¿Quién dijo miedo?

cebrian

Hoy en mi columna de El Mundo

Tengo a punto de mesilla las memorias que Juan Luis Cebrián ha titulado ‘Primera Página’, como la antepenúltima película de Billy Wilder. Tengo gran interés por leerlas; su autor es un testigo privilegiado de esa etapa que hemos convenido en llamar ‘Transición’. Hay, sin embargo en El País, ese diario en cuya lectura nos formamos tantos, una entrevista al autor que reproduce una afirmación bastante matizable en la modesta opinión de un servidor: “El miedo funcionó en la Transición  como motor de consenso”. La frase es textual. En el mismo párrafo añade una observación muy razonable: “Eso fue la Transición: un acuerdo entre españoles que miraban al futuro y renunciaban a hacer las cuentas del pasado”.

No es cierto que hubiera miedo entre los españoles, aunque sí nervios y, sobre todo, ilusión y expectativas. En la izquierda, muchas más de las que permitía la realidad. Vayamos a los hechos. Las elecciones constituyentes se celebraron en junio de 1977. El PSOE había sido legalizado cuatro meses antes y el PCE, dos. Y aquellos dos partidos que habían sido legalizados ad hoc, hicieron un papel más que decoroso: Los socialistas (PSOE+PSP) sacaron 124 escaños, 39 más de los que 39 años después obtendría Pedro Sánchez Pérez. El PCE, bestia negra del franquismo desde la guerra civil, obtuvo 20 diputados, resultados que mejoraría en tres escaños en la primera legislatura  constitucional (1 de marzo de 1979). Y nunca más, nunca, volvieron a alcanzar los comunistas españoles resultados parecidos, hasta desaguar en los dos escaños de Izquierda Unida en diciembre de 2015.

Aquel año de nuestras primeras elecciones había empezado con el terrorismo recrecido, ETA por su camino y el GRAPO secuestrando al presidente del Consejo de Estado, Antonio Mª de Oriol y Urquijo y al teniente general Villaescusa Quilis. El mismo mes se produjeron los asesinatos de los abogados de Atocha, crimen que sacó a la calle la primera manifestación multitudinaria de la izquierda, en una lección de pundonor y de civismo que llevaron a Suárez a inscribir al PCE en el Registro de Partidos tres meses más tarde. No parece que el franquismo coaccionara a un personal que reclamaba libertad con tanto brío.

Miedo es una palabra con sobrecarga semántica aplicada al caso que nos ocupa. Con toda seguridad serían más aplicables conceptos como: sensatez, cautela, cordura, tacto, acierto, mesura, juicio, precaución, moderación y una docena larga de sinónimos que me voy a permitir ahorrarles. Lo que había, en mi opinión, era memoria de la dictadura y ganas de superarla, como demostró el resultado del Referéndum para la Reforma Política, del que se cumplen 40 años el próximo jueves. 

Lo que me preocupa es que Cebrián carga el morral de los populistas con un término inadecuado. Si entonces actuamos con miedo debemos replantearnos todo. Juan Carlos Monederolo teorizó hace unos años en un libelo que tituló ‘La transición contada a nuestros padres’. Pensé que quizá hubiera sido más conveniente el título ‘Mi inmaculada concepción contada a mi madre’ o Cómo enseñar a un padre el know how de la procreación. Después de María de Nazareth, no habrá existido en occidente mujer tan sorprendida por el fruto de su vientre como la madre de Monedero.

Es necesario que los periodistas nos expresemos con rigor para evitar desbarres y no confundir la prudencia con el miedo. Les pondré un ejemplo. Ahora mismo me gustaría pensar que esta columna está escrita con valor, aunque muy probablemente sólo sea temeridad.

cebrian

Anuncios

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en .. Guarda el enlace permanente.

112 respuestas a ¿Quién dijo miedo?

  1. Me parece a mí que en aquella época Felipe González y Alfonso Guerra, a quienes la policía de Franco había molestado poco a pesar de sus actividades, tenían más impaciencia que miedo. El miedo sí que se les notó mucho el 23-F, pero sólo ese día.

  2. Por otro lado, hace unos años bastaba con poner Juan Luix en Google, para que apareciera él. Ahora ya no es así, pero ignoro los motivos.

  3. mirlopica dijo:

    En algo si que voy a discrepar, Patrón. Nos tenían tan inculcado ese miedo al comunismo, horrendo Belcebú, que muchos de los votos a la pezoe eran prestados. Faltaban diez años, más, para . Y la URSS era tan generosa como el SPD alemàn por lo menos.

  4. Carlota dijo:

    Y este tipo fue tratado por Revel como uno de sus pares en la dirección de los grandes periódicos de Europa, … El gran maestro pecó de ingenuo con este personaje

  5. Buenos días.

    Yo tenia veinte años cuando murió Franco, y lo que recuerdo es ilusión por un mejor futuro para todos. Miedo no tuve, ni lo percibí en mis amigos, solo lo tenían quienes habian vivido la guerra, pero era un miedo a volver a aquel horror, se demostró infundado, porque la España de finales de los setenta, ya tenía una importante clase media, y la promesa de un futuro mejor para los hijos se estaba cumpliendo.

    Cuando hay miedo de que el futuro para nuestros hijos sea peor que el nuestro es ahora. Aunque para compensar, el mundo está mas abierto.

  6. stiffelio (@eagarpar) dijo:

    Pues disiento del Patrón. Sí había miedo. Recuerdo que en mi familia, moderadamente de izquierda, aunque sin significarse mucho, lo había. Temor a una guerra, temor a lo que hacían los militares. Temor cuando mis hermanos se iban “de mani”… Recuerdo esos años como un tiempo de temores. Yo era un niño y es la imagen que conservo.

  7. Don Ciudadanomedio, estoy de acuerdo con usted.

  8. luigi dijo:

    Las Memorias de Cebrián: El miedo es libro.

  9. comerciante de ultramarinos dijo:

    Vayamos a los hechos. Las elecciones constituyentes se celebraron en junio de 1977. El PSOE había sido legalizado cuatro meses antes y el PCE, dos. Y aquellos dos partidos que habían sido legalizados ad hoc, hicieron un papel más que decoroso: Los socialistas (PSOE+PSP) sacaron 124 escaños, 39 más de los que 39 años después obtendría Pedro Sánchez Pérez. El PCE, bestia negra del franquismo desde la guerra civil, obtuvo 20 diputados y… dos escaños de Izquierda Unida en diciembre de 2015”.

    La relación de los “hechos” sobre los que se asienta la información es la base de los excelentes artículos de don Santiago, que instruyen a la vez que deleitan.

    “Hechos solo hechos” es, curiosamente, el títulodel último libro de Andrés Trapiello, muy recomendable para estas fechas.

  10. karlovitch dijo:

    D. Ciudadanomedio 9:23 am y D, stiffelio 9:30 am: Yo tenía 23, estaba estudiando en Madrid y creo que sí que había algo de miedo, sobre todo a la violencia que podía desatarse, y se desató, en determinados momentos.
    Aunque no tanto como algunos temían/mos

  11. Yo viví aquellos años y, en todo caso, lo que se percibía era un miedo al fracaso, a que “aquello” — la Transición — no saliera como queríamos la mayoría.
    Por eso, en mi opinión, ese miedo no invalida la transición sino que la engrandece y dignifica.

