Esquizofrenia

Hay que reconocer a los golpistas la mínima coherencia de predicar con el ejemplo. Querían romper España y se han tenido que conformar con romper las filas del golpismo. Lo que fue Juntos por el Sí ha terminado con el PdeCAT, antes Convergència por una parte, y ERC por otra, dos estrategias distintas para un despropósito verdadero. El canto de la gallina entonado por Puigdemont la tarde que los suyos habían elegido para investirlo en su ausencia, esos tuits en los que confiesa paladinamente su derrota no significan nada, exactamente lo mismo que cualquier otra palabra en boca de esta tropa. Sus mensajes solo tenían un corolario razonable: el desistimiento. No diré la dimisión, porque ya estaba destituido de su cargo en virtud de la aplicación del 155 y porque ya había dimitido moralmente en el momento de hacerse prófugo.

Ahora, el segundo y el tercer partido en las preferencias de los catalanes están divididos por las estrategias con las que piensan buscar una salida. El PdeCAT propugna la repetición de elecciones, una estrategia fantástica para que el tejido empresarial catalán siga deteriorándose, más de 3.200 empresas en fuga de momento. Tampoco parece que todo el bochinche protagonizado por el ex presidente desde su fuga, pueda proporcionarles garantías de mejorar sus posiciones, aunque esto nunca puede saberse. Los dirigentes parecen muy convencidos de la estupidez de sus adeptos, tanto como para aumentar su tirón electoral.

Junqueras ha propuesto una operación igualmente imaginativa: se niegan a repetir las elecciones, pero proponen elegir dos presidentes: uno con carácter simbólico, que sería Puigdemont y otro Ejecutivo, para el que barajan cinco nombres del PdeCAT: Jordi Sánchez; Elsa Artadi; Eduard Pujol, ese fenómeno que se siente perseguido por un señor de edad madura en patinete, un tal Solsona y,-mare de Déu, quina vergonya,-Jordi Turull.

Así está el tema. Uno habría esperado leer alguna rectificación de los que afearon al Gobierno su recurso al Constitucional a pesar del dictamen adverso del Consejo de Estado. Parece evidente que Rajoy acertaba. Baste pensar en cómo estaríamos si hubiese desistido: tendríamos a Puigdemont investido por skype, o por teléfono o por fax. Ahora lo tenemos deprimido y enviando mensajes que hasta Comín pueda entender: “el Plan Moncloa triunfa”.

¿Y qué va a ser de Puigdemont? Le espera un futuro como el de Doc Mc Coy, el protagonista de ‘La huída’. No me refiero a la magnífica película de Peckinpah, sino a la novela original de Jim Thompson. Tras cruzar la frontera con el botín, Doc y Carol se refugian en un poblado mexicano para fugitivos, una Bruselas tercermundista, para entendernos. Allí todo es muy caro, se gastan enseguida su fortuna y tienen que volver a EEUU, para caer en manos de la ley. Me alegraré de ver ese final para el jefe de los golpistas. Mientras, Inés Arrimadas podría entretenerme la espera parando tanta tontería como líder del partido más votado de Cataluña y explicar al tont Torrent del Parlament que ella es la más votada y que quiere ser designada candidata, que él no es el presidente solo de los diputados presos por golpistas como revela su lazo amarillo, amén.

Anuncios
Publicado en . | 87 comentarios

Arcu, guía turístico

Imagen | Publicado el por | 76 comentarios

Albert y la memoria

Albert Rivera debería llevar una libreta para anotar los acontecimientos principales del día tal como ocurrieron. Han sido varias las ocasiones en que su relato ha chocado con mi memoria y como uno va teniendo ya una edad., en tales casos me pongo a indagar sobre los hechos que ahora es actividad muy asequible vía Google.

Cualquiera diría que lo del 155 se le ha ocurrido a él, cuando se ha opuesto al menos en tres ocasiones: cuando Margallo, que era un ministro de Exteriores empeñado en considerar a Cataluña como asunto de su negociado, es decir, asunto ajeno, comentó la posibilidad de aplicar el artículo 155 por el referéndum del 9 de noviembre de 2014, le advirtió que “no es procedente matar moscas a cañonazos”. Efe, septiembre 2014). El 6 de julio de 2017, en un acto de EFE Foro Líderes: “No hay que gritar ante el órdago separatista ni aplicar el 155”. El 3 de septiembre de 2017, El Mundo abría con este titular: “Sánchez y Rivera aconsejan a Rajoy que no aplique el artículo 155”. El pasado 18 de enero declaraba a Europa Press: “Rajoy rechazó aplicar el 155 en Cataluña antes del 1-O y por eso su gestión fue desastrosa”.

