No son maneras

En fin…

No había razón para que se fuera. Tampoco para que volviese de cualquier manera después de pasar 21 meses de autoexilio. Y cualquier manera es, por ejemplo, venir a pasar cuatro días a Sangenjo, hacerse una foto con los tripulantes de su barco ‘Bribón’ y acercarse a Madrid solo el lunes para ver a su hijo, el Rey de España en la etapa de salida para volver a su residencia en Abu Dabi.

Los lugareños mostraron  apoyo entusiasmado, pero no parecen maneras. Don Juan Carlos ha ejercido la Jefatura del Estado durante 38 años y medio. Parece que algún débito debe tener con la institución que ha encarnado tanto tiempo y que su primera obligación era rendir visita al hombre en quien descargó el peso de la Corona aquel 18 de junio de 2014 en el que abdicó. 

Uno ha tenido sus más y sus menos con la Monarquía y fue Juan Carlos I quien me ahuyentó infundadas veleidades republicanas. Creo que ya lo he explicado alguna vez. Las razones para ser monárquico  son las mismas que exponía Alvy Singer, el personaje de Woody Allen al final de Annie Hall para defender las relaciones humanas:  “me acordé de aquel viejo chiste, ya saben, el del tipo que va a ver al psiquiatra y le dice: “Doctor, mi hermano se ha vuelto loco. Se cree que es una gallina”. Y el médico le contesta: Bueno, “¿y por qué no hace que lo encierren?” Y el tipo le replica: “lo haría, pero es que necesito los huevos”. 

No se me ocurre ninguna razón teórica para defender una forma de Gobierno que se transmite por vía consanguínea y no electiva. Las razones son de orden práctico. Imaginen ustedes unas elecciones en las que se disputan la Jefatura del Estado Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Alberto Garzón, unos botarates incapaces de sacramentos. Izquierda Unida aprovecha la visita de Juan Carlos para reclamar con escasa convicción la Tercera República, como si no hubiésemos tenido bastantes desastres en las dos primeras. Alberto Garzón, que compone con su hermano Eduardo el par más inútil de la política española ha incurrido presuntamente, que no se me olvide el presuntamente, en un delito de calumnias al acusar a Don Juan Carlos de haberse «servido de las instituciones del Estado para ser un delincuente acreditado». Es calumnia dice el artículo 205 del Código penal “la imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad”. Alguien debería querellarse contra este incapaz que ha dejado a su paso muestras sin cuento de su incapacidad intelectual. Ayer mismo hacía podio entre los tontos al escribir su denuncia de haber pasado dos crisis en la última década mientras “él vivía a cuerpo de rey”. Hombre, Albertito, es que el cuerpo de rey lo traía de serie. ¿Cómo querías que viviese, a cuerpo de concejal?

El viejo rey leño se titula el penúltimo capítulo de ‘Yo, Claudio’, cuando el viejo emperador, sintiéndose en sus horas finales, decide escribir la historia de su familia. Juan Carlos es más hombre de acción que de reflexión y por eso regateaba desde una zodiac de acompañamiento. Sus dificultades motrices no daban mucho más de sí. Nos dejó un buen Rey en su hijo Felipe, aunque la tropa que desgobierna España no ha renunciado a la guillotina que simbólicamente han prescrito para la Corona. El padre es solo un pretexto. El objetivo es la institución.

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en .. Guarda el enlace permanente.

86 respuestas a No son maneras

  1. Javier Urquizu dijo:

    Efectivamente, el objetivo es la institución.

  2. Javier Urquizu dijo:

  3. Javier Urquizu dijo:

    Con permiso… ayer en el Bernabeu hubo un gesto inédito y muy bonito que creo que merece ser ilustrado: El RM y el Betis, respectivos campeones de Liga y Copa se hicieron mutualmente pasillo

    Deportividad, elegancia, educación… creo que le llaman…

    Vamos allá…

  4. Kantarepe dijo:

    D.Santiago, ni un punto le quitaría.

    Ese olvido de la teoría, y encomio de la práctica que usted describe, coincide plenamente con Gibbon.

    El problema hoy es la sobrexposición. Si nadie es un gran hombre para su ayuda de càmara, hoy somos todos, gracias a los medios, testigos y jueces de cada gesto. No hay quien resista, y todas las instituciones se desgastan por esa atención constante a la superficie de la realidad, el ninguneo de su función, y el menosprecio de su sentido. Y si, su objetivo son las instituciones- todas – pues pescarán en el caos.

  5. Kepaminondas dijo:

    A veces se puede hacer un análisis político brillante y profundo con un par de frases
    Comparto este:

  6. Kaizen dijo:

    Efectivamente, el objetivo es la Institución.

    La izquierda aspira a montar su famosa Dictadura Del Proletariado que consiste básicamente en mantener al proletariado en la miseria mientras las élites siniestras se pegan la vida padre. La Monarquía Constitucional les molesta bastante para conseguir ese objetivo.

    Respecto al Emérito, tuvo una época en la que apuntaba maneras y a muchos nos convenció de que podría ser un punto de inflexión para convertir España en un país moderno y pujante, pero pronto fue derivando hasta convertirse en uno más de entre los que no cumplen con sus deberes ni con sus compromisos.

  7. viejecita dijo:

    ¡ Qué buenos Don Javier ! ¡ Los hermanos Dalton y Lucky Luke !. ( soy forofa de L.L. desde que les compraba todos los libros a mis hijos, cuando eran pequeños )
    Lo que pasa es que Don Felipe VI, entre las meteduras de pata de su padre, ( que, al fin de cuentas, después de tantos años sacrificándose por los españoles todos, tiene derecho a que se le perdone el haberse vuelto gagá con la vejez ), y, sobre todo, con el deseo de ¿gobierno? de guillotinarles a él y a la monarquía, ( que en este momento es nuestra mayor garantía de Libertades ) o, al menos, de ningunearle, está manteniéndose en la cuerda floja, y no se le ve, como lo vimos todos el 3 de Octubre de 2017, que es » Más Rápido que su Sombra »

    ¡ Que los dioses le protejan y le ayuden, y de ese modo, nos ayuden a todos los españoles !

  8. luigi dijo:

    España Político Social

    Con el primer Juan Carlos I surgieron los reypublicanos

  9. Kaizen dijo:

    «El PP entierra la era de Casado en el Congreso de Madrid»

    https://www.libertaddigital.com/espana/2022-05-20/el-pp-entierra-la-era-de-casado-en-el-congreso-de-madrid-6898872/?utm_source=POR_D&utm_medium=grande&utm_campaign=relacionada

    Y ¿qué ha sido de todos (y todas) los que ensalzaban al Sr. Casado como Gran Líder De La Derecha y proclamaban su acierto al votar NO en la Moción de Censura al lamentable Gobierno Sánchez?

