemente la función mientras los asistentes gritaban contra el lehendakari y su partido.

Las fotos muestran a una Anna Gabriel que sonríe, componiendo una imagen inédita en toda su carrera. Para interrumpir el acto bastó media docena de guardias que informaron a las actuantes de la prohibición judicial de aquel evento, lo que fue explicado a los asistentes con llamada a la calma: “no les vamos a regalar la imagen de tensión que quieren provocar” dijeron entre sonrisas para rematar con un eslogan publicitario: “pueden ilegalizar un acto pero no pueden ilegalizar a todo un pueblo”.

Más vale tarde que nunca, podríamos decir, después de haber visto como Puigdemont y la cuadrilla protagonizaban en la Tarraco Arena, que como su propio nombre indica se ubica enTarragona, se explayaban a gusto ante un auditorio que llenaba por completo el aforo. Uno comprende la prudencia del gobierno: por una parte, les venía de serie. Por otra, tiene que ser complicado desalojar a quince mil forofos enfervorizados. Lo que es menos comprensible es que desde el propio Ejecutivo se hubiera calificado el acto de “ilegal”. Es una palabra que obliga a hacer algo a quien la pronuncia si tiene mando en plaza. Ya que han bordeado la propuesta del apagón para el día del referéndum, lo que no impediría la votación aprovechando La Luz del día, pero que iba a complicar considerablemente la tarea del recuento.

Lo de forzar los límites de la legalidad es consustancial a estos procesos del nacionalismo exagerado. Ya pasó cuando el inhabilitado Arnaldo Otegi se jactó de su propia ilegalidad de la de su partido y la del acto en que participaba en el velódromo de Anoeta. A partir de entonces gozó de una legalidad de hecho hasta que fue detenido y condenado por su participación en Bateragune, el intento de reconstruir la ilegalizada Batasuna.

Por eso extraña la mansedumbre con la que Gabriel y su socia desalojaron sin un grito, sin quemar una foto del Rey y una bandera española, qué menos, salvo que lo hubieran pactado. Hay otro aspecto destacable en el asunto: la extraordinaria celeridad y competencia del Tribunal de lo Contencioso-Administrativo de Vitoria. La Delegación del Gobierno en el País Vasco había planteado una denuncia ante el juzgado de guardia, pero pensaron razonablemente que lo contencioso-administrativo iba a ser la vía expres para suspenderlo. Y así se hizo. El alcalde recibió el auto minutos antes de la hora fijada para el acto pero decidió permitir que arrancase antes de interrumpirlo.

Publicado en . | 111 comentarios

A media luz los tres

Ayer, después del cierre de mi columna tuvo lugar un hecho de cierta relevancia, el mitin de arranque de la campaña por el referéndum ilegal en el Tarraco Arena, la antigua plaza de toros de Tarragona. Viendo las fotos se entiende la dificultad de enviar unos antidisturbios para disolver a aquel ganado. Pero hubo una contradicción del Gobierno, que por parte de alguno de sus miembros había calificado el acto de ‘ilegal’ sin tratar de impedirlo. Lo de ayer recuerda el momento inicial del proceso de paz de Zapatero, aquel 14 de noviembre de 2004, cuando Otegi se subió al atril del velódromo de Anoeta y les dijo a los suyos: “Hoy, un dirigente ilegal de un partido ilegal celebra un acto ilegal”. El Gobierno de entonces tampoco hizo nada, aunque a los periodistas se les retuvo un cuarto de hora como medida de seguridad. Un paripé, porque aquel Gobierno era cómplice consentidor. Hubo mucho más ayer, aunque quizás hubieran debido cortar el fluido eléctrico al Tarraco Arena, que es una medida que a Puigdemont le pone; lo encuentra romántico. Lo que había escrito hasta el momento era lo siguiente:

A media luz los tres

Al final, lo que no se había movido en tantos meses está adquiriendo una muy estimable velocidad de crucero durante los últimos días. Uno no puede estar de acuerdo con la frase de Spengler: “al final es siempre un pelotón de soldados el que salva la civilización”. No es que niegue tajantemente semejante posibilidad, es el adverbio lo que jode el dicho. No siempre. A veces es un pelotón de jueces, pensaba uno ayer al tener noticia de las cuatro asociaciones de jueces existentes en España habían emitido un comunicado conjunto en el que sostienen que “Una autoridad que conscientemente se rebela contra la norma constitucional que la legitima pierde el carácter de autoridad y no tiene que ser obedecida. La desobediencia que desprecia las normas jurídicas que protegen la disidencia, no es un acto heroico sino totalitario”.

