Este es Pedro; es lo que hay

Mi querida Louella Parsons ha tuiteado esta mañana con precisión admirable: “Sólo con un presidente como Sánchez se explica una vicepresidenta como Calvo”. Cierto.

Ayer, día de Santiago, colocó en Twitter el mensaje que ven,  a felicitando a los gallegos (y a las gallegas, por supuesto) en la fiesta de Galicia. Tal vez debió felicitar también a las españolas (y a los españoles, naturalmente) habida cuenta de que el apóstol Santiago es el patrón de aquello sobre lo que nominalmente gobierna este mindundi. Lástima que el presidente del Gobierno de España no pueda estar en todo.

Como una nota al margen diré que personalmente siempre me ha parecido dudosa la relación del apóstol con su tumba compostelana. Veamos: Santiago el Mayor, hijo de Zebedeo y hermano de Juan, fue uno de los apóstoles que más privanza tuvo con el Maestro. Fue decapitado en su tierra por orden de Herodes Agripa unos diez años después de la muerte de Jesús. Ahora piensen en que alguien se toma la molestia de fletar un barco para embarcar los restos mortales de mi Gran Tocayo y se cruzan todo el Mediterráneo hasta desembarcar en Valencia. Pudieron haberlo enterrado allí, pero no; el cuerpo y la cabeza cruzan la península hasta llegar a lo que hoy conocemos como Santiago de Compostela y alguien con autoridad dice: “aquí”. Y allí se pasan enterrados 18 siglos hasta que son encontrados. Pero por fantástica que sea la leyenda, Santiago es el patrón de España, ese concepto abstruso sobre el que Sánchez no gobierna, porque lo hace Puigdemont, fuera de calificación.

 

 

 

Él sí está a lo que ven en esta segunda captura de pantalla, felicitando a los musulmanes por el fin del Ramadán. Para las musulmanas no dice nada. Nunca en su vida ha felicitado la Navidad a los cristianos (y a las cristianas, claro). Este muchacho no vale para su cometido. Está bien que se haga acompañar por las Calvo, las Meritxelles, las Celáas, los Ábalos y compañía. Pero ¿qué pensarán los ministros alfabetizados, que alguno hay, cómo soportar esa íntima vergüenza ajena, salvo mediante esa vacuna que se llama dimisión?


Hace tres años, por estas fechas colocó en Twitter la pieza que antecede. Soria, cuna de Machado! Probablemente los versos más conocidos de Antonio Machado se refieren a su cuna, o sea, Sevilla:

“Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla/ y un huerto claro donde madura el limonero;/ mi juventud, veinte años en tierra de Castilla;/ mi historia, algunos casos que recordar no quiero”.

Y si el poeta no quería recordar, ¿por qué nos empeñamos en que lo recuerde el pobre Sánchez, después de todo? Me ha llamado mucho la atención que al recibir a su alter ego en La Moncloa, ese mindundi rubicundo que tampoco Gobierna Cataluña, se empeñara en enseñarle la fuente donde Guiomar quedaba a escondidas con don Antonio, aunque ninguno de los dos supiera quien era una ni el otro. En fin, ¿de verdad nos merecemos esto?

Anuncios
Publicado en . | 87 comentarios

Trinos y rebuznos/Carmen lo explica

La vicepresidenta Calvo es mujer que se expresa en tuits, unidad infinitesimal del pensamiento que prodiga en toda entrevista, declaración o canutazo y cuyo requisito mínimo es ser capaz de sustentar un titular. El periodismo de hoy está a su altura y se expresa en titulares. Hay en ella una cierta cualidad de aquel personaje caótico que encarnaba Katharine Hepburn en ‘La fiera de mi niña’, tal como explicaba su abogado: “nunca entenderemos nada mientras ella se empeñe en explicarlo todo”.