    Buenos días

  12. luigi dijo:

    Contra la Transición

    El miedo es el mensaje.

  13. Feroz dijo:

    Janlix tiene una memoria selectiva.

    Dime de qué presumes…

  14. Aittitta Makurra dijo:

    Que se lo pregunten a los de Montejurra si había miedo o no. El partido carlista fué el único que no fué legalizado. lo siento, Patrón.

  15. comerciante de ultramarinos dijo:

    Escribe don Vicente Torres en el primer comentario que “El miedo sí que se les notó mucho el 23-F, pero sólo ese día”. Y así fue, pues hasta entonces se habían dedicado a hacer una oposición cainita a los gobiernos de UCD de Adolfo Suárez y solo a partir de ese día recapacitaron.

    Recordarán ustedes de aquella época el mantra de Felipe González con el “espacio político”, pues trataba de hacerse también con el espacio del centro político que representaba Suárez mediante su descalificación personal y política por el psoe.

    Quién iba a decir que 35 años después otro secretario general del psoe, Pedro Sánchez, en apenas dos años, iba a dejar tras si un partido agonizante tras seis fracasos electorales seguidos pero disputando, esta vez, el espacio político de extrema izquierda a los recién llegados podemitas, de origen e influencia chavista y leninista, y significándose como una “mediocre” especie de frustrado izquierdista, sin otros recursos que la propaganda y el populismo.

  16. Feroz dijo:

    D. Comerciante, recuerde aquella famosa frase de Guerra que dijo que Suárez entraría en el Parlamento subido en el caballo de Pavía. Pues bien, cuando tuvimos el golpe del 23-F ya vimos quien hizo frente a Tejero y quiénes estuvieron debajo del asiento.

    D. Comerciante, Sánchez pensó que si una medianía como ^^ pudo ser presidente del Gobierno también lo podía ser él. Lo malo para su ambición es que los españoles ya estamos escarmentados, aunque no sé cuánto tiempo nos durará el efecto de la vacuna.

  17. Gulliver dijo:

    Buenos días.
    A Janli le falta desarrollar otra variante del miedo en la transición:
    el miedo a Jesús del Gran Poder y a sus costaleros, como motor de los negocios de todo orden del grupo empresarial al que pertenece el Pais

  18. Feroz dijo:

    D. Gulliver, a eso se le llamaba “poder fáctico” que es una expresión de la época.

  19. Agitprop dijo:

    Una vez más un diez para el Patrón desde alguien que vivió la transición.
    Miedo, ninguno. Unos cuantos ( cobardes
    antes) nos “hicimos” del PC llevados por el deseo (seguramente juvenil) de una España más justa, pero sin una pizca de rencor o deseo de venganza. Al mismo tiempo, valorábamos el trabajo de A Suárez y luego Felipe González nos arrastró con su discurso y su carisma. Para mí, hasta q enterró a Montesquieu. A partir de ahí se acabó el encantamiento.

  20. Set Point dijo:

    Buenos días.

    Comparto su interpretación, Patrón. La cuestión es ponerse de acuerdo en lo que significan las palabras (y no en quién manda aquí, dicho sea de paso). La palabra miedo también me parece inadecuada por completo, y no tanto porque con ella se alimenten las alforjas de unos mamarrachos peligrosos como un mono en un laboratorio, que también, sino sobre todo porque en sí misma se presta a interpretaciones muy diferentes, de suerte que más que aclarar lo que pasó, lo confunde.

    Por eso, cuando la emplea para interpretar la Transición un periodista y académico tan señalado como JLC, no sé que es peor pensar: si lo hace por una ignorancia que daría una imagen penosa de él, o si ha usado el término miedo deliberadamente, obedeciendo a prejuicios ideológicos o a alguna oscura necesidad de ser aceptado por los mamarrachos citados.

    En la primera interpretación que da el DRAE a la voz miedo, no lo hubo, como fehacientemente demuestra usted con el dato de las primeras y las segundas elecciones libres. Si hubo alguna clase de miedo no fue -salvo algunas excepciones muy minoritarias- a los militares, sino a que los propios españoles volviéramos a las andadas y acabásemos en otra guerra civil. Pero aquel estado de ánimo no era miedo, sino un firme propósito de la enmienda.

    Una anécdota: un amigo mío, periodista, fue a gestionar un pasaporte a la comisaría encargada de estos menesteres, en la calle Rafael Calvo, de Madrid. Era el 21 de noviembre de 1975. Estaba con el comisario esperando que se le hiciera el pasaporte por la vía rápida cuando entró un policía a preguntar al comisario qué hacían con alguien que estaba en el calabozo. La respuesta fue que lo soltasen si se le había acabado la trompa. Y le comentó al periodista: “Es un tío que estaba como una cuba en la zona de silencio de la Plaza de Oriente dando gritos y cagándose en Franco. ¿Qué voy a hacer? Pues soltarlo una vez sobrio, porque cagarse en Franco no es ningún delito, es como cagarse en Carlos III”. Me pregunto si se dice una cosa así en un clima de miedo.

  21. Carlota dijo:

    Víctor Gago, en Actuall,
    Un interrogatorio de Jordi Évole a Juan Luis Cebrián sobre ética periodística provoca una inquietud abstracta, como pensar en gemelos o pasar delante de un espejo, experiencia que tanto asustaba a Borges. …
    ´Un auto de fe sobre pureza progresista entre millonarios de los medios.

    Dice abstracta, supongo que porque sería prolijo concretar.

  22. Agitprop dijo:

    Es cierto q hubo miedo el 23 F. Yo destruí todo el material q tenía del PC. Mi madre, que se encontraba en Madrid por casualidad, lloraba pensando q iba a haber otra guerra. Luego, todos salimos a la calle. Sabíamos lo que no queríamos.

  23. Gulliver dijo:

    Don Feroz, así es.
    Lo del “poder fáctico” de D. Jesús del Gran idem lo puede explicar muy bien el juez Gómez de Liaño
    Muy sugerente la cita que nos trae Dª Carlota

  24. kubala52 dijo:

    Buenos días. Como explica el Patrón, desde luego que Cebrián da pábulo a las patrañas podemitas, porque no se votó la Constitución por miedo sino porque era democrática. El pueblo tenía este convencimiento profundo y de no ser democrática la clase política protagonista de la transición hubiera quedado justamente castigada. Como en todo proceso por supuesto que hubo miedos Creo que la voluntad general de conquistar la democracia por parte del pueblo español y la clase política, nueva y vieja, determinó la forma como se tramitaron los miedos e incluso el sentido de estos. Pero esto nada tiene que ver con que la Constitución fuera producto del miedo, es decir que sin cierto miedo tendríamos una democracia más verdadera. Sino se distingue entre los miedos existentes y la falsa idea de que la gente aceptó la Constitución por miedo, tendríamos que admitir el absurdo de que la gente prefirió la democracia a la dictadura por miedo.
    El tema polémico es si se resolvió como se resolvió la “cuestión territorial” por miedo, por convicción, candidez, oportunismo o necesidad irremediable.
    Por si les interesa una ampliación de comentario “Los miedos de la transición”
    http://penaspoliticas.blogspot.com.es/
    Saludos

  25. Vigía dijo:

    Señor González, escribir en los periódicos es hacer política pero de otra manera y con otros medios distintos a los que utilizan los declarados profesionales de la política. Muchos periodistas son sólo políticos fustrados y otros son políticos que tiene de tapadera lo de periodista. Ya no creo que sea cuestionable la relación tipo nudo gordiano que hay entre políticos y periodistas, que es lo mismo si añadimos al duo lo de grandes economías.