No se puede decir mejor ni más claro. La Asociación Profesional de la Magistratura, la Asociación Francisco de Vitoria, el Foro Judicial Independiente y Jueces y Juezas para la Democracia (sic en el original). Dicen los jueces españoles (y catalanes, por supuesto) que los ciudadanos no están obligados a cumplir las leyes de la decisión y los funcionarios sí están obligados a cumplir las leyes constitucionales y las resoluciones de los tribunales. Es más que el editorial conjunto.

En esto ayuda también el fiscal general Maza con su imputación a los alcaldes inamistosos. ¿Es una amenaza para los Ayuntamientos que se suman a a la sedición? Puede que sí, es sabido desde antiguo que el miedo guarda la viña y tengo ya escrito en las últimas semanas que la solución a este problema pasa porque el Estado de Derecho despierte más temor entre los tentados que las amenazas de los golpistas. La investigación y el llamamiento a declarar ante la Fiscalía podría ser un deseable pretexto para que los alcaldes menos empecinados se descuelguen del lío.

No se puede decir que Mariano Rajoy esté atenazado en días como estos por la indecisión o la parálisis. Uno no sabría decir qué efecto puede tener el anuncio del presidente de que pedirá al juez el corte del suministro eléctrico. Es verdad que la jornada electoral va a transcurrir a la luz del día, pero habría problemas para el recuento, a no ser que las papeletas se las traigan de casa, no solo imprimidas sino también escrutadas. El anuncio, junto a ha despertado una reacción de Puigdemont en las redes sociales: Considera “propio del siglo XIX cerrar una web” y respecto a la posibilidad del apagón: Si el Estado nos corta la luz “nos regalará una velada romántica”.

Con estos bueyes hay que arar. Mire, Puigde: En el siglo XIX y en la mayor parte del XX, no es solo que no se pudieran cerrar las web. No se podían ni abrir: el estado del arte no daba para tanto y ni siquiera existía Internet. Su otra afirmación es sin embargo bastante más acertada. Mírese a un espejo, y mire a sus socios principales: Oriol Junqueras y Anna Gabriel. Créame buen hombre: no sé si romántica, pero con esas compañías y para hacer esas cochinadas, mucho mejor a oscuras.

 

 

Publicado en . | 140 comentarios

Irene y su bipolaridad legal

 

Por primera vez en mucho tiempo hay motivos para pensar que el Estado de Derecho está empezando a afrontar con rigor el desafío que le tiene planteado a corto plazo el secesionismo catalán. El Constitucional ha suspendido la Ley de Transitoriedad. El Tribunal Superior de Justicia ha admitido a trámite la querella contra Puigdemont y los suyos por desobediencia, prevaricación y malversación de caudales públicos, lo que podría determinar para ellos penas de cárcel si fueran hallados culpables y last, but not least, la Fiscalía Superior de Cataluña ha llamado a los jefes de la Guardia Civil, la Policía Nacional y los Mossos para explicarles con detalle la problemática y como deben actuar en prevención de los delitos que puedan cometerse a propósito del referéndum ilegal del primero de octubre, en consonancia con las directrices del fiscal general Maza, a quien en Madrid empiezan a llamar Mazinger. Un juez suspende el acto por el referéndum amparado por Carmena. Los poderes del Estado se articulan en torno a la voluntad política y empiezan a funcionar todos como deben. Para que no se despisten los mossos el recado se lo han dado también por escrito: nueve folios impecables y rigurosos.

Irene Montero, ya ex Krupskaia, pero todavía portavoz, tuvo ayer una intervención magistral para resolver las dudas que pudiera tener el mayor Trapero después de oír al fiscal superior y de leerse los nueve folios citados. Los mossos, en opinión de esta desprejuiciada criatura, deben cumplir la ley y no cumplirla al mismo tiempo. O lo que viene a ser lo mismo: cumplir dos legislaciones a la vez (y no estar locos). Porque las leyes catalanas no son tales al haber sido suspendidas por quien tiene facultad para ello, que es el Tribunal Constitucional.

