Juicio a la vista

Ayer a primera hora de la mañana salieron de Cataluña los procesados por golpistas en un furgón de la Guardia Civil hacia las cárceles de Soto del Real (ellos)  y de Alcalá de Henares (las procesadas Bassa y Forcadell). La vista oral del proceso comenzará en el Tribunal Supremo el 12 de febrero, fecha en la que se cumplen 45 años de aquella fecha en la que el entonces presidente del Gobierno, Carlos Arias Navarro bautizó con la fecha aquel incierto espíritu aperturista, al que iban a  seguir en el plazo de 20 días las ejecuciones a garrote vil de Salvador Puig Antich y Heinz Chez. El espíritu del 12 de febrero duró un suspiro. Paco Fernández Ordóñez dimitió como presidente del INI, Pío Cabanillas fue destituido en octubre de 1974, lo que llevó a dimitir al ministro de Hacienda, Antonio Barrera de Irimo.

Pero vayamos al grano. La vista por el golpe del 1-O va a ser un proceso largo y embarullado, con centenares de testigos, aunque muy pocos tendrán nada interesante que decir. El testigo Rufián, un suponer, que deberá extremar el cuidado para no confundir la Sala Segunda del Supremo con el Congreso de los Diputados a la hora de organizar alguna de sus performances, no vaya a terminar procesado por desacato. Han sido citados como testigos Mariano Rajoy y el lehendakari Urkullu. No sabemos si tendrán que hacerlo de manera presencial o se les admitirá  testificar por videoconferencia. Los precedentes obran contra Rajoy. Recuerden cuando fue citado por la Audiencia Nacional y se le exigió presencia, excuso decirles ahora que es un particular. Claro que en el Supremo no hay virtuosos del Derecho alternativo como José Ricardo Cantidubi de Prada

Es un hecho curioso que Iñigo Urkullu vaya a prestar testimonio citado por la defensa. En singular. Quien lo cita es el abogado de Josep Rull, en tanto que intermediario entre el Gobierno central y el de la Generalidad. Solo la defensa de Rull, ese talemnto desviado. Es verdad que el lehendakari se ha manifestado siempre contra la aplicación del 155 a Cataluña, pero no es menos cierto que en todo momento advirtió a Puigdemont de cómo evitar la aplicación del citado artículo. Eso debería bastar para que Urkullu compareciera presencialmente o por videoconferencia como testigo de la acusación. Él sabía algo de lo que el pastelero de Amer se negó a hacerse cargo, lo que viene a demostrar que conocía mejor que su homólogo catalán los límites de las leyes, o bien que tiene más cabeza. O ambas cosas, que es lo más probable.

Los abogados del golpismo (presunto todavía) han querido citar al Rey a Puigdemont y a Rovira, ¡dos prófugos! Si vinieran no sería como testigos, sino para sentarse en el banquillo con todo merecimiento. Otro que sí acudirá a testificar ante la Sala Segunda es Artur Mas, que también debería sentarse en el banquillo. Con él empezó todo, que diría Piqué. Tampoco han sido admitidos Chomsky ni Preston, ni los observadores internacionales que pretendían plantar durante la vista. Qué necesidad, han venido a decirles, si el juicio se va a retransmitir por streaming. Lo podrá ver todo el que quiera. Pero el separatismo catalán, cuando dice ‘observadores internacionales’, quiere decir en realidad mediadores, el sueño de todo secesionista.

 

Anuncios
Publicado en . | 125 comentarios

El CIS guerrista

Si hace tres o cuatro décadas me llegan a preguntar con qué calificativo definiría yo a José Félix Tezanos, habría respondido sin vacilar: “guerrista”. Ningún otro socialista se ha vinculado tanto a un dirigente como para asumir vinculación tan estricta.

No parece posible que los españoles de Tezanos, o ‘tezanistas’, preguntados sobre su opinión sobre la gestión del Gobierno socialista, respondan  en un 41,3% que ‘mala o muy mala’, mientras solo el 13,4% opine que ‘buena o muy buena’ y que con ese bagaje conceptual, sea Pedro Sánchez el líder más valorado y el partido que encabeza,  –es un decir-, el más votado si hoy se celebrasen elecciones generales, el PSOE ganaría un punto sobre el sondeo de diciembre, hasta rozar el 30%, el PP perdería más de cuatro puntos hasta situarse en cuarta posición, por detrás de Ciudadanos y de Podemos. El partido naranja perdería dos décimas y Podemos ganaría medio punto. Solo un borracho (o José Félix Tezanos) podrían diseñar semejante disparate.

