¿Un todoterreno? Un tanque

Hoy, en mi columna de El Mundo del País Vasco

Decíamos ayer, con permiso de Fray Luis, que la austeridad en asuntos del Gobierno choca inevitablemente con el concepto de la coalición. Fue muy de agradecer el esfuerzo que el lehendakari Urkullu hizo al principio de la legislatura pasada, cuando dejó reducidos a ocho los departamentos de su gabinete. Eran tiempos en que gobernaban orgullosamente solos los jelkides y podían jactarse de haber eliminado dos consejerías de las que había tenido Patxi López. Ahora, la necesidad de incorporar a un socio nuevo les ha llevado a añadir tres departamentos para darles quehacer a los nuevos.

El hombre fuerte de los socialistas, Iñaki Arriola vuelve a ocuparse de Transportes, como en el Gobierno presidido por Patxi López, pero sin Infraestructuras, que se las queda Arantza Tapia. El Departamento de Trabajo va a ser dirigido por una perfecta desconocida del PSE, María Jesús San José. Quizá para que no se haga una carga muy pesada, han aligerado a la Consejería de Lanbide, su servicio de Empleo. ¿Trabajo sin Empleo? Qué exotismo, aunque a cambio le añadan la cartera de Justicia en la que también está ayuna de toda experiencia.

Veinte años después vuelve a repetirse el patchwork. Tras la ruptura de la coalición PNV-PSE y el fracaso de su tripartito en 1991, Ardanza volvió a contar con El PSE. Ramón Jaúregui volvió al Gobierno en 1995, aunque ya no de vicelehendakari. Para que tuviera una cartera con peso, se sumaron Justicia, Trabajo, Economía y Seguridad Social, asunto este último curioso, ya que la transferencia de su régimen económico era una exigencia del PNV a la que Jáuregui se había negado a finales del 90 y era, en consecuencia, una competencia no transferida.

El Empleo, es decir, Lanbide, va a parar a manos igualmente párvulas, las de la nacionalista Beatriz Artolazabal, concejal en Vitoria, directora del área económica de Osakidetza y en el último año, diputada foral de Asuntos Sociales de Álava. O sea, que a un apersona sin experiencia, le va a corresponder deshacer el permanente entuerto que ha sido Lanbide por su mal funcionamiento y su nula capacidad de intermediar en la búsqueda de Empleo. Sólo un 3% de los contratos que se firman cuentan con la intermediación de Lanbide, no diré más. Bueno, sí, un poco más: ella era la responsable de un Departamento en el que se organizó una red de prostitución de menores tutelados por la Diputación sin que ella se enterase.

El nuevo consejero de Turismo, Alfredo Retortillo, es un politólogo y profesor universitario, mano derecha de Paco Llera en el equipo de Euskobarómetro. Es persona racional e intelectualmente competente, pero se le desconocen saberes específicos en la competencia que va a desarrollar.

Poco hay que decir de Pedro Azpiazu, un hombre con experiencia, bregado en el Congreso. Es un hecho curioso que Urkullu haya nombrado consejero de Cultura a Bingen Zupiria, con el cometido, según cuentan los papeles, de reformar EiTB, el ente autorreferente que él ha dirigido durante 11 años. Razones tiene para conocer el bicho. Y dice mi querido Ortuzar que este Gobierno es un todo terreno, con tracción a las cuatro ruedas. Lástima que al menos en la mitad vaya a ir con pedales.

(Aún queda lo de Fidel Castro, pero eso será para la tarde.)

Publicado en . | 66 comentarios

¿Qué es terrorismo, me preguntas?

Ayer se conmemoraba el Día Internacional contra la Violencia de Género, que se instituyó en 1981 en recuerdo de tres hermanas dominicanas asesinadas por el régimen del dictador Trujillo. Era inevitable que surgiera otra vez ese bichito del terrorismo patriarcal, terrorismo doméstico, terrorismo machista y otras expresiones sinónimas, tan carentes de sentido como estas. Estos deslizamientos vienen de antiguo. El periódico en el que colaboro también incurría en la metáfora desdichada, aunque ya a estas alturas no tenga mucho sentido reprochárselo. Hace dos años, el 2 de octubre de 2014, el flamante secretario general del PSOE, Pedro Sanchez, también tropezó con el terrorismo machista, y, en consecuencia, propuso organizar funerales de Estado para sus víctimas.