No sé si es por mentir o simplemente por mala memoria, pero ayer fue entrevistado por Carlos Herrera al filo de las 9 de la mañana. En ella dijo algunas cosas que chocaban con mi memoria. Por ejemplo, al ponerse en perfil egipcio sobre la prisión permanente revisable que quiere derogar el PSOE. El comprende a los padres de Diana Quer que han encabezado la iniciativa popular para oponerse a la derogación de la pena que ha instado el PNV. Él también es padre y le parece que la iniciativa “tiene algo muy razonable y por eso nosotros no vamos a apoyar esa derogación. No lo hemos hecho y no lo vamos a hacer”.

Algo cambió la entrevista en el estado de ánimo del líder porque en ella propuso una enmienda para endurecer la permanente revisable: “toda aquella persona que haya sido condenada a prisión permanente revisable por la comisión de un delito no pueda acceder a la clasificación en el tercer grado, hasta el cumplimiento de un mínimo de 20 años de prisión efectiva (y no 15, como ahora)”.

Pero había una frase de más en la entrevista de COPE. O la mitad de una frase: “No lo hemos hecho”. Sí lo has hecho. A comienzos de 2016 suscribiste con Pedro Sánchez un Acuerdo para un Gobierno Reformista y de Progreso, en cuyo apartado 9, Reforma de la Justicia, página 56, proponía “la derogación inmediata de la prisión permanente revisable incluida en el Código Penal”.

Le preguntaba Herrera por qué Arrimadas no daba un paso al frente para optar a la presidencia y quitarles a los separatistas la iniciativa política y él respondió: “A mí me encantaría que nuestra candidata tuviera opciones de ser presidenta aunque la candidata, como mínimo, tiene que tener aritméticamente opciones a presentarse. El señor Rajoy por ejemplo, por lo menos, sobre el papel tenía opciones. Los partidos constitucionalistas sumamos dos tercios del Congreso y no lo hizo”.

Aquí le vuelve a fallar la memoria. Rajoy declinó la invitación del Rey el 22 de enero de 2016. Lo recuerdo porque le dediqué una columna crítica. ¿Sobre el papel? ¿Qué parte del “no es no” de Sánchez no entiende? No tenía a nadie a favor. Rivera apoyó la investidura de Pedro, que fracasó a comienzos de marzo. Se repitieron elecciones el 26 de junio, en las que el PP mejoró su posición, el PSOE perdió cinco escaños y C’s 8. Ciudadanos empujaba a Rajoy a presentarse. Villegas lo decía así: “Que haga lo que tiene que hacer alguien que dice que quiere ser presidente del Gobierno”. (26/7/2016). El 9 de agosto, Ciudadanos decide apoyar la investidura de Rajoy y este acepta presentarse y pierde en las dos votaciones: el 31 de agosto y el 2 de septiembre. Se abría la posibilidad de terceras elecciones y eso desató la operación del Comité Federal del PSOE contra Sánchez, que dimitió el 1 de octubre. Un mes más tarde es investido Mariano Rajoy con el apoyo de Ciudadanos y de Coalición Canaria en la segunda votación.

Así fueron las cosas, aunque no sea como Rivera las recuerda.

 

 

 

Publicado en . | 34 comentarios

Trinos y rebuznos/ Ah, el anonimato

 

El viernes pasado incorporé a mi sección en Herrera en COPE el trino de uno de los tuiteros a los que recurro con más frecuencia. Así: “El gran Pastrana ha hecho una propuesta en materia de relaciones exteriores: Ahora que Maduro ha expulsado al embajador de España en Venezuela yo ofrecería diálogo para negociar que al menos se quede con Zapatero”.

Estaba yo lejos de suponer que esa mañana se iba a desatar una cacería implacable contra el tal Pastrana. Al poco tiempo recibí un rebuzno pequeño, platerillo, tan blando por fuera que parecía de algodón, firmado por Bullock R.: “El Pastrana ese que tanto nombras, ¿es un alcalde del PP? Podrías decirlo en Antena”. Respondí: “No sé quién es ni a qué dedica el tiempo libre. Doy cuenta de su ingenio, eso es todo”.

