Un año de balde

Hoy, en mi columna de El Mundo

pedro-hollow

Mañana termina un año de balde para la política española. Sólo ha servido para que Mariano Rajoy se haya consolidado en su papel de Don Antonio, el maestro de ‘Crónicas de un pueblo’, frente a los tres párvulos que tenía en la oposición. De entre ellos cabe destacar el fracaso de Sánchez, que fue el candidato del primer partido (menguante) de la oposición.

Han pasado tres meses desde aquel 1 de octubre en que perdió la secretaría general A quién se le ocurre convocar el Comité Federal en lo que antaño fue el Día del Caudillo. Zapatero tuvo la ocurrencia de convocar unas elecciones el 20-N, 36º aniversario del óbito, y el PP ganó su mayoría absoluta más cuajada. Valía más no jugar con el simbolismo de las fechas, que las carga el diablo.

Sánchez ha sido el peor de los secretarios generales del PSOE en toda su historia. Peor que Zapatero, al que ha hecho ascender al penúltimo lugar en la escala de las incompetencias. Tanto peor que no hay comparación posible. Pedro Sánchez ha ejercido dos años sin otro programa que odiar de verdad a los romanos, como si fuera el presidente del Frente Popular de Judea en ‘La Vida de Brian’. Alfonso Guerra explicó con sencillez y claridad que “el odio a la derecha no puede ser el programa del PSOE”. No es que él sea menos sectario o no crea que el PP merece ser odiado, sino que forzosamente un programa tan primario había de resolverse en tautología: “no es no”.

Anunció su intención de recorrerse en coche todas las Españas para levantar a la militancia, entelequia de los socialdemócratas españoles tan modernista como los andares de Angelines (Sara Lezana) en ‘El extraño viaje’. En tres meses sólo ha podido ir a Chirivella y a la mina del Entrego. A Forrest Gump le cundió más del Atlántico al Pacífico y vuelta, mientras sumaba adeptos. Sánchez los ha ido perdiendo. Ni siquiera él se ha presentado en la reunión de los 68 alcaldes y cargos medios que se citaron en Madrid para proclamarle “el mejor candidato para recuperar la ilusión de la militancia”, según reza el manifiesto. Virgensanta, hace falta ser sanchista.

Frente a Sánchez, uno cree que Javier Fernández es persona adulta y comprende el deseo de atrasar el Congreso hasta el verano si es posible. Uno ya escribió en su día, cuando Zapatero tomó el olivo y puso como doble de luces al sufrido Rubalcaba, que aquello necesitaba obra mayor: colgar en Ferraz el cartel del “la familia (socialista) no recibe” y dedicar algunos meses a reflexionar sobre el hundimiento del zapaterismo, las malas perspectivas del socialismo, el papel de la socialdemocracia en los tiempos venideros y la refundación del viejo PSOE.

No pudo ser, uno a López no lo ve, y el tiempo de la gestora es la facilidad que está dando a Pedro para que se diluya en sus inconsistencias. Su negativa a postularse hasta que se convoque el Congreso sin tener un papel, aumentará su irrelevancia. El quietismo sólo beneficia a Rajoy, que sí tiene un papel. En este año ha sido presidente en funciones. El problema de la Gestora es que aún se temen que el pobre Sánchez repita la leyenda del Cid o la de Sleepy Hollow. Ese temor es la medida de la gravedad en la crisis del PSOE, que va a tener, me temo, otro año de balde.

Publicado en . | 118 comentarios

¿Deia? No, El Correo

braulio

El periodismo español debe de tener un problema con el Rey. Ya me había llamado la atención que el pasado día 26 la información de El Mundo sobre el discurso real tenía como titular un entrecomillado de Echeminga Dominga, que vengo de Francia: “Un discurso como el de Rajoy”. La página siguiente llevaba otro titular del mismo Echeminga: “Había que dar un toque de atención a Errejón”. En los tiempos de Twitter, protagonista de la información es cualquiera. Cabe argumentar que el día 25, la edición de Orbyt de dicho periódico traía información cumplida, portada y tres páginas, pero para los lectores que se surten en el kiosko, la primera información sobre el tema fue el entrecomillado de Echeminga.