    El señor Cebrián ha sido eminentemente un político que trabajaba para su partido desde la dirección de un periodico, periódico que por cierto debe una gran parte de su nacimiento a la labor y empeño de Don Manuel Fraga.

    “Hay, sin embargo en El País, ese diario en cuya lectura nos formamos tantos…”.

    Creo que formó bien poco; pero lo que si hizo y con éxito fue dar al pensamineto de izquierdas patente de corso, acomplejando hasta casi el silencio a lo que debería ser la derecha española, que no necesariamente la fascista. Lo consiguió Cebrián entonces: Si no leés EL País eres… no de derechas. Eres facha. Franquista.

    ¿Memorias de Cebrián? Este hombre hace política hasta cantando villancicos.

    Espero que cuando termine usted con el libro tengamos la suerte de saber que le ha parecido, y que su opinión del libro, del autor y de lo éste cuenta, tenga justo los paños calientes que su más que demostrada buena educación le aconsejen. Ni uno más, por favor.

  26. Arquímedes dijo:

    Buenos días.

    Yo también viví la Transición en la Universidad y allí, después del miedo que nos tocó pasar en los últimos años de Franco, lo que había era mucha esperanza, ilusión y ganas de que todo cambiara. Miedo, salvo en algunos ramalazos franquistas, no había.

    El verano en el que Juan Carlos nombró a Adolfo Suárez Presidente del Gobierno, fue el punto de partida para encauzar esa ilusión que se manifestaba por todas las partes. Que unas Cortes franquistas fueran capaces poco después de hacerse el haraquiri, confirmó las expectativas.

    Desde luego en la aprobación de la Constitución, lo que menos había era miedo.

  27. gastrourroz dijo:

    De acuerdo, matizable, contigo. Los que disfrutamos de esos tiempos barojianos, juventud y aventura; creo que tenemos una sensación mas “de calle” ( o sea, real) de lo que pasaba entonces. Lejana experiencia a lo que desde las alturas -con el inefable “ascensor sin puertas”, pero sin pausa, de Pueblo como primer recuerdo para este Tribulete de un Madridton Post- se dictaba. O Informaciones, que mi padre leía con fruición hasta que no quedaron ni los cimientos!
    ¿¿¿Miedo??? ¿Quien tenia miedo entonces?. Los cuatro activistas (no eran muchos mas) que desde el PC mantenían viva la memoria de la democracia. En la Universidad (Ciencias Económicas – Somosaguas), excepto contadas intervenciones de los grises, la vida era pacífica y dialogante. (¡¡¡Ay!!! Que nostalgia de aquellas asambleas Podemitas, tan amañadas!!!) La mayoría eramos curiosos de un mundo diferente al que habíamos vivido. Los Guerrilleros de Cristo Rey -que yo conocí bien y de cerca- eran unos pringados. Se los ha “engrandecido” mucho, sabiendo que están enterrados.
    Cebrián contribuye al mito. Indicativo de que estaba poco en la calle esos días. Solo en partidas del poker (errata: Poder) que convenían a la mayoría como luego se vió.
    ¿¿Quizas quien ha hundido el Titanic, pretende todavía protagonismo en los botes salvavidas??

    P.S. Discrepo de Vigia y su opinión sobre los periodistas, Oficio de mierda hecho por enamorados, casi yonquis.

  28. Fernando Peregrin dijo:

    Reflexiones a vuelapluma

    ¿Miedo como condicionante de la transición? El miedo, en sí, explica bien poco ¿Miedo a una nueva guerra civil? No. O fue muy marginal. No era ese el miedo. No se daban ni de lejos las condiciones para que el miedo a una nueva confrontación entre españoles tuviese algún peso relevante en la gran mayoría de los vivieron y participaron más o menos activamente, en la transición.

    Hagamos memoria. Estaba claro que el franquismo moría con Franco, aunque basta ojear las hemerotecas para ver que existía y tenía bastante peso eso que en aquella época se llamaba el “franquismo sociológico”. Y a ese “franquismo sociológico” lo que más le preocupaba, tal vez lo -único, era cómo seguir dándole a los pedales para no caerse, de la bicicleta, una vez alcanzado el final de una época. El cambio o reordenación de los grupos de poder de entonces era algo que se aceptaba por la práctica totalidad de la clase media, que no era monolítica, pero donde la mayoría eran y se sentían clase media propiamente dicha, ajena totalmente al proletariado concienciado (en lenguaje marxista) y a la lucha de clases.

    No hacía tanto tiempo que por primera vez en muchos, muchos años, la gran mayoría de los españoles había perdido el miedo a tener que quitarse el hambre a bofetadas. Andaba la mayoría de la población en lo que se podría llamar el “desarrollismo”, en ese ganar poco a poco mejoras sociales y económicas, no en una guerra por la supervivencia que caracterizó a la España subdesarrollada y tercermundista. El miedo no era a la guerra, que a nadie se le pasaba por la cabeza, sino a volver a una situación en la que no se pudieran pagar las letras mensuales del televisor o del 600, o si era posible el veranear o que se pudiese llegar a fin de mes, aunque fuera a trancas y barrancas y el pluriempleo. Existía, pues, un tejido social más bien conservador, que sabía que habría cambio, pero forzado por la muerte de Franco y el agotamiento de su modelo político (que no el económico de aquella coyuntura, definido por ese término tan vago como “desarrollismo”, de escaso futuro, pero que entonces ni se sabía ni importaba). Es innegable que el tardo-franquismo funcionó bien, en el sentido de que se lograban las metas buscadas y era un ejemplo de libro de una “dictoblanda”, eso sí, con muchos de los derechos políticos en libertad vigilada, pero saliendo poco a poco de los armarios, por recurrir a un símil fácil de entender.

    Así las cosas, aparecieron sobre la mesa de juego del futuro de los españoles, dos propuestas diferenciadas claramente: continuidad con reformas importantes(el cambio de algo para que todo siguiera igual, no servía ya para nada) o la ruptura más bien total y revolucionar y vuelta a la casilla de partida.

    Se ha escrito mucho sobre la “ilusión” de la sociedad española por el cambio. Algo hubo de eso, como ser más parecidos a lo que entonces se llamaba pomposamente “países de nuestro entorno”, esto es, la entonces CEE. Sin embargo, el modelo del pacto de Varsovia, de los que se hablaban maravillas en los manuales de bolsillo de marxismo-lenilismo o maoismo de la época, era casi desconocido y en todo caso, lejos de la ilusión del cambio que propugnaban los partidarios de la ruptura y cuenta nueva.

