Películas francamente sobrevaloradas (5)

au service secret de sa majestŽ

Este no es mi James (traición de género).

Por Parmenio.

“Tenemos que hablar de películas a las que el espectador ha acudido esperando ver algo bueno. O, esta es la otra cara de la moneda, que el director ha hecho con su mejor intención (y frecuentemente con bastante soberbia) pretendiendo conseguir algo notable.”

Así decía el anuncio colgado en el tablón de la Argos e inmediatamente recordé el dolor de la traición. Sí, traición. Porque solo con ese término puedo explicar lo que sentí en la oscuridad del salón de mi casa, rodeado de cervezas y boles de palomitas a medio engullir, ante lo que había visto. No lo podía creer. Lo habían hecho. ¿Por qué? Me preguntaba una y otra vez. ¿Por qué? Sigo sin tener respuesta.

Adoro que las cosas tengan género, simplifica mi proceso de elección. Me gustan las señoras, las pelis “de guerra”, los “musicales”, las “de espías”, las “españoladas” (sobre todo con Mary Santpere o Gracita Morales) y las de “suspense”. Odio las de “miedo/asco”, las de “gafapasta”, las de “género francés” y las “de la Guerra Civil” (aportación nacional al cine de género: ganan los que pierden y el malo es el cura). El cine de género se define por unas reglas básicas propias, reglas que nunca se deben transgredir. Eso no significa rigidez sino orden. Para entendernos, se puede hacer una de “vaqueros”, subgénero “duelo de pistoleros” en Stalingrado con el enemigo a las puertas o se puede hacer una de “suspense” en el espacio con un alien al que no ves dando muchos sustos siempre que mantengas, en la nueva localización, las reglas básicas del género en cuestión.

Me apasionan las de Bond. Bond, el Bond de Ian Fleming pasado por Eon, es un género en sí. Un género que se define por su violencia light, por una primera escena que te deja sin habla seguida de “LOS” títulos de crédito, por un protagonista que mata malos, salta de señorita crujiente en señorita crujiente, pasa de sus jefes, no se mancha, conduce a todo trapo, bebe, juega y salva al mundo entre paisajes de postal, pobres sonrientes y diálogos afilados. Siempre. Cine de género. Gran cine. Pues tuvieron que hacer 007 al servicio secreto de su Majestad (1969).

Conste que lo tenían difícil. Hacer la secuela de una película de éxito es complicado. Hacer la sexta película de una serie de enorme éxito creciente lo es mucho más. Hacerlo cuando el protagonista, que ha conseguido fundirse con el personaje, decide abandonar para no encasillarse es trabajo de Hércules. Pues Saltzman y Broccoli, los productores y padres de la criatura, se pusieron a ello: la dirección para Peter R. Hunt, que había editado las cinco anteriores; para el guión que vuelva Richard Maibaum (solo ausente en la quinta, que la escribió Roald Dahl) con algo de ayuda en los diálogos de Simon Raven; nos dejamos de Ciencia Ficción, cohetes y chorradas y volvemos a dar importancia a la historia y humanizamos al personaje; para churri coprotagonista la guapísima vengadora Diana Rigg; y para encarnar a Bond, George Lazenby, un mozo australiano guapote y con hoyuelo en la barbilla, que se lleva mucho. A rodar.

Lo que les salió, de no ser por la infamia, podría ser una de las mejores películas Bond de la historia. A pesar de una primera escena donde, efectivamente, nos quitan el habla pero lo hacen por la interpretación dadaísta del mito de Alfonsina Storni mezclado con Cenicienta; a pesar del Rolls Corniche con mecánico; a pesar del mini albornoz a cuadros; a pesar de escenas de curling y de forçados (sí, forçados, esa peste portuguesa); a pesar de unas escenas de amor con fondo de Louis Armstrong con azúcar suficiente para cubrir las necesidades de Haribo durante décadas. Pues, a pesar de todo, la película iba para muy buena. El mocetón australiano no lo hace mal y rompe con el maleficio de Connery en la primera escena al exclamar: “esto nunca le pasaba al otro”, cuando se le escapa viva una señorita . El nivel de pibones es insuperable. Como estamos en el momento en que los swinging sixties se cruzan con Mayo del 68 no es que no haya corrección política, es que aquello es un desparrame: Bond, enamorado y todo, va de cama en cama; le azota el culo a Moneypenny que vuelve a referirse al cambio de protagonista con un: “ahora peor que antes”; le sacude un bofetón al pibón principal; lee el Play Boy (y se lleva el poster); le meten mano bajo la falda cuando se viste de escocés de gala. Es una pasada. Y la música de John Barry es buenísima; y los exteriores y decorados, excelentes (el Cuartel General del malo inspirará el tercer nivel de sueño en Origen de Nolan). El antagonista, el glorioso Telly Savalas, da la talla de malo malísimo (hasta fuma como los malos) y hace crecer la historia (en paralelo al preocupante crecimiento de las chorreras de las camisas de Bond) entre persecuciones de esquí. La película llega a su climax con la referencia bíblica de la muerte de Absalón y entonces, ay, llega la boda portuguesa.