El Correo publicaba hoy un sorprendente artículo de opinión firmado por un tal Braulio Gómez y titulado ‘Un Rey excluyente’. El autor, que al parecer funge (gracias por este verbo, Juan Luis) de sociólogo en la Universidad de Deusto, comete  tropelías muy notables, como ignorar las funciones constitucionales del Monarca y apuntar como argumento que en Euskadi, el PNV, EHBildu y Podemos han criticado el discurso y en Cataluña han hecho lo propio los secesionistas catalanes. Según el autor, el Rey

“tendría que haberse dirigido a  esos ciudadanos que todavía confían en su función de arbitraje para que les llegara el mensaje de que es posible otra España diferente a la de ‘Una, Grande, Libre’. “

Chiudere in bellezza, se llama la figura, hay que joderse. Pero hay algo aún peor que la perversidad conceptual del mozo. Es el tratamiento de los hechos, cuando comenta la relevancia de la caída de la audiencia de Euskadi ante el mensaje real escribe esto:

“por eso los partidos de Euskadi reaccionan políticamente aunque en Euskadi apenas sea visto en directo por 100.000 personas, con un 3,5% de share.”

Braulio no debe de saber lo que el share, también llamado cuota de pantalla. Es el porcentaje  de los televidentes que ven un determinado programa, en este caso, el porcentaje de los televisores encendidos que a las 21 horas del día de Nochebuena, vieron el discurso de Felipe VI. Si el 3,5% de los televisores encendidos a esa hora que sintonizó cualquiera de las cadenas que sí emitían el mensaje navideño eran 100.000, querría decir que el número total de los televisores vascos encendidos era 2.857.143. Habida cuenta de que el número de habitantes (no de familias, ojo) era en junio de 2016 de 2.162.986, eso querría decir que cada vasco (y cada vasca, por supuesto) tenía en casa 1,3 televisores encendidos televisores . En realidad, Braulio podría haber consultado los datos que el propio El Correo proporcionaba el lunes, 26,en esta información firmada por Yolanda Veiga . Según esta información: “Lo vieron 123.000 espectadores vascos, lo que equivale al 31,6% de la audiencia”. Es un bajón considerable respecto a la del año pasado, que tuvo 248.000 espectadores  y un share de 51,8%. Pero un share de 31,6% sería un sueño para cualquier televisión respecto a su programa de más éxito. Braulio debería esperar a conocer los datos del seguimiento del mensaje del lehendakari, que si mantiene la audiencia del año pasado se quedará en la mitad aproximadamente de la que tuvo Felipe VI.

 

 

Publicado en . | 130 comentarios

Duelo en Posemos

 

Publicado hoy en mi columna de El Mundo

galgos-y-podencos

Los espectadores de la bronca que están desarrollando solo para nuestros ojos Pablo Iglesias, los suyos y los otros, no podemos entender su intríngulis porque no pertenecemos a Podemos Comunión. Es difícil de entender que pablistas y errejonistas se hayan empeñado en una lucha final que sea, después de todo, una asamblea más de la Complutense.

Algunos opinadotes les reprochan practicar vieja política, haberse convertido en otro partido de la casta. Siempre lo fueron, aunque tantos votantes vieran en ellos un factor de regeneración. El partido le debe el nombre al chavismo, y el impulso y el dinero a Chávez y a Maduro. Bueno, deber no se lo debe, porque el dinero fue una donación, graciosa, como su propio nombre indica. Ellos venían con las corruptelas puestas ya de casa, antes de tocar pelo: Monedero y su trabajo imposible, Iglesias y su ocultación a Bruselas de lo que cobraba de la televisión iraní y las tertulias, Errejón y su beca de la Universidad de Málaga, el piso Black de Ramón Espinar, el pago en negro de Echeminga Dominga a su asistente, etc.

No es que envejezcan rápido, es que ya nacieron viejos. Eran casta desde el momento fundacional y no han tenido nunca otro objetivo que el poder. Iglesias lo confesó en un rapto de sinceridad en 2014: “Me molesta enormemente perder, no lo soporto, no los soporto; ni a las chapas me gusta perder. Y llevo muchos años con algunos compañeros en los que estamos dedicando toda nuestra actividad política, a pensar cómo podemos ganar.” ¿Y cómo? Se preguntaba. “Utilizando los medios de comunicación de masas”. Algo antes, en una charla con la UJCE en Zaragoza, un joven le preguntó que prefería: educación o propaganda. “Sin lugar a dudas propaganda”, respondió nuestro héroe si me admiten la hinchazón de la palabra. El medio es el mensaje. Y el masaje.