Para esas horas ya se había descubierto la identidad de Pastrana y algunas ilustres Plateras se hicieron oír en la red. “Vaya vaya vaya”, scribía una alborozada Ana Pastor. También daba cuenta de ello Julia Otero y ya en otro nivel de la constelación mediática, Bea Talegón. Naturalmente Rufián y Pablo Iglesias. Efectivamente, Pastrana es alcalde de un pueblecito turolense llamado Cobo del Villar, 188 habitantes. Hubo decenas de reacciones que señalaron la debilidad de la izquierda, en vez de rebatir las ideas argumentan siempre ad hominem. De ahí que les hiciera tan felices descubrir que pertenecía al enemigo. Como si hiciera falta conocer a Rufián para saber que sus tuits son gilipollas sin necesidad de información adicional alguna.

La militancia de Pastrana en el PP* es una cuestión que se le antoja a cualquiera bastante interesante. Un tío con ese talento y la gracia que derrocha cada día en sus trinos debería estar mejor aprovechado por su partido que al frente de una alcaldía de 188 habitantes. Comparen su ingenio con lo más ocurrente que haya salido nunca de la pluma o de la boca de las alcaldesas de la dos capitales más grandes. O sus trinos con los de las estarletes citadas ut supra y los de Rufián y Pablo. ¿Qué hace Génova que no le ofrece un despacho y un cargo de ‘Community manager’?

*Me corrige amablemente Fray Josepho que Pastrana no es militante del PP, encabezó la lista como independiente. Anotado queda, pero tanto da.

 

Publicado en . | 103 comentarios

¿A qué llamamos liberación?

El sábado pasado se cumplieron 73 años  de la entrada del Ejército Rojo en el campo de concentración que los nazis convirtieron en una fábrica de muerte gigantesca.

Es algo sorprendente que el buscador de Google proporcione 25.000 resultados al concepto ‘liberación de Auschwitz’, entre los que figuran relevantes medios de comunicación: El País, El Mundo, ABC, La Vanguardia, RTVE, Cadena SER, Tele-5, Marca, Canal Historia, El Confidencial, el.diario.es, el centro judío Yad Vashem y la BBC, entre muchos otros.

Al hilo de la ocupación por parte del Ejército soviético de Auschwitz-Birkenau,  el tuitero Alcalde Armuño tiraba de hemeroteca y rescataba un tuit de Juan Carlos Monedero hace unos meses, en el aniversario de Mauthausen: “Un frío inmenso en Mauthausen, en la piel y en el alma. ¿Cómo olvidar?¿Cómo quitarle importancia?¿Cómo puede nadie repetirlo?¡Ay, humanidad!”

Qué cómo, se preguntaba Alcalde Armuño le respondía: Así, por ejemplo, con un tuit anterior de Monedero: “Europa 2015-1939. Claro que no es lo mismo, pero el terrorismo financiero causa más dolor que el nazismo”.

Una de las novelas que más y mejor me ha impresionado en los últimos 20 años ha sido ‘La hora estelar de los asesinos’, de Pavel Kohout, viene a tratar este asunto. Si no la han leído no pierdan la posibilidad de ponerse a ello. Trata su historia de la persecución y caza de un psicópata asesino de mujeres en los últimos días de la ocupación de Praga por los nazis. La investigación une a dos policías, un patriota checo llamado Jan Morava y Buback, un agente de la Gestapo, tan lejanos en lo ideológico como unidos en la tarea de capturar al asesino.

La novela termina con la capital en poder de los aliados. El protagonista, Jan Morava, jefe de la Policía criminal de Praga, subiendo al coche oficial para ir a la sede del Partido Comunista con el propósito de afiliarse. El último párrafo dice estrictamente: “No tenía la menor idea de que se estaba dando prisa para cometer el peor error de su vida”.

Publicado en . | 98 comentarios

Un pelotón de jueces

El Tribunal Constitucional fue el sábado la encarnación jurídica del pelotón spengleriano llamado a salvar esta forma de civilización que hemos convenido en llamar ‘democracia española’.

No era fácil. Durante la larga tarde del sábado todo hacía prever que el tribunal iba a rechazar el recurso planteado por el Gobierno. La mayor parte de los medios daban cuenta de la propensión al rechazo del recurso por el magistrado ponente, Xiol Ríos y se amparaban en la decisión del Consejo de Ministros de recurrir el pleno de investidura de Puigdemont a contrapelo del dictamen del Consejo de Estado, condenada por editoriales, columnas y tribunas, con algunas excepciones, las más notables, los tres editoriales que publicó El País entre el viernes y ayer y la excelente tribuna que el sábado firmó en El Mundo Jorge de Esteban.