    Si fracasó la ruptura y triunfó el reformismo que hoy llamamos transición fue fundamentalmente porque los que abogaban por la ruptura fueron incapaces de hacer una oferta ilusionante, viable y atractiva para mover a las clases medias y obreras más acomodadas, del conservadurismo económico, éxito sin duda del tardo-franquismo desarroliista y cada vez más socialmente permisivo y que aceptaba, más que buscarlo, un modernismo para la España infiltrada y empujada, por el turismo masivo, hacia el grupo de los países desarrollados. vacunados, que no miedosos, del marxismo revolucionario.

    En ese sentido, a los que hoy rechazan la transición con la falaz excusa de un ejército franquista que tutelaba a la sociedad o del miedo irracional de esa sociedad española a una dictadura comunista o el engaño de los reformistas, hay que decirles bien claro que fracasaron los de la ruptura y el cambio revolucionario por ineptos, utópicos y revanchistas. No se busquen las causas de lo que pudo ser y no fue en otros lugares que no sean los de una izquierda infantil y visionaria, que estaba de espaldas a la realidad social del momento histórico que le tocó vivir.

  29. belisario dijo:

    Juan Luis 77: El año que vivimos peligrosamente de puta madre.

    (Uds. disculpen)

  30. Yo, con 36 años en plena transición, la de España y la mía, debía estar un poco desorientado porque en lugar de miedo sentía verdadera euforia.
    Miedo, quizá honda y profunda preocipación, el que siento ahora por el futuro incierto de una España destrozada – despedazada – por nacionalistas y populistas que no estaban en el 78 del pasado siglo.

  31. miliketo dijo:

    D. Vigía: lo ha clavado. Era tanto el poder a repartir que hasta en la misma familia se repartían las ideologías. Los colocaron a todos. Hasta en la RAE. No recuerdo las obras completas del Sr. Cebrián. Será que he leído poco. ¡Ah! “La espía rusa”. Acojonante.

  32. miliketo dijo:

    Eso sí que da miedo. Ahora están recolocando a sus hijos. Y eso me da más miedo.

  33. carlos dijo:

    http://www.libertaddigital.com/espana/2016-12-12/centro-izquierda-nacional-denuncia-en-la-fiscalia-al-colegio-del-video-del-odio-a-espana-1276588531/
    Centro Izquierda Nacional denuncia en la Fiscalía al colegio del vídeo del odio a España

    Vulneración de los derechos humanos de los niños, ni más ni menos.
    Pero claro, las vícitimas serán los verdugos, gracias a sus medios de comunicación y su dinero; y de paso saldrán 1000 nazis más en Cataluña.
    ¿hasta cuando vamos a tener que seguir soportando tantas agresiones y violaciones de nuestros derechos?

  34. D. Santiago, en aquel tiempo yo tenía la edad idónea para sentir inquietud por la posible reacción del Régimen suicidado, miedo de que los asesinos del terror y la ambición racista del nacionalismo liquidara el proyecto igualitario del Estado de la Autonomías y esperanza en que predominara la sensatez consolidadora de la nueva etapa democrática.

    Hoy observo que sólo me ha fallado la esperanza: hubo golpe, prosiguieron los asesinatos, se adueñó de la supremacía el nacionalismo y ya no tengo ninguna esperanza puesta en la porquería de sociedad que hemos configurado entre todos.

    Es lo que hay.
    Creo.

    EQM

  35. Gorpua dijo:

    El miedo va por barrios. En el mío lo había cuando “eso”, pero había valentía para hacer frente a lo que hiciera falta. Y no hubo transición humillante. Creo que todos fuimos prudentes para alumbrar eso que los cursis batasunos suelen llamar un tiempo nuevo.

    Que Cebrián se confiese un cagueta no me sorprende, la verdad. El sabrá que equilibrios tuvo que hacer para blanquear sus turbias conexiones franquistas. A mí que me registren.

  36. Isaías dijo:

    Buen análisis, Capitán, pero a esta ‘cosa’, o coso, que dirían en Argentina, de Juan Luis Cebrián se le aplica aquello de ‘por la boca muere el pez’. Cuando se ha sido Jefe de Informativos de TVE con el franquismo, Carlos Arias Navarro mediante, lo del ordeno y mando funciona a las mil maravillas y eso, quieras que no, acojona al personal subalterno. Como Cebrián le cogió gusto al acoquine, de los demás, claro, no del suyo, que él estaba la mar de cómodo, pues da por hecho que todos los demás funcionaban igual, por miedo; iba a decir ‘funcionábamos’, pero el plural en este caso sería exagerado, dado que cuando murió Franco un servidor estaba aún en la tierna edad de los 7 añitos y aunque me daba cuenta de que algo bien gordo había pasado, mi conciencia política no daba para más: nada que ver, por supuesto, con Carme Chacón, que con apenas nueve años cuando lo del 23F ya estaba destruyendo la noche de autos documentos comprometedores en compañía de sus progenitores, gente luchadora donde las haya y que no podían dejar escapar la oportunidad de darle a su retoña unas lecciones prácticas avanzadas de lucha por las libertades, que esto de los intentos de golpe de Estado son cosa apañada y muy a mano, en especial si uno se pasó el franquismo viviendo tan ricamente y sin demasiado fastidio por la presencia del dictador, pues no consta que los padres de la muchacha pasaran por el talego por su activismo político, cosa de la que me congratulo de veras.
    Tal que así es el amigo Cebrián, un mentiroso y un caradura profesional, un periodista que en cualquier otro país no pasaría de normalito en el mejor de los casos pero que aquí en España, como siempre se las ha arreglado para caer de pie, bien arrimadito al sol que más calienta, pasa por ser maestro del oficio y al que Jordi Ébola (no es una errata, es sólo por dar cuenta del efecto devastador en la inteligencia y la decencia que causan cada uno de los engendros que pare el muchachito) hace el caldo gordo, dándole toda la cancha para que se pavonée a uno que ya de por sí tiene el ego bastante subido. Eso sí, la apariencia de lacayo servil le va que ni pintada: recuerda a Grima Lengua de Serpiente, en El Señor de los Anillos, al servicio de Sáruman.

  37. Cebrián ha sido un fabuloso navegador viento en popa a toda poderosa vela…

    Y supo hacer de El País la Hoja Parroquial del PSOE, contribuyendo a liquidar la voluntad fundacional del periódico y convirtiéndolo en columna vertebral del poder compartido, tanto en el Gobierno como en la oposición.

    Afortunadamente, no hay mal que cien años dure y, paradójicamente, fue internet y las consecuentes cadenas televisivas y diarios digitales quienes deterioraron su poder hasta dejarlo en una ruina, de la que le ha salvado, curiosamente, la Ministra Plenipotenciaria para Cataluña, por orden del Mariano.

    Quedo a la espera de que alguien lúcido aproveche la auto-hagiografía para contarnos la verdadera historia de un personaje capaz de dedicar 169 portadas al linchamiento de F. Camps y de ser jefe de la televisión informativa franquista a profesor de democracia, durante décadas.

    Toda una vida dedicada al antiperiodismo consistente en denominar prensa a lo que no era más que poder político casi absoluto.

    EQM

  38. Gulliver dijo:

    belisario dijo:
    Lunes, 12 diciembre 2016 en 1:22 pm
    Muy bueno, D. Beli

  39. La matanza de los abogados de Atocha, 1977, es una prueba palpable de que sí había inquietud fundada, que derivó en auténtico miedo, durante largo tiempo.