    ¿Andandarán?

  10. Manuel dijo:

    Muy de acuerdo Patrón: «No se me ocurre ninguna razón teórica para defender una forma de Gobierno que se transmite por vía consanguínea y no electiva.»
    Además de «electiva» podía ser por méritos o de alguna forma que no consistiese sólo en presentarse y ganar. Es bueno tener una figura, al margen del juego político, y de larga duración, que represente al estado. Lo difícil es el sistema de selección del candidato, porque esto de las elecciones está demostrado que no resulta como debería, a la vista está.
    Si Felipe VI se presentase yo le votaba sin duda, está a años luz de la cuadrilla de políticuchos que nos gobiernan y que aspiran a gobernarnos.

  11. Amama Maite dijo:

    Traigo también aquí la columna de Fernando Savater, merece la pena. Las palabras finales son demoledoras. No es optimista nuestro Fernando con la situación.
    Vuelve, caballero

  12. viejecita dijo:

    He ido a leer lo de Savater, que nos ha enlazado Amama Maite ( a pesar de que el Quijote me pone de los nerrrvios , ya siento ), y justo después, en La Fundación para la Libertad, había otro texto. Que me ha encantado, Se lo enlazo, espero, por lo feo que es como lo sé hacer. https://paralalibertad.org/el-poder-de-un-rey-humillado/

  13. otelokip dijo:

    Lo del autoexilio no lo pillo.
    Buenas tardes

  14. luigi dijo:

    Esa, don Kaizen de las 11:53 am, creo que es la fase, hacia la consecución final del comunismo, que se conoce como Dictadura de la vanguardia del proletariado, de duración más a menos prolongada e incierta.

  15. D. Kepa, de acuerdo con Vd.

  16. Javier Urquizu dijo:

    ¿Sabemos a ciencia cierta qué tanto por ciento hay en el modo de volver de D. Juan Carlos de «pataleta suya» (vuelvo así… lo tomáis o lo dejáis)… de imposición de la Casa Real (no nos busques más líos, que ya bastantes tenemos)… y de pacto final entre un tira y afloja de ambas posturas?



    Muchas gracias Dª Viejecita.
    Descubrí a Luky Luke (y más cosas) durante un verano en Francia en mi adolescencia… y claro «me enganché».
    Las obras maestras de la colección (al igual que con Astérix y Obélix) son las que llevaban la firma de Goscinny como guionista (un verdadero genio por desgracia desaparecido prematuramente)

    El siguiente le va dedicado especialmente

  17. Javier Urquizu dijo:

  18. Enrique Salvador dijo:

    No entiendo nada ,lo que me pregunto es ¿ a qué debe ir el Rey Emérito a Zarzuela si el chulo, macarra, sinvergüenza y bastardo de Sánchez se lo ha ninguneado y el Rey Felipe consentido?.Bastante hace en ir a saludar, como decimos en mi tierra,» de rapa y fuch».Además Juan Carlos nos tiene de familia a casi todos los españoles y nuestras casas están a su disposición. Y que le den al chulangano y su corte celestial denarranos.

  19. samuel son dijo:

    Hay que joderse¡ (o como se diga), que Alberto Garzon, ese improbable economista, inutil contrastado que nos sale por un pico entre sueldo y despilfarro, nos diga que Don Juan Carlos vivio a cuerpo de rey valiendose de su cargo. Pero de donde salen salen esta pandilla de necios aprovechados que esquilman los Presupuestos? y peor aun, de donde salen sus votantes? y votantas claro.

  20. belisario dijo:

    A mí lo que me preocupa es ver a Felipe VI absolutamente a la defensiva ante esta cuadrilla de facinerosos. Lo de los premios Princesa de Gerona, por poner un ejemplo, clama al cielo.

    Totalmente de acuerdo, D. Javier. Goscinny va en la parte más apreciada del equipaje, con unos cuantos más. Y ese Averell…

  21. Taby von Tabarnia dijo:

    – Muy de acuerdo con el Patrón : “No se me ocurre ninguna razón teórica para defender una forma de Gobierno que se transmite por vía consanguínea y no electiva. Las razones son de orden práctico. Imaginen ustedes unas elecciones en las que se disputan la Jefatura del Estado Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Alberto Garzón, unos botarates incapaces de sacramentos. Izquierda Unida aprovecha la visita de Juan Carlos para reclamar con escasa convicción la Tercera República, como si no hubiésemos tenido bastantes desastres en las dos primeras.”
    – Y con don Belisario 3:32 pm: “A mí lo que me preocupa es ver a Felipe VI absolutamente a la defensiva ante esta cuadrilla de facinerosos. Lo de los premios Princesa de Gerona, por poner un ejemplo, clama al cielo.”
    … Veo en los videos a ese anciano caprichoso arrastrando sus piernas y no siento ninguna pena por él.

  22. Taby von Tabarnia dijo:

    ¿He dicho vanidoso? … pues también.
    El rey emérito vuelve a capitanear el Bribón en Sanxenxo … El inicio de la regata se pospone por falta de viento y Juan Carlos I dará un paseo fuera de la competición.
    https://www.lavozdegalicia.es/noticia/pontevedra/sanxenxo/2022/05/21/rey-emerito-vuelve-capitanear-bribon-sanxenxo/0003_202205202205211653130300849.htm

  23. Taby von Tabarnia dijo:

    Ver a a astróloga analista junguiana me ha hecho recordar a Ivo Pitanguy (¡qué mirada!!) y a Rubén Blades, cada uno en su especialidad …
    a) https://www.youtube.com/watch?v=NytWUY6-9Hs (40:34)
    b) https://www.youtube.com/watch?v=KPWvD5vbJ8I

  24. otelokip dijo:

    Felipe está jugando a perder. Perderá. Se puede ser pluscuamperfecto en transparencia.
    Y un pusilánime con tu nación.
    El respeto a un padre, debería ir de serie.
    Los ancianos, son caprichosos. Mucho más que los bebés. Siento respeto y ternura por ellos. Es la vida.
    Me multiplico por cero. Deseo Real gane final de basket.
    Adios a todos

  25. Madrileo dijo:

    (…) El padre es solo un pretexto. El objetivo es la institución.

    Así es, don Santiago. Y por extensión, la integridad del Estado y del país, por supuesto.