El principio que orienta toda tarea demoscópica es que quien paga al flautista pide la melodía. Y Tezanos, el guerrista, ha sido puesto ahí para corromper el CIS a favor de su mandante. Confieso que resulta turbadora la radiografía de los españoles que establecen las encuestas de intención de voto. Se sorprendía el gran Fernando Savater al reflexionar sobre los cinco millones de votos que había obtenido en la elecciones generales de 2016 Unidos Podemos: “No creí yo que hubiera tantos tontos en España”. Y se admiraba con justicia.

Yo tampoco lo creía. Es verdad que ahora ya no serán tantos. Algunos de ellos recalarán en Podemos, sin necesidad de mejorar su cociente intelectual votarán a Sánchez, que compite con Iglesias por el mismo espacio político. Ya se sabe que el trasvase de votos se rige por la ley de los vasos  comunicantes. Pero no hay manera de explicar que el PP, y en cierta medida Ciudadanos , pierdan más votos de los que gana VOX, que los partidos de la derecha, ‘los trillizos reaccionarios’, como dice con su desprejuiciada facundia la marquesa de Galapagar, que es toda ella un parto múltiple, se queden en el 39,1%, mientras el PSOE, Podemos y ERC alcanzan el 50% de los votos.

Uno nunca ha tomado al doctor Sánchez  por un estadista. Es más, siempre recuerdo como el momento de gloria de Patxi López, aquel en que se enfrentaba a Sánchez en las primarias por la Secretaría General  y le hizo una excelente pregunta desalentada: “Pedro, ¿tú sabes lo que es una nación?” Era evidente que no. Pero si Sánchez no es nadie, el marqués de Galapagar es un perfecto mindundi. ¿Por qué estos pollos-pera aumentan sus reservas de votos mientras el resto disminuyen? A lo largo del mes de enero Podemos ha vivido un proceso continuado de implosión con la deserción de Errejón para hacer sociedad con Carmena, para recibir, primero el dicterio de la pareja directriz y luego la sugerencia de asaltar unidos la alcaldía de Madrid. Recordaba con Herrera el viejo chiste del marido quejoso porque su mujer le ha comunicado que se fuga con un amigo. “¿Qué quieres que haga? Me voy a vivir con ellos”.

Ese sondeo no se lo cree Tezanos. Ni Sánchez. En otro caso ya había convocado elecciones. Habría que preguntarle a Alfonso Guerra.

 

 

Publicado en . | 96 comentarios

Dos excepciones: Pons y Jáuregui

Decíamos ayer que una característica muy desarrollada en el doctor Plagios es que tiende a corregirse cada poco. En México lo ha vuelto a hacer, cuestión de matiz: pàra no incomodar a su anfitrión, López Obrador, no ha llamado ‘tirano’ a Nicolás Maduro y ha propuesto diálogo. Tampoco se lo había llamado la víspera nominalmente. Él se maneja en un estilo perifrástico, que debe mucho al lenguaje de Gila: “Aquí alguien ha matado a alguien” con el que derrotó a Jack el Destripador.

Tampoco dio nombres en México: “Ningún gobernante tiene legitimidad si obliga a sus ciudadanos a marcharse”. Lo dijo  en un discurso sobre el exilio republicano español, que encontró en México tierra de acogida, pero cabe la posibilidad que se estuviera refiriendo a Franco. Ya denunciaba Casado la paradoja de que fuese tan inflexible con los dictadores muertos  y tan contemporizador con los vivos. Hace dos meses viajó a Cuba y alternó con los jerarcas del castrismo, un régimen que mantiene en el exilio a un 10% largo de su población. Y no dijo ni Pamplona sobre el tema.

Como Zapatero en Caracas. Luego está Borrell, esa enorme decepción por partida doble: no solo porque nos pareció tan listo en otro tiempo, sino también en lo moral: “España  no quiere un cambio de régimen en Venezuela”. Redondeó la infamia diciendo que las elecciones legislativas que propone Maduro como alternativa “son un paso adelante”. Claro que queremos un cambio de régimen: el fin de la revolución bolivariana. ¿Asociaciones políticas dentro del Movimiento? El tirano ha dicho que de elecciones presidenciales, nada, lo que debería liquidar el ultimátum de Sánchez y la Unión y reconocer a Guaidó, como hoy va a hacer el Parlamento europeo. Era emocionante oír a Esteban González Pons y a Ramón Jáuregui Atondo coincidir en términos tan inequívocos sobre la necesidad de reconocer ya a Juan Guaidó. Entre Jáuregui y Sánchez (y su ministro de Exteriores) hay distancias inasibles. Una de ellas es la decencia.