    EQM

  40. Atalanta dijo:

    Santiago, una consideración…

    Creo, con todo respeto, que andáis un poco despistados con Sánchez.
    No intenta nada con el PSOE, sino con “su” partido; el que pretende formar y arrastrar. Sabe, porque no es tonto, que ya no tiene nada que hacer en el PSOE; sabe que cuantos más militantes y afiliados, mejor posición tendrá para formar un partido a su medida. Hoy por hoy lo que quiere es eso mismo que se le reprocha y critica : división y enfrentamiento. Quiere que el PSOE lo eche. Busca la expulsión y arrastrar a sus obnubilados seguidores, menos zarrapastrosos que los de Iglesias… Sánchez quemó sus barcos con la entrevista de Évole…

    César o nada…Sánchez a la desesperada.

    Arcu…sé que te pones años. He echado la cuenta y no salen…mi madre hacía lo mismo. Felicidades !!

    for you

  41. Otto Silenus dijo:

    Tengo recuerdos bastante vivos de la transición. Nací en 1960 y la política me interesó desde muy pronto; en casa se leía Triunfo y Cambio 16 y mi padre, voluntario del ejército nacional, votó ilusionado la Ley para la Reforma Política porque como tantos de su generación pensaba que tras la muerte de Franco o venía un régimen democrático o teníamos las horas de paz contadas. Le desconcertó el nombramiento de Suárez como a tantos otros porque no veía a un camisa azul liderando el cambio y se equivocó. La única noche que le ví preocupado de verdad fue la de la matanza de Atocha, pero allí el Partido Comunista hizo un alarde de disciplina y autoridad y se aseguró la legalización y la entrada en el proceso constituyente.
    ¿Miedo? Que pregunten en la Francia del 58, con el ejército de Argelia sublevado y los paracaidistas tomando Córcega y listos para caer sobre Paris. Y nadie reniega de esa Constitución.

  42. luigi dijo:

    La Transición de Cebrián: De la televisión dependiente de la tarde, al diario independiente de la mañana.

  43. Chigorin dijo:

    El miedo guarda la Prisa.

  44. Chigorin dijo:

    El miedo ayudó a la transición, porque el miedo es libre.

  45. arcu dijo:

    Como sucedió en el tiempo de miedos y esperanzas del que han hablado y definido muy bien desde el Patrón hasta el último de ustedes, y por traer otra vertiente, aquí va este curioso vídeo de 1977:

  46. Urbi et Orbi dijo:

    Ustedes, los de extrema derecha, con tal de ir contra Janli… Puede que lo que quiera decir es que había miedo a perder todo lo bueno que habían venido disfrutando, que las cosas fueran a ir a peor. Y claro, Janli y otros muchos como él se pusieron rápido de acuerdo para continuar en el machito. Como antifranquistas de toda la vida, por supuesto.

  47. Gulliver dijo:

    Si la cara es el espejo del alma…, la de Janli siempre me ha dado miedo. Y no digo más.

    D. Arcu, ahora que le veo remando, muchas felicidades, aunque sea con retraso.
    Está usted hecho un chaval

  48. Feroz dijo:

    D. Urbi, eso que dice me recuerda un chiste postfranquista de La Codorniz. En el se ve a José Mª de Areilza (conde consorte de Motrico) corriendo y dejando el Valle de los Caídos.

    El texto que acompaña la imagen era una conocida canción, en la que sustituyen la palabra borrico, quedando así:

    Motrico, corre ligero,
    anda y no mires atrás.

  49. Bruno dijo:

    Ese titular es el trampolín a los progres para desbaratar la Constitución actual. Porque el asunto es la posible desviación que el “miedo” pudiera provocar en los constituyentes. Y no la hubo. O no tanto. Había temor pero no cobardes que tuvieran miedo.
    Esa Constitución responde a la España sociológica de entonces. La naciente metió las autonomías, tal cual para su vergüenza. La permanente conservó la monarquía.
    Debatir la monarquía ya se ha tratado aquí.
    Lo de las autonomías también.
    Lo que pretenden los rupturistas ya nos lo sabemos. Trocear el filete para comerlo mejor.
    Cebrián como un cachalote mutando a ballena.

  50. luigi dijo:

    La Transición de Cebrián: De la televisión española a el país estatal.

  51. belisario dijo:

    El miedo es el mensaje.
    Ahora se nos pone tragiépico, Janlí. De qué ibas a tener tú miedo, farsante enmoquetado: miedo las mujeres de guardias civiles.

    Don Gulli…

  52. belisario dijo:

    El miedo es el mensaje. Querido Luigi, cuando uno va Ud. ya ha vuelto tres veces.

  53. Belosticalle dijo:

    Buenas tardes.

    Lo que modestamente pudiese aportar ya está dicho (D. Fernando Peregrin, su pluma vuela que da gusto).

    Sobre miedos, como sobre memorias y otras subjetividades individuales e intransferibles, aunque contagiosas, habría para largo.

    El argumento del Patrón sobre el ‘miedo’ cebrianino, a mí me recuerda aquellos divorcios y anulaciones matrimoniales. Cuando no había divorcio civil, el ‘miedo’ gozó de gran prestigio en los tribunales eclesiásticos para disolver lo insoluble. Y miedos había muchos, según las fortunas. Hasta un ‘miedo reverencial’ a los padres (tal vez difuntos), sobrevenido (tarde y con hijos a cuestas), bien gestionado y engrasado podía desatar lo que Dios unió, con retroactividad sorprendente.

    Por ahí creo que va la apelación a una miedosa transición política: es para borrar hoy con el codo lo que se escribió y votó con la mano, de forma irresponsable.

  54. Murphy dijo:

    Les he leído por encima porque vengo de viaje y estoy cansado. Mañana lo haré con más calma.

    Quiero subrayar una frase que se oía con frecuencia entonces en las manifestaciones y que a mí me ponía los pelos de punta: “Fascistas, burgueses, os quedan pocos meses” (supongo que es obvio aclarar que me sentía inquieto por considerarme, y a mucha honra, lo segundo, no lo primero).

    Don Mirlopica, como siempre, me llama la atención. Dice “Nos tenían tan inculcado ese miedo al comunismo, horrendo Belcebú”… ¿Cómo nos tenían inculcado? ¿Es que el comunismo no es Belcebú? ¿Hace falta que se lo inculquen? Yo diría lo contrario, nos tenían y nos tienen inculcado que el comunismo es una ideología respetable y hay cien millones de razones para rechazar esa afirmación.

  55. Don arcu: en 1977 los españoles amaban la vida y el futuro

  56. SantiagoJacobo dijo:

    El miedo lo puso la ETA, el GRAPO y en menor medida Terra Lliure. Los ultras franquistas actuaron poco y se les notaba la impotencia (los abogados de Atocha, el asesinato de Yolanda González y poco más) pero la constante y creciente provocación al Ejército de la ETA con sus asesinatos tenía en vilo a la gente. Y su táctica estuvo a punto de conseguir el éxito el 23.F

  57. luigi dijo:

    Las Memorias de Cebrián: En madeja de plata.

    +
    Admirado Belisario, más que llegar antes, lo que me llena de satisfacción es llegar al mismo sitio que usted.