Yo no sé, con certeza, qué es una boda portuguesa. Lo que tengo clarísimo es que creí morir… y que “eso” no era una peli de Bond. ¿Bond en el altar? ¿Pero qué pasa aquí? No se me ocurre mayor transgresión de una regla básica de cine de género. Toda la película, una buena película, al carajo. ¿Es que hay que decirlo todo? Para que quede claro: ni en las películas de Bond ni en el cine Porno se casan los protagonistas. ¿Vale?

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en .. Guarda el enlace permanente.

69 respuestas a Películas francamente sobrevaloradas (5)

  1. Brunilda dijo:

    Buenos dias,

    Pues no la he visto pero la verdad es que me han entrado ganas….Muy divertida su crítica como siempre, señor Parmenio.

    A sus pies.

  2. eltumbaollas dijo:

    Vaya final, vale?
    como aquella poligonera que no me trajiné, vale?
    007, vale?
    La Esteban dice vale

    Jesusené, cualquiera se atreve a decir vale una vez que lo ha dicho Par (te alabamos Señor)

    Cuando me quite de la ginebra balear diré vale; no antes. De momento, fumo.

  3. viejecita dijo:

    Don Parmenio
    Muchas gracias por su reseña.
    A mí no me gustaba Lazemby, y, a pesar de que me encanta la serie de novelas de Ian Fleming, y de que soy forofa de Simon Raven ( tengo incluso una carta suya de puño y letra en contestación a una pequeña crítica que me permití hacerle ), no fui a ver la película, que sabía que sin Connery me iba a chafar. Y pensaba que posiblemente me hubiera perdido algo. Así que me ha ahorrado el intento de averiguarlo.
    Pero creo recordar ( se llevó uno de mis hijos los libros de 007, y tendría que volvérmelos a comprar, para comprobarlo, cosa que voy a hacer a la mayor brevedad, pero no a tiempo para escribirle esto ), James Bond se enamoraba hasta los tuétanos de todas sus chicas, sin que hubiera consecuencias matrimoniales, pero sí se casaba con una de ellas, ( la de las nieves, en Suiza, creo ), aunque a ella la mataban en un accidente provocado o así…
    Por si acaso digo lo de siempre
    Ya siento

  4. Carlota dijo:

    veni, vidi, Parmeni

  5. navarth dijo:

    Genial, Don Parmenio. Tiene razón en lo que el orden de los géneros no implica rigidez. Se puede también hacer una película de vaqueros en el espacio, como Atmósfera cero.
    En cuanto a la foto, no sabía si era Bond o la Pimpinela Escarlata.

  6. yapoco dijo:

    OJO SPOILER Pero Mr.Parmenio, si el director coincidía con ud y por ello enviudó al 007 en un plis plas.

  7. jon dijo:

    Buenos días,

    Personalmente creo que estamos no frente a una película fallida, es toda la saga. No me gusta nada James Bond, me parece realmente estúpida y el momento en que la conocí, cuando alargaba la vida de Roger Moore como protagonista, teniendo él más edad para estar en una residencia de ancianos que salvando al mundo, no hizo mucho por favorecer un posible acercamiento. Si hay que ponerla en un género, la incluirá en el surrealismo francés, por lo poco creíble y por lo aburridas que me resultan. Debo reconocer, eso sí, que esta serie debe recoger la colección de besos más fingidos jamás filmada, no creo recordarlos peores, y eso es todo un mérito.

    Quizás lo mejor de la saga, es que inspiro a “Agárralo como puedas” que a mi entender resulta mucho más creíble y menos ridícula que la del pomposo agente al servicio de su majestad.
    Pese a todo ello, me ha gustado mucho su crónica Parmenio.

    Saludos

  8. Lindo Gatito dijo:

    ¡Cachis! Me ha ganado usted por un pelo, D. YAPOCO. La “crujiente” (¡Qué hallazgo!) mrs Emma Peel le duró poco. Y Bond-Lazenby se llevó tal disgusto que no quiso repetir, aunque fue instado a ello por los productores-dioses de la saga.

    En cuanto a Atmósfera cero que dice Navarth, ya lo creo que es un western. Como que es una versión en clave SF de “Solo ante el peligro” (sólo* que el reloj de esta peli es digital, obviamente).

    *Una excusa para ponerle acento al adverbio y llevarle un poco la contraria a la RAE.

  9. Es verdad, ¿Bond ante el altar? Muy poco bond…adoso. Estupendo texto, Parmenio.

    “Pedro J, si yo fuera pobre, me iría tras Pablo” en…
    http://elblogdejoseantoniodelpozo.blogspot.com/

  10. Después de la acertadísima crítica de la película de mi General, voy a darle la última puntilla, ligándolo con la última frase del comentario de Navarth.
    El Coatee Príncipe Charlie o chaqueta que acompaña al kilt en el traje escocés es incompatible con la chorrera de encaje que luce Bond en la escena, si bien es cierto, que en la década de los sesenta hay una serie de películas en la que los personajes aparecen de esta guisa, por lo que puede haber sido la moda aceptable en el momento.
    En este caso, si Bond hubiese acudido a una boda en las Highlands, se le hubiese negado la entrada por mezclar la chorrera con la Prince Charlie por dar una sensación demasiado casual.
    ¡¡Buenos días!!

