Explicar los chistes en el Vasquedal

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl domingo publiqué una entrada sobre la valla publicitaria cuya foto debemos a Nompossumus. Hubo una reacción, más en El Mundo que en la Argos, que confirman la tendencia irrefrenable del idiota a criticar el dedo en lugar de mirar a la luna que señala. No fueron pocos los que se lanzaron a descalificar el comentario porque, según opinaban, desconozco que euskaldun no es sinónimo estricto de vasco, sino el vasco que habla euskera.

Es mal asunto tener que explicar un chiste. Sé lo que es un euskadun desde hace muchos años (con toda seguridad, más de 40). En Amazon hay dos libros míos en los que pueden ncomprobarlo: ‘Palabra de vasco. La lengua imprecisa del soberanismo’ y ‘Artículos 1993-2008′. En el primero se analiza el lenguaje del ncionalismo vasco y de sus líderes. El segundo es una recopilación de centenares de artículos publicados en El Correo a lo largo de 16 años. Por un módico precio podrán rastrear el término ‘euskaldun’ y acceder a decenas y decenas de ocasiones en las que se entiende perfectamente qué es un euskaldun.

De hecho, si hubieran leído con alguna atención mi comentario del domingo, habrían tenido alguna sospecha de ello, al leer el sintagma ‘vascos euskaldunes’, que carecería de sentido si yo creyera que son sinónimos.

Otra pista, para aquellos de ustedes que sepan lo que es un tropo. Tras referirme al hombre nuevo, que es el euskaldun, el vasco euskaldun, hago un chiste con su llamada: “te voy a hacer un vasco a lengüetazos”, dirá el marido a la mujer rozando los límites de la metonimia”. Si hubiera escrito: “te voy a hacer un euskaldun” carecería de gracia. Por otra parte, hay otros deslizamientos del sentido del mismo género que también podrían haberme afeado. Por ejemplo:

-Confunde usted la lengua, órgano muscular que define el DRAE en su acepción 1ª, en el que se residencia el sentido el gusto, con la definida en la acepción 2ª sistema de comunicación verbal y escrito propio de una comunidad humana.

-Es usted un ignorante. Parece mentira que a sus años no sepa que los hijos no se hacen con la lengua.

-Incluso: confunde usted el sentido del gusto con el orgasmo.

Como iba diciendo, pocas actividades hay tan tristes como tener que explicar un chiste. Pero es que la confusión (interesada) de los conceptos vasco, euskaldun y nacionalista es una constante en la biografía del nacionalismo. Les daré un dato histórico: la primera sociedad nacionalista, el primer batzoki de la historia se abre en la calle Tendería de Bilbao (una de las siete calles) por los hermanos Arana el 14 de julio de 1894 con el nombre, ojo al dato de Euskeldun  Batzokija. Fue la primera vez que se izó la ikurriña en un edificio, cuando aún no se había fundado el PNV como tal (31 de julio de 1895). Aquel batzoki no era, en consecuencia, todavía, la sede del partido-guía, sino la de los seguidores de Arana y el credo que había proclamado en el discurso de Larrazabal (3 de junio de 1893). Pero su finalidad no era lingüística. Era requisito indispensable para ser socio pleno, según el reglamento del batzoki tener cuatro apellidos vascos (la raza), según cuenta Patxo Unzueta en su epílogo al libro de Juaristi ‘El chimbo expiatorio’. Para ser adicto, un grado menos, bastaba tener dos. La lengua no era obligatoria; la única referencia al euskera figura en el artículo 29 de dichos estatutos:

“Se suplica a los socios hablen en euskera a los sirvientes de la sociedad y prefieran en sus conversaciones el uso de su propia lengua”.