Sucedió que el mindundi que funge (gracias, Juan Luis) de presidente del Gobierno, es un especialista en ahorcarse con sus propias palabras. De ahí que se le afeara el nombramiento de un ministro de Agricultura imputado. Se esperaba su desimputación y no habría debido ser problema para un dirigente normal, pero Pedro no lo es. Con lo del Falcon ha vuelto a pasar: el lío entre lo público y lo privado. Lo malo no es el hecho en sí, sino que después lo razone Calvo, claro: “Tuvo una agenda institucional todo el día y por la noche tuvo un evento cultural, es decir, tuvo una agenda cultural de noche”. “Como si se hubiese sentado en un teatro”, añadió y en esto hay que destacar  su coherencia. En los tiempos en que fue ministra de Cultura y telefoneaba por las mañanas a “alcaldes en bragas” (en bragas, ella, no los alcaldes) declaró con mucha prosapia que  “Un concierto de rock en español en el extranjero hace más por el castellano que el Instituto Cervantes”. Sobre todo ahora que han puesto de director al marido de Almudena para impulsar las “lenguas y culturas que se integran en la nación española”. Pero Calvo mintió, claro. El concierto no estaba en la agenda del presi.

Aceptemos que Pedro tenía una actividad cultural nocturna, no una agenda. Dostoievski y el par de botas, que decía Finkielkraut. Para actividad nocturna la de los compañeros que se fundieron 15.000 euros públicos en el puticlub Don Ángelo con una tarjeta de la Junta. Seguramente lo tenían en la agenda. Puede que cultural no fuese, pero quizá sí de convivencia y de solidaridad con aquellas pobres migrantes. Y si el dinero no era de nadie, ¿qué de malo había en ello?

Publicado en . | 102 comentarios

El supremacismo tiene bases reales

Esto que ven aquí es la pareja delegada de Puigdemont para las cosas del golpe, Torra y Nogueras. Gracia de Tabarnia anotó en su cuenta de Twitter: “Yo no he visto una raza superior más fea en mi vida”. Pero esto no es solo el atractivo físico; también tienen un cerebro. El encargao posó con su lazo y con una foto de Churchill en el bolsillo supèrior de la chaqueta. Para que le de fuerzas, dice: “No surrender”, sin caer en que para sustentar ese eslogan le habría bastado una de Bruce Springsteen.

Hubo más; en su primera entrevista con la delegada del sanchismo en Cataluña, Teresa Cunillera, Torra se quejó del atentado cometido por un particular que entró con su coche en la plaza mayor de Vic, donde los golpistas habían plantado 2.500 cruces amarillas, tirando algunas de ellas. El capataz de Puigdemont ha pedido a Sánchez vía Cunillera que reúna cuanto antes a la Junta de Seguridad para tratar el tema,  abordar el aumento de los ataques fascistas a Cataluña. Nunca le he oído citar el atentado de las Ramblas del 17 de agosto por hablar de atropellos. 17 muertos. Tampoco del atentado contra la casa cuartel en la propia Vic. Diez víctimas mortales, cinco de ellos niños.

Y este tarado pide Junta de Seguridad para las cruces de los golpistas, una ocupación ilegítima de un espacio público. Se cuenta una anécdota de Quevedo, según la cual, entre sus costumbres poco edificantes estaba echar una generosa, larga meada, a la puerta de su casa cuando volvía de noche. Sus vecinos, molestos, pintaron dos cruces en el lugar en que solía ocuparse don Francisco, lo que no cambió lo más mínimo los hábitos del escritor. Los vecinos quisieron ser más explícitos y escribieron bajo las cruces: “Donde hay cruces no se mea”, lo que fue replicado por otro mensaje de Quevedo: “Donde se mea, no se ponen cruces”.

Publicado en . | 77 comentarios

El don del mutis

Ahora que el PP ha abjurado del marianismo, de sus pompas y sus obras, es un buen momento para reconocer algunas virtudes de nuestro penúltimo presidente del Gobierno. Por ejemplo, su oratoria, baste compararlo con su sucesor. Por ejemplo, su dominio del mutis. Ambas se dieron cita en el discurso del viernes, que a mí me pareció magnífico. La mayor parte de los columnistas españoles le han afeado la ausencia de autocrítica, pero eso es porque parten de la errónea creencia de que autocriticar es en España un verbo reflexivo, cuando en realidad es transitivo.

