¿Para qué sirve la memoria?

C's TC

La portada de El Mundo abría ayer con este titular, tan llamativo en el que el partido emergente que no es Podemos plantea, con alguna precipitación, suprimir el Tribunal Constitucional. Muerto el perro se acabó la rabia, han debido de pensar expeditivos, sin tener en cuenta que la epidemia está expandida por doquier.

Es cierto que el sistema de cuotas posible desde la aprobación de la Ley del Poder Judicial en 1985 ha pervertido notablemente el sistema. Es cierto que el PP prometió acabar con este estado de cosas y no lo hizo. Pero, ¿por qué pìensan estos chicos que el Tribunal Supremo no padece la misma enfermedad que el Constitucional?

Luego van y ponen los ejemplos de oído: en EEUU las funciones del Tribunal Constitucional recaen en el Supremo, dicen, sin aportar un dato quizá más revelador: En EEUU, el presidente del Supremo es nombrado por el presidente de los Estados Unidos. A dedo y sin primarias. Es un cargo vitalicio, por lo que el designado no teme que su continuidad en el cargo esté en peligro. El presidente Eisenhower, militar republicano, designó a James Earl Warren, un presidente del Tribunal Supremo que llevó a cabo una labor impresionante en favor de los derechos civiles.

Es verdad que el Constitucional ha acabado siendo en España en algunos casos una cámara jerárquicamente superior al Tribunal Supremo. Recuerden la revocación de la sentencia del más alto tribunal en la que denegaba la legalización de Sortu, reexaminando pruebas ya examinadas por el T.S. El Tribunal Constitucional tiene como funciones, (artículos 159 y siguientes de la C:E.:

Examinar los recursos de inconstitucionalidad de leyes y disposiciones normativas análogas.

Examinar los recursos de amparo por violación de los derechos constitucionales (53.2).

Examinar los conflictos y competencias entre el Estado y las CCAA.

Es público y notorio que Ciudadanos creó un comité de expertos (o de sabios, si nos ponemos pomposos), pero parece que la reforma jurídica se la han encargado al asesor económico. Uno de los más notables expertos de C’s, mi querido Francisco Sosa Wagner, explicó la grandeza del Tribunal Constitucional alemán y la independencia del mismo en un artículo en El Mundo, ‘Política y Tribunal Constitucional’, el 24 de julio de 2013, pero nadie en la dirección de C’s debió de leerlo.

Política y Tribunal Constitucional

Francisco Sosa Wagner

La polémica ha saltado hace unos días al conocerse que el presidente del Tribunal Constitucional es o ha sido afiliado a un determinado partido político. Ello ha motivado una reunión extraordinaria de los magistrados que han respaldado por unanimidad a su jefe de filas alegando razones de interpretación de las normas pero probablemente también repasando mentalmente (algunos de ellos) su propia biografía.

La politización de la justicia constitucional es asunto ligado a su propio nacimiento. Quien la inventa en el siglo XX (precedentes los hubo en el XIX) fue el imaginativo jurista austriaco Hans Kelsen cuyas simpatías socialdemócratas y su admiración por Ferdinand Lassalle eran conocidas por todo el mundo. Nombrado tras la I Guerra Mundial magistrado vitalicio del recién creado Tribunal Constitucional fue sin embargo desposeído de su cargo por su postura en los pleitos referidos a la disolución del matrimonio, a la sazón, indisoluble en Austria. La Iglesia desata una campaña contra él, el Gobierno social-cristiano decide una reforma del nombramiento de los magistrados que los socialistas apoyan presionados por la amenaza de perder poder en su feudo vienés. A cambio estos obtienen dos puestos de los 14 en el nuevo Tribunal. A Kelsen se le ofrece uno de ellos pero se niega a ser magistrado «de un partido político» y además reprochó a los socialistas haberse prestado a un juego sucio y peligroso. A partir de ahí Kelsen, en medio de ataques feroces, decide abandonar Austria y acepta una cátedra que le ofrecen desde Alemania. En una Alemania que está a punto de tener como canciller a un tal Adolf Hitler… De allí pasará a Suiza y después a los Estados Unidos donde morirá a edad muy avanzada.

Este precedente austriaco es el que tienen en mente los juristas alemanes que diseñan su propio Tribunal Constitucional al finalizar la II Guerra Mundial. Y es el que tienen asimismo como referencia los juristas españoles que dieron a luz a nuestro Tribunal Constitucional cuando iniciamos nuestra andadura democrática.

Karlsruhe –lugar donde se encuentra la sede del Tribunal Constitucional alemán– es hoy, para el Estado de derecho alemán, un lugar de culto, un lugar donde se administra la gracia. Sus jueces son, para quienes buscan el Derecho, algo así como los santos tutelares a quienes se pide protección. Su prestigio es inmenso y ha servido de modelo no solo para España sino para casi todos los tribunales constitucionales que se han constituido por aquí y por allá. El ejemplo de los países del Este es muy significativo. Como ejemplo baste decir que la sesión constitutiva del Tribunal Constitucional de Sudáfrica se celebró en la sede alemana de Karlsruhe.

Lo interesante, sin embargo, es destacar ahora que muchos de sus miembros, desde su puesta en marcha, a principios de los años 50, han procedido claramente de la política y han mantenido su afiliación política. Permítaseme la pequeña vanidad de citar mi libro (de inminente publicación) Juristas y enseñanzas alemanas (I) 1945-1975. Con lecciones para la España actual donde expongo en muchas páginas la peripecia de este Tribunal extrayendo enseñanzas para nuestro medio.