  58. Estoy con D. SantiagoJacobo, miedo a las bombas que buscaban la reacción del Ejército. Creo que ETA y adláteres es de los que pensaban que contra Franco se vivía mejor, en el fondo la táctica comunista de empeorar las cosas para conseguir la revolución, es decir conseguir con muertes más muertes.

  59. Pirracas dijo:

    Sabido es que el,señorito Cebrian es uno de los más escandalosos casos de cambio de chaqueta y de travestismo político.
    Habrá que recordar al personal que el mencionado fue jefe de prensa del señor Arias Navarro cuando este era Alcalde de Madrid.
    ¡Vaya pájaro es el señor ¡¡¡ académico de la RAE !!! !p

  60. Pirracas dijo:

    Entre él y señorito no lleva ,

  61. Dr. Asclepio dijo:

    Miedo tiene un connotación negativa. No así temor. El temor es justificado cuando hay una causa verosímil. El miedo es el desfallecimiento del sujeto ante el temor. Es decir, que haya inhibición ante el temor y no se actúe adecuadamente.
    Yo creo que no se debería llamar miedo a lo que dominaba la subjetividad de la sociedad española en la transición. Pero sí santo temor a que si no había una salida pactada a la Dictadura pudiera producirse un enfrentamiento violento. Ese santo temor llevó al P Comunista a abandonar la consigna de huelga general política y a no utilizar los asesinatos de Atocha para crear movilizaciones masivas, algo que hubiera podido hacer. Pero el temor a reacciones violentas les hizo acertadamente pacificar los ánimos, y, sin miedo, proseguir por la vía de pacto para alcanzar la democracia.
    Los franquistas también tuvieron temores y grandes, con una gran incertidumbre.
    Por eso se realizó el gran pacto en el que los antifranquistas aceptaron la Monarquía y los franquistas aceptaron la Democracia.
    Todos cedieron y esa fue la buena respuesta al temor que a todos suscitaba un enfrentamiento violento. Algo que hubiera podido ocurrir si tanto unos como otros no hubierna cedido y pactado.
    No cedieron al miedo que ese temor podiía infundir.
    No hay pacto sin concesiones. Y eso es justo. La buena salida, el Pacto, se produce cuando todas las parte aceptan lo que es imposible: querer todo.
    Suárez fue quien asumió valientemente la iniciativa para alcanzar ese pacto que se materializó en la constitución. Luego no fue el miedo lo que produjo su caída sino la ambición de los nuevos políticos que querían todos el poder.

  62. carlos dijo:

    pero, veamos, ¿alguien aquí no comprende que el uso del término “miedo” por parte de Janli es puramente instrumental?
    Claro que Janli sabe por que lo usa. Claro que sabe que es falso. Lo sabe, pero es presidente de PRISA: no le interesa la verdad, sino el el beneficio que se derive del mentir. Lleva años hacíendolo.
    Y este no da puntada sin hilo: el PSOE ya es historia pasada. Llega Podemos. Y a Janli le da igual lo que signifique. Si el apoya al nuevo caudillo, el medra. Siempre lo ha hecho ¿de que nos extrañamos?

  63. comerciante de ultramarinos dijo:

    Don Murphy (8:25 pm) la frase que cita (“Fascistas, burgueses, os quedan pocos meses”) recuerda una anécdota de Azaña contada por Claudio Sánchez-Albornoz en su libro “De mi anecdotario político” y ocurrida en un viaje a Valencia en mayo de 1935. El libro fue publicado por la editorial Losada en 1972, pp. 114:

    “¡IDIOTAS YO SOY UN BURGUÉS!” (Manuel Azaña, en 1935)

    En un vagón del expreso de Valencia (íbamos al mitin de Mestalla, Azaña, su mujer, Giral y yo. La revolución de Asturias y la brutal represión con que fue sofocada habían desarrollado un clima de violencia en España. Debió de conocerse nuestro viaje. A las estaciones del camino salían masas campesinas. Todos nos sorprendimos, sin embrago, de oírlas gritar puño en alto:

    -¡Muera la burguesía!

    La escena se repitió más de dos veces. Pero en la tercera estación en que nos saludaron de tal forma, Azaña no pudo contenerse, levantó la ventanilla y replicó a sus gritos:

    -¡Idiotas, yo soy un burgués!

    Y lo era. Hubiese sido un excelente jefe de gobierno de una república burguesa a la francesa”.

  64. Paca Lalionesa dijo:

    Qué bueno Patrón: “tengo a punto de mesilla”, jajaja.
    De todas formas, espero que en próxima entrega, usted nos cuente lo más sabroso de esa autobiografía, porque servidora (qué miedo) no la lee ni sacada de la biblioteca.
    ¡Con lo mucho y bueno que hay por leer y está a punto de mesilla!

  65. envite dijo:

    Muy de acuerdo, D. Asclepio, y Patrón, por supuesto.
    El sabio temor generado por el conocimiento de la Historia, la fallida Republica, la terrible guerra civil y el régimen de Franco, obligó al difícil pueblo español a pactar. Todos renunciaron a algo y todos tuvieron capacidad y sabiduría para aceptar propuestas de los otros.
    El gran error, fácil de ver a toro pasado, fue el todos café de las autonomías que no sirvió para satisfacer a los insaciables y se convirtió en un despropósito de consecuencias nefastas por su carísimo coste y la continua deslealtad de los de siempre. Desde el minuto 1.
    La falta de visión de estado de los dos grandes partidos para turnarse sin comprar a los periféricos hizo el resto.
    Se optó por el futuro conociendo el pasado, dice Carmen Iglesias. Y lo que es más terrible, algunos jóvenes de hoy prefieren a los abuelos porque hicieron la guerra, antes que a los padres que hicieron la transición.

  66. EL BLOG PERSONAL QUE PABLO IGLESIAS INTENTÓ BORRAR DE INTERNET Y NO PUDO
    Pablo Iglesias: “El Holocausto fue un mero problema burocrático”

    https://okdiario.com/investigacion/2016/12/12/pablo-iglesias-holocausto-fue-mero-problema-burocratico-591551

  67. Urbi et dijo:

    Bueno, bueno y bueno. Trump es hijo de unos catalanes pero le raptaron unos castellanos de bebé y lo abandonaron en Nueva York en tres, dos, uno…

    Rajoy habla con Trump, que recuerda Barcelona como una «magnífica ciudad»

  68. Urbi et Orbi dijo:

    et Orbi, claro

  69. Bruno dijo:

    Sigo sin entender la banalidad del mal. El que lo hace puede ser banal o un perverso de tomo y lomo. Y la envergadura del mal depende de como lo veamos.
    A ese Iglesias le gusta asombrar o no quiere que le recuerden el Gulag, la hambruna, el frío o los trabajos forzados.
    El holocausto es una infamia total y los que lo idearon y participaron están en los grados diversos en la escala de malignos: Desde los grandes perversos hasta los obedientes, acomodaticios, muertos de hambre o ignorantes, Estos últimos, banales. Por la “irresponsabilidad” de su acción sin medir sus consecuencias o por no poderse librar de la cadena de mando. Personas banales causando gravísimos males en absoluto banales.

