Los otros malos I

Benjamin Grullo

Aunque la narrativa nos proponga como modelo al héroe, secretamente nos reconocemos en el villano. El héroe es perfecto y nos agobia con su ejemplo. El malo es, paradójicamente, más humano. A nosotros, seres retorcidos llenos de culpa, el malo nos relaja de la presión moral de la sociedad. Una sociedad que, con esos arquetipos que nos proponen como ejemplo, nos exige comportamientos de una bondad imposible y agotadora. Miramos al malo y reconocemos al niño que nos gustaría seguir siendo y no el penoso responsable que estamos obligados a ser. Por eso nos encantan los malos, nos encantan su ausencia de remordimientos, su placer instintivo y su determinación en el mal. Los malos hacen realidad nuestros deseos más secretos y nos permiten explorar el lado más oscuro de nosotros mismos. Gracias al mecanismo de identificación con el personaje que nos permite vivir vidas vicarias, el malo nos sirve de vía de escape para disfrutar de acciones a las que nunca nos atreveríamos, pero que a una parte de nosotros, en el fondo, le apetecería. Los malos son tramposos, seducen a doncellas preciosas sin comprometerse, revientan gilipollas insoportables, son ambiciosos, viscerales, glotones, hedonistas, caprichosos, espontáneos… seres arrebatadores. Pero bueno, el héroe es, al final, el que es aceptado por el Nosotros y, sobre todo, el que se lleva a la chica, y hay argumentos definitivos.

Pero, piénsenlo un momento, ¿y si no es una personalidad fascinante lo que nos convierte en malvados, sino la falta de personalidad? ¿Y si el mal no es consecuencia de la personalidad sino de la identidad? ¿Y si no son la ambición, la locura, el poder, la inteligencia amoral, el capricho lo que nos hace malvados, sino cualidades mucho más triviales, como la inercia, las estupidez, el mimetismo, la pertenencia? ¿Y si somos malos por copiones? ¿Y si somos malos por normales? ¿No es mucho más inquietante?

 La narrativa individualista ha ido puliendo los malos hasta crear seres fascinantes. Pero en realidad miramos a nuestros viejos malvados con melancolía. En el fondo sabemos que son creaciones de un mundo anquilosado que analizabamos desde patrones individualistas, un mundo que sí entendíamos, un mundo que se pierde. El mal de nuestro tiempo es otro, es un mal vulgar y corriente. Por eso van a perdonar ustedes que, después de la impresionante lista de villanos geniales, dedique unas entradas a unos individuos cuya personalidad no es nada interesante, precisamente porque no lo son, individuos, digo. Pero es que, para mí, la maldad más fascinante es la del idiota.

Porque en nuestros tiempos son los idiotas los que nos permiten explorar el lado más oscuro de nosotros mismos que tal vez no sea la maldad, sino la estupidez. No son las grandes personalidades estropeadas, sino los seres con identidad, o sea los despersonalizados abducidos por una identidad colectiva los malos que más me interesan. Mis villanos son los de la villa. Mis malvados no son malos por geniales, son malos porque son estúpidos, porque copian los comportamientos de los demás. Son malos por gregarios.

Pero el tratamiento narrativo de este tipo de malvados tiene una problema añadido por la dificultad que entraña el trato inevitable que hay que dar a las identidades. Si un autor presenta un retrato que él cree objetivo de una identidad, por ejemplo, el nazismo, se le dice que sus malos no son personajes tridimensionales, que son caricaturas. Con lo que, implícitamente, se acusa al autor no sólo de sectario y dogmático, sino también de falto de talento. Si el autor opta por equilibrar un poco y humanizar a sus “malos” y darles profundidad, la narración, paradójicamente, deja de ser fidedigna de la realidad que busca describir y se convierte en algo completamente inane.

Es verdad que en todo lo demás una persona con identidad colectiva puede ser un ser humano completo, con sus dudas, su escepticismo, su humanidad, un tipo tolerante y amante de los suyos, pero también es verdad que en todo lo que a su identidad se refiere se comporta como una caricatura. Por eso, la culpa no es del narrador, sino de un sentimiento de pertenencia que convierte a los hombres en muñecos, clichés, personajes planos. Y no se puede convertir en personajes tridimensionales a gentes cuyo principal mérito consiste en no serlo, porque entonces no podemos describir con fidelidad el fenómeno de la desindividuación y la despersonalización colectiva. El fenómeno de la identidad, o sea, nuestra capacidad para ser idénticos.