Porque, si bien es verdad que el alemán es un tribunal de juristas que ha regalado y regala muchas horas de gloria al noble arte de juzgar y razonar lo juzgado, lo cierto es que nadie ha negado nunca ni niega su carácter político. Michael Stolleis, el gran estudioso de la historia del Derecho Público alemán (a quien mi libro está dedicado), lo resume bien: «los elementos políticos de su práctica, que se conocen desde los inicios, son considerados necesarios». Y Heribert Prantl, en una obra dirigida por el propio Stolleis, señala que «en verdad las sentencias del Tribunal son política, exactamente política constitucional, la que ha querido expresamente la Ley Fundamental … sobre los fines y los medios deciden los políticos. Si el camino emprendido es transitable o si la Ley Fundamental lo cierra es algo que deciden los jueces. ¿Es esto política? Naturalmente que es política pues quien decide qué es lo que puede y lo que no puede hacer la política, está haciendo política …». Es por lo demás un lugar común afirmar que el procedimiento ante el Tribunal se convierte, en la lucha entre los partidos, en una cuarta lectura de las leyes.

Su primer presidente fue Höpker-Aschoff, un político que había sido diputado en el Parlamento de Prusia y en el Parlamento del Reich así como ministro de Finanzas en Prusia antes de 1932. Durante el adolfato se esconde donde puede y tras la guerra es uno de los fundadores del partido liberal y de nuevo ministro de Finanzas, ahora en el recién creado Land de Renania del Norte-Westfalia. El segundo personaje en esta hora fundacional (Rudolf Katz) es asimismo un político de la democracia cristiana que se había visto obligado a abandonar Alemania y había vivido en el extranjero. Era ministro del Land de Schleswig-Holstein cuando fue elegido magistrado.

Otro presidente fue Gebhard Müller (su antecesor murió de forma repentina) que cometió su pecado nazi, luego en la democracia-cristiana, diputado y presidente de un Land antes de ir a Karlsruhe. Ocupó su poltrona durante 13 años y era conocido su activismo en asociaciones católicas. Le sucedió Ernst Benda quien, tras la guerra, se afilia a la CDU donde destaca y asciende rápido en su organigrama. En 1971 lo vemos ya de presidente del Tribunal y se estrena en su cargo afirmando públicamente que «yo soy y seguiré siendo militante de la CDU, decir otra cosa sería una hipocresía». Y así podríamos seguir desgranando nombres socialdemócratas que vistieron la toga roja (formalidad que vendría años después) procedentes de cargos políticos. Hay un momento en el que Adenauer, en la tribuna de canciller en el Bundestag, dijo que «de los 23 jueces, nueve son militantes socialdemócratas del SPD, dos o tres de la democracia cristiana CDU –¡dos! le corrige un diputado–, uno, de las filas liberales, FDP».

Siguiendo con este recuento puede decirse que, desde 1951 a 2000, el 28,5% de los jueces han sido –y lo siguen siendo durante su mandato– militantes con carné de la democracia cristiana; el 34,2% de los socialdemócratas y el 3,4% han pertenecido a los liberales.

El catedrático de Derecho Público Roman Herzog que fue presidente del Tribunal, había ejercido varios cargos de ministro y, a la salida del Tribunal, fue presidente de la República Federal de Alemania, ha puesto de manifiesto en sus Memorias (Jahre der Politik: Die Erinnerungen, 2007) su sensibilidad ante las críticas que el Tribunal recibe acerca del comportamiento de los jueces e incluso acusaciones abiertas de parcialidad no han faltado en su historia. La distinción entre conservadores y progresistas, que se usa en España, también existe en Alemania y se hace sobre la base de los colores rojo y negro (como en las peripecias de Julián Sorel en la novela de Stendhal).

El hecho de que el nombramiento provenga directamente de los partidos justifica el recelo descrito por Herzog y, por supuesto, ocasiones ha habido en que las decisiones tomadas han venido muy bien al gobierno de turno o a la oposición y en ellas han tenido un influjo determinante tal o cual juez. Pero una «coloración única» no existe como regla. Dicho en términos numéricos, y teniendo en cuenta que en cada Senado (Sala) se sientan hoy ocho jueces, una votación cuatro-cuatro en función de la procedencia partidaria de los jueces apenas se da, lo normal es que se produzcan «mezclas».

Ello se debe a que los jueces necesitan para ser elegidos una mayoría amplia, lo que es una garantía de su independencia aunque no es transparente el proceso de selección porque las negociaciones no se hacen a la luz del día. Una segunda garantía para la neutralidad del TC la asegura la no reelección de los jueces: se les elige con un límite de edad y un periodo determinado –doce años– pensados en interés de la continuidad de los trabajos del tribunal. Para el juez suele ser la culminación de una carrera. En estas condiciones, ha de pensar en su «necrológica» y sabe que lo que de él quedará es aquello que haya hecho como magistrado. Si es cierto que no gusta ingresar en la historia como un juez partidista, cada cual se esfuerza en comportarse de tal modo que nadie pueda dirigirle con fundamento una acusación tan grosera.

Pero Herzog admite que todos estos razonamientos no son creídos por los medios de comunicación, especialmente por los que se ocupan de las sesiones y decisiones del tribunal, medios que cultivan una especie de «astrología judicial» que sirve para predecir cuál va a ser el contenido de una sentencia. Y añade: «debo admitir que algunas veces sus profecías se cumplen». Pero con la misma regularidad erran en otras ocasiones. Y es que, por encima del tribunal, no hay más «que el cielo azul o Dios» –según se prefiera– pues sus decisiones no pueden ser corregidas más que por el poder constituyente y esto por lo general no ocurre. Por ello, por la importancia de lo que se decide en esa última instancia, sus sentencias están razonadas y fundadas hasta el último detalle. Que esto no es una garantía en términos absolutos, por supuesto, pero es que tales garantías no pueden darse en el trabajo de los hombres. «Es, en todo caso, la mejor garantía de entre las posibles».

