Esta tarde, en Bidebarrieta: Así empezó todo

Hoy, a las 7:30, tal como reza la invitación, deberían ustedes acudir a la Biblioteca de Bidebarrieta, donde tendrá lugar la presentación de un libro importante sobre la historia del terrorismo: el asesinato de la primera víctima de ETA, José Antonio Pardines Arcay. Coordinado por Florencio Domínguez y Gaizka Fernández Soldevilla. Allí, en Villabona, el 7 de junio de 1968, día en que el joven Pardines decidió parar un coche sospechoso, fue cuando empezó todo.

Anuncios
Publicado en . | 63 comentarios

Mañana, en Bidebarrieta, Cómo empezó todo

Mañana, a la 7:30, tal como reza la invitación, es bastante obligatorio acudir a la Biblioteca de Bidebarrieta, donde tendrá lugar la presentación de un libro importante sobre la historia del terrorismo: el asesinato de la primera víctima de ETA, José Antonio Pardines Arcay. Coordinado por Florencio Domínguez y Gaizka Fernández Soldevilla. Allí, en Villabona, el 7 de junio de 1968, día en que el joven Pardines decidió parar un coche sospechoso, fue cuando empezó todo.

Publicado en . | 57 comentarios

Kubati, portavoz

 

El sábado pasado, una manifestación de unas 17.000 personas, según la Policía Municipal, recorrió las calles de Bilbao, para pedir cambios en la política penitenciaria que se resuman en un progreso de grados, después de lo que la organización considera ‘el gesto de ETA’. El asunto tiene su interés y su ucronía, porque la manifestación llevaba convocada algunas semanas, pero se celebra al día siguiente de un comunicado de ETA escrito ad hoc.

“Cargar sobre las espaldas de la izquierda abertzale el peso de todo lo ocurrido es otra forma de violencia”, piensan, o quizá no, los organizadores, hijos de la misma madre de la banda terrorista. En consonancia y por la parte que le toca, ETA, pide perdón, pero poquito, en un comunicado que solo satisfizo a los más excitados. Ni siquiera a toda la comunidad nacionalista, que salvo la izquierda abertzale propiamente dicha, no acaba de ver con buenos ojos esa distinción de las víctimas entre aquellas que no tenían una participación directa en el conflicto y las que sí. La literatura abertzale está trufada de amenazas contra distintos colectivos. La socialización del terror en la ponencia Oldartzen (1994), declarando objetivos a los concejales del PP y el PSOE y a los periodistas. Específicamente contra los periodistas en la ponencia Txinurriak (1995): “En nombre de la libertad de expresión, en nombre de la democracia, realizan un trabajo y un dolor tremendo, con una impunidad total”. Etc.

La esencia del terrorismo ha estado siempre en amenazar a unos pocos para acoquinar a muchos. Análogamente ahora, quieren pedir perdón a unos pocos para que les perdonen todos. No puede decirse que les vaya a salir mal del todo. Una víctima ponderaba el carácter reparador del comunicado de ETA, aunque supongo yo que con una posición minoritaria: “Después de cuarenta años, que te pidan perdón por haber matado a tu marido te hace ilusión”.

El artículo 90 del Código penal describe con admirable precisión los requisitos para beneficios penitenciarios, progresar de grado, incluso la libertad provisional: se requieren signos inequívocos de haber abandonado fines y medios de la actividad terrorista, satisfacción de la responsabilidad civil derivada de su delito, colaboración con las autoridades, entre otros fines “para  la identificación, captura y procesamiento de responsables de delitos terroristas”. La L.O.G.P. se extiende algo más en su artículo 72.5 sobre el mismo tema. Y luego pedir perdón a las víctimas, pero después de todo eso y nunca sin esclarecer más de un tercio de sus asesinatos que aún permanecen impunes.