  11. Parmenio dijo:

    Muchas gracias, son ustedes adorables.

    Mi primera intención fue escribir la crónica sin volver a ver la película. Podría decir que era para elaborar desde la memoria pero la verdad es que era por pura vaguería. Lo cierto es que en algún momento me dio un rapto de sensatez, recordé que esta casa lleva el nombre del Sr. González y que eso supone mantener un standard de profesionalidad y me fui a comprar la peli para verla antes de escribir sobre ella y, la verdad, es que si no fuera por la boda sería un peliculón pero es que lo de la boda es imperdonable. Que esto es una película de Bond, leche. Aún así y por raro que parezca creo que hay que verla.

    Queridos Brunilda, Carlota, Luigi, joseantoniodelpozo, muchas gracias. Maestro Tumbaollas, creo que la pomada que le han recetado es otra. Aléjese de la Xoriguer, ¿vale?

  12. eltumbaollas dijo:

    Vale, Par.

  13. Parmenio dijo:

    Querida Viejecita, no deja usted de sorprenderme, se carteaba con Raven.

    Creo que en esta película se ajustaron totalmente a la novela de Ian Fleming, novela que no he leído, por lo que supongo que el enamoramiento, boda y -tal y como señala el maestro Yapoco- pronto fallecimiento de la Sra. Bond están en Fleming. Pero es que para eso se compran derechos y se contratan guionistas, para saltarte la novela si esta incurre en una aberración de género como la señalada: Bond no puede subir al altar. Que no es un tío normal, que es Bond.

  14. luigi dijo:

    James disfrazado de escocés: Bondage.

  15. eltumbaollas dijo:

    Mi perrito me lame las verrugas, el gato me come las migas del vientre, ayer la Mari me besó la nuca y la psoriasis de la raja del culo ya no sangra. Recuerdo cuando me gustaban las chicas, sus pechos y sobre todo su pelo brillante. Se reían en el bar del Grao cuando dije que me gustaba el brillo del pelo de una pija que pasó.La desnudé y su ropa interior era dorada y olía a chanel de mercadillo. Me embriagó tanto su belleza que no pude penetrarla, Me hizo guarrerías pero no viene a cuento, no la amé, un rato la deseé y pensaba que me iba a asesinar. Me gusta comer y morir. Lo primero lo hago a diario, lo segundo lo espero. Qué es el cine si no nuestra muerte.Putos espejos.

  16. Parmenio dijo:

    El tema del crecimiento de las chorreras en las camisas de Bond da para tesis doctoral. Aceptando, por supuesto, la erudición de la profesora Parker en cuanto al atuendo formal escocés (de todas formas revisaré “4 bodas y un funeral” donde hay mucho escocés de gala), estoy de acuerdo con el maestro Navarth (lo suyo este verano es para nota) en que el traje escocés de faralaes se les fue de las manos.

    Don Jon, soy bondista a muerte y eso que me convertí tarde. Yo era gafapastista radical y no concebía “perder el tiempo” con algo como Bond. Me abrieron los ojos y tengo la fe ciega del converso. Adoro Bond, todos los Bond hasta los casi malos. Creo que Bond es género, con temática y reglas reconocibles y que, por supuesto, no tiene por qué gustar a todo el mundo. Entramos en otra variante del debate de la cebolla. En cualquier caso, a lo que iba, tanto por éxito comercial como por influencia, es muy difícil mantener que la serie es fallida.

  17. Parmenio dijo:

    Admirado don Lingo Gatito, mil gracias por su comentario. Fíjese que no es Emma Peel sino Diana Rigg (hoy Lady Olena Tyrrell) la señorita crujiente con quien matrimonia Bond. Semejante pibón venía de triunfar en TV junto con Patrick Macnee (que luego sería, también, personaje Bond) en la serie “Los Vengadores” y se da la curiosa circunstancia de que entre las churris con las que Telly Savalas iba a conquistar el mundo estaba la también muy crujiente Joanna Lumnley que sería Purdey (sí la Purdey de la canción de Siniestro Total) en “Los Nuevos Vengadores”.

    Respecto a George Lazenby y a pesar del baldón de haberse casado (había algo de tirar la primera piedra que no recuerdo bien) creo que hubiera sido un buen Bond.

  18. Según pude entender a una boda escocesa a la que asistí, la chaqueta Prince Charlie sólo se puede llevar con pajarita en negro o en blanco.
    La de la foto es una chaqueta Prince Charlie, por lo que Bond debería de llevar la pajarita. Si hubiese llevado una chaqueta Sheriffmui, una Montrose o una Kenmore, sí se le hubiese aceptado la chorrera como pulpo.

