Trinos y rebuznos/Andaluces de Jaén

El líder de la oposición, Pablo Casado, planteó al presidente uno de los miércoles pasados, una pregunta que no debió de ser del agrado del interpelado a juzgar por su respuesta: “la respuesta a su pregunta, señor Casado, se la van a dar los andaluces y las andaluzas el próximo 2 de diciembre, y ya le adelanto que la respuesta que va a recibir no le va a gustar”. Donde se vio que el doctor Plagio tampoco está dotado como profeta, aunque su augurio fue acogido por un aplauso entusiasmado y sonriente de su Calvo y su Lastra. No es que al PP le sobren los motivos para la alegría tras haber perdido siete escaños, pero algunos tiene si se compara con los 14 que ha perdido el socialismo, que junto con ellos ha perdido la capacidad de gobernar Andalucía después de 40 años.

Las elecciones eran una prueba para la política nacional, la primera para el presidente del Gobierno y para el líder de la oposición y tal como explicó en mi blog Luigi con su prodigiosa capacidad de síntesis, “las elecciones en Andalucía son un Despeñapedros”.

Guillermo (@FAHRT4) no parecía alarmado por los resultados: “PdrSchz ha conseguido en 5 meses lo que no había podido el PP en 36 años. Todo en orden. Seguimos para bingo. Y todavía hay gente que le pide elecciones. No. Dejémosle que termine su trabajo, ya le queda poco”.

Poco antes de comenzar la campaña electoral, la ministra de Justicia había acusado el PP en el Congreso de “poner en peligro la convivencia” al competir “la derecha, la extrema derecha y la extrema-extrema derecha”. O sea, el PP, Ciudadanos y Vox. ¿A cuál de estos tres partidos se refiere exactamente Susana Díaz al invitar a los constitucionalistas a hacer un cordón sanitario para aislar a la extrema derecha?

El marqués de Galapagar tiene más claras las ideas: a los tres, es decir, a la democracia. Solo así puede entenderse que sacara a sus hordas a la calle, con sus banderitas tricolores para protestar porque un partido legal ha concurrido a unas elecciones y ha ganado 12 escaños y ese partido no les gusta. ¿Dónde se ha visto? Monoculus lo decía en mi blog:Lo curioso es que fue Pablo iglesias quien lanzó la noche electoral una llamada a la violencia. Pero el extremista es Abascal, ojo.

Anuncios
Publicado en . | 90 comentarios

Una carta para espabilar a Pablo Iglesias (empeño heroico)

Juan Manuel Jiménez Muñoz es un médico y escritor malagueño que debió de sentirse muy perplejo cuando Sedella, pueblo que conoce bien se acostó rojo y se levantó facha por usar la terminología del marqués de Galapagar. ¿Cómo puede ser? se pregunta y para lo entienda Iglesias, le ha escrito una carta abierta en su cuenta de Facebook, de la que se hace eco El Mundo. Impecable.

CARTA ABIERTA A PABLO IGLESIAS

Hoy, a tan sólo unas horas de que el pueblo andaluz haya dicho ¡BASTA YA! a 40 años de Régimen Monocolor, cuando las trituradoras de papel están echando chispas en todos los despachos de la Administración andaluza y cuando Pablo Iglesias anda en Madrid, estupefacto, preguntándose qué coño habrá pasado aquí para que el avance fascista haya sido tan rotundo, yo le voy a dar unas claves para que reflexione.

Mire usted, señor Iglesias. Vivo a temporadas en un pueblecito de Málaga que se llama SEDELLA. Son pocos habitantes en Sedella, pero magníficas personas. Tendría usted que conocer el pueblo. Por sus gentes, por su gastronomía y por sus vistas a la Tejea. Yo le invito a mi casa. También a Irene.

Sedella tiene un alcalde de Izquierda Unida porque 6 de sus 7 concejales son de Izquierda Unida. Y la gente quiere a su alcalde porque da trabajo y porque se preocupa por el pueblo.

Ningún concejal de Vox hay por allí que pueda molestarle a usted, señor Iglesias. Nadie de Ciudadanos. Nadie del PP. Nadie de derechas que deba quitarle el sueño. Son unos rojos mis paisanos de Sedella. Unos rojos irredentos. Unos rojos de cojones.