Admitamos que pudo entonar un discreto mea culpa por algunas cosas, algunas insuficiencias en el putiferio catalán. Por ejemplo, aquel día que el menguante Mas se le puso chulo y amenazante en su despacho y él no llamó a los guardias de Moncloa para que se llevaran a aquel tipo en volandas hasta el pie de las escaleras. Por ejemplo, no haber puesto en marcha antes el 155. Sobre su profundidad me abstendré de hacer valoraciones: tenía como apoyos a dos reacios: Pedro y Albert. Mientras duraba el proceso golpista, él solo tenía ojos para la economía y eso, preciso es reconocerlo, lo hizo bien. Quien discuta esto, que espere a ver los primeros resultados del pedrisco y su votante precoz, con el aumento del gasto y la promesa de que lo vamos a pagar a escote. Pero descuidó bastante la política y eso produjo efectos inhibidores en la firmeza de las convicciones constitucionales del buen pueblo español.

A mí me habría gustado un poco de autocrítica, como el sentido mea culpa de Felipe por haber dejado la tasa de paro en el 24%, porque durante sus últimos años la corrupción alcanzó al papel del BOE, a la Cruz Roja, a la Guardia Civil con Luis Roldán y aquella épica negra del GAL. Tampoco estuvo mal lo de Aznar reconociendo que su entusiasmo en el apoyo a Bush en lo de Irak debió quizá estar un poco matizado y la parte de la corrupción del PP que se desarrolló bajo su mandato. Grande estuvo José Luis al mostrar su arrepentimiento por haber dejado la Economía española con seis millones de parados y por su apoyo al sátrapa Maduro.

Los afiliados del PP votaron renovación y enterraron el marianismo. Son de suyo gente muy sensible que interioriza las descalificaciones de la izquierda, pongamos a la gran Celia Villalobos, acusando a Pablo Casado de rodearse de gente de “extrema derecha”, expresión que solo han utilizado un par de intelectuales alternativos de nuestra vida pública: el presidente por accidente y esa extravagante inflorescencia peronista que Iglesias ha colocado como secretario de Organización de Podemos. Zapatero, que fue el inventor de casi todo, invirtió el sintagma y decía “derecha extrema”.

También han copiado sus mañas organizativas. Había escrito uno algo sobre los congresos del PSOE, que antes partían de la aprobación del informe de gestión y el informe político, y luego se elegía a la nueva Ejecutiva. Ahora se hace con las reglas del cocido maragato: primero las carnes por si ataca el enemigo; después las legumbres y verduras y después ya la sopa. Así ha procedido también el PP: el Congreso se ha ventilado entre los dos candidatos y sus discursos. Ha ganado la etiqueta de la renovación y ha perdido la candidata del marianismo, pero no ha habido tiem,po para hablar del golpismo catalán. Echaremos de menos a Rajoy y al PP le dará lo mismo: Ciudadanos ve en el nuevo presidente la corrupción de siempre. Casado tendrá que refundar el PP. No le va a faltar tiempo porque Sánchez no piensa dejarlo en 2020. Las encuestas le sonríen porque la moral socialdemócrata considera la regeneración compatible con que el presi lleve a su señora en avión oficial a un concierto en Benicassim. A ver si no para qué ha llegado esta parejita feliz a la Moncloa.

Publicado en . | 74 comentarios

Pedro, el pregonao

Comentario de alcance: Esto que ven aquí es el Falcon 900 presidencial en el aeropuerto de Castellón y constituye el primer acierto estratégico del presidente Sánchez. ha conseguido dar utilidad a ese despropósito aeroportuario de Fabra. El viernes pasado, después del Consejo de Ministras cogió el avión oficial y se fue con su Begoña a Castellón para ir al festival de Benicassim. El mismo Pedro Sánchez que pedía la cabeza de Monago porque viajaba como senador para ior a ver a su novia a Canarias. Sánchez, que es astuto, programó una entrevista con Ximo Puig de la que nada se supo y a la que solo fueron invitados los gráficos.

