Se nos ha muerto Juan Marsé

Ayer se nos moría en Barcelona Juan Marsé, un novelista esencial en la vida de uno. Lo conocí literariamente por partida doble en el mes de marzo de 1974. El día 2 aparecía en los kioskos la revista ‘Por Favor’, en la que colaboraban Manuel Vázquez Montalbán, Jaume Perich, Forges y el propio Marsé. Aquella misma mañana fueron ejecutados mediante el garrote vil el joven anarquista Salvador Puig Antich, y en Tarragona el polaco Heinz Chez, que resultó ser un alemán llamado George Michael Welzel.

Marsé escribía en la página 3 de Por Favor una sección titulada ‘Señoras y señores’ que contenía dos retratos. Lamento no recordar quien era el señor, pero nunca olvidaré que la señora inaugural era Romy Schneider, ni la primera frase del retrato: “Hasta en la cara se le nota que no usa sostén”.

Creo que fue aquel mismo mes de marzo cuando encontré su novela  ‘Si te dicen que caí’ en la trastienda de la librería que regentaba en Burgos Paco Granado, padre del que fue en dos ocasiones secretario de Estado de Hacienda Octavio Granado.

La novela estaba aún prohibida en España y la edición que yo encontré había sido publicada en México por Editorial Novaro. Fue una de esas novelas que cambió mi vida, de las que aún recuerdo el primer párrafo, cito de memoria: “Cuenta que al levantar la sábana que cubría el rostro del ahogado revivió en la cenagosa profundidad de pantano de sus ojos abiertos un barrio de solares en ruinas y geranios tronchados, cruzado de punta a punta por silbidos de afilador: el aullido azul de la verdad”. Sarnita acaba de ver el cadáver de su amigo Java, con el que tantos ratos había compartido y a quien tantas ‘aventis’ había contado (relatos de la verdad circundante entreverados de fantasía adolescente.

Si te dicen que caí cuenta el asesinato a finales de los años cuarenta de la prostituta Carmen Broto, a la que retrata como Aurora Nin, la puta roja, y sobre el que volvería años más tarde con ‘Esa puta tan distinguida’. Su vida se entremezcla  con las andanzas de los falangistas y la agonía de los anarquistas, reconducidos hacia el delito común y los asaltos a meublés, hasta caer uno tras otro, aquellos “hombres de hierro, forjados en tantas batallas, soñando como niños”.

Volví sobre su bibliografía y leí con aprovechamiento aquella crónica de un tiempo, ‘Encerrados con un solo juguete’, asunto que entendía muy bien un niño como yo, que fue creciendo en un pueblo sin televisión por inconvenientes técnicos. Luego vinieron ‘La oscura historia de la prima Montse’, ‘Últimas tardes con Teresa’, ‘Un día volveré’, ‘Rabos de lagartija’, ‘La muchacha de las bragas de oro’, ‘El amante bilingüe’ y algunos otros. Su muerte ha servido de argumento para que gente como Quim Torra, Ada Colau, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y otros hayan escrito un tuit, expresión de duelo que recuerda a las dos lágrimas que vertía Nerón en el vaso que le pedía a Tigelino en ‘Quo vadis’: “una lágrima por ti, una lagrima por mí”.

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en .. Guarda el enlace permanente.

33 respuestas a Se nos ha muerto Juan Marsé

  1. otelokip dijo:

    Triste pérdida…que Dios lo acoja en su seno…
    Don Santiago…Octavio Granado…Secretario Estado Seguridad Social…???
    Bueno…y qué más dá…
    Pasen ustedes feliz domingo…

  2. jachuspa dijo:

    El señor del que habla, Patrón, era, creo, Guillermo Díaz Plaja.
    “Es uno de esos maduros que fotografían mejor del lado derecho que del izquierdo, al revés que Sarita Montiel…Tiene una gran cara de erudito y conferenciante: largas mejillas de perdiguero, bien rasuradas siempre, frente despejada. Valor: se le supone.

  3. Goethe dijo:

    “Su muerte ha servido de argumento para que gente como Quim Torra, Ada Colau, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y otros hayan escrito un tuit”
    !Qué geta tienen! !Me apuesto una comida que sánchez no había oido hablar de Marsé hasta hoy!
    “Ùltimas tardes con Teresa”. la leí tarde a principios de los 80 en Alemania. !Qué Maravilla! !Qué disección de la pijolería catalana de la que vienen catalufos indepeizquierdosos de hoy que no tenían ni gafas para observar a su pujol!

  4. Goethe dijo:

    La verdad es que no sé lo que hace sánchez en Bruselas ¿por qué no les escribe tuits a los asistentes? si total ……… pa lo que hace……..