También estuvo muy bien la toma de posición de Rosa Díez en unos tiempos tan poco favorables para las políticas de Estado, dando las gracias al Gobierno, cualquiera que fuese la resolución del TC por emplear todos los instrumentos para evitar el desafuero de investir a un prófugo de la Justicia. Compárese con la actitud de Rivera, tan dispuesto a apoyar la presentación del recurso como a pedir explicaciones “si se equivoca el Gobierno”, en el caso de que el TC inadmitiera el recurso.

Qué es eso que el Gobierno se equivoque. Ningún ejecutivo está obligado a acertar con la decisión que ningún Tribunal Constitucional vaya a tomar ante un recurso propio o ante uno de la oposición contra una iniciativa legal suya. En eso consiste precisamente la separación de poderes. Baste comparar el estado del arte hoy a lo que sería si el Gobierno hubiese desistido por el dictamen del Consejo de Estado.

Los mismos que afeaban a Rajoy su cachaza en tantas ocasiones, a veces con razón, el 29-N y el 1-O sin ir más lejos, le afean la imprudencia cuando trata de adelantarse a los acontecimientos (no corras tanto, mamón). Da la impresión de que una parte de la opinión pública española y de la publicada tiene más animadversión a Rajoy que hacia el golpista Puigdemont.

Es deber de todo Gobierno evitar la consumación de un delito anunciado; el nuestro lo ha hecho y le ha salido bien. Imaginen que un violador anuncia que el fin de semana próximo piensa violar a una muchacha y da detalles. ¿No se han de tomar medidas preventivas?¿No son preventivas las medidas de alejamiento que dictan los jueces contra los maltratadores?

El violador del estilete es el quinto agresor sexual detenido por reincidente después de que el Tribunal de Estrasburgo lo pusiera en libertad gracias a la brillante iniciativa del magistrado español Luis López Guerra. La justicia esperó a que consumara para detenerlo, como en los cuatro casos anteriores. Aún quedan 9 violadores de López Guerra en libertad, por si se puede estrechar la vigilancia.

El 3 de octubre de 1982 fueron detenidos 3 coroneles, los hermanos Crespo Cuspinera y Luis Muñoz, que tenían preparado un golpe de estado para el día 27, víspera la aquellas elecciones en las que arrasó Felipe. Ellos ni siquiera lo habían pregonado, como los golpistas catalanes. ¿Fueron detenciones preventivas? El sábado por la noche muchos nos sentimos más tranquilos porque dos instituciones básicas de nuestra democracia, el Gobierno y el Tribunal Constitucional supieron estar a la altura de sus responsabilidades.

Publicado en . | 63 comentarios

No hay dos sin tres

Por tercer día consecutivo ha dedicado El País un editorial al problema de Cataluña: ‘Estocada al procés’. El primero fue publicado el viernes, 26, con el título ‘Impedir la investidura’ y lo reproduje en este blog al mismo viernes. El segundo, ‘No a la provocación’ fue publicado el sábado. Y tal como reza el título aquí arriba, no hay dos sin tres.

No han sido pocas las veces que este blog ha mostrado posiciones críticas hacia este diario. Por eso mismo me produce satisfacción esta coincidencia con el periódico que fue el gran referente de mi formación como periodista. Para lo bueno y para lo malo, como os digo una cosa os digo la o. No tengo más que decir. O sí, pero no tengo tiempo.

Publicado en . | 76 comentarios

Oh, el vino

Ayer invité a comer a un amigo. Él me había mostrado un gran interés porque le cocinase unas patitas de cordero a la riojana, a lo que accedí gustoso. Se presentó en mi casa a las dos en punto con algo más que pan para empujar: una botella de Château Lafite Rothschild 2003, 100 puntos Parker, probablemente el mejor vino del mundo. O uno de los mejores, vaya. No tengo palabras. Pedí permiso a este generoso Médicis para dar a conocer su nombre benefactor y me lo prohibió tajantemente. También lo comprendo. A partir de una determinada edad a las personas solo nos queda nuestra reputación y no es prudente mancharla por unas patitas de cordero.

Publicado en . | 77 comentarios

La investidura ectópica

Pie de foto.-Roger Torrent, de blanco, es recibido en el Bruselas Arena por Puchimón y la cuadri.

El Gobierno busca la manera de impedir la investidura de Puigdemont conforme a las leyes y según las más elementales reglas del sentido común, subvertidas ambas de múltiples maneras por Torrent, president del Parlament y su candidato demediado que lo llamó a consultas a Bruselas, convertido en el Notorious Ranch de los delincuentes de Europa. La foto de la reunión del miércoles da la vuelta al protocolo: es el candidato quien ocupa la cabecera de la mesa y recibe al presidente de la cámara legislativa, al revés de lo que mandan los cánones. Por si eso fuera poco, el candidato imposible sienta en la mesa a toda su cuadrilla, los diputados prófugos: Comín, Puig, Ponsatí y Serret , de los cuales solo Puig es de su partido. Comín y Serret son de ERC y Ponsatí, de la ANC.

