Dos portavoces

Ayer, en mi columna deEl Mundo del País Vasco

En el mismo día venían a expresarse ayer los dos últimos portavoces del Gobierno vasco: Idoia Mendia y Josu Erkoreka. Los dos han ejercido con solvencia su función. Ajuria Enea había tenido un gran portavoz en Josu Jon Imaz. Ibarretxe, gran especialista en opciones improbables, lo sustituyó por Miren Azkarate y esto hizo que su sustituta, la socialista Idoia Mendia, se luciera en el cargo, aunque solo fuera por comparanza.

Ayer expresaron Mendia y Erkoreka sus respectivos pareceres con respecto al disparate catalán. La que fue portavoz con Patxi López ha calificado justamente de ‘esperpento’ el debate en el Parlamento catalán y recordó que hasta 2009, concretamente hasta el 1 de marzo en que se celebraron las elecciones autonómicas Euskadi “seguía la misma tendencia suicida que ahora sufre Cataluña”. Tiene razón y uno recuerda haberle oído una valoración semejante a Erkoreka en septiembre de 2012, cuando Mas empezó a demostrar a Cataluña y a España entera que lo suyo no era muy normal: “Esto ya lo vivimos nosotros con Ibarretxe”.

Solo el empecinamiento del lehendakari Juan Josué en sus dos últimas legislaturas (2001-2009) hizo posible que el PNV perdiera el Gobierno vasco. Es verdad que fue el partido más votado y con mayor representación parlamentaria (30 escaños), pero la locura del hombre que admitió bautizar con su nombre su plan soberanista fue el único factor que hizo posible una alianza que en otras condiciones habría sido improbable: que el PP sumara sus 13 escaños a los 25 del PSE para llevar a López a Ajuria Enea. Patxi no fue un gran lehendakari pero tuvo la ventaja de sustituir a Ibarretxe y hace ya tiempo que las virtudes resaltan en la comparación, de análoga manera que uno debe recordar con una cierta admiración intelectual a Ibarretxe si lo compara con los dos últimos presidentes catalanes, dos dechados de incompetencia y mediocridad. Frente a esta pareja uno piensa en el lehendakari vasco y su figura se agiganta hasta recordar a Churchill.

Artur Mas, que se creyó Moisés en su intento de romper la unidad de España para descubrir la tierra, rompió la coalición con la que había gobernado y rapiñado tantos años su antecesor, el patriarca fundador. Después acabó con el propio partido y su sucesor está a punto de rematar tan brillante faena. Las experiencias del País vasco en la primera década de este siglo y la de la Cataluña que implosiona ante nuestros propios ojos vienen a demostrar que los deseos de lo mejor improbable son enemigos de lo bueno que es posible.

Los nacionalistas vascos pagaron la factura y no parecen dispuestos a repetir la experiencia, ni a ceder el papel hegemónico en la familia nacionalista a los antiguos batasunos, como Puigdemont va a hacer en el mes que viene con Esquerra Republicana. Están asistiendo al proceso catalán como observadores interesados y el lenguaje ambiguo que les es característico. Pero van a esperar a ver como se resuelve el reto independentista catalán y solo en el caso de que en octubre, una vez fracasada la intentona, se impongan las ideas partidarias del apaciguamiento, de darles contrapartidas para calmarles el disgusto empezarán a reclamar un tratamiento distinto a la autonomía vasca.

 

 

Anuncios

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en .. Guarda el enlace permanente.

28 respuestas a Dos portavoces

  1. loco dijo:

    Moises y Josue. Vaya par!

  2. luigi dijo:

    Nacionalistas con Fronteras

  3. ZoteParo dijo:

    La ensoñacion de Ibarreche parece haber funcionado como vacuna para los jeltzales actuales. La estrategia del PNV apoyando al PP en el Parlamento está muy alejada de la de sus colegas los convergentes.

  4. er tío cascarrabias dijo:

    Después de un día cavilando hondo sobre los motivos por los que los servicios de inteligencia y policiales se equivocaron al no seguir la pista que don luigi acertadamente aportó sobre las peluquerías en el caso de ETA, creo que pudiera ser que un agente, en principio externo, les despistara. El alcalde de Vitoria, Javier Maroto, también acudía allí. Les elucubro que eso confunde a cualquiera, aunque la policía no sea tonta.