El 30 de julio de 2009 comenté en este blog el disparate conceptual, rayo que no cesa.

Metáfora inadecuada

Daban cuenta ayer los diarios de la noticia señalada más arriba en Portugalete y de dos asesinatos consumados de mujeres a manos de quienes habían sido sus maridos: una mujer en trámites de separación murió en Cartagena de dos disparos de escopeta realizados por su marido que se suicidó a continuación. Un caso similar se produjo el mismo día en Ronda. El victimario se disparó con la misma escopeta con la que había matado a su mujer. También el mismo día, El Mundo incluía en su página web un interesante documento sobre el estado de la cuestión en España titulado ‘Terrorismo doméstico’.

Unas horas después ETA hacía explotar una furgoneta-bomba junto a una casa cuartel de La Guardia Civil en Burgos causando heridas a 66 personas.

¿Estamos ante dos modalidades de terrorismo?¿Podemos llamar terrorismo a todo crimen que nos resulte especialmente odioso? Establezcamos una primera y radical diferencia: las víctimas. Los terroristas no suelen ser selectivos respecto a ellas, no tienen nada personal en su contra. En el atentado de Burgos trataban de asesinar a más de un centenar de personas, entre guardias civiles, sus esposas y sus hijos. No tenían nada personal en contral de los enumerados. Eran víctimas intercambiables, porque la sangre que vierte el terrorismo tiene un carácter simbólico, tal como escribieron Rafael Sánchez Ferlosio en 1980 (Notas sobre el terrorismo) y Juan Aranzadi en 1985 (Sangre simbólica. Las raíces semióticas del terrorismo etarra).

Los asesinatos de mujeres se producen contra víctimas concretas. Sus victimarios quieren matar a la mujer que ya no les quiere, que les abandona, que se hartó de sus palizas o que encontró a otro. No les basta cualquier otra víctima. Quieren vengarse de quienes, en su opinión, les amargaron la vida. Hasta tal punto es ese su objetivo, que una vez logrado, consideran en número considerable que su vida carece de sentido y se suicidan.

Hay más ejemplos de metáforas inadecuadas.

No se vayan, aún hay más temas.

Publicado en . | 23 comentarios

¿Qué es una portavoz?

Autodefinido: politóloga, ciudadana, partisana, portavoz, concejala. Bueno, y si quieren: calderera, sastra, soldada y espìa

Publicado en . | 29 comentarios

Arte de presunción

Hoy, en mi columna de El Mundo

rafa-hernando

rivera-y-rita

Lo más jodido del caso Barberá es ese asunto que tanto se invoca en todos los casos de corrupción: la presunción de inocencia. Dice el artículo 130 del Código Penal que las responsabilidades penales se extinguen en una serie de supuestos, el primero de los cuales es la muerte del reo. Tanto más extinguida cuando el reo ni siquiera ha llegado a la condición de tal; no es que la responsabilidad se extinga, sino que no ha llegado a concretarse. Sólo Garzón se atrevió a impulsar un sumario contra un general Franco que ya era difuntísimo desde hacía 32 años.

El Gobierno que le era más próximo a Rita Barberá, (“éste es un Gobierno amigo”, decía Tierno Galván para referirse al PSOE), creía que el momento adecuado para ajustar las cuentas a los corruptos propios era la apertura de juicio oral, pero ¿qué iban a hacer, si Albert Rivera exigía la cabeza de Rita Barberá para aceptar a Rajoy como presidente? Es la realpolitik, la vida misma. El asunto es que el sacrificio de la que fue alcaldesa de Valencia desborda esos límites y adquirido una dimensión moral que se les ha caído encima a sus compañeros, como un espejo atroz que les devuelve una imagen deformada de sí mismos, la cara de culpable que se les pone cuando son iluminados por Podemos.

Rita Barberá era una de los suyos y eso explica el aire groggy que desde la mañana del miércoles tiene el presidente del Gobierno. No es cierta la descalificación grosera (casi todas las suyas lo son) en la que Pablo Iglesias mostró la puntita de su miseria y su inanidad intelectual, al calificar de ‘homenaje’ el minuto de silencio que él negó a la finada, “cuya trayectoria está marcada por la corrupción”, prueba evidente de que el chisgarabís no distingue la anécdota de la categoría. La trayectoria de Barberá está marcada por algo que no ha conseguido ningún otro responsable de una institución en España: cinco mayorías absolutas consecutivas y una cuenta de resultados que puede verificar cualquiera que conociera Valencia antes de 1991 y haya vuelto a ver la espléndida ciudad en que se convirtió durante sus seis mandatos como alcaldesa, el primero en coalición con Unión Valenciana. Iglesias tendrá ocasión de comparar con el balance de sus alcaldes: Las Carmena, Colau, Kichi, Santesteban y sus mareas, extensiones y postizos.