  19. benjamingrullo dijo:

    Qué bueno, daría para una nueva serie que sería interesantísima: “Grandes transgresiones narrativas”, o algo así.

    No la he visto, pero James Bond casándose es una traición al personaje plano y que no evoluciona a lo largo de toda la película que es el propio Bond.

    Tenía entendido, no sé si es cierto, que Ian Fleming copia el personaje de Bond y las claves del género de la película de Hitchcock “Con la muerte en los talones” (North by Northwest). No lo sé, pero ya están ahí todos los códigos de las películas de espías, el malo malísimo que quiere dominar el mundo, el espía ligón e ingenioso, el héroe saltimbanqui, las persecuciones en paisajes impresionantes donde tiene la guarida el malote… Esos son los códigos, y uno va a ver las películas de James Bond precisamente por eso, no para que se case, ponga un estanco y cambie pañales.

    Cuando pagamos la entrada de una película de Bond estamos comprando fantasía y no neorrealismo italiano. Casar a Bond es un timo y una violación de todos los códigos, como terminar un tebeo de Lucky Luke, o el John Wayne del final de Centauros del Desierto dando el biberón a un niño. Son personajes que no se integrarán nunca y por eso nos gustan.

    Como para que te devuelvan el dinero.

  20. Er_Rilchal dijo:

    Don Parmenio, a pesar de la solana, me quito el sombrero.
    A mí lo que no me gusta nada, nada, de 007 es la música, no la soporto, por eso siempre he deseado que “LOS” títulos de crédito pasaran rápido.

    No se, manías mías, (aunque lo peor en música de películas eran los coros con el “dabadaba-daba-daba” del Santiesteban en las españoladas, aaaagggg)

  21. Lindo Gatito dijo:

    No abuse de su preeminencia en el ministerio de Información, querido PARMENIO. Mi serie favorita de aquellos remotos años era LOS VENGADORES (junto a LOS INTOCABLES y JIM WEST) y Emma Peel se impuso tanto a Diana Rigg, que antes me acuerdo del nombre del personaje que de la actriz (que, por cierto, hizo de hija de Vincent Price en la truculentísima shakesperiana-gore: “Matar o no matar”).En cuanto a Joanna Lumley, sin llegarle al crujiente de Diana Rigg, resulta que su nombre, “Purdey”, pronunciado con ortodoxia, tiene en Akí unas resonancias non sanctas en las que prefiero no entrar por puro pudor (pero si quiere se lo aclaro en privado, si no se me adelanta nuEstro gran TUMBAOLLAS) y que, lamentablemente eran del todo derogatorias para tomarnos en serio la (estupenda) broma de la serie.

  22. Urbi et Orbi dijo:

    “Si hay que acomplejar, por mí no queda”. Este podría ser perfectamente el lema para el escudo ducal de don PARMENIO. ¡Qué pieza tan antológica se ha marcado este hombre!

    (Yo, por cosas como esta, hasta le perdono que no acabe de doblar la cerviz en la cosa de los partidos políticos).

  23. viejecita dijo:

    ¡ Otro texto de los suyos de Don Tumbaollas !
    ¡ Viva el mes de agosto !

    Y respecto de la cubierta : no estoy de acuerdo con ustedes, cuando dicen que Bond es un personaje plano. Aunque puede que fuera pura ceguera por mi parte.
    Porque en los libros, que yo leí antes de ver las películas, Bond es, ante todo , un señor. Bien educado, sabiendo perder el dinero con la mayor naturalidad, y tremendamente enamoradizo. Nada de aprovecharse de mala manera de las chicas “crujientes” ( qué buena imagen ), y luego si te he visto no me acuerdo. Lo que pasaba es que esas chicas eran a menudo malas, y que cuando se convertían en buenas por el amor de 007, ya era tarde para ellas…
    Y claro, cuando yo veía a Sean Connery, lo veía desde el Bond del libro correspondiente , y no me parecía el típico chulito ni cuando levantaba la ceja. Y más tarde, le fueron añadiendo cada vez más gadjets superferolíticos, en vez de centrarse en el personaje, pero yo ya estaba enganchada…

  24. Rorschach dijo:

    Apoteósico, d. Parmenio. Yo también soy un bondista vergonzante y he creído que la verruga de la saga ha sido el Roger Moore payasete (y pasadete) de Moonraker y de Panorama para matar. Todos los demás Bonds me han parecido adecuados, cada cual aportando su peculiar arista al personaje sin descuidar lo principal: 007 es un asesino a sueldo, eficiente y vicioso. Y eso lo han respetado desde el atildado Brosnan hasta el bestiaparda Craig.

    Así que, sintiéndolo mucho, no comparto su punto de vista. No creo que Al servicio secreto de su majestad sea el garbanzo negro de la saga. Yo más bien lo englobaría en la categoría Bond es humano y también se equivoca. Recuerde que, en la reciente Casino Royale, el grado de encoñamiento de JB es muy superior a la entrega de 1969, hasta el punto de hacerle abandonar el MI6 (¿habrá mayor transgresión que esa?) para irse a recorrer el mundo con la muy mollar -cualquier varón compadecería esta debilidad- Eva Green. ¡Telita!

