Una cuestión religiosa

paris

Al ver ayer las imágenes de la multitudinaria manifestación de París era inevitable compararlas con las que siguieron a los atentados del 11-M en Madrid, resueltas contra el partido del Gobierno en un acoso cuya paternidad se disputan 11 años después los secretarios generales de los dos partidos de la oposición mejor situados en la intención de voto de los españoles, según la encuesta publicada ayer en El País.

Durante algún tiempo consideré que la expresión que mejor resumía mi actitud religiosa era una frase de Woody Allen: “yo, para Dios, soy la leal oposición”. Desde que me enteré de lo que era una fatwa a partir de la que el ayatollah Jomeini decretó contra Salman Rushdie me reconocí más en la de Luis Buñuel: “gracias a Dios soy ateo”, dicho sea esto sin afán de presumir, pero sí con la voluntad de reivindicar una posición privilegiada para la objetividad.

A partir de aquí, no me es posible declararme neutral entre todas las confesiones religiosas por una cuestión de estricta supervivencia: mi ateísmo es compatible con mi vida en sociedades cristianas, budistas o judías, pero no lo sería en una república islamista. Tampoco si yo fuera un homosexual o una mujer adúltera. Hay varios siglos de distancia moral entre una religión y otras.

Y sin embargo, han proliferado en estos días expresiones bienintencionadas, como la de mi amigo Gorka Landaburu, víctima él mismo de un atentado terrorista: “el terrorismo no tiene religión”. No es una afirmación muy precisa ni muy afortunada. El atentado contra Charlie Hebdo de los hermanos Kouachi, el que paralelamente perpetró Amedy Coulibaly contra una agente de policía en Montrouge y los cuatro rehenes a los que asesinó en un supermercado kosher de Vincennes, así como la masacre que hace tres semanas acabó con las vidas de 132 escolares en la localidad pakistaní de Peshawar, sí la tenían. Es una obviedad que no todos los musulmanes simpatizan con estos asesinatos, aunque sí llama la atención que el rechazo no se acerque, ni de lejos, a la unanimidad. A mí me recuerda un poco a la actitud de la sociedad nacionalista respecto al terrorismo etarra: no era partidaria, pero no puede decirse que su condena fuera tajante.

Aceptemos resignadamente las inanes metáforas de la rotring contra el kalashnikov y la creencia en una hipotética superioridad de la primera que no sea estrictamente moral. Tampoco parecen de recibo los argumentos que proclaman el derecho a la blasfemia. Recuerdan al derecho al aborto reivindicado por los abortistas, con casos tan tontos como el de las Femen, que lo elevan a sacramento; “aborto es sagrado” se pintan entre las tetas. A los laicos nos basta con que ambos estén despenalizados. Mi ateísmo se siente compatible con una religión que considera pecado el aborto y la blasfemia, allá cada creyente y su conciencia, pero esto es radicalmente imposible en cualquier teocracia, porque la identidad entre el Estado y la Religión convierte el pecado en delito; en el caso de Charlie Hebdo, capital.

 

 

 

 

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en .. Guarda el enlace permanente.

37 respuestas a Una cuestión religiosa

  1. jotero dijo:

    El problema de la religión es que tiene la puñetera costumbre de trascender más allá de la interioridad de la persona (religiosa). Si se quedara ahí, tranquilita en su mismidad contemplativa, no habría ningún problema. En ésas llevamos unos cuantos siglos…

  2. colgunter dijo:

    Don Jotero: El filosofo británico John Locke, y otros como él, tratan la religión cristiana como un asunto privado e individual que afecta solamente a la relación del hombre con Dios, no a las relaciones humanas. Del todo punto de vista entendible. Pero, ahora me surge un problema, o varios. Según esta egoísta concepción, según la cual no debemos interferir en la vida espiritual o trascendental de ningún individuo, los Incas o aztecas andarían todavía sacrificando y arrancando los corazones de sus congéneres para entregarlos a un dios preternatural hambriento de sacrificios humanos. En ese cambio que hubo de, corazones arrancados de cuajo por Mandamientos de la Ley de Dios, me da que los indios salieron ganando.