Uno comprende el mosqueo de la familia con el PP, pero no acaba de compartir su decisión de privatizar el duelo. Por más que este país de calceteras haya jaleado el paso de la carreta, por más que las hemerotecas regurgiten las declaraciones de los Hernando, Maroto y tantos otros dirigentes, tan radicalmente transmutadas en expresiones de afecto tras la muerte, ella tenía derecho a un funeral a la altura de su trayectoria. Las presunciones de culpa sobre las que había empezado a interrogarla Conde Pumpido se quedaron en embrión. Valencia se lo debía; también cuantos consideramos que el futuro de las instituciones y la vida democrática no pueden estar marcadas por los más bajos instintos y la burricie de la chusma.

Publicado en . | 130 comentarios

Todo está ya visto

Hoy, en mi columna de El Mundo

pse_2016La cumbre de mi relación con el cine fue ‘El bueno, el feo y el malo’, que Clint Eastwood y yo rodamos a las órdenes de Sergio Leone, aunque debo decir que su papel tenía más frases que el mío. Una de ellas, la pronuncia el Rubio al identificar de oído a Eli Wallach, sólo por el ruido de sus disparos: “Todos los revólveres tienen su voz, y la de ese la conozco”. Bueno, pues lo mismo me pasa a mí con la sintaxis cuando leo un documento del Gobierno vasco. Mi Tuco es Jonan Fernández.

Jonan es el secretario general de Paz y Convivencia de Urkullu. Cuando lees expresiones como “el objetivo es consolidar sólidamente la paz” o “el compromiso se cimienta (sic)” o “por que” en lugar de “porque” ya sabes qué revólver truena.

No crean que el PNV ha perdido poder al compartir Gobierno con el socio recién llegado. En modo alguno. Los cargos públicos, cuando las circunstancias lo requieren se reproducen por partenogénesis. Ocho consejeros tenía Urkullu, los mismos que seguirá teniendo a partir de ahora, pero el Gobierno sumará 11. A los socialistas se les dan tres carteras tipo monedero, según brillante definición de la consejera de Economía en el Gobierno PNV-PSE 87-91: Trabajo, sin la parte mollar de ‘Lanbide’ (servicio de Empleo), Turismo para que vayan a inaugurar el pabellón vasco de Fitur, y Vivienda, que era la competencia de Madrazo, un abrazo.

La reforma estatutaria recogerá los puntos que se han de debatir en la Ponencia, el primero, que Euskadi es una nación. Los socialistas venían magreando el tema: Euskadi es una nación “cultural, lingüística, histórica e incluso económica. Esto de la nación es un tema inagotable. Los socialistas vascos llegaron a recurrir al concepto de Comunidad Nacional de los austromarxistas, utilizado profusamente por los totalitarismos del siglo XX y regímenes asimilados: Hitler en el Partido Obrero Alemán, antecedente del Partido Nazi, Mussolini, Primo de Rivera, Ledesma Ramos, Perón y la Constitución de Pinochet, sin olvidar las leyes fundamentales del franquismo. Pero después de todo, ¿qué es una nación? se preguntaba Teresita Rodríguez, virreina andaluza de Podemos: “Andalucía de alguna manera también es nación”. Lástima, añadía, que a veces “se confunde el término nación con lo que se conoce del nacionalismo, cuando nación viene del verbo nacer y es precioso”. El término ‘nación’ “no es un tabú para el PSE”, decía hace varios meses Isabel Celáa. Ayer mismo explicaba Idoia Mendia que nación “en sentido cultural es un término perfectamente aceptado (…) Si a los nacionalistas les sirve para que continúen en un proyecto común que es España, bienvenido sea”.  Ni va a servir para que se arregosten en el proyecto común, ni ellos se conforman con reducir el término relación a su relación con lo cultural: “Reconocimiento de Euskadi como nación”, dice escuetamente el papel. Sin calificativos, aditivos, ni azúcares añadidos.