Pero mire usted por dónde hace unas horas, como por ensalmo, se me han vuelto fascistas mis paisanos, o medio fascistas. 109 votos han ido al Partido Socialista y a Podemos, y otros 105 se han marchado a VOX, al PP y a Ciudadanos. ¿No le asombra eso, señor Iglesias? ¿No le dice nada que un pueblo de rojos se haya convertido en facha de la noche a la mañana? ¿Sigue pensando usted que hay que “salir a la calle para combatir el fascismo”? ¿Cree necesaria una marcha con el lema “No Pasarán? ¿No se da cuenta, señor Iglesias, de que ese supuesto fascismo ha nacido de las propias filas de usted y del Partido Socialista, de sus propios errores, de sus propias contradicciones, y de tanto tocarnos los cojones al conjunto de la sociedad?

Mire usted, señor Iglesias:

Cuando usted dice que no puede pronunciar la palabra España porque le duele la boca, nace un fascista.

Cuando usted grita ¡Visca Cataluña Libre y Soberana!, nace un fascista.

Cuando usted se va a una cárcel a negociar los presupuestos nacionales con unos investigados por sedición, nace un fascista.

Cuando usted predica pobreza y sobriedad pero se compra un chalé, nace un fascista.

Cuando una parlamentaria de Podemos retira la bandera española del Parlament Catalán, nace un fascista.

Cuando Ada Colau dice que ha votado Sí a la Independencia Catalana en un referéndum ilegal, nace un fascista.

Cuando usted y los suyos hacen parabienes de Chaves y Maduro, nace un fascista.

Cuando Pedro Sánchez y usted se reparten, como cromos, los puestos directivos de Radiotelevisión Española, nace un fascista.

Cuando usted se lleva las manos a la cabeza porque un inmigrante ilegal murió de un infarto en Lavapiés, pero no se las lleva cuando asaltan en grupo la valla de Melilla, nace un fascista.

Cuando le tiran excrementos a nuestra policía de frontera y usted no dice nada, nace un fascista.

Cuando a Pedro Sánchez lo encumbran a la Presidencia del Gobierno los votos de usted, y los de Bildu, y los de Gabriel Rufián, nace un fascista.

Cuando escupen los independentistas a Borrell, y usted se calla, nace un fascista.

Cuando Susana Díaz dice que la huelga de los médicos catalanes le parece justa y necesaria, pero que la de los médicos andaluces es cosa de personas de derechas, nace un fascista.

Cuando un andaluz tiene que esperar 10 meses una colonoscopia y luego, tras hacérsela, resulta que tiene un cáncer de intestino, nace un fascista.

Cuando un andaluz va a la farmacia y hay desabastecimiento, nace un fascista.

Cuando a un maestro andaluz le pegan, o le insultan, y la izquierda no dice nada, nace un fascista.

Cuando a una auxiliar de enfermería andaluza le arrojan una escupidera de orines a la cabeza, y la izquierda no dice nada, nace un fascista.

Cuando en las aulas se les obliga a los niños a estudiar temarios tendenciosos, nace un fascista.

Cuando Susana Díaz dice que la Gürtel estuvo mal pero que los ERE fueron una tontería, nace un fascista.

Cuando un puñado de altos cargos socialistas se va de putas con el dinero de los andaluces, nace un fascista.

Cuando Pedro Sánchez dice ayer que lo ocurrido en Cataluña es una rebelión, y dice hoy que sólo es una sedición, nace un fascista.

Cuando Willy Toledo se caga en Dios y la izquierda progresista le ríe la gracia, nace un fascista.

Cuando un cómico se suena los mocos en la bandera española y la izquierda progresista lo defiende, nace un fascista.

Cuando Ada Colau, sin despeinarse, dice que un almirante español del siglo XIX era un fascista, nace un fascista.

Cuando Podemos de Zaragoza organiza unas Jornadas Antifascistas e invita como ponente a una exterrorista de Terra Lliure que asesinó a nueve personas, nace un fascista.

Pues eso, señor Iglesias. Ya no le canso más.

Busque usted a los fascistas en las propias sedes de Podemos. Y que Susana Díaz y Pedro Sánchez los busquen en las sedes del Partido Socialista. Pues quien siembra vientos, recoge tempestades. Y se cría lo que se come. Y algunas junteras no son buenas. Y todos los fascismos tienen, o han tenido, un motor desencadenante.