Entonces, si no podemos personificarlos en personajes tridimensionales ¿cómo puede un narrador proyectar en unos personajes unos rasgos fundamentales de nuestra propia personalidad: el gregarismo, el mimetismo, la estupidez, el colectivismo… para que nos den pistas de cómo funciona la identidad y que podamos entendernos a nosotros mismos?

Al margen de las narraciones sobre niños y adolescentes, como El señor de las Moscas, las historias de gangs y hombres en grupo que quieren linchar a Spencer Tracy, o falsos documentales como Zelig, ha sido la ciencia ficción la que ha sabido encontrar la mejor solución al tratamiento narrativo de la despersonalización de los que se empaquetan en una identidad.

Los monstruos creados por la ciencia ficción han conseguido plasmar una dimensión de nosotros mismos que no aceptamos demasiado bien: la estupidez mimética, que ni siquiera es genuina, sino gregaria porque está fundamentada en el instinto de pertenencia. Cada época tiene sus monstruos, unos monstruos con los que los hombres se explican a sí mismos. Los monstruos de nuestra época no hablan muy bien de nosotros. Voy a empezar por los idiotas, ellos son mis primeros malvados favoritos.

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en ., Mis malos de cine. Guarda el enlace permanente.

69 respuestas a Los otros malos I

  1. eltumbaollas dijo:

    Buenos días,
    magnífica reflexión.
    Quizá un tanto desasosegante para una mañana dominical.
    Gracias don Bejamín.

  2. chigorin dijo:

    Sartre: el infierno son los otros.
    Benjamín Grullo: el infierno somos nosotros.

    Buenos días. O algo.

  3. Rorschach dijo:

    Mierda, me ha pillado. Vale, lo admito. Yo también quiero tener una base secreta oculta en un volcán inactivo, celebrar mis reuniones de trabajo en un zepelín gigante, protegerme con un ejército de cientos de sicarios enfundados en látex, llevar en mis rodillas a un gato con collar de brillantes y atracar Fort Knox antes de la hora del almuerzo. ¿Y qué? ¿No se puede tener un hobby?

    Delicioso texto, benjamingrullo. Siga, siga…

  4. luigi dijo:

    Complicado desde la mismísima concepción, el humano, es un individualista gregario.

  5. Pussy Cat dijo:

    Buenos días. Regatas en San Sebastián, con tiempo espectacular.
    Pues será porque soy chica, pero no consigo identificarme con esos malos que dice Benja, que por otra parte, nos hace una magnífica reflexión. Los malos de las películas siempre me han dado mucho miedito, me gusta mucho más el héroe que además suele ser el guapo, detalle nada desdeñable. Tengo que acordarme de alguna mala, a ver si me produce una secreta querencia a ser como ella, pero no, debe de ser la educación judeocristiana, de la que tanto hablábamos hace veinte años (ahora se nos ha olvidado la disculpa), la que nos impide envidiar y emular su perfidia.
    Ahora, eso sí, en cuanto a la despersonalización colectiva que suele traer Benja, akí, campeonas. Son legión las mujeres vascas que arrasan con cualquier pensamiento propio, para aceptar sin fisuras toda la parafernalia nacionalista, aceptando sus directrices aplicándolas a la crianza de la nidada, de ahí la explicación del triunfo nacionalista en los próximos comicios. Son ya mayoría los votantes de menos de cuarenta años, que se han criado a los pechos de esas emakumes de encefalograma plano, a las que Arzalluz y Garaiko inocularon el virus de la maldita pertenencia, de la que recurrentemente nos ilustra Benja. No se si son malas, lo que sí se es que son idiotas.

  6. Lindo Gatito dijo:

    JO TA KE, BENJAMINGRULLO jauna. Se lo dice un gallego, un Robert Neville refugiado en su ciudadela (metáfora genial de Richard Matheson; para quien lo desconozca, guionista y escritor de ciencia´ficción, autor de una de las novelas más adictivas de todos los tiempos: “Soy leyenda”. Húyase cuidadosamente de las adaptaciones al cine que ha tenido, sobre todo de la última, la protagonizada por Will Smith) y resistiendo el permanente asedio de los mutantes/vampiros/zombies/sabinoaracnoides. Un ejemplo, de los más temibles. Tenemos instalado en días de eventos (Semana Grande, 31 de agosto, San Sebastián…) un berreador que se hace llamar: “El poeta del Pueblo”. Es juglar de la variedad “Lamentosa” y sus aguardentosas gárgaras a las que me niego a llamar “canto”, de gran nivel de decibelios, las ejecuta con acompañamiento de dos instrumentos indispensables, guitarra y boina. son composiciones suyas, euskéricas únicamente, remachadas en sílabas terminales y con “erres” fuertes y bien muladas, digo, moduladas. Sus intervenciones rituales las hace muy concentrado, con los ojos fuertemente cerrados de par en par (pero con la boca herméticamente abierta a todo trapo, el cabrón), como en trance.
    Terrorífico. El Dr. Jeckyll tenía que tomar una droga para despertar a Mr. Hyde. A mí me basta oírle empezar sus graznidos para licantropizarme a plena luz del día.