  3. Gulliver dijo:

    No estoy de acuerdo, Don Jotero. Con su argumento, se carga usted el artículo 18 de la Declaración Universal de los derechos Humanos
    Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia
    Las libertades tienen necesariamente dimensión pública. Por eso son “libertades públicas”. Con su argumento se podría reducir a la misma libertad de expresión a la esfera privada y de estricta conciencia íntima de cada individuo, lo cual sería lo mismo que mandarla a freir espárragos

  4. SantiagoJacobo dijo:

    Me gusta especialmente el último párrafo. Efectivamente, no existe el derecho a la blasfemia, por muy laxa que sea su represión o por mucho que esté despenalizada. Hay que empezar a decantar las tonterías dichas en la algarabía de estos días, vengan de donde vengan…

    Don jotero, el laicismo pretende constreñir la religión, cualquier religión, a la condición de asunto estrictamente privado, expulsándola del espacio público. Es, por así decirlo, el “ateísmo militante del Estado”. El paradigma siempre ha sido la República Francesa, que comenzó con un genocidio anti-católico durante la Revolución y los acontecimientos actuales demuestran que no es antídoto contra la “guetización” de la sociedad multicultural sino todo lo contrario. La libertad religiosa es probablemente la primera de las libertades en una sociedad democrática. Se debe regular desde la neutralidad laica del estado, nunca desde el laicismo. El límite, siempre, para todos, es el respeto a la Ley.

  5. Soy de la opinión de que el Estado debe permitir las religiones, pero ha de establecer el marco legal en el que han de desenvolverse. Y luego debe vigilar que se cumpla.
    Por supuesto que debería estar absolutamente prohibido que se promueva el fanatismo. Y eso debería contar también para los nacionalistas.

  6. colgunter dijo:

    El marco legal ya está, Don Vicente. Cumplimiento de la Ley.

  7. SantiagoJacobo dijo:

    Y en algún momento, cuando el ruido amaine, la muy laicista República Francesa deberá revisar su decisivo papel en la exclusión de cualquier mención al Cristianismo como patrimonio histórico común en los tratados de la Unión Europea. La Europa secularizada se encuentra desarmada y maniatada, también en el ámbito de lo simbólico.

  8. Me temo, don Colgunter, que a las religiones se les permiten muchas cosas. Desde el momento en que en la Constitución se nombra a la Iglesia católica ya hay motivo para otorgar privilegios a todas, para que se sientan discriminadas.
    Me refiero a que debería haber una ley específica para las religiones.

  9. joteroplus dijo:

    Queridos Gulliver, Santiago Jacobo et alii, esta claro que aqui, como en esos bares donde estaba prohibido hablar de politica y religion… y escupir, por ese orden, podriamos tirarnos hablando sobre el tema hasta el año que viene y no llegar nunca a un acuerdo. Por eso es por lo que creo, en los tiempos que corren y a la vista de los hechos que cada dia contemplamos en todo el mundo, que la religion se debe quedar en la casita de cada cual. Y que es obligacion aseptica y de sentido comun que el Estado debe salvaguardar ese respeto, pero con esas condiciones, para evitar males mayores.

  10. SantiagoJacobo dijo:

    El modelo, en mi opinión, es la consti USA, cuyos padres fundadores, todos ellos fervorosos creyentes, garantizaron la libertad de culto a la vez que excluyeron minuciosamente la posibilidad de que un culto se convirtiese en oficial o privilegiado. Por cierto, que no deja de tener su gracia ver cómo laicistas militantes como el ínclito ZP pierden el culo por acudir a esos “desayunos de oración” que convoca el presidente USA.

    La solución de nuestra consti del 78 me parece correcta. Quizá sea de las pocas cuestiones en las que se aprendió de los errores del pasado, de aquella constitución republicana anticatólica cuya vigencia se inauguró al calor de los incendios de iglesias y conventos. Ojalá hubiese pasado lo mismo respecto a otros temas, por ejemplo el de la “lengua común”. Por cierto, que la mención expresa a la Iglesia Católica fue votada a favor por el PCE de Carrillo. Otro consenso de la Transición dinamitado… Al menos cabe suponer que el Coletas, dada su expresada admiración por el Papa Francisco, se abstendrá de decretar la expulsión de los jesuítas, siguiendo la tradición, cuando gobierne…

  11. Arquímedes dijo:

    Buenos días.

    A partir de aquí, no me es posible declararme neutral entre todas las confesiones religiosas por una cuestión de estricta supervivencia: mi ateísmo es compatible con mi vida en sociedades cristianas, budistas o judías, pero no lo sería en una república islamista.