Publicado en . | 135 comentarios

Trinos y rebuznos/Pero si es gay

Hace algunos años, en los albores de mi blog, un espontáneo cuya identidad nunca llegué a conocer y que firmaba como Anaxágoras, hizo una reflexión tan sucinta como jugosa: “Si me engañas una vez, la culpa es tuya; si me engañas dos veces, la culpa es mía; si me engañas tres, la culpa es del PP”.

En eso estamos todavía y hace ya más de diez años. Put he blame on Mame, o sea, a la derecha, la culpa fue del chachachá. La izquierda, no solo está libre de culpa sobre sus acciones, sino que tiene garantizada la bondad de todas sus intenciones. Vean, si no, el mensaje de Tito Álvarez, portavoz de Élite Taxi Barcelona: “Cómo puede ser que un ministro de izquierdas, y gay, mande a la policía a reprimir al pueblo. Mandan a unos trabajadores a reprimir a otros trabajadores”. El PSOE, esa implacable máquina de infundios, arremetió contra Tito: “Vergonzoso escuchar declaraciones tan desagradables y retrógradas para criticar a un miembro del gobierno. Todo nuestro apoyo a Marlaska y nuestra condena y rechazo a tan repulsivas palabras y a cualquier tipo de discriminación por orientación sexual”.

Tito Álvarez se quejó: “Nada tengo contra el colectivo de gays y lesbianas, al contrario”. Le sobraba la razón. Él cree que ser gay es guay y que las personas de orientación sexual alternativa son incompatibles con la violencia. El hombre no conoce la biografía de John Wayne Gacy, el payaso asesino, que violó y asesinó a 33 hombres jóvenes, ni la pederastia en la antigua Grecia. Pero lo del PSOE, vamos anda, ni una sola palabra sobre la seca descalificación de la ministra de Justicia para criticar a quien habría de ser otro miembro del Gobierno con un policía mafioso: “Ese es maricón”.

Tito Álvarez debería mosquearse por haber recibido un trato solo adecuado para alguien de derechas, a quien se le puede imputar con toda tranquilidad dipsomanía. La portavoz adjunta del PSOE en el Congreso, Sofía Hernanz, preguntada por el uso inmoderado del Falcon por el doctor Calamidad, dijo que lo usaba igual de Rajoy, salvo que este viajaba “con avituallamiento extra de vino y whisky”. Sofía es como la titular, Adriana Lastra, pero un poco más zafia. ¿De donde saca Sánchez a estas ‘chonis’?¿Quién las enseña a rebuznar así?

Addenda.-Ayer supimos por Ana Rosa Quintana que este mismo  Tito Álvarez “lleva desde 2014 conduciendo un taxi sin licencia,  y que en 2017 se quedó sin puntos, ha tenido 14 juicios y es uno de los habituales de los Boixos Nois”.

 

 

 

Publicado en . | 97 comentarios

Nuestro sabio de cabecera

Publicado en . | 90 comentarios

El cordón sanitario

El viernes pasado, el Ayuntamiento de Barcelona aprobó una proposición de ERC por la cual la ciudad se comprometía a “aislar a la extrema derecha” y se manifestaba en contra de que los partidos del Consistorio 2pacten  acuerdos políticos con los partidos de ultraderecha”. La sensibilidad literaria del lector entenderá los términos ‘ultraderecha’ y ‘extrema derecha’ como perífrasis para decir  ‘Vox’.

Esto no es nuevo. Muy recientemente, en este diario en el que publico he tenido ocasión de leer un artículo en que se equiparaba a Vox con aquella Fuerza Nueva de Blas Piñar, que tenía como ideario el recuerdo a Franco y los ideales del 18 de julio y que prohijó a algunos de los asesinos de Atocha, y a algún golpista del 23-F. También he leído otro en el que se apuntaba la conveniencia de prohibir que el PP citara a García Lorca, un suponer. Ambos columnistas son dos buenos chicos con los que tengo, creo, una buena relación.