  7. Pussy Cat dijo:

    Jon Juaristi nos escribe este precioso artículo, que baraja varios temas de actualidad. No solamente bien escrito, sino deliciosamente incorrecto, como debe ser.
    Tenderos
    Aquí el golliwog del que habla.

  8. Lindo Gatito dijo:

    (Mi Santa, que es una ídem. Ya lo creo que sabe que son malas. De hecho, conocemos algunos ejemplos con los que Freud y Jung cambiarían de profesión por la de ermitaños. Los idiotas son sus maridos, novios, parejas, apaños o cosas. Pero ellas, malas de c*j*n*s)

  9. chigorin dijo:

    Planes para el día:
    – llevar niños al parque a cazar bichos
    – cocinar fideuá
    – ver fórmula 1
    – comprar tabla plancha
    – dominar el mundo

  10. Pussy Cat dijo:

    P.J.Ramírez demoledor con Rajoy en su “Carta del director” en El Mundo.No se puede negar que este periodista se curra sus artículos formidablemente. Menudo peligro tiene.
    ¿Y si Gabriel Elorriaga tenía razón?

  11. Me ha encantado la entrada, Benjamingrullo.
    Al igual de doña PUSSY, no soy de las que me identifico con el malo aunque si algo me fascina este personaje es que consigue que descargue mis culpas diciéndome qué buena soy.

    Pero lo que sí me parece más inquietante de tu entrada y de otras muchas tuyas (con las que siempre estoy de acuerdo) es que cuando hablas de mimetismo, gregarismo….me haces preguntarme a mi misma cuánto soy yo de gregaria, de mimética, cuánto de despersonalizada….porque creo que de este aspecto, no nos libramos nadie aunque, lógicamente, unos más que otros llegando algunos a ser verdaderos despersonalizados. Lo de malos por copiones, malos por normales me ha hecho reír un montón. Qué razón tienes.

  12. eltumbaollas dijo:

    Maestro Chigorin
    salvo lo de comprar una tabla,
    el resto es un inigualable plan para una matinal de Domingo.
    Que lo disfrute (y que no gane Kimi)

  13. Pussy Cat dijo:

    Precisamente, hablando de malas, viene hoy este reportaje en El Pais, sobre la dulce Neus.¡que antigualla!.¿Como nadie va a querer identificarse con esta desgraciada?
    Moriré con las botas puestas

  14. andronico dijo:

    Los artículos dominicales de Pedro J. hay que reconocer que por longitud y densidad a muchos les puede dar pereza leerlos.
    Hoy no se lo pierdan: uno de su mejores artículos de los últimos años y una descripción perfecta del inquilino de la Moncloa.

  15. Neo... dijo:

    Yo debo de ser malo o soy idiota, o las dos cosas a la vez.

    Desde que ha subido el IVA ( pero nunca venía) he consumido cero Euros.
    Ahí es donde se ve mi maldad: en que el Gobierno sube los impuestos para mejorar (eso dicen) la situación económica del País, y yo les respondo con un corte de mangas – mejor dicho, un corte de cartera-.
    ¿Y la idiotez?
    La idiotez resulta de consumir encendiendo el ordenador, poniendo el microondas, la lavadora y cocinar; la ducha con agua caliente, ver la formula one; coger el coche para ir a un kilómetro a la farmacia, etc,etc…

    Tengo que reconocerlo, soy malo…, pero a idiota no hay quién me gane.

    Buenos días + IVA.

  16. Pussy Cat dijo:

    Y para malo real el repugnante parricida Bretón. Con ese si que nadie puede tener la menor tentación de imitación ni admiración ni nada. ¡Que grandísimo canalla!
    Cerco al monstruo

  17. Navarth dijo:

    Magnífica entrada Benja. Y estoy de acuerdo en ese punto: siempre he pensado que la carretera más directa y mejor pavimentada hacia el mal extremo es la estupidez. Me ha hecho pensar inmediatamente en la “Ordinary people” del Batallón 101.