El Parlamento es el lugar para que un candidato se someta a la sesión de investidura y lo que pretende el prófugo es una investidura ectópica, que es lo que se produce fuera del lugar que le es propio, un suponer, un embarazo en el que el óvulo se fecunda y se implanta en una de las trompas de Falopio, aunque tratándose de este sujeto también podría ser investido en las trompas de Eustaquio. Cosas que no pueden ser. Se lo aclaraba Reg en La vida de Brian a Stan, el militante del FPJ que quería ser Loretta para ser madre: “Tú no puedes parir, Stan, porque no tienes matriz. ¿Dónde vas a gestar el feto, en un baúl?”

El Gobierno ha iniciado trámites para hacer frente a este ektópos parlamentario. El Consejo de Ministros recurrirá probablemente esta mañana el encargo de la investidura a Puigdemont, aunque el primer paso no le ha quedado muy airoso, poruqe el informe del Consejo de Estado, preceptivo, aunque no vinculante no entiende que estemos en el momento temporal de hacerlo. A uno, lego en esto como en tantas otras cosas, le parecía el del Gobierno un argumento irreprochable: no se dan las circunstancias porque su status jurídico actual es incompatible con su comparecencia personal en la cámara”, porque el prófugo “carece de libertad deambulatoria” en suelo español. O sea que si se planta en España deberá ir al Tribunal Supremo, de grado o por la fuerza, pero no puede acudir al Parlamento catalán.

No lo tiene mucho más fácil el obsecuente Roger Torrent, uno de los más claros ejemplos de las excelencias presidenciales de ERC, después de aquel jardinero llamado Ernest Benach, aunque en el peor de los casos saldría con una pena más leve de su paso por los tribunales.

Fue una imprudencia por su parte encargar la investidura a un prófugo. Si el Gobierno aprueba el recurso y el T.C. lo admite a trámite quedaría suspendido el encargo. En tal caso a Torrent no le quedan muchas opciones: o la vía Forcadell por desobediencia o nombra otro candidato, a lo que también estaría obligado por ley antes del 31 de enero. Si el Constitucional demora su repuesta y el día 30 se produce la investidura en trompas volveremos a la Mesa del Parlament, o sea Forcadell. Salvo que Torrent proponga a otro candidato, (o candidata) para satisfacción de casi todos. Y todas, claro.

Hoy, en la prensa del día, hay un editorial muy razonable en El País:

Impedir la investidura

Tras proponer Roger Torrent, presidente del Parlament, a Carles Puigdemont como candidato a la presidencia de la Generalitat, el Gobierno ha manifestado su voluntad de impugnar esa candidatura ante el Tribunal Constitucional. Y el Consejo de Estado, en el ejercicio de sus atribuciones, ha dictaminado, en una opinión que no es vinculante, que no existe base suficiente para dicha impugnación.

Para el Gobierno, cuya misión es proteger el interés general, impedir la investidura de Carles Puigdemont no solo es un objetivo políticamente deseable y jurídicamente legítimo sino una obligación inexcusable de la que en modo alguno puede abdicar. Para lograr ese objetivo, el Gobierno tiene ante sí una amplia panoplia de instrumentos políticos y legales. Esas actuaciones, como es natural en una democracia y en un Estado de derecho, están sometidas tanto a revisión política como judicial.

El expresident, huido de la justicia, no solo está encausado por gravísimos delitos. Su negativa a respetar la ley, su reiterada desobediencia al Constitucional y su rechazo a disolver el Parlament son las únicas responsables de la aplicación del artículo 155 y las elecciones del 21-D.

 

Publicado en . | 70 comentarios

A ver quién manda aquí

Un presunto delincuente, huido de la acción de la Justicia, recibió en Bruselas junto a sus cómplices a un presidente del Parlamento catalán, que acudió a rendirle pleitesía. El protocolo explica el asunto: Puchimón, sentado a la cabecera de la mesa y el president del Parlament, uno de los cinco, aunque en una posición de cierta preeminencia. Está sentado a su derecha, un Primus inter pares, junto a Comín, el pobre y frente a otro fenómeno, Lluís Puig, el sustituto de Santi Vila en la Consejería de Cultura. En lugares más apartados, Clara Ponsatí y Meritxell Serret.

 

Publicado en . | 15 comentarios