El fascismo de Mussolini nació por la depresión económica y el paro de los años treinta. El de Hitler, por la depresión económica europea y la humillación de Alemania tras la Primera Guerra Mundial. Y el fascismo de ahora, ese que todos tememos, ese que nadie queremos, ese que vemos esparcirse como una mancha de aceite por Europa, hunde sus raíces en la falta de luces de la socialdemocracia europea y en trepas como usted, señor Iglesias, a quienes lo único que les interesa, para lo único que han venido a la política española, es para cargarse la Constitución de 1978 y para ponernos como ejemplos a seguir otros paraísos caribeños. Bueno, y para comprarse un casoplón.

Así que, señor Iglesias, ahórrenos ahora llantos y lamentos en las calles. Ahórrenos barricadas y carreras policiales. La movilización ha de hacerse antes de ir a las urnas, no después, cuando no gusta el resultado. Eso, al menos, es lo que dicen los verdaderos demócratas.

Deje tranquila a Andalucía por cuatro años, y veamos todos, al menos por una vez, qué saben hacer, por estas maltratadas tierras, Ciudadanos y el PP.

Y si dentro de cuatro años no nos gusta lo que hacen, si montan otro cortijo de otro color o si la gente sigue esperando diez meses para una colonoscopia, haremos como hemos hecho ahora con el cortijo de Susana: mandarlo a hacer puñetas, y a otra cosa, mariposa.

Pues eso, precisamente, es lo que me encanta de la democracia: que nunca damos los votos. Tan sólo los prestamos.

Juan Manuel Jimenez Muñoz.
Médico y escritor malagueño.

Publicado en . | 81 comentarios

La fiesta de la democracia y su resaca

Lo peor del tiempo poselectoral en que vivimos es que se ha desatado la estupidez patria hasta unos niveles difíciles de soportar. Susana Díaz ha dado muestras de su capacidad de análisis al explicar la catástrofe del socialismo andaluz en términos de haber ganado las elecciones y llamar a todos a un cordón sanitario contra la extrema derecha. Todos los constitucionalistas, dice, incluyendo en el grupo a Podemos. Pero la frase más relevante del pensamiento Susana y del estado actual de la cuestión es la siguiente: “si no se computan los votos de la extrema derecha la izquierda ha ganado en Andalucía”.

Es una frase que tiene seguidores. Desde las diez de la noche del domingo, Pablo Iglesias se había apuntado a la exclusión de Vox y ayer sacó a la calle a su chusma para protestar porque los votos de los andaluces han dado al partido de Abascal una presencia lucida en el Parlamento autonómico. Ciudadanos no es tan zafio en su analís, pero todavía está lejos de asumir que Andalucía ha votado cambio y es retorcer mucho los hechos creer que eso es compatible con su propuesta de que Juan Marín, el tercero, sea el presidente de la Junta con el apoyo del primero y el segundo. Marín quiere superar en su gesta a Revilluca, que llegó a presidente de Cantabria habiendo quedado tercero, pero fue solo con el apoyo del segundo. Era una maniobra de José Luis contra el primero.

¿Es Vox un partido anticonstitucional? No, mientras las transformaciones de la Constitución que pide las propugne por la vía que la propia Constitución establece para su reforma. Por otra parte, no tiene ejecutoria, no ha ejercido responsabilidad de Gobierno ni en un Ayuntamiento. Anticonstitucionales son los socios de Sánchez que intentan una vez y otra cambiar la Constitución por la brava. ¿Y por qué es anticonstitucional o ultraderechista Vox? Porque cumple las dos condiciones que los nacionalistas ponen a esa condición: Ser partidarios de la unidad de España y de la mano dura contra el terrorismo. Por la hegemonía nacionalista; eso es todo.

Publicado en . | 75 comentarios

La noticia es Vox

La noticia de que la participación a las dos de la tarde era casi cuatro puntos (a las seis, la diferencia había aumentado a cinco) inferior a la que registraban los anteriores comicios autonómicos era una pista más de por dónde iba a ir la cosa a la hora del escrutinio, habida cuenta de que las provincias que menor participación registraban eran las de mayor concentración de voto socialista.

Todo estaba  más o menos cantado en las encuestas, aunque el pucherito de José Félix Tezanos ponía a Susana Díaz en los 45-47 escaños que igualaban sus resultados en 2015, o sea, con una precisión de más menos 14 escaños.