Hay que optar entre un petudo y un zangolotino. Los dos quieren al final lo mismo, aunque el personal, que siempre necesita el patrón de la medida, considera al primero leninista y al segundo socialdemócrata. Basta hacer un seguimiento de los dos vía hemeroteca para comprobar que son muy parecidos. Vean el obituario por Chávez de Errejón, tan sentido como el de Pablo de Torso, aunque no sé si tanto como Monedero, el del Orinoco por el lagrimal, si bien Iñigo, que declaraba a Venezuela su “patria de acogida”, hizo una confesión que no sé cómo interpretar: “Por mí también pasó Chávez”.

Iñigo y Pablo mantienen una lucha encarnizada que nos van a retransmitir minuto a minuto, en tiempo real hasta febrero. Las más feroces de las guerras son siempre las civiles, las peleas intestinas, las querellas familiares. Hermanos como Caín y Abel, empeñados en una riña teológica, como la de Buñuel entre el jesuita y el jansenista a cuenta de la gracia y el libre albedrío, creo recordar.

Uno, en este duelo, apuesta por Iglesias por su capacidad de alejar la pesadilla. Tiene menos capacidad de engañar y va a colocar el techo de Podemos más bajo, incluso para los más fanáticos o lerdos de sus votantes. Ya, si pudieran fichar a Sánchez.

ADDENDA:

A Pablo le pone la corrupta CFK

Es noticia el procesamiento de la ex presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner por asociación ilícita y el embargo de sus bienes por 625 millones de euros. Es un buen día para traer un video de Iglesias en La Tuerka, de hace cuatro años, donde pondera  la presencia, la voz y el acento de la entonces presidenta argentina, que según confesó en los primeros 40 segundos del video transcritos abajo, le ponen. A este tipo lo que de verdad le excita es el recauchutado. Debería probar con Carmen de Mairena.

cfk

Transcripción: “Seguro que muchos estabais esperando que hoy empezara mi monólogo hablando del Rey, pero quién querría hablar de un Rey cuando puedes hablar de una reina. Y la reina de esta semana ha sido Cristina Fernández de Kirchner, que no sólo comparte con esta cadena la K de su apellido, sino también esa maravillosa habilidad para desquiciar a la derecha española. Con una voz preciosa y una presencia incomparable y con ese acento que sería capaz de conmover a los más fríos y desde luego al presentador de este programa, la presidenta anunciaba hace pocos días la recuperación de YPF. Ni el rostro de enterrador del ministro Soria ni las amenazas del Gobierno de Repsol, al que muchos siguen llamando Gobierno español, echaron para atrás a esta presidenta.”

Publicado en . | 58 comentarios

Día de Inocentes

inocentada

Día de Inocentes, según Arcu. Todo es posible en Cataluña.

Publicado en . | 53 comentarios

ETB y el Rey

rey

Mi clásico de Nochebuena es la sorprendente relación que ETB mantiene con el discurso de Nochebuena del Rey. Mientras el resto de las cadenas lo transmitían íntegro, ETB no hizo referencia hasta el minuto 16 del Teleberri, el telediario autóctono. Las noticias que ocuparon su atención preferente fueron: La llegada del Olentzero y el tradicional poteo de Nochebuena, deplazamientos y accidentes, lo caro que está todo y el precio de las angulas, los escaparates navideños, la detención en Túnez de un familiar del terrorista de Berlín y Netanyahu contra la ONU. En el minuto 15:58 del informativo le dedicaron 41 segundos, incluyendo el corte del Monarca y la presentación de la locutora.

El milagro se reprodujo en Navidad. Lo que había sido tan irrelevante la víspera, se convirtió en el temazo informativo de Pascua, por las reacciones de los partidos vascos al real mensaje. La directora general del Ente, Maite Iturbe, ya había anunciado sus propósitos al Consejo de Administración: será tratado como información, no como mensaje, y cumplió su propósito, al tiempo que anunció la radiodifusión del discurso de Urkullu en Nochevieja por tierra, mar y aire, la tele y la radio pública vascas.

La directora general es una mujer singular. Se negó a emitir por ETB ‘1980’, película dirigida por Iñaki Arteta sobre el año de mayor actividad criminal de ETA, con 98 asesinatos. Cuando se le pidieron explicaciones, Iturbe dijo que ella no la había visto, pero que por las opiniones que había oído tenía entendido que se trataba de “un filme sesgado”. Sesgado a favor de las víctimas 98 veces. Arteta ha dedicado su carrera cinematográfica a las víctimas del terrorismo. Cuando su primer documental, ‘Sin Libertad’, obtuvo el premio a la mejor dirección en el Festival Internacional de Cine Independiente de Nueva York en 2002, la Diputación de Bizkaia en la que llevaba diez años trabajando con contratos anuales que se renovaban cada año, puso fin a su relación.