Era lógico que una manifestación por los beneficios penitenciarios tuviese como portavoz a Kubati, la excrecencia que el 10 de septiembre de 1986 disparó a Yoyes cuatro tiros en presencia de su hijo de tres años. Volvió a matar mes y medio después, al colocar desde una moto un artefacto en el techo del coche en que viajaba el gobernador militar de Guipúzcoa. La explosión causó la muerte del general Garrido, de su esposa y del menor de sus seis hijos, Daniel, 18 años, así como de una joven ciudadana portuguesa, Mª José Teixeira, que pasaba por el Boulevard.

 

 

 

Publicado en . | 18 comentarios

Así no, Íñigo

Iñigo Errejón ha perpetrado un bajonazo contra el arbitraje de Pablo Iglesias en las listas de Podemos para la Comunidad de Madrid: “pues ahora de número 2 me pido a Tania” y ha sacado a la ex de detrás de la columna donde la tenían escondida. La preñada portavoz tiene, sin embargo, algo de lo que carece la otra:

“Pablo y yo hemos emprendido un camino que en los próximos meses revolverá nuestras emociones, transformará mi cuerpo y llenará nuestras vidas de belleza y algunas noches sin dormir”

Publicado en . | 97 comentarios

Sentirlo de veras

 

La organización terrorista hizo público ayer un comunicado, un pucherito, un gesto compungido de aflicción con el que trataban de expresar su pesar, incluso su dolor por tanto malentendido. A lo largo y ancho del comunicado, dos folios escasos, situaban el origen de todo este lío en el bombardeo de Guernica que dejó como herencia a las generaciones posteriores aquella violencia y aquel lamento. Y también aquel conflicto y aquellas llamas que ahora tratan de “apagar definitivamente” en la última frase del textículo. Hombre, hay un problema cuantitativo. El número de víctimas mortales causadas por el raid de la Legión Cóndor el 26 de abril de 1937 apenas superó la cuarta parte de las causadas por ETA a lo largo de su existencia.

¿Y cómo se van a apagar definitivamente esas llamas? se preguntarán ustedes. Muy sencillo; dando una solución democrática al conflicto político para construir la paz y lograr la libertad. “Lo sentimos de veras”, concluyen en el segundo párrafo, una expresión tan estupefaciente como todas las que integran esta desdichada declaración. Son conscientes, afirman, de que en este largo periodo de lucha armada, expresión cuya autoría les disputa en Twitter Elisa Beni, han provocado mucho dolor. Bueno, no es que sean conscientes, es que causar ese dolor era la razón fundamental de su actividad terrorista. Actuaban para hacer daño, para provocar dolor y resulta algo extravagante que a estas alturas se descuelguen con este “reconocimiento del daño causado”.

Reconocer el daño causado. Lo hacían en cada comunicado a lo largo de los últimos cincuenta años. A cada asesinato le seguía indefectiblemente un comunicado reivindicativo para dar cuenta del daño causado. A veces el daño era impostado. El asesinato de Gregorio Ordóñez en enero de 1995 fue calificado por Mikel Zubimendi, entonces líder de Jarrai, como “el hundimiento del buque insignia del fascismo español”. Ellos bien poco podían hacer porque “el sufrimiento imperaba antes de que naciera ETA, y ha continuado después de que ETA haya abandonado la lucha armada”. ¿Cómo extrañarse de que obligados por las necesidades de todo tipo de la lucha armada, ETA haya “provocado víctimas que no tenían una participación directa en el conflicto”?

A veces pagan justos por pecadores, ya se sabe. “A estas personas y a sus familiares les pedimos perdón”. Coño, como Franco en su testamento: “Pido perdón a todos”. Hay en todo esto algo que no funciona. La petición de perdón nunca debe ser un sustitutivo de la pena, una fórmula que lleve aparejada para sus víctimas una cierta obligación de concederlo.

ETA debe disolverse, sus terroristas entregarse a la justicia para resolver los más de 300 asesinatos sin esclarecimiento y cumplir las penas que les impongan los tribunales. Sólo a partir de ese momento estarán en condiciones de pedir perdón a sus víctimas. Y estas, de concedérselo o no hacerlo. Mientras, el balance de la actividad de ETA, incluso después del silencio de las armas y las bombas, se está viendo día a día en el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional a la jauría del odio de Alsasua, con sus víctimas exiliadas y declarando tras un biombo.