  5. Benilo dijo:

    Entre pillos anda el juego. Mal futuro para España.

  6. er tío cascarrabias dijo:

    También he maravillado que la pista de la peluquería no serviría en el caso secesionista, una vez vislumbrados los diferentes estilos que ostentan el presidente, su portavoz de gobierno y el ministro de exteriores.

  7. e-varisto dijo:

    No se olvide del peinado de la de la CUP

  8. gastrourroz dijo:

    Ja,Ja,Ja!!!!…. muy fino lo de Churchill.
    El último párrafo, impecable. As always. Las dos últimas lineas proféticas.

  9. e-varisto dijo:

    Acabo de ver a Louis Armstrong apuntado de voluntario. Milagro, dirán los elegidos.

  10. Claro, el problema de fondo es el separatismo, la desaparición de la idea y de la realidad de España de al menos la mitad de ella. El resto son escaramuzas, de las que los separatistas, de una u otra manera, siempre sacan tajada: de victimismo en victimismo hasta conseguir un 75% de voto propio. Qué hacer entonces.
    Saludos

  11. luigi dijo:

    Señor Tío, ese que usted cita parece un buen motivo para no seguir la pista de la peluquería. Respecto al otro tema que me comenta, es cierto, buscar el nexo común de una peluquería, entre los sediciosos, es sumamente complicado, piense usted que el espectro va desde Cocomocho (abundante pelo en casco) hasta Cocoliso (inexistente pelo en bola de billar), pasando por Cocoyanomami (abundante pelo trasquilado como en la tribu de la que todos procedemos y a la que volvemos). Y eso no hay peluquería que lo abarque.

  12. joteroplus dijo:

    El verdadero problema de fondo de toda esta p*t*a m**rd*, con perdón, es que los nazis catalufos y aberchales (sobre todo, aunque es igual en todas las comunidades) están muy sobre-representados, tanto a nivel nacional en el Cogreso, como a nivel autonómico, dentro de cada “paisito”: hágase de una repajolera vez una verdadera reforma electoral, en profundidad, donde cada voto cuente igual a los demás, bien proporcional en el sentido literal y puro de la palabra (sin ley D´Hont, sin porcentajes mínimos, sin fijo de salida para las circunscripciones más pequeñas, etc.), y verán Vds. como todas estas mandangas que últimamente nos traen a maltraer se acaban.

    Por lo pronto, unos cuantos perderán sus, oh, maravilla entre las maravillas, “mayorías absolutas” o mayorías simples, dejando de gobernar: y en cuanto que ya no tengan la manija del dinero y del poder, verán Vds. que pronto van menguando los nazis hasta la insignificancia…, porque toda su fuerza viene de la imposición totalitaria, no soportan respirar ese “aire viciado” que trae la libertad y la igualdad, no digamos ya el respeto a las minorías. ¿Serán capaces los partidos nacionales o “generalistas” de darse cuenta de una vez, o seguirán dándole a la manola, por la cosa de que a ellos les viene bien en los sitios donde el actual sistema electoral les beneficia?

  13. Madrileo dijo:

    Aplaudo su columna, Patrón. Y la previsión con que cierra se va a cumplir, claro, nada va a satisfacer nunca a los nacionalistas vascos y catalanes. Incluso en un estado hipotético de independencia total harían vivir a sus pequeñas sociedades racistas en combate contra España durante décadas, inventándose agravios sin fin, y con demandas económicas brutales o incluso de territorios vecinos.

    Don Comerciante trajo esta mañana (9:39, cubierta sobre el músico y Morricone) dos interesantes comentarios sobre el artículo de Cebrián en El País. Doy por hecho que se mantendrá en lugar preferente toda la jornada, pero les dejo aquí el enlace.

    https://elpais.com/elpais/2017/09/09/opinion/1504972974_940159.html

    Qué feas quedan las marchas atrás en asuntos tan importantes, y sobre todo cuando son tardías.

  14. Sigo dijo:

    No teman nada, si todo esto del secesionismo catalufo es muy pacífico.

  15. viejecita dijo:

    Don Sigo (1’42 )
    Cuando yo era joven, en las paredes solía haber un cartel que rezaba : Prohibido fijar Carteles ; Responsable la empresa Anunciadora ”
    En este caso no parece un cartel, sino una pintura, pero la “Empresa Anunciadora ” es claramente Arran. De Sant Cugat. Espero que se les caiga el pelo por incitación al terrorismo.