Si se siguen con atención las palabras de la moza puede observarse un cierto caos intelectual: “Los mossos deben cumplir con la Constitución y con los derechos humanos”, o alternativamente la Constitución y la legislación catalana (sic). Lo único que al parecer no deben cumplir son las sentencias de los jueces: . “Deben cumplir con las dos a la vez. La respuesta no debe ser judicial. No hay una respuesta judicial a la crisis catalana. Hay una respuesta que debe ser democrática”.

Sitúa a los mossos a medio camino entre el gato de Schrödinger (el gato está vivo y no lo está) y la incertidumbre del asno de Buridán, según el ejemplo de reducción al absurdo que propusieron contra el escolástico francés así llamado. El burro, póngase en su lugar al mayor Trapero, se encuentra entre dos montones de heno exactamente iguales en opinión de la antigua Krupskaia. Su incapacidad de elegir entre los dos, tan iguales, lo condena a morir de hambre.

En ningún caso debe tomarse esta metáfora como una falta del respeto que todo el mundo, y yo el primero, debemos al mayor Trapero. No olvidemos que el ruc es el animal totémico de los catalanes: es sufrido y trabajador, aunque no pueda considerarse como imaginativo o intelectual. La cabezada con orejeras que le pone el amo le ayuda a concentrarse y a evitar las distracciones.

 

 

Publicado en . | 188 comentarios

Teresa Castells, una mujer libre

Se llamaba María Teresa Castells Arteche y tenía 82 años. Era hija del notario Miguel Castells Adriansens, esperanza de la Democracia Cristiana Vasca que no llegó a cuajar. Se presentó a las elecciones de 1977  por Guipúzcoa, pero no obtuvo escaño. Era la de Castells una familia que repartía sus vástagos por todo el arco parlamentario, de esas que Víctor Márquez Reviriego bautizó con un genérico ‘bustélidos’. Su hijo mayor, Miguel Castells Arteche, fue parlamentario vasco y senador por Herri Batasuna.

Otros dos hermanos, José Manuel y Luis, se dedicaron a la Universidad. Las dos chicas, Mª Teresa y Carmen, fueron libreras en un tiempo en que esta era profesión de riesgo y trinchera de resistencia democrática: Teresa fundó Lagun en 1968, junto a su marido, José Ramón Recalde, y a Ignacio Latierro en la parte vieja donostiarra. Su hermana Carmen abrió poco después la librería Oroldi en Algorta. Recalde, fundador del FLP, contaba una divertida anécdota de una de sus entradas en Martutene; un delincuente común se le acercó para preguntarle si era verdad que su mujer era la hija del notario. Al responderle Recalde que sí, el mangui dijo con aire de admiración: “¡joder, tío, qué braguetazo!”

Lagun y Oroldi fueron trincheras, primero contra el franquismo, después contra ETA y sus extensiones batasunas. Los cachorros de la extrema derecha fueron relevados por los activistas de la ‘kale borroka’ que embadurnaban la librería de pintura roja y amarilla, estrellaban contra ella tapas de alcantarilla y le rompían el cristal del escaparate. 

Tras uno de aquellos ataques, 22 intelectuales y universitarios suscribieron un escrito para exigir responsabilidades al Gobierno vasco. Ardanza tachó de ‘anónima’ la carta, les negó la condición de vascos (viven en Madrid), de intelectuales y de universitarios. Y Arzalluz remató en su mejor estilo: “Han tenido que esperar a la agresión a una librería propiedad de los Sres. De Recalde (sic) para lanzarse a la protesta pública”.

La resistencia era una virtud moral. Lagun fue uno de los seis establecimientos que cerraron en protesta por los últimos fusilamientos del franquismo. Fueron los mismos que veinte años más tarde se negaron a la presión de Herri Batasuna para hacer una huelga general por la muerte de un etarra a quien le había hecho explosión la bomba que manipulaba.

El terrorismo les había marcado. El 14 de septiembre de 2000 Mª Teresa volvía con su marido a su casa de Igueldo cuando un terrorista disparó a Recalde en la mandíbula. Él contaba el momento en sus memorias, ‘Fe de vida’: “… sonó el disparo y sentí el impacto en la cabeza. Me volví y me dejé caer en el coche, sobre María Teresa. “¿Qué ha sido?” preguntó ella. “Un tiro”, contesté. “Pero ¿a quién han disparado?” “A mí”. Luego cuenta cómo subieron las escaleras hasta la primera planta. Él se sentó en una silla en la cocina y dio a su mujer el teléfono de Urgencias. María Teresa Castells, con la mano de su marido entre las suyas, le dijo para animarle y animarse a sí misma: “De un tiro en la boca no se muere nadie”, con una expresión que revelaba su carácter.