Publicado en . | 109 comentarios

Apoyar al juez Llarena

Ser el juez Llarena es un reto, traten de ponerse en su lugar: Le toca instruir un proceso a unos presuntos golpistas para los que dicta orden de prisión provisional, salvo para el principal de todos ellos, el presidente de la Generalidad, que se dio a la fuga hacia Bruselas,  donde aún le esperan los ex consejeros Comín y Bassa. Ponsatí, otra que tal, se hizo fuerte en Escocia y luego está lo de la secretaria general de ERC, la simpar Marta Rovira, procesada solo por rebelión, pero no por malversación, que es el delito que acompaña al resto de los citados. Anna Gabriel solo por desobediencia.Apoyar al que

Bueno, pues instruya usted el caso, mientras la chusma le hace pintadas frente a casa, o frente a lo que ellos creen que es su casa. Después, el ex presidente es detenido en aplicación de la euroorden en Schleswig-Holstein, territorio alemán fronterizo con Dinamarca, quizá en el cálculo de que aquella era una buen tierra, poco dada a las fantasías con iniciativas golpistas. Entonces va un tribunal regional alemán y le lee la cartilla al Tribunal Supremo español, negando la entrega de Puigdemont por el delito de rebelión y requiriendo más información sobre la acusación de malversación.

Para acabar de redondear, uno de los tres jueces, Martin Probst, es un nacionalista danés. Llegue usted a juez del Tribunal Supremo para que unos golpistas se querellen contra usted por prevaricación. Uno de ellos, por el que siento una especial predilección, Jordi Turull, ha practicado con virtuosismo y eficacia el alzamiento de bienes, ha puesto todo el patrimonio familiar a nombre de su mujer, con el fin de no verse sometido a la tesitura de que le quiten la casa como al pobre Mas.

Para redondear aún faltaba algo. Que interviniera el ministro de Hacienda para negar malversación por parte de los procesados: el referéndum ilegal del 1-O no se pagó con dinero público. Albert Rivera preguntó hace dos meses a Rajoy por la afirmación del juez titular del juzgado número 13 de Barcelona, según el cual, todo o parte del dinero con que se pagó el 1-O procedía del Fondo de Liquidez Autonómico. Respondió Rajoy que de ninguna manera, que del FLA no va a los gobiernos autonómicos ni un céntimo, sino que es empleado directamente por el Gobierno para pagar a los proveedores. Sonaba bien, pero sonaba mejor la pregunta final de Rivera: “¿quién de sus ministros va a dimitir si el juez demuestra que se ha empleado algún céntimo del FLA?”

El juez Llarena requirió a Montoro para que le diera explicaciones sobre los datos en los que basaba sus declaraciones en El Mundo a Bustos sobre  su certeza de que no se había gastado dinero público en el referéndum ilegal. Bien preguntado, aunque si hay algo que no cabe en cabeza humana es la posibilidad de que se pagaran el golpe a escote. Está reñido con su tradición, sus convicciones  y con los datos de Llarena, casi dos millones.  Mientras, a uno se le posa en el ánimo del desaliento del capitán pirata en las historietas de Astérix: “Es formidable, chicos. Ya no necesitamos a los golpistas para hacer el ridículo”.

Publicado en . | 88 comentarios

Trinos y rebuznos/ Lo del master

Arcadi Espada acababa de presentar en Bilbao su último libro cuando ayer dio un giro el caso del master de Cristina Cifuentes, que renunciaba al master, a sus pompas y a sus obras y pedía disculpas.

‘Un buen tío’ es una repaso minucioso a las 169 portadas que El País dedicó a los trajes de Camps, la primera de ellas unos días después de que echara a andar el caso Gürtel. “El fiscal implica a Camps en la trama”, explicaba. La penúltima, tres años después, decía: “Un jurado dividido absuelve a Camps de cohecho impropio”. Hubo otra después para la absolución del Tribunal Supremo: “El Supremo avala la decisión del jurado de absolver a Camps”.