  18. Doña Pussy, ¿se imagina que a Bretón le quedaran nueve meses de vida? ¿cree que se le condecería el tercer grado? Ni jartos.

  19. gracias por el magnífico texto, Benjamín. Lo que ocurre, creo, es que hay malos y malos,dela misma forma q buenos y buenos. Por supuesto q hay “malos” (rebeldes, sexys, inteligentes) cautivadores,mil veces más interesantes que los “buenos” (ñoños,aburridos,bobos), pero lo específico de esta época,más q la estupidez, consustancial al género, es la asunción mayoritaria en las fábulas modernas del atroz y delirante punto de vista del psicópata: eso rompe cualquier sociedad q se precie de serlo. Saludos:
    “Cábalas para un tuit irreverente” en http://elblogdejoseantoniodelpozo.blogspot.com

  20. Genial Don Benjamíngullo, echaba yo de menos a estos villanos como el Doctor Maligno (y su miniyo) de la foto.
    No sé ustedes, pero yo siento predilección por estos malos que nunca dan ni una, debe ser debido a que, en mi niñez, siempre quería que el Coyote atrapara al Correcaminos, Silvestre a Piolín y Jinx a Pixie y Dixie, esos malditos roedores…aunque mi favorito era Pierre Nodoyuna, de mis añorados Autos Locos, incansable en sus maquinaciones para ganar una carrera.
    ¿Para cuándo una de estos malos malísimos?
    Buenos días remeros.

  21. ¿debe ser debido? .., quisir, “puede ser debido”

  22. Penalty y Expulsión dijo:

    Buenos deias.
    Hoy nos sacan obligatoriamente la lengua.

  23. luigi dijo:

    Benjamin Grullo: Teoría de Cuerdos.

  24. Buenos días a todos, desde Valladolid y camino de la sierra de Gata donde les leeré a lacnoche.
    In memoriam

  25. Frida Palo dijo:

    En el artículo de El País sobre la Dulce Neus dice: sus hermanos gemelos de 17 y 18 años.

  26. Penalty y Expulsión dijo:

    Carlos Sánchez en El Confidencial, con El gran error de Mariano Rajoy también se apunta a las críticas del día: falta de liderazgo y de soluciones estructurales, parches Sor Virginia donde hace falta cirugía.

  27. maralhino dijo:

    Buenos días.
    Magnífica entrada, D.BENJA, y desasosegante.
    Les traigo a un loco cuerdo, que no Cuerda, para que sonrían un poco, en este extraño domingo.
    Me he disociado, y desde encima del toro, observo a mi otro yo, Michel Piccoli…

  28. Gaugamela dijo:

    Buenos días.
    Ante todo, felicidades a todos los que, con sus entradas, nos han hecho disfrutar, aprender y profundizar en el asunto de la maldad, a lo largo de este agosto de fuegos, malos de hecho y derecho que pretenden alcanzar la dignidad, que nunca tuvieron, al “final de sus días”, sin ni siquiera reconocer sus imperdonables atrocidades…
    Hace unos días, el Sr. Espada publicaba un artículo ( ya siento no poder traerlo), sobre la “no presunción” que se le está aplicando al Sr. Bretón. Lo digo porque, se leen y escuchan demasiados juicios de valor acerca de este hombre, al que, si no me equivoco, ningún juez ha declarado culpable con la ley en la mano.

  29. Paco Belmonte dijo:

    No se si hace falta liderazgo o no, no estoy dentro del PP. Lo que si se puede observar desde fuera que no hacen pedagogia de la bestialidad de medidas que han tomado. No explican nada, ni aunque los maten. Echamos de menos esos lunes repletos de pepiño y Fernandez de la Vega, atizando a diestra y siniestra a todo lo que se movia en el PP. Antes o después eso se paga, por mucho que hagan, el populacho necesita carnaza que devorar.

    Desmontar treinta y tantos años de clientelismo, es muy duro, para socialistas y populares. Hay quienes esperan a los hombres de negro como extraterrestres salvadores de nosotros mismos, cuando la verdad es que vendran para asegurarse su tesoro. La reforma estructural de verdad vendrá de la mano de algún partido nuevo -puede ser UPyD- que no tenga lastres. Y para eso queda aún mucho trecho, o que la crisis adelante los tiempos..

    Saludos

  30. luigi dijo:

    El hombre es un ser complejos.