Lo del PP estaba también escrito. Ha sufrido menos descalabro de que el PSOE, pero tiene un mérito especial tiene un mérito especial porque no parece que pudieran darse unas circunstancias que les fueran más propicias, con los dos antecesores de Susana Díaz, que ha sido mujer de verde y blanco durante toda la campaña. Sentados en el banquillo como acusados en el mayor caso de corrupción conocido en España, el de los ERES. También han sido los dos últimos presidentes  del PSOE. Entre todos los sondeos conocidos durante la campaña y antes es justo destacar la voluntad de José Félix Tezanos, que puso  a Susana os presidentes del PSOE, antes de Cristina Narbona, pero en fin, parece que a los socialistas andaluces no les importa demasiado  este detalle.

Ciudadanos ha dado un salto espectacular, desde los nueve parlamentarios que tenía durante toda la legislatura pasada hasta los 21 que sacó ayer. Llama la atención  el extraordinario rendimiento que Marín ha sacado a su pasividad, después de haber puesto sus nueve escaños a trabajar para Susana, hasta el momento necesario para convocar estas elecciones.

La verdadera incógnita estaba en los resultados de Vox. Se daba por seguro que el partido de  Santiago Abascal entraría en el Parlamento, pero no es lo mismo sacar un diputado por Almería,-para sí lo habría querido Pablo Iglesias, o mejor dicho para José Julio Rodríguez-, que plantarse en los doce escaños realmente obtenidos.

Hay un par de consecuencias notables en las elecciones de ayer. El PSOE ha empezado a pagar la factura o las facturas de las fechorías de Pedro Sánchez.  La primera patada del electorado la ha recibido en el culo de Susana Díaz, que no puede gobernar con Podemos, que ha perdido tres escaños a pesar de la muy activa implicación de Pablo  Iglesias. Pero tampoco podría en el improbable caso de que a Marín le diese un jamacuco, porque se quedarían a dos escaños de los 55 necesarios para la mayoría absoluta. El único resultado que podría configurar una mayoría es el del PP con Ciudadanos y Vox.

Yo no sé qué le parecerá esto a Arcadi, aunque me lo temo, pero la otra alternativa sería que el PSOE pactara con Ciudadanos y Podemos, pero no es posible. El resultado leído en clave nacional es peor para Sánchez que para Casado. El mismo doctor Fraude que en campaña pedía que se dejara gobernar a la fuerza más votada, es decir, Susana. Y lo dice el tío que le madrugó la Presidencia a un partido que tenía 52 diputados más que los suyos sumando a lo más indeseable del espectro político español.

Publicado en . | 11 comentarios

Empieza el baile

Los dos Jordis, Sánchez y Turull, eligieron un mal día para plantarse en huelga de hambre. Y para dejar de esnifar pegamento, habría que añadir, recomendando la cautela a la prensa de acompañamiento, que compara a estos dos con Gandhi, Xirinacs y ¡Bobby Sands! Más cerca de Xirinacs que de Bobby Sands, los traigo aquí a colación para que alguien se acuerde de ellos en un día en el que su hazaña se va a quedar en nada porque todo el mundo está mirando al cataclismo electoral que se ha producido en Andalucía.

Susana y Pedro ya están igualados en algo. Los dos han empeorado hasta el mínimo los resultados electorales del PSOE en el ámbito que les compete. Pero los socialistas no tienen manera de aguantarse en el Gobierno; no tienen con quién, y por el contrario, la única opción viable es la que llevaría al Palacio de San Telmo un acuerdo tripartito entre el PP, Ciudadanos y Vox. Aunque sea la única opción, no quiere decir que el acuerdo vaya a ser inmediato.

El baile ha empezado con postureo, con el cortejo nupcial, que decía Arzalluz. Llama la atención el razonamiento del candidato naranja, Juan Marín: “El cambio solo lo puede liderar un partido que crece”. Es notable que cuando ganaron unas elecciones, las últimas autonómicas de Cataluña, ni siquiera se postularon para dejar constancia y reclaman el liderazgo, ahora que han quedado terceros. Y más si pretende  ser elegido por el primero y el segundo.

Si el criterio es que encabece el gobierno el partido que crece, la tarea le correspondería a Vox que es el partido que más crece. Los dos tienen 12 escaños más que la legislatura pasada, pero Vox partía de la nada.

Para llegar a razonamientos complejos, Marín debería partir de propuestas sencillas, tautológicas. Por ejemplo, líder es el que va delante, aunque su pérdida de ventaja permita al segundo hacer planes optimistas para el futuro.