    Don Kaizen (12:27), qué bien recuerdo aquel titular en El Mundo, sin autor, al día siguiente de la moción de censura de Abascal:
    «Una lucidez temeraria y un discurso histórico.»
    Era enlace al artículo de J.Bustos: «Y Casado tomó la palabra. Y de pronto la palabra lo tomó a él. En la garganta del mejor parlamentario libra por libra de las actuales Cortes se desató un nudo que llevaba años aflautándole la voz, deformando sus pensamientos, obstruyendo sus verdaderas convicciones. »

    Qué impresionante. La palabrá tomó a Casado. Y eso, o algo posterior debió provocarle serios daños en su inteligencia política, a la vista del espectáculo que ofreció hace pocos meses, el mayor disparate de un líder político español en décadas.
    Fué discurso histórico, sí, valdrá a los historiadores del futuro para comparar el antes y el después. O para tratar sobre lo que pudo ser y no fué.
    Alguno, como yo, tras su estrepitoso error, aún tuvo la sospecha de que guardaba algo contundente para los días previos al Congreso, o para el mismo evento, porque no le creía un político estúpido y suicida. Pero no. Solo sucedió que se pegó un tiro delante de todos, nada más.

    Por si tienen ganas de recordar, esto de Santiago González, al día siguiente:
    https://santiagonzalez.wordpress.com/2020/10/23/contra-el-mainstream/

    Mi admirado Pablo Casado: He asistido como espectador perplejo a la moción de censura que Santiago Abascal planteó contra el presidente y he comprobado el consenso que usted ha suscitado en torno a su discurso, calificado de ‘brillante’ de manera transversal: desde Pablo Iglesias a Arcadi Espada, pasando por Ferreras, Escolar, Lucía Méndez y Bustos. Pocas veces disfruto tanto como cuando nado contra el mainstream, o sea que pongámonos a ello.

    Y acababa así: ¿Tiene usted esperanza de llegar algún día a La Moncloa? Tiene una estrategia rara para buscar apoyos, permítame que le diga.

    Cierto. Y una estrategia rara para cargarse a subordinados peligrosos y en alza. En fin, pudo ser, y no fué. Pero no lo doy por enterrado. No se qué pasa con las tierras de la lamentable política española, no sé qué hay en ellas, pero no son raros los casos de resurrecciones de cuerpos sin pulso y en descomposición. Como ese Sánchez.

  26. Kepaminondas dijo:

    Mucho que agradecer al Rey Juan Carlos I: nada menos que una dificilísima obra política consistente en la edificación de un estado democrático moderno con los ladrillos de una rancia dictadura militar
    No puedo perdonar que la conducta privada de Juan Carlos de Borbón haya destruido la figura de un gran rey y puesto en solfa toda su obra

  27. Feroz dijo:

    D. Kepa, Juan Carlos ha sido como la letra de la canción de Cecilia: «De alta cuna y de baja cama».

  28. Kaizen dijo:

    D. Madrileo (5.36pm):

    Como dijo en una ocasión D. Parmenio:

    … el verbo se hizo panceta…

    ¡Qué nivel tenemos! Poco nos pasa. Como no espabilemos y nos pongamos las pilas esto se va por el desagüe.

  29. viejecita dijo:

    Muchas gracias, Don Javier. Y sí, sin Goscinny, ya no es lo mismo.
    Y esas dos, Angélica y Cristina, serían un buen recambio , con inteligencia y sentido del humor para nuestros gobernantes .
    Y, Don Kepaminondas ( 5,55 pm) Totalmente de acuerdo con su primer párrafo.
    Pero si a tantos premios Nobel , Artistas , Filósofos, Escritores… les perdonamos que con la edad se volvieran gagás, y se creyeran «divinos», y con autoridad para opinar sobre absolutamente todo , aunque de ello no supieran nada ; ¿ Por qué no vamos a poder perdonar a Don Juan Carlos, al que tanto debemos, su conducta privada ahora que ya está gagá perdido ?

  30. Me resulta curioso que muchos de los que exigen a D. Juan Carlos que dé explicaciones son los mismos que, semana tras semana, en vez de responder a las preguntas de la oposición en la «sesión de control» se dediquen a atacarla.

  31. Javier Urquizu dijo:

  32. Kantarepe dijo:

    viejecita dijo:
    sábado, 21 mayo 2022 en 6:45 pm

    ¿ Por qué no vamos a poder perdonar a Don Juan Carlos, al que tanto debemos, su conducta privada ahora que ya está gagá perdido ?

    Doña viejecita, no se trata de sus amorios gaga con una psicopata, sino de la captura de fondos en operaciones poco limpias, y de la calculada evasión fiscal , aprovechando la irresponsabilidad que la Constitución le atribuye. No se trata de perdonar sus debilidades de vejez, sino esa falta de ejemplaridad, que a cualquier otro nos llevaría a prisión . No le guardo ninguna animadversión, y que vaya y regatee donde quiera. Pero que se aleje de la institución, que no le hace bien.

  33. Jose Jaime Frias Martinez dijo:

    Buenas tardes.
    Yo estoy con D Santiago y tampoco «se me ocurre ninguna razón teórica para defender una forma de Gobierno que se transmite por vía consanguínea y no electiva».Pero en este caso no se trata de Gobierno, la Institución monárquica, de acuerdo co nuestra Constitución no es si no un Florero y el mismo florero sería una Jefatura de Estado republicana si no se modifican sus competencias. Eso sí seria un florero muy cutre y hortera si pensamos en los candidatos mencionados por D Santiago. Mi propuesta sería la desaparición de la Jefatura del Estado. No le veo sentido más allá de la representación del país en determinadas circunstancias y eso se puede encomendar a un funcionario : un embajador de embajadores.

  34. Kepaminondas dijo:

    Doña Viejecita, lo que no puedo perdonar es que haya puesto en solfa la monarquía democrática, no por sí misma sino porque es la clave del arco de la Constitución a cuyo amparo, y pese a sus claros y oscuros, hemos tenido un periodo de paz y prosperidad que pocos esperaban (esperábamos) cuando murió Franco