Describió Espada su situación de hombre perplejo. Camps había dimitido en julio de 2011 por un caso del que al año siguiente fue absuelto por un jurado y dos años después por el Tribunal Supremo. Habría sido obligatorio que la justicia española en el mismo acto hubiera rescatado el honor perdido de Paco Camps, lo hubiese repuesto en la magistratura de la que le apearon la mala política y el mal periodismo. Nadie ha parecido entender el libro de Espada. Cada vez que habla sobre el tema con periodistas, estos le preguntan por el viaje del Papa, por el caso de la Fórmula 1, atacando el tema por la literalidad del título, que en realidad lo acuñó el juez Flors, sin tener en cuenta que el libro no trata tanto de tíos buenos como de periodistas malos.

Sin embargo, el PP ha sostenido, de momento, a una mujer que no ha dicho la verdad respecto al presunto master con que fue agraciada por la URJC. Lo había explicado en Sevilla Núñez Feijóo: “Cifuentes tiene un master o no lo tiene. Y si no lo tiene es que ha mentido”. Lo tiene y no lo tiene, porque ella es una política cuántica. De ahí que haya podido renunciar a algo que en realidad no tuvo nunca.

No hay partido sin currículos hinchados, ahí está el socialista Franco que impulsó la moción de censura contra Cifuentes, un licenciado en Matemáticas que tampoco lo era. El gran Pastrana lo definió con acertado trino: ocho años sin darse cuenta de “que las Matemáticas son ciencias exactas pero no tanto”.

 

Publicado en . | 117 comentarios

Un manifiesto en Pamplona

Ayer, al término de la manifestación en solidaridad con las víctimas de Alsasua, Fernando Savater leyó un manifiesto excelente.

La brutal agresión que dos guardias civiles y sus novias sufrieron en octubre de 2016 en Alsasua resume el medio siglo de terrorismo que hemos vivido en Navarra. Los dos agentes fueron golpeados por ser guardias civiles. Sus parejas fueron atacadas por ser novias de guardias civiles. Y todo ello siguiendo el manual de instrucciones diseñado por ETA en su campaña Alde Hemendik (Fuera de aquí) contra las Fuerzas de Seguridad.

Después de la agresión, comenzaron a funcionar los mecanismos de odio que ETA y su entorno se han esforzado en asentar en nuestra sociedad y que convierten a las víctimas en verdugos y a los verdugos, en ciudadanos comprometidos con una causa justa.

Durante meses, las instituciones públicas navarras se han puesto del lado de los agresores. Han intentado presionar a al poder judicial y han restado importancia a la gravedad de los hechos. A los matones los han revestido de bondad llamándoles “los jóvenes” o “los chavales” de Alsasua y a la agresión la han llamado “pelea de bar”, en un intento de repartir responsabilidades y de blanquear el relato, porque si ETA no hubiera existido, este episodio nunca habría ocurrido.

Y lo más importante, no han mostrado el menor signo de solidaridad con las víctimas. Y lo han hecho en nombre de todos los ciudadanos navarros.

Las instituciones han caído, además, en una grave contradicción. Mientras enarbolaban la bandera del feminismo, han dejado solas a dos mujeres agredidas brutalmente en nuestra comunidad. Mientras lideraban campañas contra el acoso, obviaban premeditadamente a las dos mujeres víctimas de la manada radical de Alsasua. Por ser novias de guardias civiles, no han merecido protección, ni reconocimiento. Al contrario, se han ganado el olvido y hasta el desprecio.

Basta ya. En esta concentración queremos apoyar a las víctimas y, en especial, a María José y a Pilar. Ellas han sufrido no solo las lesiones físicas de una agresión durísima, sino la onda expansiva de acoso, persecución y miedo que se inició después de aquella noche de 2016. Hoy estamos aquí para decirles alto y claro que estamos con ellas.

Publicado en . | 129 comentarios

Alsasua, piso piloto

 

Pie de foto.-Pablo Iglesias con los suyos

Alsasua es el piso piloto de la revolución abertzale. En tiempos pudo haberlo sido Rentería, pero Alsasua tiene a su favor la navarridad, que siempre es un valor añadido para esta peña: la arrano beltza y otras mitologías de la vieja Euskal Herria.