José Ramón murió el 17 de julio del año pasado y ella ayer, por el paro cardiaco que le sobrevino al sentir que se atragantaba en el restaurante donde comía. Era una mujer inteligente, bondadosa y culta. Hoy a las 10 de la mañana, su familia y amigos le han organizado una despedida en el tanatorio de Zorroaga. Que la tierra te sea leve, querida María Teresa Castells.

 

 

 

 

Publicado en . | 94 comentarios

Entre dos golpes

 

Tenía razón el presidente de la Junta de Galicia al decir que: «La aprobación de la ley del referéndum independentista es lo más grave que ha pasado en España después del 23-F». Quienes tengan la edad suficiente recordarán, y si no para eso están las hemerotecas o uno mismo, que aquella noche larga empezó a desaguar por la mañana, cuando los guardias de Tejero se descolgaban por las ventanas del Congreso y el golpista Pardo Zancada firmaba con el teniente coronel Fuentes Gómez de Salazar las condiciones para la rendición de los asaltantes, lo que se llamó ‘el pacto del capó’ por haberse firmado en la cubierta de un Land Rover. En lo esencial era la discreción en la salida de Tejero del Congreso (sin cámaras) y la impunidad para los guardias de teniente para abajo.

Fue el aspecto más lamentable del asunto, aunque aún puede ser superado por el desenlace previsible cuando se frustre el golpe que los sediciosos catalanes están desarrollando desde el miércoles de la semana pasada. El consejo de guerra celebrado en Campamento en 1982 condenó a distintas penas de cárcel a 29 militares y a un civil. Cada vez son más los ciudadanos españoles partidarios de que los golpistas catalanes sean procesados y condenados, como Companys y su Govern en junio de 1935. ¡Y Companys había proclamado su estado dentro de la República federal española!

El golpismo debe pagarse con cárcel y que los agentes de la Justicia fueran precisamente los Mossos d’Esquadra. Bastarían docena y media de procesados: un presidente, un expresidente, consejeros, exconsejeros, parlamentarios y esa tipa que detenta la Presidencia del Parlamento y que llevaba las instrucciones del golpe por escrito.

Cataluña está gobernada por una cuadrilla de delincuentes que esperan salirse de rositas por esto y por el 3%, la cifra cabalística de lo que ellos consideran su nación. Ya no hay barreras, códigos morales ni respeto a la ley. Este fin de semana los cabecillas gritaban con entusiasmo ‘no tinc por!’ como lo hacían sus seguidores tras el atentado de las Ramblas. Hay una diferencia: los manifestantes mentían tratando de conjurar la jindama. Esta tropa dice la verdad: no tienen miedo porque cuentan con la impunidad. Por eso la chusma se pone farruca ante la Guardia Civil. No tienen miedo y deberían tenerlo.

No van a poder celebrar su referéndum. Rajoy lo impedirá, como cualquier otro presidente en su lugar, porque permitirlo sería el suicidio del Estado. El problema es que hay mucha voluntad apaciguadora que propone un diálogo para compensar a los golpistas por las buenas lo que no pudieron conseguir por la brava: aliviar la frustración de tantos catalanes de buena fe que han ido detrás de la chusma. No hubo buena fe. Sebastian Haffner describía la frustración de tantos buenos alemanes que se echaron a la calle tras los nazis: «ese rasgo delirante, esa locura fría, esa determinación ciega, imparable y desaprensiva de querer lograr lo imposible, la idea de que “justo es lo que nos conviene” y “la palabra imposible no existe”. Es evidente que este tipo de vivencias traspasan la frontera de lo que los pueblos pueden vivir sin sufrir secuelas emocionales». Tómese como analogía.

Hoy, en la Diada, Mas sigue limosneando para que los más tontos de sus adeptos le paguen a escote los cinco millones largos de euros que el Tribunal de Cuentas les exige a él y a sus secuaces. ¿Será posible que ninguno de sus paganos haya levantado la voz para exigirles que se nieguen a pagar?¿Qué tiene el Tribunal de Cuentas para infundirles el respeto que no guardan al Constitucional o al Supremo?