  35. Aliseda dijo:

    Me lo acabo de encontrar por BelceBook. Es de Ovejero (y un buen resumen histórico hace también) Ya siento lo largo…
    Un rey republicano?
    En nuestro tiempo, saber que un Estado es una república (o una monarquía) nos dice muy poco de su calidad democrática. Hay repúblicas, muchas, que son dictaduras y hay monarquías, bastantes, que son democracias. Si miramos los índices habituales de las democracias que en el mundo existen, en los primeros lugares, encabezándolos, nos encontramos con no pocos países con sistemas monárquicos. Si queremos aquilatar su calidad democrática, debemos bajar a los detalles. Y en los detalles, importan aspectos como los poderes del jefe del Estado o su modo de elección. Lo recordaba Francisco Laporta en un excelente artículo aparecido en El Confidencial: un Estado con un presidente con importantes competencias jurídicas, como el de Estados Unidos (devolver una ley a las cámaras, ejercer el mando real de las fuerzas armadas, gobernar los servicios secretos, perdonar castigos penales, etc.), y elegido directamente por los ciudadanos –no por los parlamentos–, se acerca inconvenientemente a un sistema plebiscitario. Resulta discutible que una república presidencialista, con el presidente como titular exclusivo del poder ejecutivo (y los demás miembros de gabinete, los ministros, como simples auxiliares, “secretarios de Estado” es la denominación en Estados Unidos), resulte más democrática que una monarquía parlamentaria. En la república presidencialista es fácil que se obvie el debate parlamentario y que las decisiones últimas recaigan fuera de las instituciones representativas, por ejemplo, en el partido político que sostiene al presidente. Sin descuidar que el control presidencial del ciclo electoral puede propiciar diversas patologías democráticas: manipulaciones (legítimas, sin duda) del calendario de votaciones; gestión miope (el pan para hoy, para asegurar la reelección) de los problemas; escamoteo de los retos importantes, que atañen a futuras generaciones (pensiones, deuda, políticas ambientales) y, cuando se acerca su final por término de mandatos, decisiones arbitrarias destinadas a asegurarse su futuro fuera de la política. Una jefatura del Estado desprovista de competencias, ajena por tanto a tentaciones clientelistas y no sometida a las servidumbres populistas que imponen las dinámicas electorales, recoge –o de modo más cursi, simboliza—la continuidad institucional, la dimensión transgeneracional imprescindible para la mejor versión de la actividad política: no se puede ignorar que nuestras democracias, por su propio diseño, a la hora de recoger la voluntad de los ciudadanos, tienden a anteponer la supervivencia de los gobiernos y los intereses de los actuales votantes al cultivo de las condiciones para la continuidad de la comunidad democrática y los cambios estructurales, aun por más necesarios que resulten; por ejemplo, difícilmente se encarará el cierre de industrias obsoletas o contaminantes, que supone una inmediata pérdida de empleo, en aras de una renovación que requiere unas especializaciones laborales que se materializan, si acaso, en el futuro y que interesarán a trabajadores que, precisamente por los cambios en los modelos productivos, todavía no existen como tales.
    ​Pero la pregunta persiste: ¿cómo puede resultar compatible con la democracia una institución como la monarquía? Se entiende: vendría a ser como los círculos cuadrados, los célibes casados o la carne vegetal. Una contradictio in termini. Y así parece en una primera aproximación: el autogobierno del pueblo poco tendría que ver con una autoridad personalizada y, además, de legitimidad hereditaria. Cierto es que han existido monarquías electivas. Sin ir más lejos, entre nosotros, en España, la visigótica. Y una clásica, en Polonia, en tiempos de la Confederación polaco-lituana. Incluso ahora mismo, en ese país tan raro, en Ciudad del Vaticano: el papa es elegido por el colegio de cardenales (todos los cardenales menores de 80 años). También sucede en los Emiratos Árabes. Y en Camboya y Malasia.
    ​Habida cuenta de que nada que sea contradictorio es posible, se impone una conclusión elemental: no hay incompatibilidad conceptual entre monarquía y democracia. No estamos ante los círculos cuadrados o los célibes casados. Reparen en la diferencia: no es que no existan círculos cuadrados o célibes casados, es que ni siquiera podemos imaginarlos, ni siquiera son posibles. Cabe imaginar y dibujar un ángel o una hormiga del tamaño de un elefante, que no existen ni pueden existir, a la luz de nuestros conocimientos físicos o biológicos, pero un triángulo de cinco lados no lo podemos imaginar o dibujar. En el caso de las monarquías democráticas no solo podemos concebirlas, sino que, además, existen. La implicación inmediata es que no estamos ante conceptos contradictorios, que no hay una insalvable paradoja entre democracia y monarquía. Vale la pena detenerse en la paradoja. Porque, como casi siempre, la (aparente) paradoja tiene que ver con las palabras, tan propicias a las trampas y, por debajo, hay asuntos de interés.
    En este caso, la contradicción aparece porque a la palabra monarquía le asignamos un contenido específico, autoritario, no desmentido por la historia. Por una historia, eso sí, que no es toda la historia. El contenido remite a un poder despótico: la voluntad del rey, del soberano, se impone a cualquier otra consideración. Queda resumido impecablemente en el proverbio francés: Si veut le roi, si veut la loi (Si quiere el rey, quiere la ley). Desde esa perspectiva, clásica, la monarquía se opone no solo a la voluntad del pueblo (vox populi), sino a la libertad, en el sentido clásico-republicano, según el cual, yo soy libre cuando no estoy sometido a la voluntad de otro, a su poder arbitrario. El rey, el déspota, puede ser benevolente, puede “dejarme” hacer lo que quiera, pero no por eso sería libre: si tiene poder para consentirme, tiene poder para dejar de hacerlo.
    Frente a esas ideas se levantan las democracias en su mejor versión. La república, según la caracterización de John Adams: government of laws, not of men. La gran novedad de las revoluciones democráticas quería decir algo bien sencillo: la organización de la vida de las gentes ya no dependía de la arbitrariedad del príncipe. La libertad republicana es la que viene asegurada por la ley, que impide que el poderoso imponga su voluntad. En contra de lo que sostienen algunos liberales ingenuos, la ley no es la enemiga de la libertad sino su garantía. Claro que no cualquier ley, sino la ley justa. Y ahí asoma la democracia: la ley que atiende a la voluntad de todos, que recoge y pondera las voces de los ciudadanos. Como resultado de un debate razonable, en donde los argumentos e intereses de todos se escuchan y valoran, la voluntad de los ciudadanos se trasforma en leyes.