  25. Lindo Gatito dijo:

    Comparto el puno de vista de RORS acerca de Casino Royale. La secuencia en que el malvado Le Chiffre golpea con siniestro tino, con una cuerda terminada en nudo marinero que ni el de Gordias, en la zona más sensible de 007, con el peligro de hacerle un émulo de Farinelli o en reducirle el grado de su licencia a un 0,007, todavía me produce escalofríos recordarla.
    Eso sí, que las posibles parejas del agente tomen nota y sepan que tienen poco futuro con él. O las ametrallan en su viaje de bodas o les hunden encima todo un edificio en el Gran Canal de Venecia.

  26. jon dijo:

    Cierto don Parmenio, la serie es fallida conmigo, por duración y taquilla está claro que no. Tuve la mala suerte de cogerla en donde Don Rorschach indica que pare él son las peores de la saga, pero siguiendo las indicaciones de mi madre me vi también las de Sean Connery , para ella el único Bond, y la verdad es que no.

  27. repanocha dijo:

    Ay D. Parmenio escribe usted tan requetebién que casi me dan ganas de ver la película, pero, la verdad, esa foto de las chorreras ha enfriado grandemente mi entusiasmo.

  28. Sra. de BillyBod dijo:

    Dª Bonnie: gracias por esa aclaración acerca de la indumentaria del cusifai, porque siempre pensé que esa madiconada de gorguera era impropia. A mi, si no son 17 kilos (lo menos) de lana mojá, cualquier kilt me parece una madiconada. No lo llevaba con mal señorío, y hasta se lo quitaba y ponía con cierto garbo, el Liam Neeson (pronunciese con elle, si se puede) en Rob Roy. Y eso que no era un kilt sino otra cosa. Pero fuera de ahí, stop.
    De las chorreras no hablo. Ni digo ná de los colores y plegaos a la irlandaise, ¡ellos, que fueron los inventores de esa capa caída de hombros*! Por zios, por zios, no sé si pué caer más bajo.
    Y Por Cierto: 007 nunca jamás me cayó bien. Ya siento imitar a D. Andoni
    (*En el 1er. párrafo encabezado de la entrada está el secreto).

  29. Pussy cat dijo:

    Dice Jon:
    “Debo reconocer, eso sí, que esta serie debe recoger la colección de besos más fingidos jamás filmada, no creo recordarlos peores, y eso es todo un mérito.”

    Pero hombre… ¿fingir para besar a Sean Connery…? ¡Viejecita, mire a este!

  30. navarth dijo:

    Es verdad, la novieta de Bond en el nuevo Casino Royale es Eva Green. Bertolucci la saca tan espectacularmente guapa en Soñadores que igual le perdono una crítica por Belleza Robada. Bueno, no.

  31. hdayala dijo:

    Buenos días.
    Momento romántico.

  32. Kalimero dijo:

    Coincido con Don Parmenio en que el principal problema es el bodorrio y la inmediata viudez. Se le queda a uno mal cuerpo al finalizar la peli. Curiosamente, no recuerdo si había referencia al hecho en Diamantes para la Eternidad, con Connery, pero si que a Moore se le pone cara de vinagre cuando le recuerdan su estado civil.

  33. viejecita dijo:

    Dª Pussy dijo a las 2’54
    Pero hombre… ¿fingir para besar a Sean Connery…? ¡Viejecita, mire a este!

    De acuerdo con usted
    ¡¡¡ Puritita envidia !!!

  34. arcu dijo:

    Se hacen ustedes vosotros odiosos porque recuerdan todos los detalles, todas las actrices, todos los besos que se dan en las pelíoculas y ¡los nombres se actores secundarios, de guionistas, hasta de los electricistas…!, Uno ahí, no puede sentir más que envidia cochina.

    Bien escrito, D. Parmenio. Yo vi bastantes películas de JB, más que nada por las chicas que salían. Probablemente me quedé en Rip Kirby, que a mí me pareció precursor de JB, aunque seguro que D. Gatito me llevará la contraria, y con razón.

  35. La Saraghina otra mujer dijo:

    Años 60, comenzaba la adolescencia cuando en el cine forum de mi colegio me encontré con Fellini, Ocho y Medio y la danza de la Saraghina http://www.youtube.com/watch?v=CbQyy-R0J_s
    Sr. Gonzalez, usted que conoce y escribe tan bien sobre cine ¿qué impresión tuvo al verla?
    Desde aquí mando un recuerdo al Señor Cebollada, el profesor que nos dijo que los libros de historia no estaban bien escritos y preparó un cine forum donde nos vimos todo el cine bueno de la época, en el que sí se explicaba nuestra historia.

  36. Rorschach dijo:

    ¡Caramba, d. hdayala! ¡Resulta que el símbolo de Podemos no es el círculo, sino el esfínter! XDDD

  37. Espía Ruso dijo:

    Buenas tardes.