Al poco tiempo de crearse el Euskeldun Batzokija, fue a dar una conferencia Resurrección María de Azkue. Durante su intervención, cada vez que decía ‘Euskal Herria’, los sabinianos le corregían a gritos con el neologismo acuñado recientemente por Sabino: ¡Euzkadi, Euzkadi! con gran mosqueo del conferenciante. No podía imaginarse que cien años después ETA impondría el término Euskal Herria en contra del Euskadi que forma su propio nombre. Sostiene Florencio Domínguez (y yo con él hasta la muerte, ni un paso más allá) que el cambio se produce tras la caída de la cúpula de bidart en 1992 y el ascenso de Mikel Antza, que tenía pujos de poeta y cambió en la literatura interna un nombre por otro.

Sabino cometió un dislate que acuñó al poner el nombre de Euzkadi al invento, aplicando un sufijo ‘-di’, que tiene carácter vegetal (ej: gorostidi=acebal o bosque de acebos) a la raíz ‘euzko’, vasco (de raza, no de lengua ni de vecindad administrativa: Euzkotarren aberrea Euzkadi da. O sea que Euskadi es la patria de los vascos. Lo cuenta Jon Juaristi en ‘El bucle melancólico’.

Si me lo permiten, me gustaría proponer un nombre que tradujera al castellano el Euskadi sabiniano con un término que se me antoja traducción estricta con mejora eufónica: Euskadi o el Vasquedal.

Publicado en . | 163 comentarios

¿Una cita de Marx? Pablo asalta el cielo


Pablo como ALimaPablo Iglesias, a quien no sé si a partir de ahora debería llamar simplemente Pablo sumándome gozoso al mainstream periodístico -todos somos Jesús Cintora-se apareció en el primer congreso de Podemos para anunciar su intención de ganar las generales a Rajoy y a Sánchez. “Nos tienen miedo porque somos eficaces”, dijo para justificar que él debe ser el único secretario general, contra la propuesta de otro Pablo al que siempre le ponen apellido: Echenique. Yo creo que tiene razón el autoproclamado. El triunvirato queda a medio camino entre el de César, Pompeyo y Craso y la Santísima Trinidad, entre antiguo y extraterrestre.

Jesús como PabloLo bueno de Podemos es que sus palabras no se someten a contraste. Somos eficaces, dice el mismo tío que puso una querella a Esperanza Aguirre pidiendo 100.000 euros de indemnización por haberle acusado de apoyar a ETA y al castrismo. Iglesias no se presentó al acto de conciliación y envió a Monedero en su lugar. Claro que los eficaces y el eficaz dee su abogado olvidaron proveer a Monedero de un poder notarial para representar a Iglesias y a Podemos.

Adriana LimaLo más notable, sin embargo, fue la frase que hoy reproducen todos medios: “El cielo no se toma por consenso, sino por asalto”. Ya escribió Ambrose Bierce que citar es repetir erróneamente las palabras de otro. Veamos:

La expresión está en  una carta que Marx escribe a  Ludwig Kugelmann  para aplaudir lo que él llama “la próxima tentativa” de la revolución francesa: no hacer pasar de unas manos a otras la maquinaria burocrático-militar, “sino demolerla”. He aquí la transcripción íntegra del párrafo, incluyendo el innoble magreo a que el remitente somete a la sintaxis:

“De cualquier manera, la insurrección de París, incluso en el caso de ser aplastada por los lobos, los cerdos y los viles perros de la vieja sociedad, constituye la proeza más heroica de nuestro partido desde la época de la insurrección de junio. Que se compare a estos parisienses, prestos a asaltar el cielo, con los siervos del cielo del sacro Imperio romano germánico-prusiano, con sus mascaradas antediluvianas, que huelen a cuartel, a iglesia, a junkers y, sobre todo, a filisteísmo”. [Que se compare a estos parisienses con los siervos, ¿qué? Es lo malo de algunas subordinadas como ésta, que no desembocan].