Una última consideración. En Alemania siempre se tuvo muy claro que los jueces constitucionales habrían de desarrollar su labor lejos del poder, es decir, lejos de Bonn. Berlín no era mal sitio, por Colonia abogaba el propio Adenauer pues era «su» ciudad, pero no pudo imponer su criterio y al final se optó por Karlsruhe que era también la sede de otro importante Tribunal a cuya hospitalidad se acogió hasta que pudo disponer de edificio propio en las inmediaciones del palacio del Gran Duque de Baden.

¿Es impertinente reflexionar en nuestra España atribulada sobre esta experiencia?

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en .. Guarda el enlace permanente.

74 respuestas a ¿Para qué sirve la memoria?

  1. luigi dijo:

    ¿De qué color son los Tribunales Constitucionales?

  2. carlos dijo:

    es evidente que la cultura política es otra muy diferente a la nuestra en la que la obediencia perruna al partido es obligatoria.
    En Alemania los periodistas aciertan en ocasiones. Aquí siempre lo hacen.
    Si, hay que reflexionar sobre esta experiencia, y de paso extrapolarla a muchos más organismos judiciales (y consejos de administración y de Cajas de Ahorros…..)

  3. Dr. Asclepio dijo:

    Es parecido aquí el proceso de formación del Tribunal Constitucional. ¿Que es lo diferente, entonces, para que Karlsruhe tenga tan bien ganado prestigio y nuestro TC se cae por sí solo?
    Creo que la diferencia está en los sujetos que componen ambos tribunales. Hay una posición subjetiva radicalmente diferente. Los alemanes obedecen a su propio criterio, a su leal entender sobre los asuntos a juzgar, y los nuestros obedecen al amo, al que me da de comer, al que me ha puesto en este lugar privilegiado… Es una distinta categoría de sujetos. El sujeto independiente y el perruno. Pero el sujeto de la democracia tarda siglos en constituirse y depende de los avatares históricos. También desapareció con Hitler, y en todas las tiranías. Solo Inglaterra y EEUU han mantenido siempre esa independencia judicial.
    No se trata de quien les nombra sino de a quién se nombra.
    En Alemania predomina históricamente el criterio y la responsabilidad individual desde la Reforma protestante y en España la obediencia a la jerarquía, sea la que sea. En unos lugares se inducía a leer la Biblia y construir el criterio propio y en otros, los católicos, se desaconsejaba la lectura individual de los textos sagrados. La doctrina venía de la autoridad y no del texto sagrado. Su interpretación era monopolio de la jerarquía.
    Algo tiene que ver en esto el que en Karlsruhe cada uno interprete “los hechos” por sí mismo y que aquí dependa la interpretación de una llamada por teléfono. ¡Pregúntenle a Rubalcaba!

  4. Hay una propuesta que no sé si es de Antonio García-Trevijano, o de alguien de su entorno, que consiste en que los miembros del CGPJ sean elegidos mediante voto secreto por los jueces y funcionarios del Ministerio de Justicia. Con esta medida, que puedan votar también los funcionarios, se gana mucho, puesto que los hay de todas las tendencias políticas y además saben muy bien de qué pie cojea cada juez.
    Eso al margen de que luego la Justicia se organice de un modo o de otro, con o sin T.C.

    En otro orden de cosas, hay por ahí un artículo sobre Cataluña (el escribe Catalunya) muy ridículo de Seso de Vaca.

  5. josejazz dijo:

    Buenos días tripulación
    Sensacional el artículo del patrón. Sólo dos cosas muy rápidas: uno, el Tribunal Constitucional no es un tribunal, es un órgano constitucional, cosa que en C’s deberían saber (se habrá leído Sosa a sí mismo, o a lo peor no le han hecho caso). La comparación con USA no tiene sentido ninguno. Dos: el cáncer es el sistema de nombramiento, como muy bien señala don Santiago.
    Que tengan un día estupendo todos ustedes.

  6. Lo importante es que la Justicia sea totalmente independiente de los demás poderes y tenga presupuesto propio.

  7. viejecita dijo:

    Buenos días D. Santiago y todos.
    Volveré a releer el interesante escrito de D. Francisco Sosa Wagner cuando regrese de hacer gestiones, pero antes , y respecto de todo este tema, digo :

    – Que he tenido una experiencia muy negativa respecto al T.C. Ya conté en su día, y puse enlaces y todo, lo de un Recurso de Amparo que pusimos unos cuantos ilusos insensatos, al considerar que la declaración Pro-Secesión por parte del Parlament, pisaba Nuestro Derecho a decidir… Que, de entrada nos daban la razón todos, pero que luego nos decían que no éramos quienes…

    – Que respecto de Eisenhower, y de los jueces supremos vitalicios, nombrados por el Presidente de Turno:
    Que los Norteamericanos, tienen representantes en el Congreso, y en el Senado, que responden directamente ante sus votantes ( no ante su partido ), que con frecuencia, por ello difieren de las directrices de su partido. Y que en USA, tienen un procedimiento el “Impeachment”, que utilizan de verdad . Y no sólo para presidentes, sino para jueces vitalicios, gobernadores, etc etc. No hay más que buscar en google, y aparecen muchísimos. O sea, que en U.S.A., los ciudadanos de verdad pintan algo. No como aquí, que te dicen enseguida que estas cosas las tienen que plantear los Señores Diputados, ( y como los Señores Diputados se tienen que acoger a la disciplina de su partido, pues “verdes las han segado”).

    Así que, por mi parte, si desapareciera el T.C., y hubiera a cambio una sala del Supremo dedicada a estudiar la constitucionalidad de las leyes, etc, me parecería muy bien, porque al menos, sería un ahorro de burocracia, e iría en la buena dirección ; en la dirección de achicar el Aparato del Estado

  8. Dr. Asclepio dijo:

    Para darle otra vuelta. El juez independiente es un sujeto que considera que su juicio íntimo, su palabra por tanto, es lo más valioso que tiene como persona. El juez que se pliega a sus amos en realidad tiene en muy poco su propio juicio, no considera que es eso precisamente lo que más valor tiene de él mismo. El juez sometido es un sujeto con una pobre idea de sí mismo.