    Abundando en esa idea del Patrón, es evidente que el islamismo es incompatible con la civilización occidental. Más precisamente habría que hablar de civilización cristiana, que en su día quemaba herejes y hacía cruzadas contra el infiel y que hoy y después de mucha sangre derramada, ha aprendido a respetar a todas las personas y a convertirlas en ciudadanos libres e iguales. Me gustaría decir lo mismo de las sociedades islamistas pero no he encontrado ningún ejemplo que lo ratifique.

  12. Una sociedad para cambiar necesita el impulso de un grupo minoritario, me resisto a llamarlo élite, y al menos la aceptación o falta de oposición de una mayoría de la población. En España hemos podido observarlo en propias carnes, en la CAV. ETA y su brazo político Batasuna, con la ayuda interesada de los recogedores de nueces, y la falta de oposición de la mayoría de la población (“algo habrán hecho”) han hecho posible que Bildu gobierne en Gipuzcoa. Solo durante las semanas siguientes al asesinato de M. A. Blanco la sociedad se levantó contra el terrorismo y estuvo a punto de derrotarlo. Las causas de que esa movilización se apagara las conocemos.

    El terrorismo yihadista está promovido por unos cuantos, y dicen que sostenido por dinero del petróleo, pero sobre todo, por la falta de oposición de la mayoría pacífica de la sociedad, que tiende a exculpar los crímenes de los correligionarios.

    En toda sociedad el peligro de juzgar un hecho por la afiliación del que lo comete, en vez de por la naturaleza del hecho en si, está presente, es la llamada de las cavernas que todos llevamos dentro. La racionalidad necesita de un esfuerzo constante, lo hemos visto en España con el terrorismo en la CAV y el secesionismo en Cataluña, y lo podemos observar con el terrorismo yihadista en el mundo. Juzgar un hecho por su naturaleza es un componente básico de la civilización.

    Patrón, D. Omar, D. Parmenio, D. Gorpua, señoras, señores, hasta la noche.

  13. Rorschach dijo:

    “El terrorismo no tiene religión”, como “la culpa es de todas las religiones”, es una solemne melonada del progresismo lemming. Como dice que es su amigo, doy por supuesto que el patrón disuadiría a Gorka Landáburu de explicarle a cualquier integrante de Al Qaeda, Hamás, IS, Boko Haram, etc., que lo suyo no es islam, que él no es un buen musulmán y que el Corán predica el amor universal. Mayormente, para que no acaben utilizando su cabeza como balón de fútbol.

    D. Omar, se me pasó usted. Mis disculpas.

  14. josejazz dijo:

    Buenos días tripulación

    La clave en mi opinión es que la Ilustración es un tren que no ha pasado por el Islam. La separación entre Iglesia (sea la que sea) y Estado es algo que hoy por hoy no cabe en el Islam, sea moderado o radical. Y la colisión entre la Declaración de los Derechos Humanos y la Sharia es más que evidente, con sus matices.

    Que tengan todos ustedes un buen día.

  15. Conde de Toreno dijo:

    “Tampoco parecen de recibo los argumentos que proclaman el derecho a la blasfemia. ”

    Eso del derecho a la blasfemia fue una de la boutades del especialista en provocar mientras aconsejaba a los déspotas ilustrados llamado Voltaire.

    Simple y llanamente, en el Islam no cabe lo de a César lo de César y a Dios lo de Dios. Es cierto que en el mundo cristiano hubo una tensión dialéctica que duró siglos y sangre resolver.

    Pero el último gran intento en el Islam de conciliar, separando sus ámbitos propios, fue el del cordobés Averroes con base en Aristóteles y fue en el siglo XII.

    Y no lo mataron acusado de herejía por poco.

    Desde entonces todo el pensamiento islámico enseñado a los fieles es fundamentalista en cualquier grado. Y el wahabbismo es el que provee de imanes las mezquitas europeas que financian teocracias asquerosas podridas de petrodólares mientras allí no se puede, en pura reciprocidad, abrir un templo.

    Y Occidente haciendo el idiota, entre otras cosas llevando ayer a la manifa parisiense a un distinguido terrorista como Abbas, con medios diciendo (¡incluso en la tierra de la libertad!) que no publican las caricaturas para no provocar, o tontos útiles que quieren que la UE saque a Hamas de la lista de bandas terroristas.

    PD: Lo de El Mundo dando tribuna a Tarik Ramadán, como pocos años antes Janli Cebrián (“la ominosa Reconquista”), es de nota.

    .

  16. Conde de Toreno dijo:

    Pero el último gran intento en el Islam de conciliar FE Y RAZON, separando sus ámbitos propios, fue el del cordobés Averroes con base en Aristóteles y fue en el siglo XII.