  5. José María Losada dijo:

    Los veinteañeros de los primeros 70, siempre excitados, siempre erectos, dejamos el analfabetismo práctico gracias a Marsé y a muchos otros.
    Años de Oro, 70, 80, 90 de la novelística española que nos desasnó a muchos.
    Que la tierra le sea leve y por supuesto R.I.P.

  6. Nodoycredito dijo:

    “Últimas tardes con Teresa” es una gran novela. Se hizo una película, bastante fiel al espíritu de la obra, protagonizada por Maribel Martín, Ángel Alcázar y Patricia Adriani. Estoy con D. Goethe. Esa minicolección de farsantes no ha leído ninguno de sus libros.

    Descanse en paz D. Juan Marsé.

  7. viejecita dijo:

    Me ha dado mucha pena la muerte de Juan Marsé. Me compraba todos los libros que sacaba, ya desde “encerrados con un solo juguete”, y nunca me llegaron a aburrir sus textos ( cosa que me ocurrió con otros , como con Vargas Llosa, que sus primeros libros eran fabulosos, pero ya, los últimos me parecen dignos de ser ignorados ). Y alguno de sus personajes, como “El Pijoaparte”, han quedado como arquetipos.
    Y, buenas tardes a todos, antes de que se me olvide

  8. luigi dijo:

    Todas las tardes con Marsé

  9. yoquese dijo:

    Últimas tardes con Teresa… qué recuerdos, qué impacto para un chaval de 17 años en esa España en transición. Gracias, Sr. Marsé.

    Y la muchacha de las bragas de oro, que creo que fue la inspiración zapateril para la memoria histórica : si no puedes hacer nada por el futuro, haz todo lo que puedas con el pasado.

  10. Bruno dijo:

    Pues no sé si es “Si te dicen que caí” una de las pocas novelas en las que no he llegado hasta el final. Una prosa super farragosa. Todo lo contrario a …..Teresa, una novela fundamental y real. Lo que hace en la suerte de cada humano la vagina de nacimiento. Ser de buena o de mala familia. Tener o no tener. No me extraña que no les guste a ninguno de los dos bandos. Ninguno de los dos cuenta con remedio para ese hecho, esa predestinación que dicen que solventan, aunque no es así..
    Lo de …oscura… me pareció bien.
    Lo de …..oro me pareció de una gran sobreactuación. Igual es que ví antes la película. Un enredo artificial a no ser que el padre ignorante fuera un gran asesino en la guerra y no un equivocadito flojeras. Me viene a la cabeza la manera magistral con la que Frisch escribe sobre un asunto similar en Homo Faber.
    “Útimas tardes” es la novela de una vida. Pero no escribía en catalán.

  11. La gabardina de Iriondo dijo:

    “Pijoaparte”: Murciano universal.
    +
    Juan Marsé escribiría una “delicatesse” sobre lo que he visto hoy en un paseíto por el Barrio de Salamanca:
    1. Todo el mundo con mascarilla (Alabado sea Dios)
    2. Un aumento exponencial de mujeres practicantes del “sin-sostenismo” (Sea por siempre Bendito y Alabado)

  12. La gabardina de Iriondo dijo:

    Todo tiene su porqué.

  13. Bruno dijo:

    Ese comportamiento de aquelarre en el barrio de Salamanca es consecuencia de que ya tienen la convicción de que ha llegado la fin del mundo.

  14. kepaminondas dijo:

    El miserable ninguneo de los políticos nacionalistas a un escritor.
    Copio lo de Pérez Reverte, a vuela pluma y se nota, sobre Marsé

    Marsé es el último clásico que nos quedaba vivo, sin duda ninguna. Su obra es magnífica pero solamente ya por haber escrito «Últimas tardes con Teresa» merece figurar entre los grandes nombres de la literatura europea. Retrató un mundo y una generación con un trabajo de una minuciosidad tal que cuando uno quiere comprender lo que fue la Cataluña de los charnegos, la Cataluña social, de los años cincuenta y sesenta, es imprescindible acudir a su obra. Marsé es la Barcelona de mediados del siglo XX de igual modo que Quevedo es el Madrid de los Austrias o Galdós el Madrid del XIX.