Hay algo de interés en el párrafo y es que canta el probable aplastamiento de los asaltantes por lobos, cerdos y viles perros [¿Cómo se las arreglarían animales que se mueven tan a ras de suelo –el cerdo incluso hoza-para aplastar a seres que luchan a semejantes alturas?]; donde dice tentativa debería haber escrito ‘intentona’. La carta está fechada el 12 de abril de 1871; faltaba apenas mes y medio para la semana sangrienta (21-28 de mayo) que supuso el fin de la Comuna, 30.000 muertos y la aplicación de la ley marcial París durante los cinco años siguientes.

No hay religión sin mártires. Por eso Monedero empleaba como referente ‘la Roma de Espartaco’. En realidad, la Roma de Espartaco era más bien de Marco Licinio Craso, el tercer miembro del triunvirato. Espartaco y los esclavos fueron crucificados a lo largo de la Vía Apia entre Roma y Capua, el lugar donde tenía su escuela de gladiadores Léntulo Batiato y de donde partió la revuelta. Sesenta kilómetros, una cruz cada diez metros.

Pablo Iglesias es un cinéfilo. De ello da cuenta en un librito titulado ‘Maquiavelo frente a la gran pantalla’, en la que analiza varias películas: Katyn, Algunos hombres buenos, Dogville, Ispansi, Apocalypse Now, La Batalla de Argel, Amores perros, Lolita y Balada triste de trompeta, aunque no siempre las haya entendido. Vean como ejemplo el capítulo dedicado a Katyn, película a la que reprocha su equidistancia entre nazis y soviéticos.

Seguramente, el eslogan de tomar los cielos por asalto no tenga tanto que ver con la frase de Marx, -menos aún con las memorias de Irene Falcón, ‘Asaltar los cielos’-. Es más probable que el cinéfilo Iglesias viera el documental de López Linares y Rioyo sobre uno de aquellos jóvenes que asaltó los cielos con un piolet que hundió en la cabeza de Trotsky por cuenta de Stalin. Es evidente que el título tiene una sobrecarga que Pablo Manuel no ha visto.

Moneder0 GramsciEl par intelectual de Podemos es gramsciano, lo que pueden comprobar en la foto del gran Monedero aquí al lado. Lo que tiene delante es un iPad y la foto que aparece pegada en su parte trasera es de Antonio Gramsci, fundador del PCI. Lo que tapa la foto es el anagrama de Apple, la manzana mordida. A mí se me antoja que la manzana era un símbolo perfecto para estos adanes. Monedero la ha tapado por coquetería revolucionaria, para no mostrar un símbolo del imperialismo.

Cabe preguntarse cómo se pueden asaltar los cielos desde una perspectiva gramsciana. El fundador del comunismo italiano es el teórico de la guerra de posiciones frente a la de movimientos, del consenso frente al asalto; el intelectual que teorizó sobre los aparatos ideológicos del Estado y definió la hegemonía o consenso social.

Volvamos a ‘Maquiavelo frente a la gran pantalla’. Generalmente reprocha a las películas citadas un exceso de llamadas a la reconciliación y de equidistancia entre los buenos y los malos, y una insuficiente presencia de la lucha de clases en su trama argumental. “La vaquilla no deja de ser una llamada a la reconciliación nacional”, escribe displicente. Son películas explicadas a caperucitas y pioneros, al igual que las de Juan Carlos Monedero,con tonterías que ni siquiera son originales. Armand Mattelart y Ariel Dorfman publicaron en 1972 ‘Para leer al Pato Donald’ un libro para advertir a los ciudadanos de la amenaza imperialista en el cine de Walt Disney. Sus autores aún se hacen pasar por intelectuales. El título era un homenaje a “Para leer ‘El Capital’”, obra estelar de uno de los mayores farsantes que ha conocido el siglo XX en Europa: el profeta del estructuralismo, Louis Althusser.