    La contraposición resumida en los dos últimos párrafos es la tramoya de la contradicción, clásica, entre democracia y monarquía. Y, sin duda, en esos términos resulta insuperable. Pero esos términos ya han caducado. La evidencia de las monarquías democráticas lo confirma: si estas existen, es que la paradoja no es tal, es que ya no vale la clásica contraposición. La falsa paradoja tiene solución, la de casi siempre con las paradojas: los términos ya no designan los mismos conceptos. Sucede con frecuencia: las mismas palabras designan distintas realidades. Incluso en la buena ciencia: el átomo de Demócrito nada tiene que ver con el de la moderna física de partículas. Ni siquiera el de Galton o el de Thomson. Y sucede, todavía más, con conceptos políticos, que se ocupan de realidades mudadizas. Nuestras definiciones de átomo o de gen han cambiado con el desarrollo de la física o de la biología, pero la realidad que intentaban capturar esas definiciones era la misma. Nuestra definición inicial del sida, a partir de los síntomas, del deterioro del sistema inmune, ha sido sustituida por otra que apunta a un virus, pero el objeto de conocimiento era el mismo, la enfermedad. No sucede igual en política. La democracia de Atenas apenas se parece a nuestras democracias. Por no hablar de las cortes, los parlamentos medievales o la nación. Muchos políticos, por ignorancia o mala fe, se aprovechan de esta circunstancia, casi siempre al servicio de mitologías nacionalistas, para forzar genealogías imposibles; por ejemplo, para establecer una continuidad entre la Generalitat catalana de 1359 y la contemporánea. Como si fueran lo mismo. Y no es el caso: la Generalitat medieval era una institución de representación estamental sometida a la autoridad del rey; la contemporánea es la que viene definida por un Estatuto de autonomía y, al final, por la Constitución española de 1978. No otro es su contenido. La misma palabra designa conceptos bien diferentes. No es raro. Sucede en cualquier lengua. Por ejemplo, en inglés palabras como book (libro, reservar), mind (mente, importar) o water (agua, regar) designan conceptos bien diferentes sin que a nadie se le ocurra atribuirles una esencia común.
    Mutatis mutandis, lo mismo sucede con las monarquías constitucionales. También en nuestro caso. La monarquía actual no es la de Carlos I ni la de Felipe V. Tampoco la que Franco concibió. El rey de Franco significaba “el rey con el poder estipulado en las siete leyes del movimiento”, el que, por ejemplo, podía nombrar presidentes de gobierno. A partir del 29 de diciembre de 1978 “rey de España” significa otra cosa, lo que especifica la Constitución, algo muy parecido a “rey de Suecia”. La monarquía de Franco no es la actual como tampoco la Generalitat medieval es la que encuentra su legitimidad en la Constitución, por más que los nacionalistas repitan que el actual presidente es el ciento no sé cuántos presidente de la Generalitat.
    Las consideraciones anteriores adquirieron materialidad en octubre de 2017. El nacionalismo siempre había abordado con doblez a la monarquía. Por una parte era la encarnación simbólica de la “España opresora”, la continuidad genética de Felipe V, el Lex Luthor de Cataluña, según el imaginario nacionalista, falso, como todas las mitologías nacionalistas, si se permite el pleonasmo. Pero, por otra parte, el nacionalismo, para designar a la nación española, prefería el sintagma “Reino de España” a “España”, incluso, diría, que a “Estado español”. “Reino” evoca un mundo anterior a las revoluciones democráticas, un mundo de súbditos y no de ciudadanos libres, iguales y fraternos en una patria “única e indivisible”, por citar el lema completo —y olvidado– de la revolución francesa. Prefería un mundo como el de Los Reyes Católicos, dueños de América a título personal (“Sus Altezas”). Un mundo como el de Leopoldo II, literalmente, propietario del Congo hasta 1908, cuando se vio obligado a “donarlo” al Estado belga. Con las revoluciones democráticas aquellas realidades dieron paso al espacio jurídico común de las naciones políticas. No por casualidad el artículo segundo de la Constitución de 1812 afirmaba: “La Nación española es libre e independiente, y no es ni puede ser patrimonio de ninguna familia ni persona”. La nación democrática será una casa común de la que no cabe excluir a nadie. Dentro de las fronteras, las leyes alcanzan a todos por igual, sin lugar para privilegios o derechos especiales.
    ​Los nacionalistas, naturalmente, preferían la interpretación premoderna de la monarquía. Esa era la razón última de su tramposo uso de la fórmula “Reino de España”. Un modo, esquinado y cobarde, de decir “Cataluña y los catalanes somos propiedad del rey”, de consolidar el relato de la España opresora. No solo eso. De paso se alentaba la tesis desigualitaria: cada pueblo tiene un trato pactado con el rey, sus particulares fueros. Los demás españoles, también súbditos, nada tienen que decir acerca de Cataluña: no hay una comunidad de ciudadanos, sino una agregación de pueblos/naciones diferentes, alejados de la ley común. Ese es el guion que intentaron consolidar –y en buena parte han consolidado— en sus tratos con los gobiernos de España: nosotros negociamos con el ejecutivo, directamente, prescindiendo del parlamento de todos. Y si no atiende las reclamaciones del pueblo catalán, se acaba el pacto. Vamos a pedir y, si no nos gusta el acuerdo, rompemos con el rey, con el gobierno, con España.
    ​De ahí la frustración de los golpistas ante el discurso del 3 octubre de 2017. El sentido último de su sórdida apelación al diálogo. Esperaban escuchar el guion de la negociación, de la cesión ante su chantaje, ante sus delitos. Como si España fuera una propiedad de Felipe VI y este pudiera disponer a su gusto de lo que no le pertenece. Y el rey recordó, exactamente, los principios republicanos: todos somos iguales ante la ley y a la ley de todos nos sometemos. Frente a la arbitrariedad que reclamaban los independentistas, la ley democrática. Y sí, lo decía el rey, pero, en aquellas circunstancias, era como si hablara la Constitución. Como si hablara la Constitución recordando lo que es la Constitución, las reglas de juego a las que todos estamos sometidos porque son las reglas que todos nos hemos dado. Con la misma autoridad, austera pero inapelable, con la que un guardia de tráfico nos recuerda que no podemos subirnos a la acera. Sin lugar para mordidas, para negociar la aplicación de la ley. Con el delito no se dialoga. La ley, resultado del diálogo de todos, en el parlamento, es la que se realiza en ese instante. Cumple su función. El rey no estaba dando órdenes porque no está en su mano dar órdenes, no hacía política porque la política se hace en el parlamento y Felipe VI no está en el parlamento. Se limitaba a recordar que la violencia no es el lugar de la política en una comunidad democrática. Precisamente porque no era dueño de España, como lo habían sido sus antepasados, no podía –ni debía, sin incurrir en delito— negociar con los secesionistas. Porque, no se olvide, el territorio político, como recordaba la Constitución de 1812 es de todos los españoles, de todos y cada uno. No es una suma de propiedades, sino una propiedad común, de unos ciudadanos libres e iguales. Ciudadanos que, sean de donde sean, de Barcelona, Sevilla, Madrid o Bilbao, estén donde estén, en Barcelona, Sevilla, Madrid o Bilbao, tengan los mismos derechos y libertades.