  9. jotero dijo:

    Mientras la política siga estando en manos de la mediocridad rampante que ya sabemos, ¿por qué razón habríamos de tener jueces independientes y modélicos? A la cosa pública, al servicio de las instituciones (vía partidos políticos, pero no exclusivamente), se dedican en España los que no sirven para otra cosa, los tontos, y no hay más que echar un vistazo a la, ejem, “clase política” que tenemos actualmente, tanto a la derecha como a la izquierda: parafraseando a Ortega y Gasset, ¿dónde están los intelectuales y los profesionales, en el buen sentido de la palabra ? En lo suyo…, menos dedicándose a la política, claro está, porque es algo que directamente repele, una pura y simple cuestión de higiene mental, ¡puaj!. No hay más que echarse a la cara los periódicos y tomarle el pulso a la realidad de cada día, lo que nos pasa (lo que le pasa al mundo, podríamos decir, porque no es un problema exclusivamente español, si bien lo miramos, aunque por estos lares, como lo tenemos más cerca, parece como que se nota más) no es algo de ahora, viene arrastrándose desde hace muchos años, es la consecuencia de haber expulsado a los mejores de la vida pública en lo que a consideración social se refiere, del abandono y el desprecio de la Universidad, de la repugnante sublimación del dinero y el poder económicos, del egoísmo partidista de ciertos sectores sociales y culturales, etc. En un país de mierda como España, con una economía de mierda y una clase política de mierda como la que tenemos, ¿porqué habríamos de tener una educación y una justicia maravillosas, o simplemente “normales”? ¿Eh, eh, eh?

  10. Andrónico dijo:

    Discrepo. Esto no es Alemania y la mentalidad de nuestra judicatura es un “pelín” diferente.
    Por ello creo más positivo cortar por lo sano y meter una medida radical. Copiar directamente el modelo alemán sería perpetuar el desastre español.

  11. Gandumbas dijo:

    La diferencia es que los jueces alemanes pertenecen a partidos políticos y los españoles a yeguadas o ganaderías, por eso en tan fácil su pastoreo. Y respecto al temor a la necrología y a lo que vaya a pensar la posteridad, me da la risa. Aquí el ganado no se selecciona genéticamente para que dé leche o lana, es decir, resoluciones sabias y justas, sino para que obedezca. Si tienes algo de honestidad e independencia, salvo excepciones, a lo más que llegas es a una audiencia provincial.

  12. Andrónico dijo:

    Pensaba que hoy hablaríamos más del caso Syriza.
    Tiene gracia como están vendiendo los podemitas lo que es una crísis interna producto de que un tercio de los diputados se han declarado rebeldes a Tsipras. La pérdida de la mayoría.. se transforma en un gesto de honradez de ir a las elecciones al no cumplir programa como había hecho Rajoy.
    Increible la capacidad de esta gente para dar la vuelta a la tortilla. A cualquier tortilla.

  13. Bruno dijo:

    Pongo como ejemplo que muchos resultados de ambos tribunales, Constitucional o Supremo, se predicen como un marcador de fútbol porque se sabe el establo de cada juez. Y, como cabras, tiran a su monte. Así que me sumo a muchos de uds.
    Pongo de relieve que hay en España una extraña mentalidad de pensar que el organigrama condiciona el comportamiento de los que ocupan los puestos en él definidos. Nada de eso. Hace falta que los ocupantes cumplan las funciones previstas y no otras. Y Sosa piensa en un organigrama fetén y aquí, las personas del cardumen, se piensa en el tráfico de influencias.
    Les pongo otro ejemplo. Seguro que cuando se diseñó el Estado de las Autonomías cada uno, para su coleto, ya pensaba en utilizarlo de forma propia. Así nos ha ido.

  14. Cherroyo dijo:

    Una segunda matización -ampiación- a lo dicho por Josejazz. El sistema de nombramiento de los miembros del Tribunal Constitucional no es heredero de la nefasta Ley Orgánica del Poder Judicial de 1985. Es la Constitución la que deja claramente repartidas las cuotas: 4 los nombra el Congreso, 4 el Senado, 2 el C.G.P.J. y 2 el Gobierno.

  15. Andrónico
    Respecto de lo de Syriza y la neocasta podemita de aquí, también me deja asombrado, junto con esa maestría en el volteo de tortillas, algo muy relacionado con esto: cómo van improvisando un discurso de los hechos y las intenciones sin el menor pudor y sobre la marcha. El día de la dimisión de Varoufakis, muchos estaban diciendo que esto estaba planeado de antemano, que Varoufakis era como la primera fase del cohete para impulsar el proyecto del que se haría cargo Tsakalotos, que era quien estaba más preparado para llevar a cabo las reformas, mientras que Varoufakis solo estaba para pararle los pies a los alemanes. A ver qué se inventan ahora con la dimisión de Tsipras, qué fabuloso plan hay detrás de ello. Justificaciones no sobran, ya lo estamos viendo: programa, honestidad, democracia, blablablá. Se les llena la bocaza con esas palabras, pero yo solo veo ratas abandonando un barco que se hunde.

  16. Cherroyo dijo:

    Perdón, quise decir “ampliación”

  17. Feroz dijo:

    ¿En Alemania hay miembros elegidos por partidos nacionalistas en el T. C.?

  18. carlos dijo:

    Andrónico a las 10:45 am
    “…La pérdida de la mayoría.. se transforma en un gesto de honradez de ir a las elecciones al no cumplir programa como había hecho Rajoy.”