Parece evidente que a Abascal lo han puesto en el mapa Susana Díaz y los medios, pero hay que repensar algunos lugares comunes. Por ejemplo la extrema derecha y la xenofobia. Vox ganó las elecciones en el pueblo andaluz con más inmigrantes: El Ejido, donde ha doblado en votos al PSOE, que ha quedado cuarto, y ha obtenido su mejor resultado electoral en toda Andalucía, con el 29,5%.

Publicado en . | 184 comentarios

La ofensiva inconstitucional

Hace unos años empezó a ponerse de moda en la telebasura el testimonio de invitadas que acudían ante las cámaras a hablar de su vida sexual y que inspiraron Arcadi Espada una columna razonable sobre “las que cobran dos veces: una por hacerlo y otra por contarlo”.

Lo más parecido que hay en la política española a estas señoras es el PNV. Recuerden el contento del pobre Rajoy después der conseguir que el partido-guía de los vascos y las vascas le aprobase los presupuestos exactamente una semana antes de votar la moción de censura que habría de sacarlo de La Moncloa en un visto y no visto. Y de cobrar al PP por aprobarle las cuentas y volver a cobrar al PSOE por llevar al frente del Gobierno al doctor Sánchez.

Así están las cosas. El PNV gobierna Euskadi en amable contubernio con el PSE, pero es la suya una relación abierta y los socialistas nunca les van a poner morros por los devaneos extraconyugales con EH Bildu del socio principal de la coalición.

Hace 40 años, dos meses antes del referéndum constitucional, Arzalluz decía a la revista Euzkadi que él no estaba por el rechazo a la Carta Magna: “tiene cosas importantes para nosotros y el ‘NO’ es una posición de rechazo y la coyuntura demasiado delicada para semejante enfrentamiento. Creo que la coyuntura doctrinal más lógica sería la abstención y que incluso habría que negociar el ‘SÍ’” (Revista Euzkadi nº 93, sept. 1978). Otra vez cobrar dos veces. El PNV pidió a sus bases la abstención mientras Herri Batasuna, antecedente de EH Bildu, pedía el ‘NO’. El nacionalismo se apropió de toda la abstención y la interpretó como rechazo. En realidad había votado el 44,7% del censo, del que una consistente mayoría, el 69.1% votó sí. En 1979 se celebró el referéndum estatutario que registró una participación del 58,85% del censo electoral. La abstención técnica más la reclamada por Herri Batasuna sumaron el 41,15% del censo.

El jueves, el PNV, el mismo PNV que gobierna con el PSE, hizo aprobar por el Parlamento vasco una moción contra la Constitución española, en la que la Cámara vasca se negaba a participar en los actos del 40 aniversario, denunciaba las bases antidemocráticas de la Carta Magna y exigían que la jefatura del Estado dejara de estar encarnada en la Corona. El partido del pacto histórico con la Corona, manda huevos. Ambos partidos han descubierto con espanto que la Constitución consagra la unidad de España.

Ayer, la extraordinaria por tantos conceptos Carmen Calvo al término del Consejo de Ministras ejerció de portavoz y en tanto que tal dedicó una parte, pequeña, de su comparecencia a descalificar a un partido que todavía no tiene representación parlamentaria, (aunque al parecer hay temor a que la tenga): “A este Gobierno le preocupa Vox, un partido con un ideario inconstitucional”. Hace falta tener cara de amianto. Esta señora ocupa su cargo gracias al apoyo del PNV y de Bildu, además de los golpistas catalanes (PdeCAT y ERC) y Podemos. Y le parece que el partido inconstitucional es Vox. ¿Quién le habrá dicho a esta pobre mujer que el partido al que está afiliada es constitucional?

 

Publicado en . | 211 comentarios

Un pedigrí

El joven y desprejuiciado Máximo Pradera intervino n A-3 para injuriar a Santiago Abascal, presidente de Vox: “Hay una competición con Ábascal, (sic esdrújula) hijo de facha, señor de carcundia para ver quien dice la mayor barbaridad contra los inmigrantes”.