 

Publicado en . | 114 comentarios

Los pimientos

Hoy toca embotado de pimientos. Vean la materia prima que ayer cultivada personalmente por él en Colindres que me regaló Juanjo Susinos. Pimientos de Isla y de la variedad Asta de Buey. Anoche cené dos huevos fritos con un pimiento de Isla cortado en tiras, en sartén, con poco aceite y un ajo fileteado a fuego lento. No tengo palabras.

A la izquierda, el primer tarro. Junto con todos sus iguales irá al congelador a la espera de que le llegue su hora.

 

Publicado en . | 83 comentarios

Dos portavoces

Ayer, en mi columna deEl Mundo del País Vasco

En el mismo día venían a expresarse ayer los dos últimos portavoces del Gobierno vasco: Idoia Mendia y Josu Erkoreka. Los dos han ejercido con solvencia su función. Ajuria Enea había tenido un gran portavoz en Josu Jon Imaz. Ibarretxe, gran especialista en opciones improbables, lo sustituyó por Miren Azkarate y esto hizo que su sustituta, la socialista Idoia Mendia, se luciera en el cargo, aunque solo fuera por comparanza.

Ayer expresaron Mendia y Erkoreka sus respectivos pareceres con respecto al disparate catalán. La que fue portavoz con Patxi López ha calificado justamente de ‘esperpento’ el debate en el Parlamento catalán y recordó que hasta 2009, concretamente hasta el 1 de marzo en que se celebraron las elecciones autonómicas Euskadi “seguía la misma tendencia suicida que ahora sufre Cataluña”. Tiene razón y uno recuerda haberle oído una valoración semejante a Erkoreka en septiembre de 2012, cuando Mas empezó a demostrar a Cataluña y a España entera que lo suyo no era muy normal: “Esto ya lo vivimos nosotros con Ibarretxe”.

Solo el empecinamiento del lehendakari Juan Josué en sus dos últimas legislaturas (2001-2009) hizo posible que el PNV perdiera el Gobierno vasco. Es verdad que fue el partido más votado y con mayor representación parlamentaria (30 escaños), pero la locura del hombre que admitió bautizar con su nombre su plan soberanista fue el único factor que hizo posible una alianza que en otras condiciones habría sido improbable: que el PP sumara sus 13 escaños a los 25 del PSE para llevar a López a Ajuria Enea. Patxi no fue un gran lehendakari pero tuvo la ventaja de sustituir a Ibarretxe y hace ya tiempo que las virtudes resaltan en la comparación, de análoga manera que uno debe recordar con una cierta admiración intelectual a Ibarretxe si lo compara con los dos últimos presidentes catalanes, dos dechados de incompetencia y mediocridad. Frente a esta pareja uno piensa en el lehendakari vasco y su figura se agiganta hasta recordar a Churchill.

Artur Mas, que se creyó Moisés en su intento de romper la unidad de España para descubrir la tierra, rompió la coalición con la que había gobernado y rapiñado tantos años su antecesor, el patriarca fundador. Después acabó con el propio partido y su sucesor está a punto de rematar tan brillante faena. Las experiencias del País vasco en la primera década de este siglo y la de la Cataluña que implosiona ante nuestros propios ojos vienen a demostrar que los deseos de lo mejor improbable son enemigos de lo bueno que es posible.

Los nacionalistas vascos pagaron la factura y no parecen dispuestos a repetir la experiencia, ni a ceder el papel hegemónico en la familia nacionalista a los antiguos batasunos, como Puigdemont va a hacer en el mes que viene con Esquerra Republicana. Están asistiendo al proceso catalán como observadores interesados y el lenguaje ambiguo que les es característico. Pero van a esperar a ver como se resuelve el reto independentista catalán y solo en el caso de que en octubre, una vez fracasada la intentona, se impongan las ideas partidarias del apaciguamiento, de darles contrapartidas para calmarles el disgusto empezarán a reclamar un tratamiento distinto a la autonomía vasca.

 

 

Publicado en . | 28 comentarios

El hombre orquesta de Morricone

Al colega Paco Reyero, cuya devoción por Clint Eastwood me ha proporcionado una lectura feliz este verano

Mi amiga Blanca Gallo me ha enviado desde Covarrubias este sorprendente video de un viejo que se constituye en banda sonora de La Muerte tenía un Precio. Véanlo y disfruten. Lamentablemente no he podido saber cómo se llama el prodigioso hombre orquesta. ¿Alguien tiene alguna pista?

Publicado en . | 88 comentarios