  70. arcu dijo:

    Dña. Atalanta, D. Gulliver, D. Comerciante…

  71. Bruno dijo:

    Urbi et dijo:
    Lunes, 12 diciembre 2016 en 10:47 pm
    Lo que me asombra es que D. feroz no nos haya traído eso de que los catalufos tienen placa tectónica aparte, propia, singular y específica. Con su deriva diferencial en el magma, por supuesto, catalufo. Y ha ido a encallar justamente a las orillas de Aragón. No nos comunican si esa placa ya era reino mientras derrotaba.
    No me extrañará que reclamen un infierno propio … lleno de comodidades. Lucifer se enterará de lo que vale un peine como les abra una cueva.

  72. Gorpua dijo:

    Sé que lo hacemos de buena fe. Que traemos majaderías de Pablo Iglesias Podemos y nos reímos un rato. Pero, por favor, no entremos al trapo de su argumentario melón. Pablo Iglesias en la Sexta parece algo, pero en las Crónicas Marcianas sería el que le hacía los recados a Pozí. Un tipo estrafalario y ridículo, sin ideas, o lo que es peor, con ideas malsanas y podridas. No veamos inteligencia donde no hay sino verborrea. No atribuyamos discurso donde sólo hay ego con coleta.

    No alimentemos al personaje mediático vistiendo de inteligencia lo que sólo es el recambio de Belén Esteban.

  73. Bruno dijo:

    Por un momento pensé en que me iban a aclarar eso de la banalidad …del mal.

  74. Benilo dijo:

    Jesús Cacho, bien conoce al pájaro este del miedo, el llamado Janly, que en vida de Franco fue director de los servicios informativos de RTVE, entonces, máximo exponente de intoxicación y propaganda del Régimen.
    Si algún remero todavía no lo hubiera hecho, recomiendo, sin duda, la lectura de su libro El negocio de la libertad de la Editorial Foca. Madrid, 2000. 654 páginas.
    http://www.elcultural.com/revista/letras/El-negocio-de-la-libertad/18159
    En él se refleja todo el poder que Prisa ha tenido en España. Interesantísimo y también muy ameno. En mi modesta opinión, imprescindible para los que vivimos en directo la Transición.

    Saludos.

  75. Benilo dijo:

    El País fue el primer diario nuevo que pudo ver la luz tras la muerte del dictador, en mayo de 1976
    http://www.periodistadigital.com/periodismo/prensa/2016/05/04/el-pais-prisa-cebrian-umbral-jesus-polanco-aniversario-cuarenta-anos.shtml

  76. Jotero dijo:

    Un servidor todavía no tenía una edad como para entender ciertas cosas cuando murió Franco (12 años), pero no tardó mucho a aficionarse a la prensa escrita (sí, no es un mito: hubo una época en la que no había internet, y la TV era…, bueno, “era”). Con 16-17 ya era adicto a “Diario 16”, que cambié por “El Mundo” cuando echaron a PJ, años más tarde, pero ya por entonces para un servidor “El País” era sinónimo de Felipato, corrupción y giliprogresía, o sea, puajjjj. A Cebrian siempre le he visto como el Goebbels de los felipistas, ustedes ya me entienden…, de hecho, juraría que nunca he leído una línea suya, de tan puramente obvio y redundante que era todo, o sea. En toda mi vida habré comprado una o dos veces “El País”, y ello porque en el lugar de vacaciones recóndito donde me encontraba ya se habían acabado todos los demás periódicos: si la Santa Transición fue lo que salió en ese diario, desde luego está mal contada, porque se podría prescindir de ella perfectamente, entre mentiras, campañas, bulos, corruptelas, NODO, “oficialidad” interesada, etc. Y dicen que era “el periódico independiente de la mañana”, sí, sí, sí…

    Ahora, que llevo como veinte años o más que no compro diarios, ni nada que se venda en quioscos de prensa (con la excepción de algún libro de interés, pero cada vez menos), podría decirles que cualquier tiempo pasado fue mejor, sin duda: el uso que se hace hoy de las redes sociales, la prensa y la TV actual me parece, sencillamente, repugnante. Lo único parecido a “periodismo de investigación” que uno puede encontrarse en España al día de autos son blogs o artículos como los del Patrón, que entiendo como aquello que, exclusivamente, merece la pena seguirse a diario. Lo demás, ni para envolver el pescado, que ya es decir…

  77. Buenos días a todos, aniversario de Sáturnino Sota, Juan Jiménez, Vicente López, Francisco Javier Delgado, José Antonio Garrido.
    In memoriam

  78. Pussy Cat dijo:

    Buenos días.
    Fundación para la Libertad
    NOTICIAS
    OPINIÓN

  79. Pussy Cat dijo:

    Félix de Azúa
    Vetustos

  80. Pussy Cat dijo:

    Tribuna de Fernando Vallespín
    Trompetas de guerra y sedición

  81. Triquiñuelas dijo:

    Buenas.

    1 millón de firmas se presentan en el Congreso: solicitan 2 millones de euros, pero ay! son de la Universidad de Granada.

    No haré demagogia pero es una cantidad que podría salir de……….. (rellénese a gusto del consumidor).

  82. Triquiñuelas dijo:

    (Sigue)

    “Fuentes internas de la Universidad de Granada cuentan a ECD que se reunirán con el Presidente de la Comisión de Sanidad, Patxi López, para tratar el tema de forma personal”

    Acabáramos..

  83. Pussy Cat dijo:

    Arturo Pérez Reverte
    El último reportero

  84. Pussy Cat dijo:

    EL CORREO 13/12/16
    JOSEBA ARREGI
    VOLVER A APRENDER A HABLAR

    · Especialmente en Euskadi, nos resulta mucho más cómodo vivir en un mundo de palabras mito que nos protegen de ver y vivir la realidad

    Parece una contradicción lo que pretende decir el título, que hemos olvidado hablar, que ya no sabemos hablar. Y parece una contradicción porque lo que caracteriza nuestra cultura es la sensación de una permanente conversación, de vivir rodeados de palabras, ahogados casi en ellas. La televisión está llena de palabras, los periódicos de papel consisten en cantidades enormes de palabras, los llamados medios sociales está llenos de palabras. Todo está lleno del ruido de las palabras.

    Escribe José Jiménez Lozano: «Sólo una lengua simple puede en realidad nombrar, y también dejar al silencio la mejor parte… Las palabras que vienen rodando de los siglos se han desgastado o redondeado y perdido sus aristas, han sido manipuladas y maltratadas, banalizadas e instrumentalizadas, y estas palabras no sirven, deberían tornarse primeras e inocentes, nombrando nuevamente; pero también hay palabras que en los siglos han sido ungidas de hermosura y santidad, acrisoladas y transfiguradas, o muy calladas, quizá ni pronunciadas y siguen teniendo su misma relucencia primigenia. El caso es que las encontremos y mejor es ni buscarlas y esperar a que ellas nos encuentren a través de la hermosura o la tragedia de este mundo y de nuestra naturaleza».

    Ni tenemos una lengua simple, ni dejamos lugar al silencio. Andamos con palabras gastadas, y no por el paso de los siglos, sino por un uso desmedido, por un abuso continuado de ellas hasta que dejan de significar algo, perdida toda capacidad de denominar. Hablamos sin parar, pero nada decimos, no se nos imponen las palabras que nos encuentran sino que se nos imponen las palabras de moda y el miedo a no estar «al calor del grupo», como dice el mismo escritor, si no vamos con la moda. Alguien tiene una ocurrencia, no una inspiración real, y todos corriendo a repetir la o las palabras de curso legal en la opinión pública hasta hartarnos de escucharlas perdidos en su insignificancia.