    Genial D. Parmenio. Yo también vi la película hace tiempo y me pareció de las mejores y más creíbles de la saga, menos lo de la boda. Eso fue un patinazo sentimentaloide, a todas luces inadecuado en una película de ese tipo. De un plumazo, el guionista se carga la estela de macho perdonavidas, devorador de señoritas crujientes (permítame utilizar tan acertadísimo término en mis círculos de amistades).
    Es lo mismo que si en una película, al caracartón Chuck Norris, lo vemos dialogar con su rival de turno en vez de emprenderla a mamporros al primer contacto.
    No me imagino al bueno de Chuck diciéndole a al tío Bruce :devuélveme las llaves de la moto y quédate con todo lo demás, sin mediar un par de buenas ostias. O lo otro de: toito te lo consiento menos faltarle a mi mare, sin largar dos buenos patadones.
    En fin, el estereotipo cinematográfico que es muy suyo….

  38. Espía Ruso dijo:

    Don Arcu, como es habitual está muy acertado. Uno no se acuerda de los nombres de las actrices/actores de las películas, y mucho menos de los secundarios, a no ser que ellas estén “crujientes” (gracias mi general) o que ellos tengan algún defecto físico o alguna particularidad relativa a sus preferencias sexuales.

  39. luigi dijo:

    Y hablando de SPECTRA, me he cruzado por la calle, hace tan sólo unos minutos, con José Luis.

  40. Franny Glass dijo:

    Y con esta entrada se inagura un nuevo género de crítica cinematográfica: la de morirte de risa.
    Don Parmenio, es usted un genio cuando habla de cosas serias pero aún más cuando toca temas más frívolos.
    Aunque en general no me gustan las películas de “acción”, las de Bond me gustan porque son de “acción y lujo” y porque el protagonista es todo un caballero. Ésta no la he visto pero después de esta crítica desopilante me voy a apresurar en hacerlo.
    Muchas gracias.

  41. Franny Glass dijo:

    Don Tumbaollas ¿va a retomar sus añorados sucedidos?

  42. jon dijo:

    Doña Pussy Cat, doña Viejecita, yo pensaba más en el amigo Roger, que es mi referencia como Bond, pero mis recuerdos (igual es por no gustarme la saga) es que las escenas subidas de tono y sobre todo los besos son de lo más patéticos que recuerdo. Como les comentaba no me “creo” al personaje y supongo que por ello me resulta tan ridículas las escenas de nuestro galán.

  43. viejecita dijo:

    Don jon
    Se le perdona por razón de su edad.
    Que es usted demasiado joven para haber disfrutado de James Bond Connery, y comprender que no pudiera dejar indiferente a ninguna ” chica”, buena, mala, joven o vieja.
    Y Roger Moore es muy salado, pero para otro tipo de papel, que como Bond está absolutamente “miscast”. Le iba mucho mejor el papel de protagonista de la serie “El Santo”, por ejemplo.

  44. envite dijo:

    Genial como de costumbre, D. Parmenio. Aunque no sé si ha visto la última. Nos presentan a un Bond, James Bond, con un trauma infantil. Un niño traumatizado por la brutal muerte de sus padres, que ha llagado a la madurez sin superarlo. Claro que, a éste, ya le vimos en Casino Royal. No le importaba el estado del martini y la chica le llamaba la atención por lo mal que le quedaba el smoking. Nos destrozan nuestros mitos. En fin.

  45. envite dijo:

    En cuanto a la violencia ligh se abandonó, que yo recuerde, en la primera del actor escocés Timothy Dalton, en la que, por cierto, también se casaba al principio de la peli, para enviudar en pocos minutos, claro.

  46. luigi dijo:

    Gore: Cine de género y despiece.

  47. Lindo Gatito dijo:

    Nada más lejos de mi intención, apreciado ARCU… Pero Kirby está casi en las antípodas de Bond. No tiene ninguna licencia del gobierno para nada, es detective aficionado (muy bueno), tiene gafas, mayordomo y sólo una chica en su horizonte, la neumática, crujiente y al dente rubia Honey Dorian. Hombre sí llega a tener un enemigo temible, “Fingers” Moran, pero no es “Espectra”. Eso sí, es una obra maestra absoluta y la culminación del arte de Raymond qué llegó a cimas magistrales de trazo (siempre con pincel) y montaje con la técnica de las “dayly strips”, en las que en cuatro viñetas, cuatro era capaz de resolver el planteamiento, el nudo y el desenlace, este siempre con un toque de “suspense” que se resolvía en la tira siguiente para volver a plantear un nuevo interés en la última viñeta. Un tour de force inigualable al servicio de unos guiones entretenidísimos… ¡Y aún le quedaba tiempo para planificar una unidad estética en cada tira!

    En cuanto a ir a ver pelis de 007 por las chicas que salían… Ah, pero, ¿hay alguna otra razón?

  48. arcu dijo:

    Ya sabía yo que no tenía ni idea ni de pelis ni de cómics. Gracias querido GATITO. Supongo por lo menos que los de ‘Sin City’ se inspiraron en Raymond y otros dibujantes para sus encuadres, ¿no?