El segundo punto que los socialistas se muestran dispuestos a discutir es el reconocimiento del derecho a decidir del Pueblo Vasco (en mayúsculas en el original). Y luego viene la reforma de la Constitución y así hasta 14 puntos. El pacto PNV-PSE es el mejor visto por la peña, gente de orden y partidaria del matrimonio para ordenar el débito conyugal y las cuentas domésticas. La pasión es para externalizar en el pleno parlamentario de los viernes, no para el casto Consejo de Gobierno de los martes. Para eso tendrán a EH Bildu y Elkarrekin Podemos.

Ya pasó durante el Gobierno de coalición de Ardanza: El 15 de febrero de 1990, para pasmo de sus socios, el PNV aprobó en el Parlamento una proclama en la que se afirmaba “el derecho de autodeterminación del pueblo vasco”. Y si ya tenían la autodeterminación, ¿para qué van a debatir ahora ese tonto eufemismo del derecho a decidir? A pesar de lo bien que le había ido al PNV en la coalición, Ardanza se negó a prolongarla a una segunda legislatura. ¿Saben por qué? Porque los socialistas se negaron a incluir en el acuerdo de Gobierno la transferencia del régimen económico de la Seguridad Social, cuestión que acabarían aceptando 26 años después sin la menor discusión. Ardanza formó un tripartito con sus aliados autodeterministas que apenas duró siete meses. ¿Saben por qué? Porque EA empezó a votar en los ayuntamientos mociones conjuntas de autodeterminación con HB. Ardanza los echó del Gobierno y el PSE aceptó volver al Ejecutivo por la misma gatera por la que había salido EA. Un déjà vu. La tragedia y la farsa, en fin.

Publicado en . | 267 comentarios

Noviembre, mes de difuntos

Hoy, en mi columna de El Mundo

Una antigua tradición mariana hizo de mayo el mes de las flores en general, (con flores a porfía) y de noviembre el mes de los crisantemos, el de los fieles difuntos:  “Y la muerte española, más ácida y aguda que otras muertes,/ llenaba los campos, hasta entonces honrados por el trigo”, escribió Neruda a las brigadas internacionales y Federico, ¿te acuerdas’, acuñó una insuperable metáfora  sobre el mes de los muertos en su ‘Romancero gitano’: “Los relojes se pararon/ y el coñac de las botellas/ se disfrazó de noviembre/ para no infundir sospechas”.

Tenemos el calendario abarrotado: ayer se cumplían 41 años de la muerte de Franco por causas más o menos naturales, 80 del fusilamiento de Primo de Rivera en la cárcel de Alicante y de la muerte de Durruti, cuando se le disparó el fusil al golpear la culata contra el estribo del coche, durante una discusión. Los testigos se conjuraron para decir que fue un hecho de guerra, un tiro en el frente, cláusula de estilo de la izquierda: Bertolucci lo llevó al límite en ‘La estrategia de la araña’, brillante adaptación del tema borgiano del traidor y el héroe.

Noviembre es el mes de Paracuellos, esa verdad incómoda que tan bien ha tratado Julius Ruiz: entre el 7 de noviembre y el 4 de diciembre se produjeron las sacas, los asesinatos de unos 2.500 presos franquistas de las cárceles madrileñas. Prácticamente todas fueron autorizadas por Segundo Serrano Poncela, delegado de Orden Público en la Junta de Defensa a las órdenes de Carrillo. Este tipo era “la mejor historiografía y literatura de la Guerra Civil” para inspirar el relato de la lucha contra el fascismo, en opinión de Pablo Iglesias. No es de extrañar que este chisgarabís haya pervertido lo que debió ser la función de la democracia: hacer de las fosas tumbas, no trincheras  y haya vuelto a incurrir en el lenguaje del enemigo y las trincheras.

Una de las últimas sacas autorizadas por Serrano, fue la del 27 de noviembre, en la que fue asesinado Pedro Muñoz Seca. “Sírvase poner en libertad a los presos que se mencionan”, decía la orden antes de la firma. Serrano, ya en el exilio tenía a sus órdenes en la Universidad de San Juan de Puerto Rico a Zenobia Camprubí, esposa de Juan Ramón Jiménez, que se negó a saludarlo: “Yo no me he exiliado para darle la mano a un asesino”. 