A Maite Iturbe sí deben de parecerle ecuánimes las películas en las que se aborda el tema desde el punto de vista de los terroristas: ‘Ventanas al interior’ que cuenta la vida de cinco presos etarras; ‘Asier eta biok’, narración de la amistad entre el etarra protagonista y el director del filme, y Etxevarriatik Etxeberriara, en la que el director se pregunta cómo él, que es de Oyarzun, ha terminado en Barcelona, en vez de acabar en ETA como tantos de su pueblo.

Así se entiende todo. Se entiende que un paniaguado del partido, Iñigo Landa, tertuliano fijo en ETB y gestor remunerado de la cuenta en Twitter de la Policía Municipal de Bilbao, rompiera la semana pasada una foto del Rey ante la cámara.

También, cómo no, que el director de ETB nombrado por Iturbe hace dos años y medio, Eduardo Barinaga Erezuma, fuera detenido en Durango como integrante de un comando informativo de ETA militar, y no en el franquismo, sino después de aprobados en sendos referendos la Constitución Española y el Estatuto de Guernica. Una televisión abertzale después de una lucha abertzale, ya se sabe.

No tenemos aún cifras del seguimiento del discurso del Rey en el País Vasco, pero podríamos apostar a que fueron mayores de lo que van a ser los datos de los televidentes que van a seguir en ETB el discurso de Nochevieja del lehendakari Urkullu. Pero sí tenemos los datos de 2015: La comparecencia de Felipe VI fue seguida por 248.000 ciudadanos vascos, mientras la de Urkullu sólo alcanzó a 58.000, menos de la cuarta parte. Volverá a pasar, ya lo verán. Eta, Etb, Etc.

Publicado en . | 180 comentarios

Feliz Navidad

felizvanidad2016

Aunque nos tiempos no parezcan muy propicios, Carpe diem! que era como en los tiempos del solsticio se decía Feliz Navidad. Pásenlo lo mejor que puedan. Un abrazo a todos. Y a todas, claro, con la soberbia flor de Pascua que nos envía nuestro Arcu. Les incluyo también el christmas que acabo de recibir de mi amiga Churra Subiñas desde Covarrubias, nuestro pueblo.

cova

Publicado en . | 99 comentarios

Qué gente lleva mi carro

landa

Ainhoa de las Heras, mi Margarita Landi, ha contado en El Correo que Iñigo Landa, el energúmeno que rompió la foto del Rey durante la tertulia que pastorea Klaudio Landa en ETB, es el responsable de la cuenta de Twitter de la Policía Municipal de Bilbao. También trastea con la del senador Iñaki Anasagasti. A mí se me antoja una metáfora perfecta del asunto. El PNV delega la comunicación en gente de los suyos, por supuesto, pero que son esencial y sentimentalmente batasunos. Este mastuerzo cobra 17.000 euros al año por gestionar la cuenta de la Guardia Urbana. Es lo que hay: la imagen de la Seguridad Ciudadana está en las manos que perpetran un delito ante las cámaras. El alcalde Aburto no puede estar de acuerdo con esta anomalía. Debería proceder cuanto antes.

Publicado en . | 81 comentarios

Sin afán de exagerar

aznar-divide

Hoy, el editorial de El País ha tratado la dimisión de Aznar como presidente de honor del PP. Hé aquí la pieza. Ya el primer párrafo sitúa la cosas en su sitio:

“José María Aznar ha sido el político de la época democrática que más fracturas ha provocado entre los españoles, tanto en su tiempo de jefe de la oposición como al frente del Gobierno. Ahora azuza la división en el seno del Partido Popular, después de haber dedicado buen número de críticas a Mariano Rajoy, el presidente ejecutivo del PP y jefe del Gobierno. Tras haber ejercido como presidente de honor durante 12 años, era difícil que la coincidencia de caracteres fuertes en la cumbre del partido terminara bien, aunque no hasta el punto de justificar la dimisión en la necesidad de defender la “independencia” de la fundación FAES.”