Hoy, en El Mundo del País Vasco:

Pedro, el pregonao

Una de las características más sobresalientes del tipo que funge de presidente del Gobierno es su condición de ‘pregonao’, que es la antítesis de la cualidad básica del líder. Por referirnos solo a los hechos más cercanos se dejó anunciar la toma de la RTVE por Pablo Iglesias. Dirán que así salió ello, pero esa es otra historia.

Esta semana hemos vuelto a ver otra del mismo estilo: el lehendakari Urkullu ha anunciado urbi et orbe las dos cesiones del Gobierno Sánchez que allanan el camino para una nueva relación con el Gobierno Central: la retirada de dos recursos ante el Constitucional: el primero por el aumento salarial a los funcionarios vascos y el segundo, el interpuesto hace ahora un año contra la Ley de Abusos Policiales que había sido aprobada por el Parlamento vasco en 2015. El recurso contra esta ley, impulsado por la entonces vicepresidenta, Sáenz de Santamaría, en mayo de 2017, y defendido por la jefa de la Abogacía del Estado en el País Vasco, Macarena Olona, se centra principalmente en el papel de la comisión de valoración de dichos abusos que tendrá poder omnímodo para determinar en qué casos se han producido abusos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado sin necesidad de sentencias, ni siquiera de informes policiales que así lo señalen.

Algo había apuntado previamente el delegado del Gobierno, Jesús Loza, pero parte de la reivindicación nacionalista está en quién hace público el comunicado. El Consejo de Ministras del último viernes de julio decidirá la retirada del recurso, por la paz un avemaría (o dos si las recitamos con prisa). Después vendrán las 30 competencias cuya transferencia negocian Meritxell, mi Meritxell y Josu Erkoreka, que serán anunciadas en su momento por el portavoz del Gobierno vasco como es de ley.

Pero eso, volvamos a la gran sentencia de Moustache, es otra historia. Ahora en lo que estamos es que Pedro va a retirar un más que pertinente recurso de inconstitucionalidad, porque así se lo mandan cinco de sus cómplices en la moción de censura. Han puesto una condición que deberá satisfacer p`reviemente el Gobierno vasco: modificar la ley para que quede claro que la ley y las listas de perjudicados que el batasunaje exhibe ya como víctimas de abusos policiales son parte de un acto administrativo, sin consecuencias judiciales. No te preocupes, tonta, que no pasa nada y no te va a doler.

Macarena Olona, que es mujer aguerrida y de sólida formación jurídica,-de ahí que fuera descabalgada de la jefatura de la Abogacía del Estado en el País vasco-, va a encabezar una batalla en la que se han alineado dos asociaciones de víctimas del terrorismo y media docena de sindicatos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y ERNE, el sindicato mayoritario de la Ertzaintza. Se trata de combatir el relato paralelo que trata de construir Jonan Fernández para mayor satisfacción de la izquierda abertzale. Jonan lo ha negociado con Txus Loza para cumplir las obligaciones contractuales de Pedro, ¿qué podría salir mal?

Publicado en . | 103 comentarios

Una manera agradable de empezar el día

Mi querido Arcu ha accedido desinteresadamente a ejercer de go between en tal jornada como la presente. No tengo nada más que decir. El charlizetheronismo es una religión monoteísta.

Publicado en . | 37 comentarios

Primerizos en primarias

Hay momentos en que las buenas gentes de los partidos se interpelan sobre cuestiones que no tienen vuelta de hoja: ¿pero qué necesidad teníamos? Pongamos que hablo de las primarias, esas costumbres modernistas que importamos de Estados Unidos y que si allí ya dejan en carne viva a los candidatos que compiten, aquí excuso decirles.