Durante mi intervención de esta mañana en Herrera en COPE he contado algo que sé  de primera mano: Conocí a Santiago Abascal cuando era un chico de 19 años, que acudía a sus clases en la Universidad de Deusto acompañado por dos escoltas y a su padre le pintaban los batasunos en los lomos de los caballos el eslogan ‘Gora ETA’, como al protagonista de ‘La vida es bella’ le pintaban sus fascistas  “Achtung Cavallo ebreo”. Santiago Abascal, padre, era motejado de ‘facha, señor de carcundia’ por el joven Pradera, ese fin de raza, que es nieto por parte de madre de Rafael Sánchez Mazas, carné número 4 de Falange y coautor del Cara al Sol, y por parte de padre, nieto de Javier Pradera y biznieto de Víctor Pradera, fusilados ambos en septiembre de 1936 por el bando que esta atolondrada criatura debe de considerar los buenos de la guerra civil.

Publicado en . | 47 comentarios

Todo va a menos

Pie de foto.-Cinco lobitos

Hace tiempo acuñé para Artur Mas el apodo de ‘el increíble hombre menguante’, homenaje a Jack Arnold y metáfora de sus resultados electorales y de la duración de sus legislaturas, cuatro en siete años.

Su representación parlamentaria pasó de 62 a 50 escaños en 2012. En la de 2015 compareció junto a Esquerra en Junts pel Sí y perdieron nueve parlamentarios, de los 71 que sumaban a los 62 que obtuvieron en coalición.

También menguó el talento de los líderes, usemos el patrón de inteligencia que queramos. Mas venía muy justito, comparado con el padre fundador, un ladrón, pero con cabeza. Luego, su figura engrandeció al comparar su recuerdo con Puigdemont y la de este por contraste con Quim Torra, un tipo que asume paladinamente su papel de recadista. Mientras, CiU se descomponía, como después lo hizo la propia Convergència y los presidentes de la Generalidad empezaron a integrar en su proyecto a la oposición antisistema.

Recordarán los lectores, y si no para eso estamos, que los ‘indignados’ bloquearon la entrada a la cámara catalana y obligaron a Mas y a aquella tía que entonces la presidía, De Gispert, a sobrevolar el cordón con helicóptero para poder debatir los presupuestos. Aquello fue el embrión de la CUP, socio determinante desde entonces en la deriva golpista.

En este proceso, los gobernantes han abandonado toda responsabilidad con los intereses de los catalanes y solo han prestado atención a sus ensoñaciones y a sus paranoias por muy ridículas que fueran. La deuda de la Generalidad asciende a 72.000 millones, los servicios públicos han dejado de merecer atención, el Parlamento ha sido cerrado por la mayoría independentista a su voluntad y no ha aprobado una sola ley durante los once meses que han transcurrido de 2018. No hay quién dé más.

Los ciudadanos de Cataluña habían venido aceptando este estado de cosas con admirable paciencia. Hasta que abandonaron su posición pastueña el miércoles. Médicos y bomberos bloquearon el Parlamento en protesta contra los recortes y los estudiantes colapsaron varias universidades en protesta contra las tasas. Ayer siguieron las protestas y las movilizaciones contra los recortes que inició Artur Mas, el condenado por malversador, y continuaron de forma mecánica sus sucesores, que nunca estuvieron interesados en administrar los asuntos de los catalanes.

Esto ha sido así durante todo el procès, lo que pasa es que ahora no cuela y empiezan a maliciarse que no es España quien les roba. Especialmente patético es Eduard Pujol, portavoz de Junts per Cat, que denuncia la persecución a que fue sometido en Madrid por un señor maduro que lo perseguía en patinete por la calle Princesa y alertaba a los suyos para que no se distrajeran con las listas e espera y otras cuestiones no esenciales.

Entre los últimos en la protesta hay también sin duda separatistas arrepentidos, bomberos, un suponer. Lo que llama la atención es que estén empleando los mismos medios que los indignados de antaño. Ellos también lo son. Estamos  pasando del proceso al conflicto, como lo habrían llamado sus homólogos vascos, mientras se atisba su fin inexorable: el enfrentamiento. ‘Le nationalisme, c’est la guerre’, lo dijo Mitterrand y pocas veces estuvo tan preciso.

Publicado en . | 35 comentarios

Dar lecciones

La Ley de Murphy ha relajado su condición inexorable respecto a la conmemoración de los 40 años de la Constitución. Se sabe ya que el protocolo ha reservado un lugar destacado en los fastos al Rey emérito. No podía ser de otra manera. Nadie entendería que la Casa Real, después de exculpar con una nota vergonzosa a los espontáneos del besamanos, Pedro y Bego, apartase al hombre cuya presencia en el homenaje a la Constitución era más imprescindible, por haber sido el impulsor y artífice de la Carta Magna.