Pero volvamos a mandamiento. La moción fue apoyada por todas las fuerzas representadas en el Consistorio salvo el PP. Es decir: BComú, PDeCAT, Ciudadanos, ERC y PSC. Sí,  C’s también. Tu quoque, fili mi? Pues parece que sí. El asunto es que justo al día siguiente, el concejal naranja en Blanes era golpeado con una lata de cerveza en la cabeza en Torroella de Montgrí. El alcalde de ese pueblo, Josep Maria Rufí, de ERC, colgó un tuit blasonando de la hazaña: “Qué queréis que os diga, hoy más orgulloso que nunca de Torroella de Mongrí y de nuestra gente”. El portavoz parlamentario, mi querido Juan Carlos Girauta, se quejaba así: “El alcalde de ERC está orgulloso de la violencia contra Cs. Tomamos nota”.

La idea del cordón sanitario tiene una puesta de largo espectacular e infame, aunque nadie ha tenido la ocasión de rectificar tan a corto plazo: en agosto de 1998, el PNV, Eusko Alkartasuna y la banda terrorista ETA firmaron un acuerdo por el que ETA se comprometía a declarar un alto el fuego (la tregua del 98) mientras en el punto 3º “EA y EAJ-PNV adopta(ba)n el compromiso de dejar sus acuerdos con los partidos que tienen como objetivo la destrucción de Euskal Herria y la construcción de España (PP y PSOE)”.  El tercer socio los apartó de la manera que solía: asesinó a siete socialistas: Buesa, Juan Mª Jáuregui, Lluch, Elespe, Priede, Pagaza e Isaías Carrasco, y a seis populares: Pedrosa, Martín Carpena, Indiano, Cano, Giménez Abad y Múgica, de UPN.

Este es sin duda el pacto más abyecto de cuantos han podido alcanzarse en la historia de nuestra democracia. Entre la sexta y la séptima víctima del PSOE, el PSC de Pasqual Maragall, suscribió un cordón sanitario, el Pacto del Tinell, con ERC e ICV para dejar al PP fuera de cualquier acuerdo.

Pedro Sánchez formó sociedad con los herederos de aquella ETA que les asesinaba a mansalva contra el PP, después de haberlo marcado como un partido tóxico. Y ahora C’s establece su particular acuerdo del Tinell en Barcelona con aquellos que agreden a sus militantes. Ni Sánchez ni Rivera han aprendido a identificar al enemigo. Es un problema sanitario.¿El cordón dice usted? ¿No será que no sabe pronunciar la ene?

Publicado en . | 121 comentarios

Forn rectifica

Joaquim Torra se ha definido a sí mismo como el ‘super glue’ del independentismo catalán, que es probablemente la única afirmación que uno sería capaz de suscribir sin problema. Desde que lo vi me pareció que era de naturaleza pegajosa. Cuando habla parece que tenga una gota de super glueentre la lengua y el paladar.

No es un caso único. Un tocayo suyo, el presunto Joaquim Forn, también tiene su ración de pegamento en idéntica parte. El ex consejero de Interior solicitó hace justamente un año al magistrado del Supremo que instruye la causa del golpismo catalán, que reconsiderase su prisión incondicional. La causa era que la renuncia a su acta de diputado y su firme decisión de no ostentar cargos en el futuro Gobierno, con la irrevocable decisión de apartarse de la política autonómica”, hacían desparecer el riesgo fundamental que conllevaría la libertad provisional, que no era otra que el riesgo de fuga. Dos semanas antes había declarado ante Llarena que renunciaría a su escaño en el Parlamento autonómico si advirtiera un escenario de conflicto político ajeno a su voluntad.

Un año después, el preso Forn, a punto de ser juzgado por el Tribunal Supremo, ha anunciado a través de su cuenta de Twitter,- que es el medio preferido de los golpistas para comunicarse -, que piensa presentarse como candidato a la Alcaldía de Barcelona. Al frente de una candidatura que ha de ser “integradora, solvente y transversal”, según dijo, empleando tres calificativos absolutamente improcedentes. Forn ha dejado claro que quiere ser alcalde, aunque no ha dado detalles sobre el procedimiento. Nada ha dicho en su carta sobre si piensa presentarse por la Crida, el PdeCat o Junts per Cat. Es verdad que Neus Munté había ganado las primarias para las municipales, pero eso sería un detalle minúsculo ante la magnitud del empeño.

La próxima apertura del juicio oral en el tribunal Supremo contra Quim Forn y sus compañeros de aventura, ha suscitado también la reacción de la alcaldesa Inmaculada Colau, que se ha erigido en portavoz de la mayoría de la sociedad barcelonesa, que se opone al juico contra los golpistas. El juicio le parece a esta señora “profundamente injusto” por estar basado “en acusaciones infundadas”. Entre las muchas insuficiencias de esta pobre mujer habría que registrar su general desconocimiento de cuestiones básicas de Derecho Procesal por su creencia de que delitos como los que va a examinar el Tribunal Supremo, corresponden en realidad a una asamblea ciudadana reunida en las plazas de Barcelona o en chats regidos por el procedimiento de Podemos, que permitirían resolver la elección con la votación por internet del 10% del censo barcelonés.