  16. Sigo dijo:

    Independesssia, la Revolución de irse de Rositas.

  17. Sigo dijo:

    Doña Viejecita, tristemente creo que a los nazios les sale todo gratis.

    No se si ha leído la carta a los gilipollas españoles que nos trajo ayer Don Feroz.

  18. Sigo dijo:

    En la pintada que les he traído se puede observar que el odio que gastan los catalufos va mas allá de cualquier cosa vista. No se conforman con apiolar a los vivos, también necesitan descargar su bilis con los muertos.

  19. karlovitch dijo:

    No pida perdón, D: Jotero. Es así, tal cual

  20. karlovitch dijo:

    Sigo dijo:

    No se si ha leído la carta a los gilipollas españoles que nos trajo ayer Don Feroz.
    **
    yo la acabo de leer. Qué triste realidad

  21. Cebrian dijo:

    Lo de portavoces está bien. Y también propongo poteeructos

  22. er tío cascarrabias dijo:

    El Patrón, en libros de a pago y aquí mismo, que vamos de gañote, se ha referido muchas veces a la decimotercera (treceava decían ellos) estrella de la bandera de la Unión Europea, en los pretéritos tiempos en los que la abonaban, o eran abonados, doce miembros. La pretensión nacionalista vasca, empero, risible en principio, tenía su enjundia y fundamento si miramos al precedente venezolano, guía de más de cinco millones de españoles (con perdón).

    Sobre aquella bandera está escrito el motivo de sus colores, aunque ahora habría que reescribir el significado, a la luz del madurismo. Pero lo de las estrellas está claro. Sin más preámbulos, ahí les va:

    Significado de los colores

    Los colores de la bandera de Venezuela han tendido a interpretarse de la siguiente forma.

    El amarillo como símbolo de las riquezas de la nación, del sol del trópico, de la soberanía, de la armonía y de la justicia.

    El azul simboliza los mares, los ríos y los lagos del país, así como el cielo.

    El rojo es el símbolo de la sangre derramada por los héroes de la patria para conquistar la libertad. También se la interpreta como amor, poder, patria, fuerza y progreso.

    Significado de las estrellas

    Cada una de las ocho estrellas simbolizan las ocho provincias que conformaban el territorio venezolano que se independizaría de España, a saber: Caracas, Cumaná, Barcelona, Barinas, Margarita, Mérida, Guayana y Trujillo.

    Anteriormente solo había siete estrellas, pues en un inicio, el Acta de la Declaración de la Independencia de Venezuela, datada del 5 de julio de 1811, había sido firmada solamente por siete de las provincias, a las cuales se vendría a incorporar posteriormente la provincia de Guayana, siendo esta la octava estrella de la bandera.

    La octava estrella

    La octava estrella de la bandera de Venezuela corresponde a la provincia de Guayana, que solo se uniría posteriormente a las otras provincias independientes. Se basa en un decreto del 20 de noviembre de 1817, y refleja un deseo expreso del propio Simón Bolívar de incluir su estrella en la bandera. A partir del 9 de marzo de 2006, se incorporó la octava estrella a la bandera..

    Romeva aún no ha reivindicado que sean catorce (catorceavas) las estrellas de la bandera de la UE. Un despiste, sin duda.

  23. catalina dijo:

    Juaristi dominical
    CAGANERS

    Una bandera abandonada es del que la pilla.

    Al ver cómo se reían Puigdemont y Junqueras mientras la oposición abandonaba el salón de plenos del Parlament, comprendí que ni siquiera queda el consuelo de citar aquello de Burke, lo de que si los buenos no hacen nada los malos ganarán. Al carcajearse ante la procesión de los vencidos, Puigdemont y Junqueras demostraban que la catarsis cómica es perfectamente reversible cuando no está claro quiénes son los buenos. La risa de Puigdemont y Junqueras no era ya aquella sonrisa de superioridad étnica a que se refirió alguna vez Boadella, sino la risa del caganer, risa floja de alivio intestinal, risa con fondo de pedorreta y trompetilla. Me resultaba imposible no imaginar una hilera de bacines oculta bajo el arranque de la bancada del Govern.