Sostenía Julián Marías que en los años 40 los españoles no tenían nostalgia de la república, idea que apuntala en sus memorias. No es casual que las vocaciones republicanas y los más radicales ardores antifranquistas tengan un carácter sobrevenido en la generación nacida después de aquel 20 de noviembre.

Los fanáticos de la memoria le quieren quitar la calle al gran escultor Pablo Serrano. ¿Por qué no rebautizar la Castellana como Avenida de Agapito García Atadell, que intentó escapar en noviembre del 36? La calle de Fomento podría pasar a llamarse de la Checa de Fomento y la Glorieta de Embajadores, que tiene nombre de casta, ‘Glorieta de las Brigadas del Amanecer’.

También hemos celebrado un aniversario no luctuoso, el sábado se cumplieron 83 años de la primera vez que votaron las mujeres, el gran empeño de Clara Campoamor, aunque Pablo iglesias le atribuye el mérito ex aequo a la seño de su abuelo, Margarita Nelken, lo más sectario que dio el bando republicano, cómplice de los asesinatos de Paracuellos, que contribuyó a ocultar con sus contactos internacionales. Ella y Victoria Kent combatieron a Campoamor, precisamente por lo que Clara Campoamor dejó escrito en uno de sus libros memorialistas: ‘El voto femenino y yo: mi pecado mortal’.

Publicado en . | 269 comentarios

En tres tiempos

Ayer, mi comentario de las 8:15 en Herrera en COPE

Uno tiende a solidarizarse con el Rey en días como ayer. No por la caprichosa estupidez y mala crianza de los podemitas y asociados, una restricción pregonada de la inauguración, sino por la displicencia de los nacionalistas periféricos, de pie, pero con las manos cruzadas por la zona pélvica, como si fueran futbolistas ante un libre directo.

Fue un gran discurso el de Felipe VI. Mejor que el de la víspera en el centenario de la Comercial de Deusto. Todo el PNV con cargo estuvo allí y lo aplaudió: El lehendakari Urkullu y sus consejeros, la presidenta de la cámara vasca, el diputado general y el alcalde de Bilbao.

Ayer por la tarde, en Barcelona con motivo de los premios Ferrer Salat, ante Puigdemont, que es como Urkullu, pero con menos luces. Los dos lehendakaris desbordaron el tema que les había llevado allí. Pero en Bilbao y Barcelona hubo aplausos, y en Madrid, no.

Contaba Ramón Jáuregui que en los años 80 fue invitado a la entrega de premios de un campeonato de halterofilia en Vitoria. El gran vencedor en la modalidad de alzada en dos tiempos era un ruso, a quien le entregó el trofeo el alcalde de Vitoria con gran aplauso del personal. Al anunciarse que se le iba a entregar el premio de alzada en tres tiempos y que lo iba a entregar el delegado del Gobierno, hubo una pita descomunal para desconcierto del campeón. Decía Jáuregui que al volver a Moscú les contaría a los suyos: “Es que a los vascos, en tres tiempos no les gusta nada”.

Más de lo mismo en mi columna de El Mundo:

Precedentes inaugurales

La duodécima legislatura se inauguró según lo previsto: Posemos desarrolló su performance y su programa: algunos se levantaron a la llegada del Rey, otros no. Entre los que sí, estaban las cabezas visibles. Entre los que no, las mareas, extensiones, postizod y la tonta inflorescencia de IU. Ni unos ni otros aplaudieron, ni acudieron a saludar, ni salieron a la Carrera de San Jerónimo junto al resto de sus colegas para presenciar la breve parada militar.

A falta de identificar sus responsabilidades, la democracia española siempre ha tenido problemas de carácter simbólico y estas tonterías en su fase infantil se han producido siempre.

Los del PNV y los convergentes se levantaron, pero no aplaudieron y pasaron de acercarse al besamanos. O sea, lo de siempre, esa habilidad tan suya de estar sin haber ido. La víspera, el Rey fue a Bilbao por el centenario de la Comercial de Deusto. Allí estuvo toda la representación institucional del PNV, el lehendakari y sus consejeros, el diputado general, el alcalde de Bilbao, la presidenta del Parlamento vasco y toda la pesca. Algo hemos mejorado. Urkullu sorprendió mucho a la peña en una visita anterior del entonces príncipe para inaugurar la planta de coque de Petronor, la inversión mayor que se hacía en Euskadi en muchos años. El lehendakari de todos los vascos se fue de vacaciones familiares a la costa gaditana.