    Pero el Rajoy griego ¿se presenta otra vez a las elecciones? vaya, como en España…que coinsidensia ¿y lo verán bien tambíen aquí? apueste, apueste…
    PD: ¿pasa algo si les recordamos a nuestra izquierda que el incumplimiento del programa de Rajoy implicó el cumplimiento milimétrico del programa electoral de dicha izquierda?

  19. luigi dijo:

    España Política: El Supremo Constitucional.

  20. arcu dijo:

    (Me copipego del blog amigo que trató este tema ayer)

    Yo no estaría tan seguro de si TC sí, TC, no.

    Creo que en USA, espejo donde siempre nos miramos, hay (sólo) una Corte Suprema,

    https://es.wikipedia.org/wiki/Corte_Suprema_de_los_Estados_Unidos

    y parece que funciona razonablemente bien.

    El hecho de que en España haya dos cabezas que juzguen y que se peleen por ello, no es muy edificante. Con una sería suficiente. Tampoco en USA se libran de que los jueces sean designados por los políticos, pero es muy probable que ni los que los nombran, ni los jueces sean tan sectarios como por aquí parecen serlo.

    Tampoco puede decirse que nuestro T. C. haya acertado siempre, como ocurrió con el Estatut, que fue un cúmulo de despropósitos que empezó ZP creyendo conseguir con ello más influencia y votos en CAT. ZP merecería ser ‘obligado’ a operarse, pero no de la vista, sino del coco.

    Y supongo que A. Rivera y su equipo se lo habrán pensado bastante, porque es una cosa de calibre grueso. Desde luego, EM estaba en contra, sin demasiada firmeza, todo hay que decirlo. Nos esperan días de sorpresas y ocurrencias.

  21. pavoment dijo:

    Si me permiten un aparte, les voy a pedir un pequeño favor.
    Hace tiempo, creo recordar haber leído en este blog – no descarten que esté equivocado-
    Una “Berlanguiana” página de la historia de la Generalitat republicana.
    Según mi frágil memoria, las autoridades catalanas de la época, debido a un nuevo repunte del paro, dispusieron de un tren con destino a la meseta y más allá, en el que consiguieron subir a cientos de emigrantes que deambulaban por Barcelona sin mayor reclamo que el de un bocadillo que llevarse a la boca.
    El chasco de la operación fue descomunal ya que tras zamparse el bocata, en la primera estación que paró el tren –No se si Hospitalet- se bajó todo el personal camino de vuelta a la ciudad.
    El favor que les pido es saber si alguien pudiera confirmar la veracidad de esta historia. Ya ni les cuento como agradecería alguna reseña, enlace o lo que fuese.
    Perdón por el aparte, y gracias de antemano por sus respuestas.
    Saludos

  22. Desde luego. Regenerar no es, habitualmente, suprimir.

    Y siempre con prioridades.

    Plantear la supresión del TC es, como dijo ayer -crudamente y acertadamente- en EM Gimbernat, una ocurrencia más de las acostumbradas por los políticos.

    O sea, en plata, una majadería, con el agravante de que distrae negativamente al personal y, por supuesto, al votante potencial.

    Vayamos, pues, al grano.

    Quede claro: si me molesto en analizar las propuestas de C’s es precisamente porque considero que está jugando y, sobre todo, debe jugar, un papel muy importante para evitar que las milenarias y graves ocurrencias -barbaridades, más bien- del PPPSOE nos lleven en volandas a manos del coletas y demás mamporreros.

    De lo contrario, ni me molestaría.

    EQM

  23. C’s c’est de cette manière, Sire

  24. luigi dijo:

    Cada español lleva dentro un juez y parte.

  25. Entresaco esta pregunta del periodista progre al cultureta pijoprogre:
    ¿Por qué se está recuperando el bipartidismo?. Porque es una simplificación, y las simplificaciones resultan siempre convenientes. Si lo que nos gusta de la democracia es que nos permite elegir, cuantas más opciones tengamos para hacerlo, mejor
    ¿No se sabe el cultureta que la abundancia de opciones políticas equivale a caos? Sí, claro que lo sabe, pero es que el cultureta busca el caos por eso de a río revuelto…

  26. Lo que en mi opinión es incuestionable es la necesidad de llegar a una verdadera separación de poderes entre el legislativo y el judicial. Sosa Wagner hace un análisis profundo sobre la conexión, inevitable por otra parte, entre la política y los jueces. Los jueces, a título personal, no pueden ser “apolíticos” ni tienen porqué serlo, pero los órganos del poder judicial, que no solo son el TC y TS, sino también el CGPJ, deberían tener sus propios procedimientos de elección internos, y seguirían estando constituidos por magistrados de diversas ideologías políticas (esto en si mismo no es trascendente).

    Lo principal es que su nombramiento no dependa del giro que dé cada cuatro años la composición mayoritaria del Parlamento español.

    El que los nombramientos fueran vitalicios podría suponer una garantía del interés de cada juez de dejar el mejor legado para su posteridad. ¡O no!

  27. pedro campos dijo:

    El Palacio de Karlsruhe (en alemán es Schloss, que viene a ser Castillo, pero el palacio es desde luego un palacio) lo erigíó Carlos III, Margrave de Baden-Durlach, ttítulo de origen carolingio que equivale al de Marqués. La ciudad se contruyó a su alrededor, con su característica forma de abanico abierto.
    El edificio del tribunal (Bundesverfassungsgericht, prueben a pronunciarlo) es un magnífico edificio con cierto aroma Bauhaus, cuyo estructura abierta quiere reflejar la transparencia de la democracia.

  28. El Capitán dijo:

    Una muy triste noticia: Ha fallecido Daniel Rabinovich

  29. Quizá el componente más visible de “Les Luthiers”, ciertamente una triste noticia.

  30. madridleo15 dijo:

    Como bien dice el patrón, el problema es la rabia, no el perro. Necesitamos veterinarios con estudios, titulados a ser posible, más que matarifes. Liquidar al pobre animal, que no tiene enfermedad incurable, aunque sea epidemia extendida, lo podría hacer cualquiera. Desde luego hay algún otro can que ya es incluso cadáver a ojos de la ciudadanía, como el Senado, muerto por inutilidad, y cuyo cuerpo simplemente debería ser enterrado con los honores a los que nos mueva la nostalgia. Pero el Constitucional parece un juez y guardián necesario en un estado como el nuestro.