Vean aquí a Monedero enunciando tonterías insuperables.: La película ‘El Rey León’ está rodada después de la guerra del Golfo y el malo, sustituyendo a los comunistas (en el año 91 ha  caído la URSS, explica) es el Ayatola Jomeini. El problema es que en 1991, año de la caída del comunismo, Jomeini llevaba muerto dos años. La amenaza en 1994, año de la película, era Sadam Husein. Tampoco está mal cómo muestra a una presentadora bolivariana encantada que las hienas tienen acento de afrodescendientes, o sea negros. Esto lo dice mientras un negro, Barack Obama, encandilaba a los EEUU y al mundo al ser elegido presidente.

No hay dos sin tres. Monedero también ve manipulación e intoxicación propagandística en el garfio del principal enemigo de Peter Pan. ¿No recuerda el gancho a la hoz que conforma junto al martillo el anagrama del comunismo? Veamos: El autor de ‘Peter Pan’, J.M. Barrie, creó este personaje en 1901 y su estreno teatral, con su Wendy, sus niños perdidos y su Garfio se produjo en Londres, en diciembre de 1904. Faltaban 13 años para la Revolución de Octubre y para que la hoz y el martillo tuvieran algún significado para el mundo.

El problema no es que manoseen los cuentos para niños. Lo peor es que no los entienden, aunque hay un precedente que puede servirles de excusa:

“Yo tengo dos hijas. Una de 10 años y otra de ocho. La mayor, desde el año y medio hasta los tres años, vio Bambi unas 500 veces, y yo con ella. Y me parece que la gente ignora la historia completa de Bambi. Todos se quedan con la parte sentimental, cuando pierde a su madre y se queda solo. Pero luego él se rehace y se convierte en el rey de la selva (sic). Eso es lo que muchos no parecen tener claro”. (José Luis Rodríguez Zapatero, 19-11-2004 Europa Press)

Fernando Navarro, que ha leído ‘Maquiavelo frente a la gran pantalla’ nos trae unas consideraciones sobre lo que Iglesias Turrión entendió de ‘Algunos hombres buenos':

ALGUNOS HOMBRES MEMOS

Fernando Navarro

En su imprescindible libro ‘Maquiavelo frente a la gran pantalla’, Pablo Iglesias analiza algunas películas con el propósito, no siempre alcanzado, de afianzar sus particulares planteamientos políticos. Una de estas películas es ‘Algunos hombres buenos’ de Rob Reiner. Pablo Iglesias ha escogido esta película “con el objetivo de plantear una noción, digamos dura, de la verdad en política como decisión sobre la vida” y de paso de revelar “el carácter de última ratio de la excepcionalidad en política”. ¿Cómo piensa hacerlo? Pues a través de los “códigos rojos”.

 Recordemos. La película trata del juicio a dos marines de Guantánamo por la muerte de un tercer marine. El espectador irá sabiendo que, con el fin de conseguir su traslado a un destino más confortable, el marine muerto pensaba denunciar a sus compañeros por una irregularidad en acto de servicio. Enterado de ello el coronel Jessep (Jack Nicholson), al frente de la compañía, ordenó que se le administrara un “código rojo”, una paliza para que aprendiera que las cosas del cuerpo de marines deben solucionarse dentro del cuerpo de marines, pero resultó que el recluta tenía un problema cardiaco y murió. Los “códigos rojos” están prohibidos en el ejército, de manera que todo el trabajo del abogado defensor de los marines acusados (Tom Cruise) consiste en sacar de quicio a Jessep hasta que confiese que fue él el que ordeno el famoso código. Lo consigue con bastante facilidad, y Jessep es enchironado.