  36. luigi dijo:

    Pedro Sánchez en el Gobierno

    Las Comparaciones favorables

    Rajoy envió a Cataluña a un ejército armado a jugar con un 1 5 5. Y Sánchez envío a un ejército desarmado a jugar un 4 3 3.

  37. Kaizen dijo:

    Doña Aliseda (8.08pm):

    Muy buen artículo el del Sr. Ovejero, en mi opinión. Gracias por traerlo.

  38. Kaizen dijo:

    ¿Cuándo se jodió Ciudadanos?

  39. viejecita dijo:

    Estupendérrimo el texto de Ovejero que nos ha traído
    Muchas Gracias Dª Aliseda ( 8,18 pm )

  40. Venancio Buesa dijo:

    D. Feroz 6:35,

    el emérito mas que da baja cama lo que ha sido es de muchas camas. Yo creo que este señor ha sido hasta de literas. Un grande de España.

  41. Madrileo dijo:

    Me han dado mucha vergüenza estos días de adulación al dictador de Qatar. ¿He escrito «dictador»? No, según la prensa y políticos españoles solo «jeque». Y no le rodean «oligarcas», sino «hombres de negocios».
    En cuanto al hecho diferencial del número de mujeres del dictador, ABC nos ofrecía un artículo frío y didáctico, digno de wikipedia. Con un titular desprovisto de cualquiera de esas obligadas consideraciones calificativas y militantes que aparecen en los medios cuando se toca cualquier asunto que afecte al género.

    «¿Cuántas mujeres tiene el emir de Catar? Así son las jequesas del Emirato de Catar»
    https://www.abc.es/gente/abci-cuantas-mujeres-tiene-emir-catar-nsv-202205181152_noticia.html

    Impresionante el silencio de opinadores y políticos de todos los sexos en este delicado asunto. Este tipo de cosas, esta comunión entre prensa y política en asuntos concretos y bien dirigidos, suele producirme escalofríos.

    No busquen la palabra «democracia» en la hemeroteca de estos días. Hubiera sido como hablar de la necesidad de nieve en aquellos desiertos. Y algo de mal gusto, con un invitado que ha venido con chequera.

    Entiendo que en esta época de guerra con Putin hay que tratar bien e incluso adular a nuestros amiguitos. Hoy es este señor, mañana puede ser Maduro, si vende más petróleo a nuestro bando por un buen precio. Y cualquier otro tirano o criminal. Necesitamos energía y pasta. Es suficiente con que no hayan invadido otro país. A ver si ahora vamos a andar pidiendo certificados de democracia y derechos humanos.

    Les dejo un artículo que hizo sonreír, de Antonio Naranjo. Parece ser que se perdió el culo de Pedro Sánchez, y el de algún otro miembro de su banda. Qué cosas:

    https://www.eldebate.com/opinion/20220519/qatar-abu-dabi-sanxenxo.html

    Pedro Sánchez ha tenido que movilizar a la Unidad de Rastreo de la UME y a la Sección de Objetos Perdidos del CNI para tratar de localizar su trasero, perdido en algún momento y algún lugar sito en los 20 kilómetros a la redonda del Palacio del Pardo, residencia del emir de Qatar durante la visita oficial que cursa a España.

  42. Madrileo dijo:

    («…que me hizo sonreír», disculpen la omisión)

  43. Buenas noches a todos y especialmente al Maestro.
    Después de leerles a todos un poco llega uno a la conclusión de que somos, o nos estamos convirtiendo en SUBNORMALES…

  44. luigi dijo:

    En el Gobierno de Pedro Sánchez

    Los Anti-monárquicos

    Alberto Garzón

    El hombre que pudo peinar

  45. Se me había olvidado incluir el porqué somos SUBNORMALES 🙄😳

    Mi granito de arena

    SUBNORMALIDAD

    😳 🙄

    «…todo aquéllo o todo aquél que se encuentra por debajo del umbral de normalidad respecto de una realidad determinada…»

    👇👇 🙏

    https://historiasenunfolio.wordpress.com/2022/01/15/normalidad/

  46. Telégrafo dijo:

    Si no me la han metido doblada, la sentencia de los ere ya ha salido. Se admiten apuestas de cuánto tardará el bobierno en indultar a los afectados.
    Buenas noches.

  47. Feroz dijo:

    D. Telégrafo, es que lo de los ERE era «tó pal pueblo» según la doctrina Guerra.

  48. er tío cascarrabias dijo:

    He de reconocer que la columna de hoy de Arcadi Espada me ha divertido más que cualquier ibangorritada dominical en la deia, que son mis preferidas. Sabrán que Espada es un beligerante cruzado contra el uso de mascarillas, basándose en los únicos informes en los que cree, echa pestes de aquellos lugares en los que se le obliga a ponérsela y hace befa de aquellos congéneres a los que ve utilizando una.

    Pues bien, Espada incomprensiblemente se ha infectado de COVID (esto no es lo divertido), que ha cursado de modo más bien benévolo gracias a que está multivacunado. Hoy nos hace crónica detallada de síntomas y cronología. Yo creo que la infección le ha pillado por sorpresa, dado que en su activa vida social ha sido muy cuidadoso en las medidas de prevención, especialmente en la de no colocarse la mascarilla salvo por imperativo legal.

    Por eso hizo un examen de conciencia y de agenda, para determinar con exactitud dónde fue el contagio. Ha tenido éxito: ”Repasé mi vida, con la ayuda de la maravillosa cronología de google, que por suerte lo sabe todo de mí. La posibilidad más verosímil de contagio hubo de suceder, miserablemente, en el único lugar donde tuve que calzarme mascarilla por obligación. Quod erat demostrandum”.

    Naturalmente, lo más “verosímil” para su verdad. La que trata de demostrar.

  49. er tío cascarrabias dijo:

    Primero fue Yoli con su espacio «Sumar» y ahora le copia el PNV con el «Movimiento Periférico» para atomizar España y deshacerla.

  50. Javier Urquizu dijo:

    Buenos días

  51. Javier Urquizu dijo:

    Especialmente para D. Belisario, como fan de Averell.
    .. y para D. Madrileo, como fan del túnel del tiempo

  52. er tío cascarrabias dijo:

    Como no llega doña Amama, el Juaristi de hoy sobre viruelas, darias y sexo.

  53. Feroz dijo:

    D. Javier, se la dejo por si le sirve para algo:


    Pulgarcito y sus amigos parecen bolos de una bolera. En la provincia de Toledo, tierra de mis antepasados, les considerarían así directamente.

  54. luigi dijo:

    El Nuevo Paradigma

    Eres más tonto que un LGTBIQ+ de derechas

  55. Javier Urquizu dijo:

    La idea es BUENÍSIMA Feroz.