    No quiero meter en el mismo saco a los dos partidos emergentes, en absoluto, pero viendo algunas de sus propuestas de reformas ambos parecen sentir atracción, en muy diferentes grados sin duda, por dedicar esfuerzos a la invención de la rueda. Parece que buscan asombrar al mundo con su ingenio. Y lo que necesitamos es que el motor funcione mejor, no cambiar las ruedas por inventos extraños, tampoco quitar el motor sin tener un remplazo, como propone Sánchez, y ni mucho menos tirar el coche, como sueñan nuestros partisanos.

    En mi opinión, más que aspirantes a inventores nos vendría mejor gente con empeño en imitar modelos que funcionan en otros lugares

  31. nonpossumus dijo:

    Qué mierda. Qué noticia tan triste, coño.

  32. nonpossumus dijo:

    Había oído que habían tenido que sustituirle en las últimas actuaciones.
    Al parecer, se ha muerto del corazón. ¡Cómo si no!

  33. Pussy Cat dijo:

    Daniel Rabinovich

  34. Me he resistido a terciar en el tema de Sosa que encabeza don Santiago en la cubierte de la Argos. Creo que es un tema discutido y discutible que está condenado a no tener solución. ¿Por qué oponerse a que los jueces sean miembros de partidos? ¿Se le niega a cualquier otro ciudadano, funcionario o no? Y si aceptamos que esto es admisible por pura equidad, ¿por qué oponerse a que los partidos que ganan la mayoría en el Parlamento designen a los jueces de las diferentes instituciones de la Justicia? ¿No son ellos los reflectores de la voluntad popular? Si aceptamos esta opinión, ¿por qué sostener que los jueces del TS, la AN o el TC sean vitalicios? ¿Es perpetua la conformación de la opinión en el cuerpo electoral? Por ello sostengo que es inevitable que los jueces sean elegidos por la mayoría en el Parlamento y que sean renovados como son renovados los electores y los gobernantes. ¿Ello conlleva que la Justicia sea mudable? Toma, claro, lo mismito que los demás poderes del estado. El que gana las elecciones manda. Y debe mandar sin complejos. Y sin tiquismiquis. Y si se equivoca, el electorado tiene el poder de cambiarlo por otro.

  35. Murphy dijo:

    En el monólogo que ha colgado Doña Pussy me ha parecido ver al dirigente comunista de Úbeda dentro de unos años y después de ir a la peluquería y al sastre.

  36. Nigromante dijo:

    Buenas tardes,

    gracias Dª Pussy y D. Feroz por los enlaces. Y d.e.p. Daniel Rabinovich, que tan buenos momentos nos hizo pasar.
    Supongo que de origen judío, y por tanto también sospechoso y responsable de cualquier maldad, como nos hacen ver los cenutrios que pastan en la extrema izquierda.

  37. luigi dijo:

    Recuerda memoria,
    de pena me moría,
    cuando el memo ría.

  38. Carlota dijo:

    Estoy en Viena.
    Un sitio tan bueno como otro cualquiera para reflexionar sobre el tema. Pero qué buen pretexto para decirlo. ¿Qué no? Pues ahora ya está.

  39. La voluntad popular es que el poder legislativo dicte leyes que mejoren la sociedad, la economía y se administren bien los recursos económicos que se deerivan de la recaudación de impuestos. Que el poder ejecutivo ponga en marcha la ejecución de esas leyes y asegure la convicencia pacífica de todos los ciudadanos. Que el poder judicial dictamine cuándo se han infrigido las leyes dictadas por el legislativo.
    Si el nombramiento y permanencia de los jueces (de los grandes órganos del poder judicial) depende de la composición del Parlamento, cada cuatro años, pueden verse (y de hecho se ven) en la tesitura de enjuiciar el cumplimiento estricto de la Ley o garantizarse su permanencia en el escalofón.
    Repito: los jueces naturalmente deben tener sus preferencias e incluso sus convicciones políticas, sin perjuicio del ejercicio de su profesión, pero estas preferecias ideológicas o filiación política sólo la deben ejercer en el momento de depositar su voto en los comicios, no en el momento de sentenciar casos tan flagrantes como el asunto Bankia, los Eres de Andalucía, el Gürtel o la Operación Púnica.

  40. er tío cascarrabias dijo:

    Hemos llegado a un punto en el que no hay besugo, fuera de los de don Feroz, hay tortillas de patata sin cebolleta y el bacalao ni siquiera es el Gadus morhua curado por nuestra flota española en Terranova, mar de Barents y Svalvard.

  41. Carlota dijo:

    ¿Qué no? NO.
    ¿que no?

  42. Bruno dijo:

    Franjo Muñoz dijo:
    Viernes, 21 agosto 2015 en 5:08 pm
    “¿Ello conlleva que la Justicia sea mudable? Toma, claro, lo mismito que los demás poderes del estado. El que gana las elecciones manda.”

    Lo que manda es la ley. Primero se debate la ley. Luego se aprueba. Y luego se aplica.

  43. luigi dijo:

    Viena bien vale una tilde.

  44. Espía búlgaro dijo:

    Será un problema de cultura política o de la parte contratante de la segunda parte, pero en su ejercicio el tribunal constitucional ha dinamitado sus propias bases de partida. No ha primado el rigor profesional sino la acrítica traslación de consignas políticas. Sería preferible una especialización constitucional en el tribunal supremo para enjuiciar la constitucionalidad de las leyes, porque en cuestión de derechos fundamentales y de conflictos ‘periféricos’ creo que el esquema más racional es contemplar la jerarquía normativa en toda su dimensión, sin mayores artificios o especializaciones.