Ada Colau recriminó al PSC por no suscribir su crítica al juicio por el procés que se avecina, lo que viene a demostrar que tampoco está muy dotada para el raciocinio. No es que Iceta sea un tipo de una moralidad inflexible, pero esa acusación habría sido mucho más efectiva contra el doctor Sánchez, más delicuescente si cabe, y sí cabe, que el socialista catalán. Y menos inteligente, que también cabe.

 

 

Publicado en . | 232 comentarios

¡Viva Venezuela!

Recordaba John Müller en su cuenta de Twitter que en tal día como ayer, 23 de enero, pero de 1958 caía en Venezuela el dictador Marcos Pérez Jiménez. 61 años más tarde los venezolanos se han echado a la calle masivamente, como entonces, y el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se proclamó presidente interino. Pablo Neruda, que acertaba cuando escribía de los dictadores de derechas escribió sobre la caída de Pérez Jiménez en ‘Canción de Gesta’: “Hasta que por las calles de Caracas/ las bocinas de unieron en el viento./ Se rompieron los muros del tirano/ y desató su majestad el pueblo”.

Todas las democracias de América menos una reconocieron al presidente interino tras las huellas de EEUU y Canadá, los primeros en hacerlo. Falta México que se lo está pensando. ¿Y qué pensará de esto el doctor Pedro Sánchez? Nada, porque no quiere que se le mosquee Pablo Iglesias y le retire su apoyo para seguir de okupa en La Moncloa. Borrell no perdió ocasión  de decepcionar y puso como objetivo “preservar la unidad de acción” con la UE. Los 27 la están peinando, pero el papel del Gobierno de España es patético al camuflarse entre Bélgica, Checkia y Letonia, como si los lazos de Venezuela con España fuesen irrelevantes, como si la autoridad en el asunto fuera el monumento a la indignidad con que Zapatero puso fin a su carrera como aliado de Maduro.

La represión bolivariana lleva ya 16 muertos y no se podría afirmar que el Ejército acabe actuando como en 1958. Pero en el fin de Pérez Jiménez hay una idea para Maduro: se asiló en la España franquista, con los 250 millones de dólares robados al patrimonio venezolano. La España que sostiene al doctor Fraude en La Moncloa lo acogería gustosa con sus narcodólares. Ahora, que un tipo como Juan Carlos Monedero da charlas a generales y jefes militares en el CESEDEN, sin que al Gobierno se le escape una tos, hay que parafrasear una de sus consignas a la chusma bolivariana obviando el nombre de Chávez: Cinco palabras (que en realidad eran siete): “Venezuela, Venezuela, Venezuela y Venezuela, ¡carajo!”

Publicado en . | 96 comentarios

Trinos y rebuznos/ Duplicidad

Pie de foto.-Rivera presenta a su Gobierno andaluz en el Parlamento de Sevilla

Hace muchos años, el entonces neófito lehendakari Ardanza confesaba a gente de su confianza que ya le había cogido el tranquillo a las entrevistas. La cosa no consistía tanto en lo que preguntaran los periodistas sino en lo que uno quería responder. Esa debe de ser la clave de la madurez en política y ayer, el presidente de Ciudadanos mostró que sabe responder lo que le interesa.

Herrera lo entrevistó para preguntarle por el extravagante escrache al que fue sometido por un grupo de taxistas en Atocha. Él venía de Sevilla, de una rueda de prensa curiosa, de la que daba cuenta ayer El Mundo. El mismo día en que el presidente Juan Manuel Moreno hacía pública la composición de su Gobierno en San Telmo, Albert Rivera citaba a los medios en el Parlamento en compañía de ‘su’ parte del Gobierno, los cinco consejeros de Ciudadanos. El presidente había convocado a las 11:30. Rivera convocó a los gráficos a tres horas: a las 11, a las 12:15 y a las 12:30.