Lo del PP en estas primarias recuerda mucho a aquel lance de las aventuras de Asterix en ‘La Cizaña’, cuando sus habituales antagonistas del barco pirata topan con una galera romana en lugar de con el barco de los galos, pero les va peor, porque basta la presencia de Caius Detritus para que los piratas se empeñen en una batalla de todos contra todos que acaba con el barco hundido, mientras el capitán, melancólico en la cofa, dice: “Es formidable, muchachos, ya no necesitamos a los galos para hacer el ridículo”.

Y en las primarias del PP ya se están atizando con los videos en la cresta y no hay tarea tan apasionante para un afiliado como la contienda fratricida, mientras el Gobierno de Pedro despliega todas su incompetencias. Y de todas las inquinas. En la batalla argumental de las primarias, ha habido columnista brillante que ha patinado por la analogía: “Ahí está Soraya Sáenz de Santamaría, erigida en la Calvo del PP”. No basta compararla desventajosamente con Pablo Casado: hay que equipararla a Carmen Calvo. Hay un desorden comparativo que podría disimularse invirtiendo los términos: Calvo es la Santamaría del PSOE, aunque tampoco. Yo que siempre he sido fan desde que Chaves se la encasquetó a Zapatero, tengo páginas y páginas llenas de muestras de su genio tomista e irrepetible.

Las primarias están abriendo una grieta en el partido de la derecha española y me temo que no superará el trance de que las gane Soraya. Seguramente no al revés. Si gana Pablo Casado es muy probable que la ex vicepresidenta se ofrezca para lo que sea menester y malo sería que el otro bando no le ofreciera la portavocía en el Congreso para contender con el talento alternativo de Adriana Lastra. Si gana Casado volverá a activarse el master. El de Pablo, no el de Pedro.

Ha sido muy sorprendente la reivindicación de la condición femenina que han enarbolado las sorayistas: “Ahora una mujer. Soraya”, dicen en otro video con esa voluntad de proclamar hitos históricos que Marlaska veía en la llegada de Pedro a La Moncloa, aunque se conformó con tuit. En esto ha estado más fino Casado: “Soraya vale mucho, pero no por ser mujer”. Esa bandera la izó primero la malograda Carme Chacón: “España está preparada para una presidenta del Gobierno”, dijo postulándose. Hacía decenas de años que muchos países, algunos más subdesarrollados que el nuestro habían adquirido esa preparación: Israel, Sri Lanka, India, Pakistán, Argentina (tres veces) Chile, Nicaragua, Filipinas, Brasil, Costa Rica y Liberia.

El sexo y la edad no son determinantes. La crisis del PP y es para estar en crisis que un fulano como Pedro les haya madrugado la cartera, había que resolverla con una reflexión profunda: Quienes venimos, de dónde vamos, adónde somos. Una refundación del partido y no un debate fulanista sobre el mando. No hay tradición. Lo mismo debió haber hecho el PSOE después de la experiencia Zapatero. No lo hicieron y el resultado es Pedro. No solo para la familia socialista; para todos nosotros.

 

 

Publicado en . | 65 comentarios

Esta tarde en Librería Cámara

Mi colega y sin embargo amigo, Paco Reyero, ha escrito un libro excelente. Se trata de una biografía de Clint Eastwood que me habría gustado escribir a mí. Es un libro de periodista, una larga crónica de aquella época en la segunda mitad de los años sesenta en que el actor dejó de ser el protagonista de una serie titulada Rawhide para convertirse en lo que Sofía Loren definió cuando preguntó por él en un  viaje a EEUU y sus interlocutores no supieron darle razón, La estrella les aclaró: “Bueno, es la estrella más grande del actual cine italiano”.

Después de aquello, ha sido mucho más: ha dirigido 40 películas que lo han acreditado como uno de los grandes cineastas de nuestro tiempo, un clásico del cine americano, al que podríamos equiparar con Scorsese, Coppola o Woody Allen. Nada permitía imaginar algo parecido cuando rodaba la trilogía del hombre sin nombre a las órdenes de Sergio Leone. Era un tipo de buena planta, 1,94 de estatura, a quien daban carácter un poncho y un cigarro mordido. Hasta se ha convertido también en buen actor, sobrio, eso sí.