En estos días se han cumplido también 40 años de un viaje real a la Argentina durante la dictadura de Videla. Podemos y la prensa amiga han levantado su escándalo por un viaje que ocurrió un mes después de que naciera Pablo Iglesias y del que yo guardo buen recuerdo. Fue en aquel viaje cuando  yo empecé a pensar que teníamos el rey que necesitábamos y faltaban aún más de dos años para el 23-F. 

Yo había recibido la noticia del viaje con natural disgusto, pero se me quitó al leer el texto de la intervención del Rey de España ante el dictador argentino en aquella cena de gala en la Casa Rosada, cuando Don Juan Carlos le explicó los valores de nuestra transición y la esencia de nuestra democracia a un dictador inicuo. Con estas palabras:

«Estamos convencidos — y la experiencia histórica que está viviendo mi país lo atestigua- de que el cambio es siempre posible a través de medios pacíficos, ya que los aludidos problemas pueden ser resueltos por medios pacíficos. De la misma manera, también estamos convencidos de que el orden político y la paz social no pueden tener otros fundamentos que la dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes y el respeto de la ley». A mí me pareció y me sigue pareciendo que aquel discurso bien justificaba el viaje.

En la foto, el gran momento de los Sánchez Gómez, después del desencuentro protocolario en el besamos del 12 de octubre, ayer volvieron al palacio Real. Bego iba muy guapa, con un vestido rojo en homenaje al huésped y Protocolo le asignó esta vez un lugar acorde con sus fantasías: Begoña Gómez tuvo a su derecha durante la cena al Rey de España. Solo hubo que lamentar un desajuste: “Pedro, ¿Por qué yo no tenía tiara?”

Por supuesto, durante la cena a nadie se le ocurrió interesarse por los derechos humanos en China, ni siquiera citarlos como hizo el Rey emérito hace 40 años en la Casa Rosada de Buenos Aires, cuando le tocó cenar frente al dictador Jorge Rafael Videla.

Publicado en . | 85 comentarios

Trinos y rebuznos/Tres cartas blindadas

En la Unión Europea se está instalando un hábito epistolar con Pedro Sánchez: escribirle dos cartas. Toda la vida se ha dicho que el cartero siempre llama dos veces, qué menos que lleve una misiva cada vez. La razón no es la de las dos medallas del tonto: una por tonto y otra por si la pierde. Se trata de que el remitente puede estar seguro de que el doctor  Fraude mentirá sobre la carta, lo que le obligará a escribir otra al día siguiente para explicar lo que decía en la primera.

O sea, la carta del embajador del Reino Unido ante la UE, Tim Barrow, una de las tres que citó el presidente del español en su rueda de prensa del sábado. Las otras dos serían del presidente del Consejo, Donald Tusk, y de la Comisión, Jean Claude Juncker. El doctor Sánchez citó las tres cartas, aunque no enseñó ninguna, y explicó a los medios presentes que las tres eran un triple garantía ¡y por escrito! de que “se refuerza como nunca antes la posición española”.

Gulliver describía en mi blog el triple blindaje: tres fuentes distintas del Foreign Office han garantizado a Sánchez que hay un “acuerdo histórico perfectamente rasurado y con tres capas de garantías”. Las tres fuentes distintas de la lucha antiterrorista de Ferreras, el blindaje.

El embajador Barrow se vio obligado a escribir una segunda carta, esta vez a Tusk y Juncker, para desmentir a Sánchez y explicarles su mensaje de la víspera, a saber: que no había ninguna duda “sobre la soberanía británica sobre Gibraltar, incluyendo las aguas territoriales de Gibraltar” y que la colonia es uno de los territorios cuya política exterior corresponde al Reino Unido, por lo que Londres seguirá negociando “una adecuada y beneficiosa futura relación con la UE, que tenga en cuenta sus actuales relaciones con la misma”.

Llueve sobre mojado. Mintió la ministra Calviño al decir que Europa le había autorizado un déficit del 1,8%. Mintió a la Comisión Europea ¡y por escrito!  al exponer que las cuentas  tenían el aval inexistente  de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal. También mintió la vicepresidenta Calvo sobre el acuerdo con el Vaticano para exhumar a Franco. ¿No les dará vergüenza? pregunta retórica, ya sé, pero, ¿no nos dará a nosotros, los ciudadanos, a la puta base?

Publicado en . | 69 comentarios