El Rey padre y emérito visitó con Doña Sofía el País Vasco en junio de 1996 y ofrecieron una recepción junto al lehendakari Ardanza y todos sus consejeros. Estuvo el partido-institución, pero no el partido-comunión, el EBB y sus juventudes, que escribieron una carta faltona como la que hoy solo podría escribir Alberto Garzón, ese fenómeno, encabezada por un majadero ‘señor Borbón’. No está en la tradición comunista. Recuerdo la solemne apertura de la Constituyente el 22 de julio de 1977. Los 20 diputados comunistas se levantaron y aplaudieron al Monarca ‘hasta enronquecer’, como escribió un legendario cronista deportivo. La pose republicana la mantuvo aquel día Alfonso Guerra, que se levantó, pero no sacó la mano izquierda del bolsillo de la americana. Tras la legalización del PCE, Carrillo aceptó la Monarquía como forma de Estado y sus símbolos: el himno y la bandera. Ayer, un senador de Garzón, mantuvo una bandera republicana mientras el Rey leía su discurso. Muchas cosas tengo que decir de Carrillo y algunas están escritas, pero es que entre él y Albertito Garzón no sé cómo decirles, es que la misma comparanza jode.

Eso por no hablar de los batasunos, la yunta formada por Matute y Betialarrangoitia, que se conformaron con hacer novillos, como los de ERC. Los batasunos de antaño recibieron a los Reyes Juan Carlos y Sofía en su primer viaje oficial 84 de febrero de 1981), cantando el Eusko Gudariak con el puño en alto, mientras los diputados, senadores, parlamentarios vascos y junteros del PNV trataban de acallar los cánticos cazurros con aplausos. El embrión de la Ertzaintza los sacó a rastras de la Casa de Juntas de Guernica. La raza degenera.

Publicado en . | 130 comentarios

Irene Krupskaia y su colla de currantes sincopados

irene

grupo

Hace tres años: “#FelipenoserasRey que vienen nuestros recortes y serán con guillotina“. “Y todos los Borbones a los tiburones“. 

Publicado en . | 279 comentarios

Un montón de buena gente

 

Hoy, en mi columna de El Mundo

Gara, que es la voz de la izquierda abertzale en este mundo daba noticia ayer de la detención de seis de los montoneros que participaron en el ataque masivo de un número impreciso de agresores contra dos guardias civiles libres de servicio que se encontraban tomando copas con sus parejas. “La trifulca de Altsasu es usada por la Guardia Civil y AN para sumar seis presos más”, decía el titular de portada a cuatro columnas.

No había razones para esperar otra actitud. Pero quizá sí de otros medios y otra gente. La buena gente de Alsasua se manifestó contra la detención de los dos primeros detenidos, que fueron puestos en libertad con cargos. La Junta de Portavoces del Ayuntamiento, con el voto del PSN condenó los hechos al tiempo que expresaba su “preocupación y malestar por la masiva presencia de la Guardia Civill“.

La presidenta Uxue Barkos, que subvenciona generosamente Ahötsa, una publicación contra la Guardia Civil, expresó su ‘rotunda condena’, mientras calificaba de ‘lamentable’ la petición de su oposición de que tomara medidas contra Bildu por no haber condenado la agresión, “una manera de volver a tiempos pasados”, dijo seráficamente. La paliza a los guardias y sus acompañantes debe de ser abrir los tiempos del futuro.

Los medios públicos vascos han organizado debates surrealistas en los que tertulianos legos en casi todo se remangan para descalificar jurídicamente a la juez Carmen Lamela. Hay gente que sostiene muy seriamente que ‘la trifulca’ se produjo porque los dos agentes de la Guardia Civil provocaron a la muchedumbre. Es lo que suele pasar: en un ambientazo como el de Alsasua, los guardias querían impresionar a sus novias y se pusieron farrucos con tres o cuatro docenas de abertzales, que estaban hasta las trancas, as usual, de odio y kalimotxo.