  31. Pussy Cat dijo:

    Con un pie en el autobús que me llevará a la capital del reino, para cuidar a mi reyecito particular, entro y veo que el remero esporádico Belmonte, hace referencia al partido esperanza en este páramo. Les enlazo a una noticia sobre Gorka maneiro, valiente donde los haya, defendiendo una postura anticorriente. Corriente que por cierto arrastra a los partidos que teóricamente deberían mantenerse en políticas que no hace mucho defendían.
    ¡Hay que j.d.r.s.!
    UPyD defenderá en las elecciones vascas la derrota de ETA “sin cesiones” a la banda ni a sus presos
    A ver si les puedo leer a la noche, queridos.

  32. Omar Jayyam dijo:

    Ya lo decía Cipolla: Nadie puede ser malo las 24h. Pero la estupidez no descansa.

    Don BenjaminGrullo: conozco bien esa sensación de incredulidad que despiertan personajes reales como la vida misma. La culpa es de la ficción, que ha hecho unos malos tan verosímiles que los de verdad no dan el tipo.
    Tiene gracia que use la imágen del Dr Maligno, pues en esa película, toda ella una parodia que se regodea en el tópico, hay uno de esos ejercicios de humanización del malo que menciona, simplemente genial. Se trata del Henchman, el esbirro, la carne de cañón… esos malos sin rostro que están ahí para que el bueno se los vaya cargando sin contemplaciones mientras va detrás del malo fetén, el que acaricia el gato. Creo yo que entraría en la categoría de estúpido, ya que arriesga el pellejo luchando contra un tipo que no le ha hecho nada y por el salario mínimo. Pues bien, en Austin Powers, hay una escena en la que se nos humaniza al esbirro como un currante más, con familia y amigos, puteado por el jefe, como todos, obligado a hacer horas extras y con unas condiciones laborales pésimas (¿para cuando un sindicato de esbirros?), y se nos muestra las consecuencias de unas de esas muertes de trámite. Una delicia.

  33. Penalty y Expulsión dijo:

    No es por hacerle sombra, don Benja, pero yo vuelvo con los mismos malos:

    Los que se regodearon, divirtieron, disfrutaron y se alegraron con la tortura a Ortega Lara y nunca condenaron ni esa acción ni asesinato alguno de ETA, consideran que el caso “Bolinaga” es un asunto de derechos humanos básicos.

    (de derechos humanos…)
    (lo habrá escrito Josu Ternera, miembro de la comisión parlamentaria del ramo)

  34. Neo... dijo:

    – Señor Castro, le recuerdo que el lunes a las doce tiene cita con el otorrino.
    – ¿Que ha llamado Antonino? Dígale que luego le llamo.

    ……….

    – Y aquí tiene los informes del preso Bolinaga.
    – Ah, ¿que estaba bolinga? Pues nada, nada, que lo suelten y que la duerma en casa.

  35. luigi dijo:

    Maldad y estulticia: Del mal, el memo.

  36. Caramba! Don Benjamín se une a los comentaristas de cine. Bienvenido. Excelente post.
    Y buenas tardes a todos.

  37. BenGunn dijo:

    Chapeau, D.Benja. Nunca se me había ocurrido lo de que plasmar en la pantalla el mal gregario presente dificultades especiales, pero tiene usted razón. Si excluimos a los villanos caricaturescos (Fu-Manchú, el Dr. No y similares) y nos atenemos a los que están caracterizados con un mínimo de realismo, los que nos ponen más fácil la identificación son los delincuentes comunes ¿Cuántas películas hay protagonizadas por ladrones de guante blanco o atracadores? Por mucho que en la realidad les odiemos y les temamos, no podemos evitar que nos fascinen. Sus motivaciones, ya sean la ambición, el dinero, la venganza o la perversión sexual, son exclusivamente suyas. Son personalidades vivas y fuertes.

    Con todo, no estoy de acuerdo en que el malvado gregario, o “político” sea completamente irrepresentable. Me vienen a la mente un par de memorables nazis del cine: el coronel Von Waldheim de El tren de Frankenheimer o Amon Göth de La lista de Schindler. Vale, Waldheim quizá no es prototípico del rank and file del movimiento, cuesta imaginárselo en mangas de camisa y con pantalones cortos de peto escuchando las jeremiadas del Hitler joven en una cervecería. Pero ¿Göth? No me diga que no quedaría mimetizado en el acto con el entorno si se pusiese a tomar chatos en una Herriko taberna.