    El espectáculo, todo lo avergonzante que quiera la Vicepresidenta (eso, inventemos palabros cuando no sabemos hacer otra cosa), tiene su gracia, aunque sea su maldita gracia, no me lo negarán. Por ejemplo, la salida de los del PP abandonando en sus escaños las banderas. ¿Hicieron la mili estos señores? ¿Son del mismo partido que Regina Otaola, que María San Gil? Lo pregunto porque, si se iza una bandera, es para defenderla con la vida, no para entregársela a la primera chiflada podemita que pase por los alrededores. ¿Cómo no van a reírse los caganers? Hasta yo me río a mi pesar. Me río porque el acto de colocación de la bandera en los escaños y su simultáneo abandono al enemigo es cómico. Al izar una bandera, creas una fortaleza que te obligas a defender. Y si capitulas y te retiras lo haces con tus banderas, no se las dejas al enemigo, y menos si el enemigo es un caganer o una caganera que puedes suponer para qué la usará. O sea que, sintiéndolo mucho, no creo que se pueda procesar a la Martínez (¡Martínez, valga’m Déu!) por apoderarse de las banderas abandonadas en un gesto inconscientemente delator de hasta dónde está dispuesto a llegar el partido del Gobierno. Una bandera abandonada es del o de la que la pille.

    Otro aspecto cómico donde los haya. Frente a los que sostienen que el golpe de estado de los caganers parece una reedición del golpe militar de julio de 1936 contra la II República, lo que en realidad han buscado imitar aquellos es el último y enésimo golpe de estado de Maduro contra la democracia o lo que de ella quedaba en Venezuela, el golpe de la Asamblea Constituyente. A la oposición desarmada al chavismo sólo le ha sido posible durante todos estos años una batalla jurídico-política por la legalidad democrática desde la oposición parlamentaria y desde enclaves como Zulia o Miranda, los estados en los que ha sido gobernador Henrique Capriles. Por supuesto, Maduro ha encarcelado y asesinado a mansalva, valiéndose de la policía y del ejército. En España, la situación es la inversa: la Asamblea Constituyente de los caganers separatistas amenaza y arrincona a un Estado cuyo Gobierno, con autoridad sobre el Ejército y las fuerzas de seguridad, incluidas las autonómicas, se defiende como si fuese el gobierno del estado desarmado de Zulia o Miranda. Díganme si no es como de Sopa de ganso. O así, que decimos en Bilbao.

    Bueno, pues ya que no sólo no conviene hablar todavía del 155, sino menos aún del artículo 8, párrafo 1, que es el que verdaderamente sería pertinente aplicar (a la manera, por cierto, en que el gobierno de la II República resolvió otro problema parecido), permítanme terminar con aquello que le pronosticó Churchill a Chamberlain: “Habéis preferido el deshonor a la guerra, y tendréis las dos cosas”. Sí, ya sé que no viene a cuento, pero de alguna forma hay que acabar. No con un estallido, sino con un suspiro (de España).

  24. comerciante de ultramarinos dijo:

    Tanto D. Santiago cómo Juaristi finalizan sus artículos con dos previsiones que se cumplirán inexorablemente: con unos las contrapartidas llevarán nuevas exigencias y con los otros que el gobierno tendrá las dos cosas: deshonor y guerra.

  25. er tío cascarrabias dijo:

    Tendrán que hacer lo que no quisieron hacer antes para ahorrarlos la magnitud de la catástrofe, pero corregido y aumentado. Hubiese sido tan fácil poner los despeñaperros al inicio… Cuando se desentendieron de la Educación, de la discriminación de la lengua común, del incumplimiento de leyes y sentencias, de asegurarse de demostrar en Cataluña que Cataluña es una autonomía, y no más, de España. Pero todo lo dejaron unos y otros al mercadeo de los votos para sacar adelante presupuestos lesivos al común que ahora se proclama como defendible.

    Y esa izquierda suya, deseosa de quebrar el Estado una y otra vez, con todo tipo de ocurrencias desmembradoras que dicen unionistas, para solaz y asombro de tantos tontos que nos rodean. Y la política sobre empresas televisivas, fomentando la concentración y dando prebendas inadmisibles a quienes quieren romper el Estado. ¡Inútiles! Aunque no seáis capaces de desfacer el entuerto en el que nos habéis metido con las licencias licenciosas de las televisiones, permitid al menos que la televisión pública española pueda competir comercialmente contra los disgregadores. ¡Publicidad en TVE ya!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s