    Perdonen.

  17. Antonio dijo:

    Cierto que el recientemente proclamado “derecho a la blasfemia” tiene algo de disparo por elevación pero al final es difícil eludir del todo la expresión aunque sea en versión soft.
    Cojamos por un momento el artículo de Juan Manuel de Prada, con el que puedo estar de acuerdo en gran parte
    http://www.abc.es/historico-opinion/index.asp?ff=20150110&idn=16254547188

    sin embargo el autor no deja claro explícitamente si está de acuerdo conque el Gobierno permita la existencia de tal publicación:
    “el Gobierno francés como tantos otros gobiernos occidentales, [ampara] la publicación de tales aberraciones”

    O se permite (y está despenalizado, claro) o no se permite. O se puede de facto blasfemar temiendo únicamente el reproche verbal de otros conciudadanos, o no se puede blasfemar porque hay una prohibición de orden superior.

    Saludos.

  18. Conde de Toreno dijo:

    ¿Las Femen interrumpiendo una oración en una mezquita enseñando los senos dando chillidos histéricos?

    No fastidie, Patrón, saben que allí se juegan la vida.

    ¿Han denunciado, muy feministamente, el trato a las mujeres en los países regidos por la Sharia?

    No tengo noticia, pero lo dudo.

    Para provocar hay que jugarse algo, estas hacen sus mamarrachadas sabiendo que ni una bofetada les va a caer y nunca se las verá donde es fácil que se la lleven. Son unas oportunistas.

    Los pintamonas de Charlie Hebdo eran los escombros de Mayo del 68, propaladores del relativismo moral, pero se la jugaron contra todos (Chirac apoyó una querella contra ellos por molestar al islam pero no por hacer el mismo tipo de caricaturas contra Jesús o el papa).

    Y mientras los políticos de Occidente con cara de bobo solemne administrándonos vaselina.

  19. Lindo Gatito dijo:

    «A partir de aquí, no me es posible declararme neutral entre todas las confesiones religiosas por una cuestión de estricta supervivencia: mi ateísmo es compatible con mi vida en sociedades cristianas, budistas o judías, pero no lo sería en una república islamista. Tampoco si yo fuera un homosexual o una mujer adúltera. Hay varios siglos de distancia moral entre una religión y otras.»

    Cómo me siento de identificado con el párrafo citado. Hace años, creo recordar que en la añorada “La Clave” de José Luis Balbín, se suscitó una no acalorada pero sí discusión entre un contertulio que expresaba críticas (leves, eran moderadas, no odiosas ni odiables ni injustas) a la Iglesia Católica y un sacerdote que empezó a contestarle (no de modo agresivo ma con un certo fastidio, como Mersault en “El extranjero”, versión Visconti, la película del italiano que más aprecio). La disputa la zanjó el crítico, que le dijo al cura que no temiese nada de él, qué es verdad que ya no participada en las cosas de la Iglesia, que había dejado de creer en ella y sus dogmas, pero que no dejaba de ser, para él, “algo de casa”. El clérigo no pude evitar esbozar una sonrisa.

    Me pasa algo muy parecido y no vivo, socialmente hablando, en burbuja alguna (salvo la relacionada con el batasunerío, sus servicios auxiliares y sus ramas nacionalistas; ahí los compartimentos son perfectamente estancos), con amigos muy amigos que son cabalmente creyentes, como servidor cabalmente no lo es. Lo dije aquí alguna vez y lo repito («Y lo repito, señor alcalde, y lo repito. Yo siempre repito eso del ferrocarril», le dice el Delegao al alcalde sordo de Villar del Río). Resolví una cuestión vidriosa con un amigo, proponiéndole afectuosamente un acuerdo: «Mira, vamos a hacer un trato; tú no te comportes conmigo como si a mí me faltase algo y yo no lo haré contigo como si a ti te sobrase.»