Supongo  que Paco Reyero ha tenido a bien invitarme a presentarle este libro, porque debo de ser el único de su círculo de amigos y conocidos que ha trabajado en una película con Clint Eastwood. Fue en el verano de 1966, yo tenía 15 años y lamentablemente soy lo que en las películas se llama “uncredited”.

Hoy, a las 19:30, en la librería Cámara. C/ Euskalduna, 8, Bilbao

Presentan: Santiago González y Francisco Reyero

Publicado en . | 51 comentarios

Trinos y rebuznos/ Al ridículo, solo ida

 

El Gobierno y sus apoyos dieron la medida de su incompetencia al fracasar el golpe de mano que habían pretendido en RTVE. Dos de sus socios se equivocaron al votar, y otros dos se ausentaron. Sánchez y sus socios se fueron a ese lugar del que no se vuelve, según Tarradellas y Perón: el ridículo.

El 10 de junio de 2010, Zapatero celebró el centenario de la primera acta de diputado de Pablo Iglesias con una anécdota de su primer día en el Congreso: yo, como Pablo Iglesias. Pedro Sánchez piensa lo mismo, pero él se refiere a Iglesias Turrión, no a Iglesias Pose.

Aquel día, ZP descubrió el sentido de la responsabilidad socialista: a su lado, un colega había doblado un folio por la mitad y había escrito en grandes caracteres ‘SI’ a modo de chuleta, para no equivocar el voto. Era junio de 1986 y lo que se votaba era la segunda investidura de Felipe González. A ellos se les iba a escapar la votación de RTVE.

Sin embargo, a Zapatero siguen tratándolo como si fuese tonto. Total, por haber dicho que él es partidario de Soraya, que le parece dialogante, no como Casado, “que no sería bueno para el país”. ¿Es ZP un hombre bienintencionado, realmente interesado en que el PP salve su crisis precongresual? Sus palabras se han interpretado, incluso en el sector de la derecha contrario a la triple S como un argumento irrefutable en favor de Pablo Casado.

Esto solo revela la profundidad de la crisis en la derecha española. No es que la izquierda no haya tenido sus momentos, pero nunca había llegado a ese nivel. También había otra discreción sobre primarias ajenas. El 4 de junio de 2008, cuando Obama se impuso en las encarnizadas primarias que lo enfrentaron a Hillary Clinton, no existía Twitter, pero el gran Pepe Blanco se expresó en su blog: “Me he resistido en estos últimos meses a confesar públicamente mi simpatía hacia Barack Obama para no interferir en lo más mínimo en el proceso de elección que estaba desarrollando el Partido Demócrata.” Ahora ya podía decirlo. ¿Qué le costaba a Zapatero esperar hasta el 21?

 

 

Publicado en . | 76 comentarios

El jueves, en Cámara

El jueves, 19, el periodista Paco Reyero presentará su biografía del actor y director Clint Eastwood: ‘Eastwood: Desde que mi nombre me defiende’. Reyero hace un relato impecable de la biografía del último clásico del cine, desde que en 1964 era un actor característico en una serie del oeste que llevaba por título ‘Rawhide’ y aceptó la invitación que un director italiano con alguna experiencia en ‘peplum’ (El coloso de Rodas’) para rodar un western en España.

Fue así como Sergio Leone actualizó un género cinematográfico que estaba en franca decadencia. Tal como él mismo contaba, no fue Leone el inventor del ‘spaghetti western’, ya se habían hecho muchos cuando él dirigió ‘Por un puñado de dólares’. Después vino ‘La muerte tenía un precio’ y tras ella, ‘El bueno, el feo y el malo’, las tres que entronizaron a Clint Eastwood como una estrella, el hombre sin nombre, con su poncho y su medio cigarro en la boca.

Lugar: Librería Cámara. C/Euskalduna, 8 Bilbao

Día y Hora: 19 de julio, jueves, a las 19:30

Presentarán:

Santiago González

Paco Reyero

Publicado en . | 51 comentarios