    Sirva de ejemplo el término populismo tan de moda. Ningún político, ningún comentarista, ningún tertuliano puede pasar de utilizar la palabra. Todo es populismo. Da igual que gane Trump en EE UU, fracase Cameron con su referéndum en Gran Bretaña y Renzi en Italia, que la extrema derecha lidere las encuestas en Francia, y en Alemania y España surjan nuevos partidos, sean de izquierda o de derecha: todo es populismo, todo es debido al populismo. No hay lugar a matices, el lugar en el que son el silencio y la duda los que hablan.

    Qué importa que en Italia fuera el fracaso de la cristianodemocracia y del comunismo, que en su antagonismo mantuvieron la estabilidad del sistema político, el que dejó un vacío que sigue sin ser cubierto; para qué fatigarse reflexionando sobre lo que algunos historiadores denominan el sistema del Proporz, del reparto proporcional de todos los cargos y puestos entre conservadores y socialdemócratas en Austria para no tener que enfrentarse al pasado nazi, si todo se explica diciendo que el partido liberal es el heredero del nazismo; para qué preocuparse por la herencia del bonapartismo en Francia como elemento a tomar en consideración al analizar su situación política, para qué indagar en las grandes diferencias de tradición en la comprensión de democracia entre EE UU y Europa si el término populismo nos sirve para acomodarnos a unos resultados electorales que ni preveíamos ni nos gustan; para qué inquirir en la realidad de los países escandinavos y en las raíces de sus sistemas políticos si lo único que nos interesa de ellos es que los podamos usar, con razón o sin ella, para desacreditar nuestra realidad política, para decir que nos queremos parecer a ellos; para qué preguntarnos cuándo y cómo la derecha conservadora de los cristianodemócratas en Alemania ha dejado de servir de barrera para el nacimiento y crecimiento de una extrema derecha, algo que lo había conseguido durante más de seis décadas.

    Las preguntas molestan cuando tenemos antes las respuestas, y las respuestas las tenemos condensadas en palabras que los ingleses llaman catch all, palabras que lo solucionan todo sin dejar ningún resquicio a la duda, al matiz, al silencio. El habla se ha convertido en el escenario adecuado de lo que caracteriza a nuestra cultura: el selfie, el autorretrato automático y sin el esfuerzo del pintor, la foto que nos sacamos continuamente a nosotros mismos, el habla como el aparato fotográfico perfecto pues no es más que el medio en el que se manifiesta nuestra subjetividad omnipotente haciendo decir a las palabras lo que nos interesa que digan, y no lo que ellas dicen y pueden decirnos para descubrirnos la realidad.

    Por eso nos resulta, especialmente en Euskadi, mucho más cómodo vivir en un mundo de palabras mito que nos protegen de ver y vivir la realidad. Es preferible seguir pensando en el árbol malato y en Jaun Zuria, nos es preferible seguir pensando que el término Concierto es un deus ex machina, un aparato mágico que lo arregla todo en el escenario que suplanta a la realidad, nos es preferible gozar las garantías constitucionales pensando que vivimos en el espacio virtual de los derechos históricos. Nos hemos creado el mito de que somos los mejores, los primeros en todo, siempre por encima de la media, pioneros en casi todo, y cuando algo no encaja en nuestro mito negador de la realidad que pudiera transmitirnos el habla, las palabras que hablan por su propia fuerza, nos encerramos en que somos buenos, somos muy buenos.

    Vivimos de palabras gastadas, usadas, sin aristas, sin significado, y usamos palabras comodín, palabras mito en los que esconder, aunque creamos ponerla de manifiesto, nuestra pobre subjetividad omnipotente. Y lo peor es que nos hemos cerrado el camino a «las palabras que en los siglos han sido ungidas de hermosura y santidad». Somos tan modernos, tan actuales, tan avanzados que el tiempo del que vienen esas palabras ya no es nuestro tiempo y no podemos regenerar nuestra habla. Pero habrá que resistir negándonos a la opinión y al habla hegemónica.

  85. Pussy Cat dijo:

    HAY NUEVA ENTRADA
    Sr Páramo, ese articulo lo acabo de enlazar a las 9:18. Kontxo.

  86. Pedro Páramo dijo:

  87. Pussy Cat dijo:

    Me he encontrado en el Face este artículo que me ha conmovido:
    La vida cabe en una hora
    No tiene nada que ver con la actualidad pero precisamente por eso… un saludo a todos…

  88. Hygeia dijo:

    Doña Pussy Cat en 11:16

    De verdad que sí, profundamente conmovedor, muchas gracias por compartirlo.

    Una cubierta magnífica.

    Saludos

  89. godello dijo:

    Doña Pussy Cat en 11:16

    De verdad que sí, profundamente conmovedor, muchas gracias por compartirlo.

    Una cubierta magnífica.

    Saludos.
    gracias

  90. Pussy Cat dijo:

    Hygeia y Godello…¿son uno y dúo? Es que se expresan igual… ¿como se ponen los emoticonos? Ya que no está el guardián del cotarro, Sans Foy,..

  91. Hygeia dijo:

    Doña Pussy Cat en 3:17

    No sabría decirle si lo de Godello es Eco o qué. Ya lo siento. Lo de “ copia-pega” es muy socorrido, aunque incomprensible para tan humilde comentario.

  92. viejecita dijo:

    Gracias Dª Pussy Cat . 11′ 16
    Es una preciosidad de artículo. Lo conocía, y lo tengo guardado entre mis tesoros ( creo que es del año pasado ), pero cosas así merecen visitarse una y otra vez. A mí al menos, me hace llorar , en cada ocasión.
    Y en los momentos malos, es cuando más ayuda… Y si no te lo recuerda alguien, ahí se queda al fondo del baúl .
    Gracias de nuevo, pues.
    Un abrazo

  93. viejecita dijo:

    Acabo de recibir esto : es del año 24, o sea que no tiene ni color, ni banda sonora…
    http://www.rtve.es/alacarta/videos/archivo-real-alfonso-xiii/dia-guipuzcoa/2833073/

  94. Pussy Cat dijo:

    Viejecita: ¡que joya! Lo traslado de inmediato a la Pag. “San Sebastián desaparecida”, llena de seguidores de estas cosas…

  95. Fernando Peregrin dijo:

    No hace falta saber mucho (algo sí es necesario) sobre voces y canto, sólo tener un poco de buen gusto, para pasarse un rato divertido comparando a Julio Iglesias antes y después de 1977 (tomando como bisagra la canción que nos he dejado antes don Arcu) En youtube he encontrado material interesante y suficientes ejemplos (hay mucho, naturalmente de Julio Iglesias) para esta comparación. Y no se fijen sólo en la voz de Julio Iglesias, sino también, y sobre todo, en los arreglos (y su relación con el color de la voz y línea de canto de Julio Iglesias)

  96. Pussy Cat dijo:

    Lo he firmado y compartido… el que todavía habla de alianza de civilizaciones o es un cretino o un malvado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s