    La orgía antirreligiosa de la Revolución francesa la cortó (nunca mejor empleada la expresión) por lo sano el muy teísta Robespierre (aunque haya historiadores, como G Lenotre, que sugieran que en su “Fiesta del Ser Supremo”, se puso el abogado de Arras como ejemplo de ese Ente sagrado), que aplicó con mucho celo la Constitución Nacional del Clero, esa irreversible discordia con la Iglesia que fue la causa, entre otras, de la insurrección vendeana, sofocada salvajemente (no omitamos las salvajadas que también ocurrieron del lado levantisco. Los Chuanes no aplicaron precisamente la exhortación cristiana de amor al enemigo), un ejemplo para los nazis que hicieron con la ciudad checa de Lídice, tras la muerte de Heydrich, lo que los convencionales con la Vendée. Pero tras muchas vueltas y revueltas, la cosa se reencauzó, aun con muchos problemas por resolver. Se empezó dacapitando a un rey católico y se terminó con la coronación de un emperador con permiso del Papa (pero Napoleón era muy suyo; no dejó que ninguna jerarquía eclesiástica le pusiese la corona. Se coronó lui-même ¡con intermediarios al corso!) y ahora al país galo se le conoce como “la católica Francia”.

    Los dibujantes de “Charlie Hebdo” eran unos zascandiles que en ciertos momentos podían (y querían) épater le bourgeois y lo hacían, a veces, con mucha gracia. Otras quizás con menos, pero en el ámbito de su sociedad a nadie le se ocurría que había que infligirles por ello el menor daño. En una de su portadas un rabino, un obispo y un (supongo) imán, son caricaturizados con pocas contemplaciones. En ninguna sinagoga se exhortó a acudir a la redacción de la revista para atacarla. En ninguna iglesia ningún púlpito fue calentado con la incitación al odio. Paro de contar. El resto ya lo sabemos todos. Si es que lo tenemos delante y ese es el problema, que estamos ante la “otra” manifestación de la fe, que suele olvidarse. La más difundida definición es la de “creer lo que no vemos” (Nada que objetar; creemos en muchas cosas invisibles e inmateriales; la amistad, la belleza, el amor a los seres queridos…), pero hay otra (y ahí está el “busilis”, una de las razones del éxito de “Podemos”), que es la de “No creer lo que se tiene delante de las narices”.

    Pero de todo ello ya nos advirtió Tomas de Iriarte hace mucho, en la fábula de los galgos y los podencos. Seguimos sin enterarnos de lo que quería decir, tan transparentemente.

  20. sstrix dijo:

    Lo ha clavao usted, mi don Gatito en la frase final de su tercer párrafo (“sobrase/faltase”). Es el mismo acuerdo, aunque implícito, entre mi hermano mayor y yo. A veces hablamos hasta del Nuevo Testamento.

  21. colgunter dijo:

    Antológico lo de Lindo Gatito (12:09).
    Me lo guardo.

  22. Mi don Sstrix, es usted uno de los personajes de esta nave que me tienen atrapado. Se conoce que Sevilla y su Giralda tienen algo. Incluso cuando los gitanos se van a Minnesota se llevan a Sevilla detrás. http://vientosdelasdosorillas.blogspot.com.es/2008/02/una-gitana-en-minnesota.html. Si son de Sevilla,claro.
    Pero la cuestión del espléndido escrito de don Lindo Gatito debería surgir de forma natural, sin necesidad de pactarlo previamente. Lo que ocurre es que hay mucha gente a la que sacan del horno antes de hora. Y así,sin cocer, la sueltan por el mundo.

  23. colgunter dijo:

    Muy interesante su blog, Don Vicente.

  24. Don Colgunter,es un blog colectivo, aunque el que más participa soy yo. Rehusó hacerlo alguien que sabe mucho de matemáticos, porque es partidario de Dawkins y algunos de los participantes parece ser que viven en un mundo mágico y piensa que si se mezcla con ellos perderá prestigio. Este blog en principio tenía que ser un periódico, y yo compré un dominio con ese fin, para hacer un favor a un periodista argentino, que resultó ser la mar de agradecido. El caballo Incitatus sabe algo de esa historia, pero sólo algo.
    Por cierto, a este caballo, cuando vino a verme a Valencia, lo baldé. Se le enseñé la ciudad como debe hacerse, caminando. Y eso son muchos kilómetros.

  25. Bruno dijo:

    Lindo Gatito ha mencionado lo de Lídice.

  26. colgunter dijo:

    Ese Dawkins es el famoso delantero centro del Tottenham , no, Don Vicente?

  27. kepaminondas dijo:

    Suelo decir que si bien en materia de religión soy ateo en casi lo demás soy cristiano. Creo que con eso coincido con la idea
    O para más precisión uno es ateo greco romano cristiano.
    Lo del lápiz o el bolígrafo en contraposición al kalashnikof es de traca. Imaginen las carcajadas en la guaridas de las fieras mientras afilan los instrumentos de decapitar.

  28. kepaminondas dijo:

    ¡Ah! y el terrorismo tiene religión, hoy evidente. Es más, en muchos casos el terrorismo ES una religión.