Pero, hombre, un poco de contención. Tal vez el editorialista no ha reparado en algunos hechos: Que José Luis Rodríguez Zapatero se apoyó en el testamento de su abuelo Lozano, fusilado en agosto de 1936, nada menos que en su discurso de investidura, o que dos años después aprobó, en junio de 2006, la Ley de la Memoria Histórica, el texto más cainita que se ha aprobado en la democracia española. O si no le suena el Pacto del Tinell. El asunto de la Memoria Histórica  tuvo especial eco por ser aprobado por un parlamento en democracia 50 años después de que el PCE aprobase el manifiesto ‘Por la Reconciliación Nacional’, un texto que propone la mano tendida hacia el que había sido el enemigo en la guerra civil 20 años después del comienzo de la misma. Pues bien, 70 años después, un presidente del Gobierno inició una operación para recuperar el espíritu de enfrentamiento del 36. El pretexto era excavar las fosas en las que se enterró a tantos represaliados, pero el objetivo no era convertirlas en tumbas, sino en trincheras.

Busquen las declaraciones de Zapatero sobre la derecha extrema y las de tantos de sus compañeros sobre el PP como hijos y nietos de franquicias, a contrapelo con los hechos, sin tener en cuenta, ni plantearse de quién era hijo Chaves o por  qué sus padres pusieron de nombre José Antonio a Griñán. Aquel socialista vasco que dijo: “cuando los del PPO abren la boca se les ven las caries del franquismo”. Y lo dijo mientras el PP sostenía a Patxi López como lehendakari. Y tantos y tantos otros. Y dice El País que fue Aznar el hombre que provocó fracturas en la sociedad española. Hay que joderse.

Publicado en . | 137 comentarios

Libro de los jueces

 

Ayer, en mi columna de El Mundo:

jueces

En la actualidad se habla mucho de la judicatura y eso no parece cosa buena. Los jueces son a la democracia como las bandas sonoras en las películas; deben quedar discretamente integradas en el todo. Cuando llaman la atención, son demasiado perceptibles o estridentes, mal asunto. Muchas veces no es por culpa suya. Un suponer, la judicatura empezó a dar el cante con la Ley del Poder Judicial (Ley 6/1985, de 1 de julio).

Salen mucho los jueces en los papeles como digo y no es una buena noticia. El separatismo se ha alineado con Carme Forcadell para arroparla en su comparecencia por desobediencia al Constitucional. La performance se la copiaron al PNV, que en 2003 hizo lo propio con el presidente del Parlamento vasco en su comparecencia por delito análogo: desobediencia al Tribunal Supremo.

Aquello tuvo lugar el 3 de diciembre, a los 33 años justos de la apertura del Proceso de Burgos. Aquel consejo de guerra fue interrumpido por el último de los procesados, Mario Onaindia, que abortó la vista con un canto de guerra, ‘Eusko gudariak gera’ (Somos soldados vascos), que fue la canción elegida por el PNV para su happening, actuando como director de orquesta Xabier Arzalluz, con su paraguas a guisa de batuta. Había una diferencia: Mientras el Sumarísimo 31/69 era un drama en el que se pedian a Mario y a sus 15 compañeros de banquillo seis penas de muerte (el tribunal fue generoso, dictó nueve) y 752 años de cárcel, Atutxa llegó al TSJ de Bilbao en su coche oficial y la cosa se quedó en nada. Dos días después, el viernes, 5 de diciembre de 2003, el Consejo de Ministros concedió a Mario Onaindía la Medalla de la Orden del Mérito Constitucional a título póstumo. De la Constitución de España y no la de Merimée.

Un antiguo juez, Juan Pedro Yllanes, ahora diputado de Posemos, denunció haber sido amenazado “por el compañero Juan Carlos Monedero, quien me ha advertido (…) que cuando todo vuelva al orden, tenga ojito con lo que digo”. Uno se pone en el pellejo de Yllanes. Que te diga “mucho ojito” un tipo al que le cabe todo el Orinoco en la carúncula lacrimal para llorar por Chávez, tiene que acojonar.

Al hilo de la noticia hemos sabido que, de no aceptar la cabeza de lista por Baleares, Yllanes habría sido el presidente del tribunal que juzgó a nuestra Blue Jasmine, que terminará absuelta, aunque sus declaraciones no la acreditan como la más lista de la familia.

El sumario fue instruído por José Castro que también fue tentado por Podemos, aunque rechazó la oferta por razones de oportunidad. Castro sentó a la Infanta en el banquillo, el 23 de diciembre de 2014, la víspera de que su hermano, el Rey de España, dirigiese su primer discurso de Navidad a los españoles. Hay que joderse. Hay que leer el auto y la apoyatura del mismo en el eslogan de la Agencia Tributaria ‘Hacienda somos todos’, empleando una frase publicitaria como si fuese un fundamento de Derecho.