    Quiero añadir una cosa. Lo que ha sido miserable es el trato que han recibido Marsé y su obra en Cataluña, a pesar de sus cientos de miles de lectores, por parte de los políticos nacionalistas. Tener a Marsé vivo era un lujo. Lo que tenían que haber hecho es haber pasado por delante de su casa y pararse allí a saludarle. Y sin embargo esos políticos lo han procurado ocultar, ningunear y olvidar todo lo que han podido. Aún así no lo han conseguido. La obra de Marsé está por encima de todo eso. Permanece. Pero es bueno recordarlo ahora, porque muchos de ellos se apuntarán al elogio a escritor muerto. En vida no le dieron ni los homenajes, ni el respeto, ni el respaldo que tenían que haberle dado. Era el último de nuestros grandes escritores.

    Él además siempre se mantuvo libre. Era honrado, coherente y valiente. Tenemos que recordarlo, porque lo fue hasta el final, jamás inclinó la cabeza ante nadie, jamás hizo una genuflexión ante los poderes políticos que tanto presionaron y presionan todavía en Cataluña sobre la cultura. Fue libre, orgulloso e independiente.

    Yo me siento muy orgulloso de mi relación con él, aunque no fue íntima, pero celebro mucho haberlo conocido bien. Por eso quiero que quede constancia del miserable ninguneo y marginación a los que ha sido sometido por los políticos nacionalistas catalanes.

    Arturo Pérez-Reverte

  15. Madrileo dijo:

    Una auténtica lástima, una gran pérdida.
    Mi primer conocimiento de Marsé fué precisamente gracias a la revista Por Favor, que menciona el Patrón. Era un adolescente por entonces, y no me gustaban especialmente sus textos, era mucho más entusiasta de lo gráfico, por ejemplo del gran Perich. En aquel entonces (74, 75) Marsé no era hombre popular entre el gran público ni había tantas imágenes como en nuestros tiempos y tardé un par de años en ponerle cara. Aunque curiosamente, sin saberlo, ya le había visto en una portada, la primera tras un cierre gubernativo en que aparecía, sin nombres, junto a Vázquez Montalbán y otros compañeros de redacción, cubiertos de vendas y hasta con un embarazo, supongo que no deseado. Si acceden a este enlace podrán verla. Reconocerán a los dos, y si no me equivoco, abajo a la izquierda aparece Martí Gómez.

    https://www.alamy.com/portada-de-la-revista-por-favor-del-ao-1974-image208080874.html

    Y qué pesados me parecían con las referencias a Laura Antonelli. Por entonces no me impresionaba mucho, y creo que tampoco a una mayoría de adolescentes del 74 y 75. Por lo que he leído en tiempos muy posteriores, Montalbán, Perich y él tenían la redacción empapelada con posters de la actriz.

    https://cloud10.todocoleccion.online/coleccionismo-revistas-periodicos/tc/2020/02/15/13/194120542.webp?r=3

    Pero bueno, los años pasan, uno madura y es obligado dar la razón a quien la tuvo.

    Descanse en paz, don Juan. Deja usted millones de admiradores.
    Un abrazo a sus familiares y amigos.

  16. Javier Urquizu dijo:

    Las circunstancias nos obligan a ponernos nostálgicos… y en relación a su comentario, D. Santiago, tengo en mi biblioteca como una joya (sección “Archivos del tiempo”… subsección “Tesoros del Humor”) debidamente encuadernados “casi” todos los “Por Favor”… pero me temo ¡ay! que justamente el de Romy Schneider me falta.

    Tiene usted en ésta dirección una selección donde sin duda sale el artículo.

    https://www.casadellibro.com/libro-senoras-y-senores/9788494092855/2226002

  17. Javier Urquizu dijo:

    Subo a modo de homenaje éste artículo (yo diría que con él inauguró la sección )… y algunas piezas más

  18. Javier Urquizu dijo:

    Inolvidable portada con la que reaparecieron tras una durísima sanción (siempre iban al límite)

    D.E. P. y lo recordamos con cariño (que es a lo máximo que todos podemos aspirar)

    Vemos que los tiempos pasan pero la confusión permanece (Cataluña)…

  19. Javier Urquizu dijo:

    D. Madrileo…
    …por una vez y sin que sirva de precedente permítame discrepar… ¡Yo también estaba en los que “aullaba a la luz de la luna” con el póster de Laura Antonelli que ha subido usted!…
    Lo tenía en mi habitación en mis tiempos de estudiante universitario… y allí estuvo hasta que al poco tiempo conocí a la mujer con la que tengo la gran suerte de seguir compartiendo mi vida

  20. Bruno dijo:

    Laura Antonelli es una generación.