  29. Sí, don Colgunter, los hay que se toman el ateísmo como una religión. Yo, pobre de mí, practico la religión de la duda, porque quien duda no mata. ¿Cómo va a matar alguien que no sabe si es jueves o miércoles? Los hay que están seguros de todo, como esa Ainhoa que han cazado.

  30. Hoy tengo ganas de poner música. Concretamente, una canción antigua, pero antes contaré la historia. Yo vivía en la calle del Historiador Diago. En la acera de enfrente, aunque no nos conocíamos,vivía Rosa María Rodríguez Magda, la actual directora de la Casa-Museo Blasco Ibáñez. De vez en cuando yo iba a cenar a Casa Montes, que entonces tenía unos precios más asequibles. Con más continuidad que yo iba al mismo sitio Moncho Borrajo,que todavía no era famoso. Vivía cerca. Rita Barberá también vivía a unos metros del restaurante, pero entonces el famoso era su padre.
    En la calle de Alcira, perpendicular a Historiador Diago, muy cerca de El Hórreo, que hacía esquina con la calle de Cuenca, abrieron un bar que duró poco tiempo. El camarero, alto y bien parecido llevaba un chaleco ribeteado. Fui bastantes veces y en todas las ocasiones tuve que escuchar la misma canción:

  31. Conde de Toreno dijo:

    El gran Don Lindo Gatito, haciendo las delicias de la maravillosa Doña Viejecita:

    “La orgía antirreligiosa de la Revolución francesa la cortó (nunca mejor empleada la expresión) por lo sano el muy teísta Robespierre”

    Que se lo pregunten al pobre Anacharsis Cloots, que defiló muy sorprendido a la guillotina durante el Gran Terror por “aristocratismo ateo”, puesto en la ley por el mismo Incorruptible por aquello del “sentimiento religioso hondo que debe tener todo revolucionario”. Tan jacobinos el Orador del Género Humano y el Incorruptible.

    Esto creo que Pamemos, que reivindica la guillotina como orígen de la democracia, como antes Trotsky, no lo sabe.

  32. Conde de Toreno dijo:

    Lo de Lídice fue un crimen de guerra en sí mismo, la matanza de civiles checos que hicieron los nazis por ayudar su resistencia a los británicos a matar a la mala bestia de Heydrich.

    Segundo jefe de las malditas SS, jefe de su RSHA y convocante la mil veces maldita conferencia de Wanssee.

  33. Charlie Hebdo practicaba un humor a menudo extremo, que podía gustar o no, pero su objetivo estaba claro: reírse, por encima de todo, de la autoridad, ejercida en nombre de lo que sea. Se reían del concepto de “sagrado” (una de las palabras más peligrosas del vocabulario) y rechazaban la técnica del “apaciguamiento” frente al totalitarismo.

    http://elpais.com/elpais/2015/01/09/opinion/1420818764_535310.html

  34. Pingback: Enmascaramientos, destierros y apátridas | El Quicio de la Mancebía [EQM]

  35. A mí sí me parece de recibo algún argumento a favor del derecho a la blasfemia, como el que da J. A. García Amado:

    “Ni un paso atrás y que se vea que el apego a la libertad no es un sentimiento ni de cobardes ni de pusilánimes. No puede haber más dios que el dios que ampare la libertad. A los otros dioses, a los dioses absurdos y sanguinarios hay que despreciarlos y combatirlos con toda la saña que nos brinda el amor a la humanidad, sin concesiones, sin desfallecimientos, sin pausa, sin complejos. Ningún libro sagrado, ninguno, puede valer más que la vida y la libertad de un solo hombre y una sola mujer. Y hay momentos en que hasta la blasfemia se convierte en supremo imperativo cívico y humano. Si algún buen dios existe, lo comprenderá y estará de nuestro lado. Y si existiera, que no, ese infame dios de los asesinos, sólo mereceríamos vivir si nos rebeláramos contra él, cueste lo que cueste”.

    http://garciamado.blogspot.com.es/2015/01/sobre-terrorismo-islamico-como-pensar-y.html

  36. Pedro Iñarritu dijo:

    “…mi ateísmo es compatible con mi vida en sociedades cristianas, budistas o judías, pero no lo sería en una república islamista. Tampoco si yo fuera un homosexual o una mujer adúltera.”
    Aquí se podría decir mujer adúltera… o mujero, que también se lapida a los adúlteros/os. A menudo se olvida esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s