Dos jueces podrían haberse bastado para proclamar la Tercera. Después, todo era cosa de encargar la Constitución Republicana al juez (suspendido) Santiago Vidal, que tiene experiencia de pasarse la Constitución realmente existente por el perineo y nombrar presidente del Supremo a Pascual Estevill, al que Pujol colocó en el CGPJ, hoy condenado a 9 años de cárcel por cohecho, prevaricación y detención ilegal.

Después de todo, el procés no es más que un intento de acogerse a sagrado por la tropa pujolista, en plan todos a Montserrat. Allí les protegerán los gedeones, jueces que conocen a los suyos. Como a la Trotacapillas en Madrid y a Vicky en Las Palmas, no digo más.

 

 

 

Publicado en . | 203 comentarios

Sobre la campechanía

A propósito de la entrevista que Jordi Évole hizo a Juan Luis Cebrián, anoté en mi columna de El Mundo una incomodidad básica con el estilo del entrevistador, esa tendencia al colegueo, el ominoso tuteo con el que iguala a Arnaldo Otegi y a Juan Luis Cebrián:

“no se dejen tutear por cualquier Évole o Carmena. Daba un cierto alipori el tuteo en la entrevista de Évole a Cebrián. A las personas mayores siempre de usted”.

Siempre he llevado con mucha incomodidad el tuteo generalizado, ese rasgo de campechanía que se ha instalado en la sociedad española. “Oye, ministro”, le decía cualquier plumilla a cualquier miembro del Gobierno. Te tutean las webs de los diarios, las locuciones automáticas, cualquier chisgarabís de Posemos y muy especialmente la alcaldesa de Madrid, que perpetra el tuteo con sonrisita conmiserativa. Aún estoy esperando que algún periodista a quién le asesta un tú durante una entrevista la pare y le pida que deje correr el aire entre los dos.  Hace cosa de cinco años conté un lance con mi panadera:

“Un comentario de Melchor Gaspar de ayer me ha hecho recordar una experiencia perpleja cada vez que voy a la panadería. Le pido a la panadera, una joven rubita y mona dos chapatas. “Dos cuarenta, cielo”, me dice con una sonrisa. Le tiendo un billete de cinco euros y ella me dice: “gracias, cariño”, mientras lo pasa por la maquinita de detectar billetes falsos. Así está el tema.”

Si tienen curiosidad por el alipori del que les hablaba, repasen el video de la entrevista. Después, me encontré en las memorias de Cebrián un párrafo cuyo espíritu suscribo totalmente. La sintaxis, como diría Pedro Crespo, es otra cosa: es patrimonio del alma y el alma sólo es de Dios. Lean:

“Muchos años más tarde, durante unos encuentros a los que asistí en la Universidad de Oxford, se preguntaba el historiador John Elliott cuándo sería que comenzó entre los españoles el tuteo masivo del que, no sé si en su opinión pero desde luego en la mía, se habrían derivado algunos deterioros de nuestra convivencia. No he hecho ninguna investigación cintífica al respecto, ni conozco a nadie que lo haya intentado, pero mis abuelos maternos y paternos se trataban de “usted” entre ellos, mis profesores se abstenían de tutearme, y durante la República, Julián Besteiro era don Julián y Manuel Azaña don Manuel, lo mismo que Unamuno resultó ser don Miguel. Desde mi punta de vista, sin mayor prueba en mi favor, la prolijidad del tuteo como rasgo iniciático de compadreo y complicidad emana de las ínfulas revolucionarias de los camaradas de cualquier especie, del compañerismo enfervorizado por las ideologías, fascista o comunista, e impuesto definitivamente en España por las fórmulas bravuconas de la Falange triunfadora. El empleo abusivo del tú a tú constituye un empeño insolente por proclamar la igualdad de todos a base de rebajar a la mayoría. Antes, los señoritos y terratenientes se llamaban de “usted” entre ellos mismos y tuteaban a los criados como el rey tutea, por privilegio que debería revisar el protozoo de palacio, al resto de los españoles. En los tiempos que corren los ricos y famosos de España se tutean entre sí, pero mantienen normalmente las distancias del “usted” con sus empleados, sus servidores o las clases bajas.”. (Primera página. Juan Luis Cebrián. Págs. 42-43).

Después de leído echen un segundo vistazo al video del programa y digan si es que a Cebrián no le cuesta apearse de sus convicciones, Évole no se las ha leído, se saltó ese par de páginas o no ha entendido el párrafo. ¿Cabe la posibilidad de que no se las haya leído ninguno de los dos?

Publicado en . | 182 comentarios