    Lástima que el tamaño de las caras de la foto no permita más calidad en la imagen, pero bueno, con una foto mejor que he buscado de «Pulgarcito» , como jefe de la troupe, se ve la idea

  56. Feroz dijo:

    D. Javier, sus montajes superan mis expectativas de guionista. Son como el título de esta canción:

  57. Amama Maite dijo:

    Ay… no se ha pegado desde el móvil.
    Jon Juaristi
    VIRUELAS

  58. Javier Urquizu dijo:

    Bonita canción, Feroz y desde luego precioso título. Sigue siendo vd un disc-jockey de primera…

    En otro orden de cosas, me acaban de decir que mi último testimonio como VT grabado va ya en proceso avanzado de edición. Cuando me avisen de que está terminado les subiré el enlace

    El esquema de mi intervención fue:

    El atentado (no es precisamente una «necesidad» personal para nada, Es un DEBER ineludible, como tal lo afronto) y sus efectos

    Un consuelo … Las reacciones de las Instituciones … Lo que me indigna…

    Los diferentes sectores sociales, su peso y su comportamiento…

    El odio y la indignación son algo MUY DIFERENTE, el odio no está en nuestro lado, la indignación sí,

    El miedo físico (algo comprensible) y la cobardía moral (imperdonable) … Si mirabas para otro lado se podía vivir muy bien… la “buena gente” indiferente…

    El Nacionalismo, su responsabilidad, el tren que perdió y no podrá ya recuperar JAMÁS…

    Su aprovechamiento vil del trabajo sucio de los asesinos… su lavado de cerebro a varias generaciones falseando la Historia…

    ¿Qué tipo de sociedad vamos a legar a nuestros hijos y nietos?

    La necesidad de derrotar a Eta… la grotesca teoría del “empate infinito”… ¿Cómo que “ya está”?

    La infamia traidora del PSOE … El significado político (suprapartidista) de las VT…

    Paz sin justicia NO ES realmente paz, es claudicación, es prostituir una palabra noble y desnaturalizarla por completo…

    ¿Se les pediría a las mujeres violadas lo que algunos en el colmo de la desvergüenza piden a las VT para lavar su mala conciencia?…

    JUSTICIA Y VERDAD, reivindicaciones irrenunciables…

    La batalla de la verdad para la Historia…

    Hemos conseguido que nuestro relato EXISTA (no es poco, viniendo de donde venimos)…

    ¿Prevalecerá?… esa es ahora la lucha. El tiempo lo dirá…

  59. Aliseda dijo:

    Jooor, el Juaristi de hoy se parece a mis cuentos de la Abadesa… Pobres monos. Pero sobre todo pobres humanoides. Me piro, mi cuerpo sufre por causa de un asma arrrrrolladora que no me ha contagiado ningún mono, ni tampoco se la deseo a nadie. Cof! cof! cof! grrjjcof!

  60. Kantarepe dijo:

    Javier Urquizu dijo:
    domingo, 22 mayo 2022 en 12:46 pm

    Un abrazo, D. Javier, y gracias!

  61. argonauta55 dijo:

    «Pues bien, Espada incomprensiblemente se ha infectado de COVID (esto no es lo divertido)»

    …Pues a mí, realmente, es lo que me resulta divertido.

    «que ha cursado de modo más bien benévolo gracias a que está multivacunado.»

    …Pues a un servidor, que ha salido positivo en uno de esos test ad hoc, que mi señora me ha obligado a realizar, la «enfermieditis» también me ha salido de «curso benébolo», gracias a que no me he puesto ni una puta vacuna… Puestos ha hacer razonamientos apriorísticos…

  62. 7 Picos dijo:

    Lo diré con tacto sumo,
    dada la actual circunstancia:
    ¿Qué consume el de Consumo
    para tanta inelegancia?
    Resumo, asumo y presumo
    con sumo tacto: sustancias.

  63. er tío cascarrabias dijo:

    Pues don 7Picos, cuando Albertito Garzón ingresó en el comunismo lo hizo en la célula de Rincón de la Victoria, que no es por presumir de mis ex conciudadanos, pero demostraron más inteligencia que Calamidad+ menguante y los podemitas. A Albertito lo calaron de inmediato y le encomendaron la función revolucionaria más acorde a sus capacidades: la limpieza del local. Tampoco en eso resultó experto, pero de él decían que ponía empeño.

    (quizás por lealtad al camarada)

  64. 7 Picos dijo:

    Yolanda, tu «proceso de escucha» son los ríos que van a dar a Sumar, que es el sumir…

  65. Araceli Martinez dijo:

    Con la venia… Gran entrada Sr.Santiago
    Sólo pensar en lo que sería escoger presidente de la República entre esos tres craneos privilegiados que Ud. cita y que representan a los partidos más granados de nuestro horizonte próximo, el sintagma «monarquía constitucional» me sabe a ambrosía pura. ¡Que los dioses nos la conserven!

  66. luigi dijo:

    En el Gobierno de Pedro Sánchez

    Los Consejos de Alberto Garzón

    Un Gobierno pobresista

  67. Madrileo dijo:

    Trajo don Al una referencia sobre este tipo hace poco. «¡Nooo, otra vez nooo!», escribía, lo que pensamos casi todos.
    «No es probable que genere una transmisión importante», dijo el sujeto el día 18, sobre la viruela.
    https://www.vozpopuli.com/sanidad/simon-viruela-mono.html

    Ayer, este señor, que debía estar a la sombra por el daño que causó, o como mínimo (si no hay lugar para la justicia) en un sitio en donde no pueda causar más mal a los ciudadanos:
    «La transmisión ha sido más alta de lo esperado»
    https://www.elconfidencial.com/espana/2022-05-21/simon-sobre-la-viruela-del-mono_3428600/

    Causa asombro e indignación que todavía tenga presencia pública. Aunque ya estamos prevenidos. Trajo esto de Ussía don Tío, hace un par de jornadas:
    «Si el señor Simón ha declarado que no hay peligro, a mis queridos paisanos de Madrid se lo advierto. En treinta días, la mitad de los madrileños se subirán a los árboles»

  68. Kepaminondas dijo:

    Don Javier (12:28)
    Su desarrollo de la idea ferocísima (11:29) con los bolos derribados por la pesada bola de la ley es excelente. Lo malo es que se aleja bastante de la realidad.
    No sé cómo explicarlo porque hacerlo a fondo es complicado. A ver si me sale cortita y al pie.
    La idea de que las leyes se cumplen y si no te obligará a ello el poder del estado (que lanza la bola) era el no va más de las legislaciones del XIX. El estado legisla y atrévete a incumplir, anda: “Las leyes solo se derogan por otras leyes posteriores y no prevalecerán contra ellas ni el desuso, ni la costumbre o la práctica en contrario” venía a decir el Código civil en su primera redacción, con incomprensible optimismo y evidente mendacidad, ya entonces, en las postrimerías del XIX.
    Es que una norma legal no es algo que se pueda lanzar al mundo y el mundo obedece, sin más. Se lanza a una sociedad en la que existen miles de normas, usos, tradiciones y convenciones y el mundo la recibe y la acepta … o no. O lo hace un poder que solo desea evitar determinados líos y no tiene la menor intención de imponer la norma
    Felón Primero, rey absoluto, pudo derogar la ley Sálica y tras esa derogación las guerras carlistas nos contemplan (es resumen, eh, ya se que la cosa es más compleja. O no
    Felón II, doctor en la cosa de economía y presidente de España según repite , puede tirarse el moco de legislar lo del 25% y no tener la menor intención de obligar a su cumplimiento
    Me estoy liando y me estoy aburriendo -se nota, ¿verdad?- pero no puedo dejar de resumir una anécdota que cuenta Tocqueville. Allá por los años 30 del Siglo XIX estaba el bueno de Alexis recorriendo los Estados Unidos y acudió a un colegio electoral en Nueva Inglaterra, donde existía completa equiparación entre blancos y negros (en otros estados existía la esclavitud). Había negros libres por las calles, en completa miseria muchos de ellos, pero a votar solamente acudían blancos de la color sonrosada, lo que acabó excitando la insaciable curiosidad del autor. Preguntados los capitostes que dirigían la votación sobre la realidad de la equiparación de derechos, informaron al inocente franchute que la equiparación legal era absoluta y completa, que los negros podían entrar a votar, faltaría más, pero… al que se le ocurriera intentarlo lo tundirían a palos.
    Perdonen el rollo. (Debería haber buscado el libro para resumir mejor pero, la verdad, me pilla muy harto)