    Desconfiamos tanto de la política (de “lo colectivo”) que el fervor político excesivo nos irrita incluso en el héroe del relato y cuando favorece a una causa teóricamente “buena”. Piense en cuántos protagonistas de cintas sobre la segunda guerra mundial se incorporan a la resistencia o a una misión de sabotaje antinazi de una manera poco menos que casual, casi a regañadientes (o inducidos/enredados por una mujer) Lo que nos gusta es el individualismo, que se oriente al bien o al mal poco importa. La razón por la que nos identificamos con el héroe no difieren mucho de las que nos empujan a envidiar al malo.

    Quizá una de las cosas que más frustran la identificación con un malo gregario es lo ufano que se siente, la convicción granítica de ser bueno. Los malos que nos gustan son malos lúcidos, que no se engañan sobre lo que son. Lo insufrible es la mezcla de beatería y crímen, las racionalizaciones cutres de los propios actos.

  38. Neo... dijo:

    Mi abuelo también fue picador.

    En los últimos años de su vida nos contó a los nietos que él nunca quiso ser el malo de la película.
    Mi abuelo no era idiota; un poco canalla sí, pero idiota no; y malo, lo que se dice malo, tampoco; sino que tenía la costumbre de encontrarse siempre en el sitio y en el momento justo donde no debía de estar y realizando lo que no debía de hacer.

    En su infancia había pasado graves deficiencias culinarias; o quizá fuese más acertado llamar a esa escasez alimentaria: hambre. Pero mi abuelo comía caliente, eso sí; gracias a que mi bisabuelo se quitaba el cinto bastante a menudo como premio a las constantes desubicaciones espacio-temporales de su hijo.

    La infancia de mi abuelo transcurrió en una época en que los españoles, a consecuencia de los bajos salarios, malas condiciones laborales y grandes diferencias entre clase sociales, tuvieron verdaderos problemas para poder comer dignamente. El pan negro era apreciado en la mesa como si de una mariscada se tratase, y el comer carne dependía del termómetro: si la temperatura ascendía a más de treinta grados y la canícula estival hacía acto de presencia, se podía abrir de par en par las ventanas y la puerta de la casa para que las moscas acudieran ( como lo que son: moscas) a refugiarse en el puchero de sopa, aportando un alto valor nutritivo a la misma ya que el hueso de jamón, que utilizado en incontables ocasiones para tal menester, tenía menos carne que el tobillo de un jilguero.

    Otra de las excelencias culinarias utilizadas en aquellos tiempos era la sopa de piedras: una buena cazuela puesta al fuego, agua hasta los bordes, sal al gusto y dos cantos “rodaos” por comensal. Se calentaba el agua hasta alcanzar el punto de ebullición, se le añadía la sal, y se introducían en la cazuela los cantos “rodaos”. A los dos minutos (segundo arriba, segundo abajo) se retira esta del fuego, se tapa con un paño y se deja reposar durante cinco minutos (segundo arriba, segundo abajo). Antes de servir se retiran las piedras, que ya habrán dado su sabor, y se guardan bajo una capa de estiércol de origen animal (no racional a poder ser) para una próxima utilización en tan deliciosa sopa.

    Mi abuelo, una vez asentado como segundo picador del famoso torero Antoñito “El Cojo”, y recién casado con mi abuela se prometió a sí mismo que nunca sería el malo de la película. Una fotografía lo muestra con claridad.

    Al ser su primer nieto me dejó la foto como recuerdo. Mi abuelo se halla en la cima de un altozano. Observa el vuelo de una cazuela y dos cantos “rodaos” que ha lanzado con rabia hacia lo alto, y que el viento, muy fuerte en aquellos momentos, aleja ladera abajo. La expresión de su cara y el rictus de su boca parecen reñir al viento.

    Detrás, con la difícil caligrafía de mi abuelo: Juro por Dios que nunca volveré a pasar hambre.
    A partir de entonces mi abuelo fue conocido con el apodo de “ Señorito Escarlata”

    Guardo esa fotografía con mucho cariño, y siempre que escucho a Víctor Manuel me acuerdo de ella.

    Sí, mi abuelo también fue picador.

  39. Feroz dijo:

    Buenas tardes. El remero de primera Feroz solicita permiso para subir a bordo. Dª Daphne les manda recuerdos. Una de las pocas cosas agradables de la vuelta a la rutina es poder reunirme de nuevo con mis amigos de la Argos

    Contestando a lo que preguntó ayer D. Penalty le diré que sigo teniendo licencia de pesca, pero que estos días he procurado no enterarme de ninguna noticia para no amargarme las vacaciones.