  49. Lindo Gatito dijo:

    Frank Miller, el creador de “Sin City”, es un caso aparte en la industria del comic americano. Normalmente los dibujantes del medio tienen, salvo excepciones, formación académica en arte. Raymond la tenía. Hasta el punto que tenía modelos profesionales con los que abocetaba del natural los apuntes previos que luego trasladaría al papel, a los lápices y a la tinta. Y generaciones enteras de artistas le tuvieron a él como ejemplo, copiándole sus soluciones gráficas. No “plagiándole”, ¿eh?. Copiándole, que haciéndolo con los maestros es como se aprende. Los claroscuros geniales de Miller puede que tengan ecos de los de Raymond. No me extrañaría en absoluto. El estilo es muy diferente, eso sí, Y los ambientes sórdidos y torturados, con toques fantásticos. Raymond sería Chandler y Miller Corman MacCarthy especiado de Manga, Ninja o algo intermedio.

    Sus gustos en la materia son impecables, amigo ARCU. ¿Se ha leído usted el “Watchmen” de Alan Moore (con Dave Gibbons a la parte gráfica)? Se lo recomiendo. Conocerá a RORSCHACH, de quien ha obtenido su avatar nuestro genial compañero de remo.

  50. Lindo Gatito dijo:

    (vaya, ya he metido la zarpa con las negritas… en ellas iba… quería ir, sólo la palabra “Copiándole”)

  51. luigi dijo:

    Nerds: Cine de género tonto.

  52. viejecita dijo:

    ¡ Y yo que he vuelto por si las flais, pensando que no iba a haber nadie, y me encuentro la conversación sobre cómics y sobre cine basado en cómics de Don Arcu y Don Lindo ! Si es que el mes de agosto, a condición de no estar en las playas abarrotadas, es una gozada…

    A ver cuando sacan las películas basadas en los libros de Neil Gaiman, que serán memorables, a poco que Gaiman haga los dibujos ( ese es otro artista universal, como Don Arcu, que escribe, dibuja, hace música, y canta a dúo – con su mujer, Amanda Palmer – y que todo lo hace bien .

  53. El kilt ha hecho mucho daño por su uso indiscriminado. No veo a James Bond dejando caer el kilt tras quitarse las medias. Lo encuentro poco recental que diría Luis María, ese hombre memoria de un rey que no ha sido y de un español del año full.
    Dicho esto, me encantan las pelis de Bond y me sumo a la magnífica crítica de Parmenio. No me gusta en exceso Rogerr Moore pero daría algo por estar en su piel en Octopussy y rozar a Maud Adams o en La espía que me amó y hacerlo con Bárbara Bach.
    Luego hay otras pero…
    Las personas no mueren si alguien las recuerda. Lauren Bacall tiene, como muchas estrellas de Hollywood, el privilegio de la eternidad. No es poco.

  54. Rorschach dijo:

    Dña. viejecita dijo: “A ver cuando sacan las películas basadas en los libros de Neil Gaiman”

    A bote pronto, recuerdo dos películas basadas en obra de Gaiman. Coraline, una gozada de stop-motion del mismo director que Pesadilla antes de Navidad, y Stardust, un cuento de hadas magnífico, repletito de personajes inolvidable (¡ese capitán Shakespeare, encarnado por De Niro! ¡ese rey sádico, con el rostro de Peter O’Toole!).

  55. arcu dijo:

    Ya lo he encargado en Amazon, D. Gatito, muchas gracias.

    Divagación: Rorschach, Rorschach… tu nombre me sabe a un test, un pueblo alemán, un dibujante de cómics… Y a un personaje de este blog. Too much.

  56. Sra. de BillyBod dijo:

    ¡Juerrr, Rip Kirby! pero si esos comics los leia yo de pequñitaaa. Tan pequeñita que no me enteraba de nada, por otro lado. Recuerdo las poses de ojos entrecerrados del mayordomo, de manera que cada vez que veía un mayordomo en otros comics, pensaba que Kirby se los había prestado. ¡Y eran en blanco y negrooo! De ahí pasé a Capitán Trueno y la sosa Sigrid y luego a Boixcar que ya fue la confirmación de… de que me gustaba hacer monos imitándole. Y mis parientes quería que estudiase más matemáticas, hay que juerse.

  57. viejecita dijo:

    Toda la razón D, Rorschach 8’29, estaba pensando en American Gods, en The Ocean at the end of the Lane, en The graveyard book… que están en proyecto, según creo, y me olvidé de esas dos, que encima me encantan, y que tengo en casa y veo de vez en cuando….

  58. Siperobueno dijo:

    Olé tus cojones, Parmenio. Leyendo la entrada he disfrutado de una prosa más que excelente, de un salero que más que salero son las salinas del cabo de Gata y de una lección de cine tan magistral que no tiene parangón. Apúntate un merecidísimo diez. De nada, la gracias es tuya.