  45. jotero dijo:

    En España la división de poderes es muy curiosa. Elegir, lo que es estrictamente elegir, los ciudadanos sólo eligen a los parlamentarios, imaginamos todos que como buenamente nos da a entender nuestra conciencia, aunque luego ya vemos los que pasa. Luego éstos se supone que con arreglo a su particular criterio (pero del que no deberíamos dudar, igual que no lo hacemos del anterior, faltaría plus), escogen a los que deben ejecutar esas leyes. En teoría hay “separación” de poderes, en la práctica me temo que no, pero eso es por abuso de los partidos políticos, que han pervertido la aplicación estricta de una norma que era aparentemente irreprochable: el hecho de que las leyes se lleven ya “cocinadas” desde las sedes de los partidos y que no haya debate efectivo y público en las Cámaras es culpa, sobre todo, del PP y PSOE, que, en realidad, no creen en la democracia, es así de simple. Es lo que tiene haber salido de una dictadura hace apenas nada, España, históricamente, necesita aún mucho “rodaje” político y educativo. Es importante indicar que el sistema español no es “presidencialista”, como en la mayoría de las repúblicas, pues al presidente del gobierno lo elige el Parlamento y éste selecciona a sus ministros. La diferencia no es baladí, y poca gente repara en ello.

    Para sancionar y arbitrar las distintas discrepancias entre los dos poderes anteriores está el judicial. Si damos por buena la elección “imparcial” y “legal” de los jueces, por medio de las correspondientes oposiciones, no veo porqué éstos no pueden ser considerados los más cualificados para elegir a los que han de desempeñar esas altas magistraturas. De entrada, a mí me inspiran más confianza que los ciudadanos y los parlamentarios, ese plus de profesionalidad, vocación y dedicación que se les presupone a la mayoría de los jueces es un buen indicador de que no van a caer en los errores y vicios del resto de los mortales, aunque luego cada vecino tira por donde puede. Ha sido la desconfianza y el afán egoísta de los partidos políticos lo que ha impedido, por tanto, que en España la justicia sea independiente y se encuentre tan politizada en sus altas esferas. Urge un cambio normativo en la misma constitución para corregir esta situación, pues de otra forma lo de la separación de poderes, en España, seguirá siendo un chiste de mal gusto.

  46. Bruno dijo:
    Viernes, 21 agosto 2015 en 7:26 pm
    Gracias por tan aoportuna enseñanza, don Bruno, es tan elemental que lo había olvidado, mejor dicho, no lo especifiqué porque daba por sentado que todo quisque lo sabe.

  47. luigi dijo:

    memoria: facultad selectiva de la mente por medio de la cual el ser humano olvida todo lo que no le interesa.

  48. JOEL HERAKLION dijo:
    Viernes, 21 agosto 2015 en 7:01 pm
    jotero dijo:
    Viernes, 21 agosto 2015 en 8:15 pm
    Veo que la sugerencia ha tenido eco. Era de esperar en un blog visitado por tan entendidos participantes. Ya dije en su momento que el tema no tiene solución, digo solución magistral, sí solución para salir del paso. Pero lo que está claro es que no se puede esperar que los jueces se comporten como simples ciudadanos y que como jueces lo hagan de forma supuestamente al margen de lo que piensen y les dicte su ideología. Por eso lo más sensato es que el poder judicial dependa como los dos restantes de la voluntad popular. El pueblo vota a sus representantes y estos conforman a los miembros de los tres poderes. ¿Que así no son independientes? Claro. Pero tampoco lo son si se siguen otros métodos. La objeción de que de esta forma podría no haber una Justicia estable no es descalificante pues, si el sistema es sólido lo lógico es que cada legislatura respete lo establecido por la precedente en sus grandes líneas. Es lo que suelen hacer los poderes ejecutivos y legislativos hasta tanto no estiman necesario cambiar las leyes precedentes.

  49. Doña Carlota qué envidia, justo ahora me manda mi hijo fotos de Viena, a donde llegó en su recorrido por el Danubio. Una ciudad preciosa para pasear con buen tiempo.

  50. er tío cascarrabias dijo: 7:08 PM
    Me encanta ese arte de titular. Para nada me esperaba encontrar ese tiburón.

  51. carmenquiros dijo:

    Patrón: por una vez y sin que sirva de precedente, me gusta una propuesta de ‘Podemos’. Es cierto que no todos los jueces del Supremo son excelentes; porque como ocurre en todos los sitios, de empresas a partidos políticos, la clave para ascender es estar en el sitio adecuado en el momento oportuno. Ese es un don que no siempre poseen los excelentes; pero no es menos cierto que en general, los jueces del Supremo son personas muy expertas y de alto nivel de calidad en la función de juzgar, cosa que no ocurre con los del Tribunal Constitucional.

    Por otro lado, en un país con recursos limitados, es más lógico que sea una Sala del T.S. quien ejerza el control de constitucionalidad de las leyes. Tenemos toda la estructura montada, de personal auxiliar a lugar de alojamiento. Mantener dos edificios con sus gastos generales: energía, agua, equipamientos etc., a los que hay que añadir los de mantenimiento del edificio, no es razonable, salvo que el T.C. estuviera funcionando con una excelencia que le otorgara el prestigio que tiene en otro países, tal como cuenta el doctor Sosa. Dado el estado de cosas, pasaría a una instancia más prestigiosa y resultaría más barato.

    No pienso, sin embargo, que sea ésta una vía para la despolitización del órgano y estoy de acuerdo con don Francisco en que la ideología política, incluso el hecho de haber ocupado cargos políticos relevantes, no tiene por qué ser negativo per se. La experiencia, cualquier experiencia; pero sobre todo la que otorga haber tenido la oportunidad de conocer a fondo el funcionamiento de los asuntos políticos es muy valiosa para los jueces en mi opinión.