    A la vuelta de ellas he sido atropellado (como tantos otros) por el auto del juez Castro, que considera que no es “humanitario” que los etarras paguen sus crímenes en la cárcel, porque es un sitio que “reinserta” poco, y que estarán mejor integrados en la sociedad tomando potes con sus amigotes. Hay que reconocer que es consecuente con sus dogmas progres, ya que fue el que permitió que De Juana Chaos acabara sirviendo pintas en un pub de Irlanda.

    .

  40. Neo... dijo:

    ¡Besugos, temblad!

    El Tigre a vuelto.

  41. Rorschach dijo:

    Y el nieto del abuelo de d. Neo… vuelve al tajo. Laus Deo!

  42. eltumbaollas dijo:

    Don Neo
    ha vuelto usted en plena forma literaria.
    ¡pero ese a vuelto el tigre…!
    las prisa y la emoción

  43. Penalty y Expulsión dijo:

    Esto ya empieza a ser lo que era…

    (y en cuanto don tumba tome un poco de verdejo… ¡ya verán!)

  44. Neo... dijo:

    Error ortográfico:

    Donde pone : El Tigre a vuelto.
    Debe poner: El Trigue a vuelto.

  45. eltumbaollas dijo:

    Pero qué bruto!!!
    “el Tigre ha volvido” ¿Carajo!

  46. Penalty y Expulsión dijo:

    Mi haportación: Ya rujen los motores de la Hargos

  47. eltumbaollas dijo:

    Grosjean: 50.000 € de multa y no correrá en Monza
    Maldonado: Diez posiciones en Monza

    (Para iniciados)

  48. Penalty y Expulsión dijo:

    Enhorabuena a los ondulados de mañana.

    (siempre me gusta ser el primero que felicita)
    (pero como estoy en la cama a esas deshoras…)

  49. Dr. Asclepio dijo:

    Así es don Benja, nada hay más humano que el crimen. Ningún otro ser viviente los comete. Eso tiene a condición humana: no se pueden contar todos los sueños, ni todos los pensamientos íntimos. Por eso hay que hacer arte y cultura con ello.

  50. Penalty y Expulsión dijo:

    (jo, soy el primero en felicitar a los ondulados de mañana y ninguno de ellos me lo agradece)

  51. Penalty y Expulsión dijo:

    Abierta la precampaña electoral.

    (a ver si ganamos; al menos en decir ´tonterías.

  52. Penalty y Expulsión dijo:

    Y dicen de Txusito López: “También ha reivindicado las políticas de defensa del Estado de Bienestar”. (El Mundo)

    (Y qué tal si hubiésemos reivindicado políticas de defensa del Estado (a secas), lehendatxusi?)
    (eso no estaba en su acción de gobierno)

  53. Neo... dijo:

    Como han cambiado los tiempos.

    Antes:
    -¿Qué tal las vacaciones?
    -¡Cortas! ¡Y encima mañana tengo que empezar a trabajar!¡ Qué asco!

    Ahora:
    -¿Qué tal las vacaciones?
    – ¡Cortas! Y encima mañana tengo que sellar la cartilla del paro!!Qué asco!

  54. Artanis dijo:

    Buenas y, aparte de congratularme porque D. Benja salte al ruedo argosiano post-agosteño…
    Dr. Asclpio, 7:54 hrs.
    ¡Amén!

  55. Penalty y Expulsión dijo:

    Don Neo: Le garantizo que en algunos países el mayor stress laboral no es trabajar, sino estar en el paro y tratar de cobrar una prestación. La Administración te obliga a demostrar que, diariamente, te hn rechazado un abundante número de empresas a las que te has ofrecido con un curriculum y los informes de cada sitio trabajado anterior que avalen lo escriito en el CV. Y si te encuentran (en la Administración) un trabajo, aunque no sea el que buscas, a cien kilómetros de tu domicilio, estás obligado a aceptarlo o, automáticamente, se pierde cualquier prestación.

    (igualico, igualico que aquín)
    (se trabaja más en el paro que en activo)
    (por eso tienen tasas que no suelen superar el 2%)

  56. Set Point dijo:

    Caramba, D. Penalty. Díganos urgentemente qué país es éste, por favor.

  57. Set Point dijo:

    A, perdón. Buenas noches a todos.

  58. Set Point dijo:

    A, no; Ah.