  59. Rorschach dijo:

    D. arcu, muchos sabores pero, como el de la manzana frita, ninguno.😉

  60. Rorschach dijo:

    Dña. viejecita, Gaiman es también el guionista de una delikatessen titulada 1602, consistente en reinterpretar a los personajes más conocidos de Marvel en la época del Mayflower. En España lo ha publicado Panini, y es una gozada absoluta.

  61. Artanis dijo:

    ¿Sabe que pasa, General…?
    Que a los bondianos de pro -como vd. y yo mismo- nos deleita hasta lo malo… O incluso el off-bondismo… O sea, hasta el delirio sixtie de aquel “Casinon Royale” con David Niven-Peter Sellers-Woody Allen…
    Los sucedáneos cachondos como Matt Helm o Flint, merecerían capítulo aparte, llegando su influencia hasta esa joya Z de producción A (de A-dorable), titulada “El Gran Halcón”…
    …que, ahora que lo pienso, merecería tribuna, aquí.

  62. Artanis dijo:

    Y vuelvo…
    Ya que leo a D. Rorschach, apuntillar al Bond-Moore, es cierto que -para mi gusto- las más flojas de la saga son “Moonraker” y “Octopussy”. Lo de “Moonraker” es un infantilismo coyuntural. Si ven el final de los créditos de “La Espía Que Me Amó” (el “Goldfinger”, la joya de la Era Moore), se anuncia el retorno de Bond… pero en “Solo Para Sus Ojos”. Ésta se postpone por el atroz (y para mí, dañino) éxito de “La Guerra De Las Galaxias”. Había que buscar una aventura llena de efectos especiales y acción extraorbital para atraer a las masas al cine. “Octopussy”, tuvo un serio problema. Se llamaba Connery y su necesidad de dinero, aceptando la bastarda “Nunca Digas Nunca Jamás”. “Octopussy” tuvo que terminarse a toda prisa. Y se nota. La era Connery tiene sus zonas flojas; “Operación Trueno” es larga, redundante y confusa, aunque tenga buenos momentos (y un arranque de los mejores, con Bond asesinando a palos a “una pobre viuda”). Soy de los que veía con buenos ojos al shakesperiano Dalton, aunque su segundo y último título fuera flojo y marcara una crisis en la serie, agravada por no poder mostrar a Bond copulando como un conejo febril, ya que el SIDA estaba en plena alarma. Otra de las peores es el último Brosnan, que entre Madonna, la terapia génica y el coche invisible, daba risa, a pesar de la belleza de Halle Berry y Cádiz simulando La Habana.
    Y Craig ha llevado el peso de un reboot con momentos irregulares, pero sólido y que -en mi opinión- ha alumbrado con “Skyfall”, una de las películas más orgullosa y políticamente pro-occidentales de las últimas décadas, de un conservadurismo sin complejos (que dirían algunos, lo siento Bardem, pero la has cobrado…) Y todo, para mi sorpresa, orquestado por el -para mí- deplorable Sam Mendes.

    Cita D. parmenio a Nolan y su “Origen”. Sé de muy buena fuente ( @faustianovich ) que Nolan ama y desea como pocas cosas, que le dejen rodar un Bond. Y supongo que solo el éxito de Mendes se ha interpuesto.

  63. arcu dijo:

    Rorschach es (también) un personaje de cómic, no un dibujante como he escrito arriba. Sorry.

    D. Rorsch, estoy pensando en patentar una tortilla española sustituyendo la cebolla por láminas de manzana frita. Pommes de terre + pommes, nunca se sabe…

  64. Brunilda dijo:

    Ya que hablamos de Bond tendríamos que dedicar una entrada al agente Felix Leiter de la CIA, que en alguna de las películas es más joven que Bond y en otras más viejo, en unas es blanco y en otras es negro. Creo recordar que en una incluso es devorado por un tiburón… para volver a aparecer tan ancho en la siguiente.

  65. luigi dijo:

    Cine de Safaris: De género dentro por el calor.

  66. Lindo Gatito dijo:

    ¡Bravo por el comentario de BRUNILDA!

    Juro que esta misma tarde estaba pensando en ese proteico personaje, pero como no estoy en casa y el ordenata sirve también para labores profesionales, lo he dejado pasar. Me alegro que salga a la luz el disparate del personaje de Leiter, prueba de que la serie toda es un gag enorme (del que no me he perdido ni un solo episodio, ni el que contaba con Javier Bardem), como lo prueba hasta la complicidad de la Reina Isabel II en la inauguración de las Olimpiadas de Londres (nunca 007 ha estado tan al servicio –esta vez no tan secreto– de Su Majestad).

  67. benjamingrullo dijo:

    Pues a mí me gusta Roger More como James Bond. Fue mi primer James Bond. Será por eso.

    Sean Connery es un magnífico Bond y un gran actor con una presencia asombrosa en la pantalla. Pero, si alguna vez se interesan por la persona real, descubrirán que lo realmente asombroso es cómo puede tener semejante presencia un tipo que es tonto hasta extremos poco creíbles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s