Ah, los acrónimos cercanos: ETA, ETB, ETC. El primer director del ingenio, Luis Alberto Aranberri (Amatiño) lo definió en sus orígenes en los mismos términos antiinstitucionales en que se sigue manifestando hoy: “ETB es un proyecto abertzale, impulsado por abertzales, tras una lucha abertzale. ETA sabe que ésta es su televisión. Lo demuestra el trato preferente que nos dan en el otro lado de los Pirineos y en las cárceles, para conseguir información”.

Así está el tema, siempre en la calculada ambigüedad que permite al nacionalismo navegar entre dos aguas, mientras instituciones por él regidas trabajan para el proyecto batasuno: rechazar el pacto de Gobierno con Bildu que venía manejando como señuelo después de unas declaraciones de Arnaldo Otegi en las que éste acusó a la Ertzaintza de haber matado, como ETA, el GAL, el BVE, la Guardia Civil y la Policía Nacional. La negociación para el Gobierno de Urkullu la va a desarrollar con el PSE. No hay sin embargo el menor asomo de ruptura en Navarra, donde Uxue Barkos ejerce la presidencia mediante un pacto cuatripartito con Bildu, Podemos e Izquierda-Eskerra, ni que vayan a privar a Bildu de la alcaldía de Pamplona, en la que está apoyada por Geroa Bai, Aranzadi e Izquierda Ezkerra.

Publicado en . | 77 comentarios

Los ladridos del Perro (Antuán)

perroantuanUn día,hace ya diez años largos, conocí a uno de esos tipos curiosos que de vez en cuando pie en nuestras vidas Internet. Fue uno de los primeros remeros de la Argos y uno de los que más talento ha dejado a su paso por este blog.

Su nombre, en el siglo, era José Antonio Blanco y tenía publicados dos libros de poesía, ‘Dermatologías y otros poe
mas’, que fue primo Nervión de la Sociedad El Sitio, y ‘Thriller’. 

Yo lo conocí como ‘Perroantonio’, nick con el que intervenía casi a diario en la conversación del blog, a veces Perroantoine, que tenía el chic de lo francés, como dijera Krahe, o más sencillamente Perroantuán, para evitar problemas de pronunciación.

Un día dejó de entrar a colgar su apreciación sobre el comentario del día o sobre cualquier otro asunto y aquel fue un día triste para mí. Ha pasado en más ocasiones y cada vez que un argonauta colgaba el remo sentía una punzada en el alma y un gatito moría en Covarrubias por una ingestión inadecuada de cerezas. ‘Te voy a hacer una autocrítica. Diccionario para entender a los humanos’ es lo que su nombre anuncia: un glosario de palabras que el autor sumerge en ironía hasta que el suave ácido del tratamiento va consumiendo carne y grasa hasta dejar el esqueleto del vocablo, ya con otro significado.

Remite inevitablemente, tal como cuenta el propio autor, al ‘Diccionario del Diablo’ de Ambrose Bierce, en su ingenio descarnado, su agudo escepticismo. Un siglo después es mucho lo que ha evolucionado el estado del arte y se hace necesaria una mirada descreída para reexaminar la realidad. A título de ejemplo de su capacidad descriptiva, he aquí cuatro voces escogidas aleatoriamente en este diccionario del perro.

Agnosticismo.-Apatía metafísica. Se manifiesta ocasionalmente como un ateísmo sin convicción y, más frecuentemente, como un teísmo abúlico, del modelo panteísmo gaseoso, que se caracteriza por ser confortable y no exigir  compromiso litúrgico no económico. Como postura filosófica es el equivalente a reemplazar el queso por el tofu. A los agnósticos se les entierra siempre en terreno sagrado, por si acaso están equivocados y hay resurrección de los muertos.

Aromaterapia.-Técnica místico terapéutica, que si bien no cura a los tontos, al menos hace que huelan bien.

Comunismo.-Doctrina política, económica, social y revolucionaria que promueve la supresión de la propiedad privada, del individuo, de la acumulación del capital, de la división del trabajo, de las clases sociales y, finalmente, del Estado con el objetivo de distribuir  equitativamente toda la pobreza que genere.

Vela.-Semáforo sexual femenino que indica predisposición al rollito. Si al cruzar el umbral el amante advierte que ella ha encendido velas aromáticas de colores, está de suerte. O eso, o ha cocinado pescado.

Perroantonio es el mejor amigo del hombre. Y el más inteligente. Está publicado en Editorial Trama. Reserven su ejemplar mientras queden en la librería.

Publicado en . | 145 comentarios