  59. Penalty y Expulsión dijo:

    Uno, al menos: Suiza

  60. Neo... dijo:

    ¿Realmente no hay trabajo en España?
    Trabajo hay… y mucho.
    ¿Hay empresas en España? -Muchas.
    ¿Han cerrado empresas en España? -Muchas.
    ¿Porqué?
    Por que no eran rentables. Por que el trabajo efectuado en esas empresas no generaba beneficios suficientes para poder mantener sueldos, impuestos, etc, etc.
    Pero… si el producto elaborado, una vez lanzado al mercado y consumido, sí ofrecía beneficios para mantener la empresa…
    Ah, es que ahí está el problema: en que el producto elaborado no es consumido.
    ¿Y porqué no es consumido?¿ Porque el consumidor no tiene dinero?¿Porque el consumidor tiene cautela a la hora de gastar el dinero que tiene?
    ¿Y porqué tiene miedo el consumidor?¿Porque escucha la radio, ve la televisión o lee el periódico, donde una y otra vez le bombardean con la noticia de que estamos mal…, hay crisis…, la prima de riesgo sube…, la bolsa baja…?

    Solución. No escuches la radio; no veas la televisión; no leas el periódico.

    ¡Gasta! ¡Gasta! ¡Gasta!

    Que lo que dejes en el testamento, lo guardaran los herederos debajo del colchón.

  61. Set Point dijo:

    Muchas gracias, D. Penalty. Parece que eso es administrar el dinero público con el cuidado de un buen padre de familia, que decían los antiguos romanos.

  62. chigorin dijo:

    Lo que me ha parecido Rajoy en la entrevista del ABC: IVA subidito.

  63. ISLATORTUGA dijo:

    Hace unos días, un fraile franciscano, Aguirrebalzategui de apellido, posiblemente de Oñate, encabezaba una marcha de apoyo al Boli.
    Hoy, LD nos trae este artículo que les enlazo.
    Echo en falta en la lista de curas batasunos a unos cuantos muy conocidos, por ejemplo Balentzi, alma de las concentraciones y manifas batasunas en la Parte Vieja de San Sebastián.
    El artículo de LD enlaza con unas declaraciones de María SanGil en las que menciona la falta de sensibilidad y cariño de los obispos Setién y Uriarte con las víctimas de ETA.
    Saca a relucir la escena, que yo la presencié en directo, un sábado por la mañana en los jardines de Alderdi Eder, cuando Setién pasó delante de la concentración sin dignarse siquiera mirar a los hijos de Aldaya.Todos sabemos que unas palabras de afecto por parte del obispo no hubieran supuesto la liberación del secuestrado, pero sí una pequeña alegría para sus hijos.
    Paso a contarles la experiencia que viví precisamente durante este secuestro.
    Un jueves por la tarde en Octubre de 1995 coincidí en el aeropuerto de París-Orly con Miguel Indurain que acababa de estar en la presentación del Tour del año siguiente. Nos conocíamos de varias cenas con mi amigo Marino Lejarreta y charlamos en la sala de espera. Le comenté que en cuanto llegara a Biarritz, salía zumbando para la concentración de los jueves en el Buen Pastor para pedir la libertad de José María Aldaya.
    Me pidió encarecidamnete transmitiera a los hijos de Aldaya todo su cariño y deseos de que se resolviera rápidamente el secuestro.
    En la plaza del Buen Pastor contacté con Enrique Cercadillo, el portavoz de la familia que se alegró mucho del mensaje de Indurain. Al finalizar la concentración tuve la ocasión de estar con la hija y el hijo de Aldaya, y la verdad es que me impactó y emocionó mucho la esperanza y agradecimiento que transmitían sus miradas. Cualquier detalle, o palabra de ánimo para aquellas personas, después de varios meses de secuestro, era importantísimo.
    Esto, el obispo Setién, pastor de almas, se lo negó.
    Perdonen la chapa que les he soltado amigos remeros, pero lo tenía que contar.

    http://www.libertaddigital.com/sociedad/2012-08-31/los-curas-y-frailes-batasunos-siempre-al-servicio-de-la-causa-1276467308/

  64. Penalty y Expulsión dijo:

    Gracias, don Isla. La verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero.

    (y no le comparo con ninguno)

  65. Bernardo dijo:

    D. Penalty, D. Set Point.

    No me hablen hoy de suizos, que un cierto banquero suizo por lo visto no sabe conducir.

  66. maralhino dijo:

    Qué alegría! Ya van volviendo…

    Good night & sweet dreams, dear rowers.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s