  21. Javier Urquizu dijo:

    Subo como homenaje añadido a Marsé el artículo de su sección “Señoras y Señores” dedicado a Susannah York- J. M. Gil Robles

    Pueden comprar el libro recomendado arriba al Patrón (démosle 24 horas de preferencia a modo de cortesía… por si sólo quedara un ejemplar)

    Por mi parte si alguien desea deleitarse con algún artículo más … sólo tiene que elegir. Todas son piezas maestras
    Podría subir, entre otros, por ejemplo:

    Sara Lezana / Richard Burton…Mónica Vitti-Espartaco Santoni… Carolina de Mónaco-R Mitchum… …Isabelita Perón- Agustín Montal… Kim Novak- J. Garrigues Walker… Princesa Margarita- R. Nixon… Grace Kelly- Harold Wilson… Charlotte Rampling- Monseñor Tarancón… Blanca Estrada- Manuel Díez Alegría… Silvia Tortosa- Adolfo Marsillach… Analía Gadé- El Cordobés… Maria Luisa San José- Luis Buñuel… Sofía Loren- Ricardo de la Cierva… etc

  22. Buenos días a todos, gran pena por Juan Marsé, un servidor también le conoció en Por Favor y luego en casi todas sus novelas.
    Que la tierra le sea leve yo repasaré las aventis de aquel cine que canta Serrat.

  23. Los veinte de julio ETA no asesinó. Lo hizo en más de 850 ocasiones durante medio siglo.

  24. Atalanta dijo:

    Sánchez:-…yoooo?
    Rutter:-… sí sí, tú…tú !

    https://pbs.twimg.com/media/EdTtfJqXsAAgetv?format=jpg&name=900×900

  25. luigi dijo:

    España Político Social

    Si te dicen que Caín

  26. luigi dijo:

    +
    Don Bruno, la nueva entrada está servida.

  27. Araceli Martinez dijo:

    Con la venia…Descanse en paz ese español de Cataluña que nos acompañó cuando Cataluña era libre…Y más tarde, siempre…

  28. Taby von Tabarnia dijo:

    Libro: Noches de Bocaccio, Juan Marsé. E. Alfabia, 2012 – 86 páginas

    Reseña. Noches de Bocaccio narra el meteórico ascenso, y la no menos fulgurante caída, de Roberto Amores, un desconocido que de la noche a la mañana deslumbra a la Barcelona intelectual, que ve en él al Joyce del Guinardó, a un Proust charnego. Una historia llena de humor con la que Marsé parodia y homenajea a la gauche divine (cuyos miembros más ilustres se pasean por estas páginas) y los años más gloriosos de la mítica sala barcelonesa que da nombre al relato.
    – Juan Marsé rescata sus crónicas de Bocaccio (12 febr 2012)
    https://www.lavanguardia.com/libros/20120212/54253203117/juan-marse-rescata-cronicas-bocaccio.html
    QED

  29. Taby von Tabarnia dijo:

    Aquí estamos en contra de todo … artículo de Vila-Matas en el diario El País, 19 jul 2020
    https://pbs.twimg.com/media/EdTixI1X0AA5tUy?format=jpg&name=small
    https://elpais.com/cultura/2020-07-19/aqui-estamos-en-contra-de-todo.html

  30. Taby von Tabarnia dijo:

    Bona tarda.
    La letra con música entra … “Cuando salí de la Habana válgame Dios …” A ver, al menos podríamos aprender a cantar el comienzo en chino, no? … Zhou Xuan te ayuda …

  31. Taby von Tabarnia dijo:

    El comentario, por Álvaro de la Rica 3 febr 2012
    http://www.teinteresa.es/cultura/Juan-Marse-literatura-pasion_0_639536770.html
    Soy de los que piensan que Marsé es el gran novelista español actual. Alguien en quien la pasión por la vida y el talento de narrar se han dado felizmente la mano a fuerza de un trabajo incansable.
    Ahora nos devuelve esta obra maestra: ‘Noches de Bocaccio’, el relato de un desencanto, una mirada oblicua a un mundo conocido pero nunca aceptado del todo. Escribir es separarse de algo, en este caso en clave irónica, lúcida pero bien afilada. Los personajes de la gauche divine barcelonesa de los años setenta desfilan por las páginas de Marsé como fantasmas de sí mismos. Todos juegan a algo que no son. El insulso pope teórico, el descubridor o fabricante de talentos, el arribista que da lugar a otra nueva farsa, las divinas que se disponen en vano a calentarse con el último fuego fatuo. Marsé da los nombres.
    ¿Deseo de verdad? Desde luego que sí. ¿Privilegio de un realista literario y metafísico, de alguien que sabe bien que todo pasa y que al final no queda casi nada? Seguro, pero sobre todo de un autor para quien la literatura entre otras muchas cosas es el arte de desenmascarar tartufos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s