  69. Madrileo dijo:

    Sobre el artículo de Jesús Cacho que han traído don Euskalmeteco (11:16) y don Feroz (2:19 pm).
    Una precisión numérica. Escribe el autor:
    (…) Lo aparatoso, por no emplear otro adjetivo más dramático, del caso español sigue centrado en ese veintitantos por ciento (por no hablar del 30% del truco Tezanos) que continúa dispuesto a respaldar al sujeto que nos gobierna.

    Se refiere Jesús Cacho al porcentaje de voto emitido. Pero creo que es más preciso, se acerca mucho más a la realidad, el dato del porcentaje de voto socialista entre todos los ciudadanos con derecho a voto, voten o no.
    -37 millones de ciudadanos inscritos.
    -Al PSOE le votaron 6.800.000 personas
    Porcentaje: 18 %

    Me acuerdo siempre con facilidad porque coinciden los dos números: a Sánchez le vota solo el 18% de los ciudadanos mayores de 18 años.
    Con esa escuálida cifra se obtiene el poder en España, y la capacidad para destruir el estado y el país.

  70. Kaizen dijo:

    Así es, D. Madrileo (8:31pm). Y uno se pregunta, tras casi cuarenta y cuatro años de Democracia Constitucional ¿tan débiles son nuestras Instituciones que no son capaces de controlar a un sujeto como el que está al timón? ¿A qué se han dedicado los sucesivos representantes del Legislativo, del Ejecutivo y del Judicial durante estas décadas? ¿A «lo suyo»?

  71. Kaizen dijo:

    A pase de D. luigi, para desempobreser los espíritus:

    Concierto Emperador – 1.Allegro – Beethoven – Alfred Brendel

  72. Kepaminondas dijo:

    He dado al enviar antes de tiempo. Quería guardarlo para releer y seguir o, más probable, borrar. Me ha distraído la familia (esto de los nietos está algo sobrevalorado) ¡Cenar a las ocho y media! ¡Ni que fuéramos franceses!

    Andaba en la idea de ligar tan hermosa disertación o cilindro con lo que ocurre en Cataluña (Catalunya). Cierto que meter en el mismo saco a Tocqueville y a Junqueras o a Aragonès, conocidos en determinados ambientes catalanes como Cíclope y Pulgarcito, (respectivamente y sin ánimo de ofender)… meterlos en el mismo saco, decía, rechina, es fuerte, fuerte de cojones, pero es lo que hay, así que vamos a ello:

    ¡ay del negro que intente votar! Y… casi dos siglos después ¡ay de los padres que pidan que a su hijo le enseñen en español!…¿Ve usted como nadie quiere, Senyor Inspector? bueno, salvo esa pareja de colonos fachas a los que les han pintarrajeado la fachada ayer

    El gobierno que preside Felón II, con la intención acallar algunas discretas críticas y de vencer resistencias oficiales en Cataluña, nos sale con el 25% ¡la cuarta parte, dos horas de cada ocho! Un ridículo alarde legal, diría que negociado antes: la puntita i res mes… Hasta que Puchi y la puchidad se huelen la tostada y montan el pollo y el pobre Pulgarcito tiene que encabezar la resistencia y hasta sacar lo de las escuchas que conocía y ya olían a muerto. En otras palabras, que la norma legal del 25% no se aplicará, se derogará de hecho como tantas otras por incumplimiento. La mandarán a la mierda tanto el propio gobierno que la dictó como la administración teóricamente subordinada que debería aplicarla

    En otra palabras y para acabar de una vez: que lo de la pista de la bolera y la bola de la ley que derriba obstáculos, me ha parecido una idea estupenda y su realización, genial. Pero, visto lo que pasó con la bola de la ley y con sus servidores, cuando de un golpe derribaron y sentaron en el banquillo a la basura del golpe o, visto como las turbas arrasaban Barcelona impunemente tras la sentencia…en fin. Mejor dejarlo

    Deseo que algún día Felón II lo pague. No lo espero. Ya verán como no es así; en este asunto, normalmente, los sarracenos nos muelen a palos. Que se lo digan a la ex directora del CNI

  73. belisario dijo:

    Muy agradecido, D. Javier. Averell y Rantanplan son un dúo de muchos quilates.

  74. Kepaminondas dijo:

    Con mis disculpas por el ladrillo que les he colocado, y para ir al asunto de la entrada y recordar de paso tiempos ya lejanos de esta nave, copio una décima que colgó en su blog Don Monsieur de Sans-Foy, antiguo remero y añorado y censurado tuitero. No he pedido permiso, seguro que me disculpa…ahí va:

    Don Juan Carlos hizo mal
    arrimándose a Corina:
    rubia astuta y viperina
    que le echó del pedestal.
    Pese al sórdido final,
    poco puede hacer el CIS
    y la Izquierda petisuís
    contra su pasado regio.
    Bien merece el privilegio
    de morir en su país.

    Discrepo en lo de privilegio, es un derecho de cualquier español

  75. Kepaminondas dijo:

    Y la tía se quedó con nosecuantos millones que Su Majestad había puesto a su nombre, como persona de confianza, para evitarse líos. Hay algunas serpientes que son bellísimas.
    Juan Carlos, con todos los respetos y todo el agradecimiento que el Rey merece ¡hace falta estar colado… o ser molt ximple! Vaya pájara

  76. Factor oculto dijo:

    Le petit Garçon no es exactamente pollino sino talludito jumento. Este semoviente neocomunista resulta tan letal -son de la misma cuerda menesterosa- como la pavisosa Rodríguez, modosita estrella especializada en problemas inventados, ese señuelo prolijamente utilizado por los arruinadores para desviar la atencion y así obviar las explicaciones por su propia torpeza.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s