Jonan Fernández, que ejerce de secretario de Paz y Convivencia del lehendakari Urkullu, ha descrito pormenorizadamente a las víctimas de uno y otro signo en un informe que titula: ‘Retratos municipales de las vulneraciones del derecho a la vida en el caso vasco’. Hay un apartado específico para las vulneraciones causadas por las Fuerzas de Seguridad, un suponer, un guardia civil, de paisano en una discoteca.

Sin embargo, cuando un teniente y un sargento del cuerpo, acompañados por la novia del primero y la mujer del segundo, son atacados en tromba por varias docenas de energúmenos que les identificaron como guardias civiles antes de apalearlos y causarles lesiones diversas, se trataba de “una pelea de bar”. Así lo definía el pasado viernes, un majadero llamado Joseba Asirón, que detenta la Alcaldía de Pamplona en nombre de Bildu, al decir que las víctimas de la agresión no pasarían un control de alcoholemia, lo que añade a la complicidad con los agresores otra característica de los de su especie: la maledicencia. Es de suponer que sus congéneres le parecerían sobrios y virtuosos.

El feminismo nos tenía acostumbrados a llamar ‘terrorismo machista’ o ‘terrorismo patriarcal’ a lo que el zapaterismo bautizó como violencia de género, pero aplicar el mismo concepto al ataque físico contra dos mujeres que sufrieron una agresión en manada estrictamente por su condición de mujeres, concretamente por ser las compañeras de dos guardias civiles les parece insoportable.

¿Cómo va a ser terrorismo la agresión de una manada borroka contra dos guardias y sus chicas que se han atrevido a salir de copas por territorio abertzale? Si acaso legítima defensa. Sin embargo y a pesar de la jauría simpatizante de los linchadores que el sábado desfiló por las calles de Pamplona reclamando justicia, la inclusión de supuestos como el que nos ocupa en la tipología de terrorismo fue aprobada en la Ley Orgánica 2/2015 de 1 de marzo de Reforma del Código Penal, que entró en vigor el 1 de julio del mismo año. Nunca se ha producido tal grado de acuerdo en el Congreso para una medida de naturaleza penal. La votaron 300 diputados de los 350 que integraban la Cámara Baja: PP, PSOE, CC, UPN y Foro Asturias y tiene amparo en la Resolución 2.178 de Naciones Unidas, de 24 de septiembre de 2014. El 86% del Congreso, mucho más apoyo del que se necesita para una reforma de calado de la Constitución, un suponer, declarar la independencia de Cataluña.

Hoy va a comenzar el juicio oral contra ocho de aquellos montoneros, que serán los primeros en declarar, mientras a las puertas de la Audiencia Nacional se agolparán sus partidarios. Mentirán, pero mañana les tocará a sus víctimas. Ojalá que a pesar del desorden tumultuario conserven la memoria suficiente para señalar a los agresores como a los linchadores de Spencer Tracy en ‘Furia’, la película con la que debutó Fritz Lang en el cine americano.

 

 

Publicado en . | 109 comentarios

Inglés nivel ‘aserejé’

 

Lleva ya algún tiempo circulando por las redes esta muestra de la capacidad de Pablo Iglesias para explicarse en inglés. Óiganlo y comprueben que en su currículum se declara poseedor del nivel C2 de inglés:

El nivel C2 de inglés es esencialmente el nivel de un nativo. Permite la lectura y escritura de cualquier tipo y sobre cualquier tema, la expresión de opiniones y emociones con matices y la participación activa en cualquier entorno académico o profesional.

Según las pautas generales oficiales del MCER, una persona con un nivel C2 de inglés:

  1. Puede comprender con facilidad virtualmente todo lo que oye o lee.
  2. Puede resumir información de distintas fuentes habladas y escritas, reconstruyendo los argumentos y opiniones en una presentación coherente.
  3. Puede expresarse espontáneamente, con gran fluidez y precisión, distinguiendo entre las capas más finas de significado incluso en las situaciones más complejas.

 

Publicado en . | 124 comentarios