Susana Díaz juzgó el asunto en sintonía con el titular de este diario: “Rivera contraprograma a Moreno con una cita con sus consejeros”. La expresidenta comentó: “no va a haber un solo Gobierno andaluz, sino dos ejecutivos de dos partidos cada cual con su interés”. Suele pasar. Los Gobiernos de coalición funcionan en la práctica como si fuesen más de uno. Cada partido gestiona las áreas que le han correspondido en el reparto con autonomía. La cuestión era guardar las formas, que no fue lo que hizo Rivera al reivindicar su parte de Gobierno tan clamorosamente.

Preguntado por Herrera acerca de la doble obediencia de los consejeros naranja, respondió con mucha convicción: “Es el colmo que no pueda reunirme con los consejeros de Ciudadanos en Andalucía. Yo no veo la cosa tan extraña en reunirme con mis compañeros y dar una rueda de prensa”. No lo hay. El problema es la hora, que fuera la misma a la que el presidente daba a la opinión pública los nombres de su equipo. Rosa Díez, que es una seguidora atenta de Rivera, calificó de ‘pueril’ su decisión de comparecer con los suyos mientras Juanma Moreno presentaba el Gobierno de Andalucía: “Poner a su partido por delante de la gobernabilidad es un síntoma de vieja política”. Es un trino afinado; no hay una interpretación más benévola.

Publicado en . | 112 comentarios

Tutelas y tutías

La Convención celebrada por el PP este fin de semana ha enterrado el marianismo, sin que su principal figura hiciera el menor intento de sostenerlo. También ha respaldado a Casado como un líder posible. Algo pasa en un partido cuando los dos últimos presidentes intervienen en un acto público sin necesidad de rozarse. Si los populares necesitaran el consuelo de la comparanza podrían decir que peor sería que estuvieran sentados codo con codo en el banquillo, esperando ser condenados por un tribunal en Sevilla.

El sábado, Aznar hizo un discurso como el que esperaban los afiliados. Enérgico y centrado, pidiendo el voto para el partido a cuya presidencia de honor renunció y del que desvinculó a la Fundación FAES que preside. Había mostrado simpatías a derecha e izquierda. “Abascal es un chico lleno de cualidades”, le dijo a Ana Rosa en octubre. Antes, a primeros de junio, mientras Rajoy se lamía las heridas de la moción de censura, invitó a Rivera a pronunciar la conferencia de clausura del master de liderazgo en el Instituto Atlántico de Gobierno que él dirige. En justa reciprocidad, el líder de C’s, en su afán regenerador, solo se interesó en las cuentas del PP a partir de 2004.

Ahora ya sabemos que Aznar votará al PP y que prefiere a Casado, a quien ungió con la misma fórmula que Fraga usó con él: “Ni tutelas ni tutías”. Podría parecer que el mando en el PP se transmite como el cargo de Pirata Roberts en ‘La princesa prometida’. Rajoy renunció el viernes a hacer discurso y optó por un formato televisivo tipo sofá chester, una entrevista de su amiga Ana Pastor en la que se mostró como un señor particular, sin hablar de nada de interés. Aznar tampoco habló de Rajoy. Criticarle directamente no procedía, salvo que empezara entonando un mea culpa: ¿En que pensaría yo cuando lo designé? Pero podría haber rellenado la laguna con un poco más desparpajo: “Sí, yo elegí a Mariano, pero it could be worse, imaginaros que llego a seleccionar a Rodrigo”.

Rajoy gestionó mal el cisma catalán. Le faltó pedagogía para explicar a los golpistas la máxima de Rubalcaba: “El que echa un pulso al Estado lo pierde” y claro, se le vinieron arriba. Pero Aznar no debe encampanarse. Él cedió a Pujol los impuestos y le entregó en bandeja de plata la cabeza del Bautista Vidal Quadras, que fue el origen de Vox.

Aznar fue en líneas generales un buen presidente, pero no lo había distinguido la naturaleza con habilidades de head hunter. Recuerden aquella operación de relevo en la cúpula del BBVA, cuando sustituyó a Emilio Ybarra por Francisco González, una puñalada en el corazón de Neguri. En estos días han aflorado informaciones sobre el presunto encargo del ex presidente Francisco González a Villarejo de espiar a empresarios, políticos y al propio Rey Juan Carlos.

Aparición estelar de Juan Manuel Moreno Bonilla, -el éxito sorprendió a la propia empresa-, que venía de Sevilla de jurar el cargo. La Convención, ya digo, se ha saldado con el triunfo de un Casado razonable, algunos de cuyos nombramientos han gustado mucho. Para la próxima Convención deberían dejarle solo. Cualquier intervención de un ex para algo más que un saludo estricto, o es tutela, o es tutía.

 

Publicado en . | 203 comentarios