    La clave está en el espíritu de los jueces. Pondré la enseñanza como ejemplo. Existen maestros (muy pocos), que sienten pasión por la enseñanza y la conciben como una tarea en la que su papel es guiar, como un sherpa a los alumnos por el camino del conocimiento, impartiendo conocimientos, daros; pero sobre todo, enseñándolos a pensar, razonar, analizar e investigar. Da igual qué ideología tengan; porque antepondrán siempre el magisterio al adoctrinamiento. Y luego están los profesores. No diré más.

    Cuando un juez ve su función desde la perspectiva del maestro, servirá, ante todo, a la Ley, al Ordenamiento Jurídico y sí, de vez en cuando, priorizará intereses políticos; pero lo hará siempre porque, en conciencia, considera que es lo que procede hacer en ese momento y el entorno político-social que le toca vivir.

    Esa es la clave, que sean jueces o sean profesionales que juzgan,

    Por otro lado, la propuesta de ‘Podemos’, como el compromiso del PP en la misma línea, son una muestra más de que no saben cómo funcionan las cosas. Desmontar algo ya consolidado, que satisface intereses muy poderosos de diverso origen es poco menos que misión imposible. Habría que hundir el sistema hasta los cimientos y creo que eso, por ahora, no queremos que ocurra. Al menos la mayoría no deseamos eso.

    Señoras y señores remeros, buenas noches.

  52. Bruno dijo:

    Franjo Muñoz dijo:
    Viernes, 21 agosto 2015 en 8:16 pm
    “Bruno dijo:
    Viernes, 21 agosto 2015 en 7:26 pm
    Gracias por tan oportuna enseñanza, don Bruno, es tan elemental que lo había olvidado, mejor dicho, no lo especifiqué porque daba por sentado que todo quisque lo sabe.”

    Ya veo que lo tiene clarito. Simplemente me llamó la atención de su frase:

    “¿Ello conlleva que la Justicia sea mudable? Toma, claro, lo mismito que los demás poderes del estado. El que gana las elecciones manda.”

    lo de que la justicia sea mudable. Lo son las leyes.
    No me gusta la interpretación personal de las leyes. Deben de estar escritas para que no haya mucho margen. Por lo demás va a ser que no sé a qué se refiere con justicia mudable. ¿La aplicación de las leyes?¿Acomodada al poder ejecutivo?¿Las leyes vigentes? ¿El lo mismo legislación que aplicación de la justicia?
    Porque puede mandar por las bravas o por lo legal. El que gana manda, siguiendo las reglas. Como ud. dice.

  53. Mire, don Bruno, que las leyes son inevitablemente interpretables, siempre lo son, habida cuenta de que se manifiestan a través del lenguaje, un medio lleno de polisemias y otras trampas. de aquí que usara la expresión justicia mudable, Si las leyes lo son y lo son por poder ser sustituidas por otras y porque la interpretación es inevitable llegamos a que la justicia tiene la posibilidad de mudar de una legislatura a otra. Lo cual no lleva a que mude por principio sino solo si así lo decide el pueblo soberano y sus representantes lo ejecutan.

  54. Rafael Pérez dijo:

    Penoso Ciudadanos. O eso me parece a mí, pobre mortal. ¿El único modelo es EEUU? ¿Qué pasa en nuestra UE? (Sosa Wagner lo aclara). ¿Y a los jueces del TS USA acaso los nombran los jueces? ¿Y al ministro del Interior lo deben nombrar los policías? ¿Y al de Agricultura los agricultores y ganaderos? ¿Y al de Trabajo los sindicatos? ¿Y al de Exteriores los diplomáticos? ¿Y al de Sanidad los médicos, enfermeras y enfermos hospitalizados? ¿Y al de Enseñanza los catedráticos? ¿Y al de Cultura los cultos y demás guayomings? Esto se llama corporativismo, y el Estado resultante ya no sé cómo se llamaría. El judicial es el tercer poder del Estado de derecho. Los otros dos son elegidos por la soberanía nacional directamente o por delegación. ¿Debe el poder judicial ser ajeno a la soberanía nacional? Y aparte de la propia nación política, ¿quién ejerce por representación tal soberanía nacional?: el Parlamento. Así que: o los elige el Parlamento o montamos elecciones judiciales en que todos votemos. Y Ciudadanos, en fin, en fin, qué buen momento -catalán- para poner en cuestión al TC, ¿alguien sigue sosteniendo que este país y esta nación necesitamos para algo a Ciudadanos? (con perdón).

  55. Riverita, mal albañil el que quiere empezar la casa por el tejado.

  56. Buenos días a todos,. Hoy es día fasto, ETA no asesinó nunca el 22 de agosto.

  57. Pussy Cat dijo:

    Buenos días.
    Fundación para la Libertad:
    NOTICIAS
    OPINIÓN

  58. Pussy Cat dijo:

    Ignacio Camacho, ABC:
    Ferroviaria

  59. Pussy Cat dijo:

    Perdón, que el de Cuartango se me ha escapado:
    Tsipras se pasa a Groucho Marx

  60. Pussy Cat dijo:

    Monsieur de Sans Foy y Fray Josepho
    ¿Es recomendable la depilación en el hombre?

  61. Y ahora que Syriza se rompe, ¿a quién va a apoyar Podemos en Grecia? ¿seguirá Iglesias apoyando a Tsipras?

  62. doña Louella, Podemos apoyará al que más le convenga, eso lo estudiarán bien sus ‘cerebritos’. Y luego culpará al PP, eso lo tienen bien estudiado.

  63. Petra Lacontrahecha dijo:

    Con té sulla spiaggia. Deténgase un rato para buscar personas con meyba amarillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s