Con este argumento Pablo Iglesias decide que “lo que hay que resolver es el problema de las relaciones entre estructura y superestructura (Gramsci, 1975)” (que no se sabe muy bien qué tiene que ver con todo esto) y se lanza a explicar “el planteamiento agambeniano que entiende la política como excepcionalidad y decisión sobre la vida” y afirma que “vamos a buscar esos códigos rojos de ‘Algunos hombres buenos’ (…) como elementos constitutivos , en tanto que estructura del orden político”. Y con estos mimbres llega al cesto de la siguiente conclusión:

“El poder soberano no puede ser otro que el poder ilimitado de decisión sobre la vida”

Esta es, según Pablo Iglesias, “la verdadera naturaleza del poder frente a la que ceden todos los derechos, la fuerza capaz de expulsar de la comunidad (…) el poder soberano que decide sobre la vida”. “La decisión sobre la vida y la capacidad de excluir son, por lo tanto, la condición de posibilidad de la soberanía y del poder constituyente, así como de toda lucha en la que el antagonista desafía al poder”.

Entendámonos: no es que a Pablo Iglesias le parezca mal este concepto de la política como poder supremo sobre la vida. No es que esté criticando a las democracias occidentales a través de Estados Unidos, cuyos códigos rojos pretende descubrir. Simplemente se limita a poner de manifiesto que esa es la “verdad política”, la “noción, digamos dura” de la política que se proponía desvelar. Obsérvese que “la decisión sobre la vida” es, para Pablo Iglesias, elemento constitutivo no sólo de la soberanía, sino de los revolucionarios, los “antagonistas que desafían el poder”. Y remata Pablo Iglesias:

“La lucha política llevada a sus últimas consecuencias ha de asumir necesariamente también una dimensión constituyente, esto es, <b>ser capaz de crear y de sustraerse al mismo tiempo al Derecho. La lucha política es “verdadera” en la medida en que aplica una nueva fuerza soberana ante la cual la vida queda, de nuevo, al desnudo”.

Que alguien que pretende alcanzar el poder político defienda que su esencia sea el poder supremo sobre la vida debe causar cierta desazón en los destinados a ser gobernados por él (nosotros) Esto es lo que quería señalar, y aquí podría acabar este comentario, pero me gustaría añadir otra cuestión.

 Por lo que vamos conociendo (y no es poco) del pensamiento político de Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, parece consistir en una sucesión de afirmaciones inconexas que no pretenden agruparse en una estructura lógica o ensamblarse entre sí ofreciendo la solución de un rompecabezas. A cambio, como ambos son profesores, estas afirmaciones suelen estar sazonadas con referencias a sesudos autores con los que frecuentemente no tienen nada que ver, y que inducen al lector a sospechar que quizás no han comprendido bien lo que han leído. Uno puede entender perfectamente que Pablo Iglesias no haya entendido a Giorgio Agamben (e incluso que sea imposible entender a Agamben) pero ¿cómo es posible que Iglesias y Monedero sean incapaces de entender una película o un cuento infantil? ¿Cómo es posible que alguien se anime a escribir un libro sobre política y cine cuando sospechamos que no lee con aprovechamiento y nos consta que no se entera de las películas?

 Porque si Pablo Iglesias quería demostrar que la capacidad de sustraerse al derecho y decidir sobre la vida es la verdadera esencia del poder político, no ha podido escoger una película peor. Porque, en efecto, el coronel Jessep se sustrae al derecho y toma una decisión que, accidentalmente, cuesta la vida a un soldado. Pero el Estado, el poder político, no se queda diciendo “¡Ah, vaya! Iglesias y Agamben tenían razón”. No. ¡El Estado mete en la cárcel a Jessep! Y no sólo eso, sino que condena también a los dos marines que se habían limitado a cumplir sus órdenes.

Otro día nos ocuparemos de la interpretación que hace Iglesias de ‘Lolita’ de Kubrick.

Publicado en . | 195 comentarios

Los vascos se hacen con la lengua

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mi querido Nompossumus ha capturado esta pieza en la estación de metro de Bidezabal (Algorta). Se trata del una valla que anuncia un ‘euskaltegi’, una academia para el aprendizaje del euskera. Debería llevar un escueto: “sin palabras” por todo acompañamiento, pero algunos comentarios son inevitables.

Hé aquí, servido por algún talento publicitario alternativo, una pièce de résistance: la lengua moldea/modela al hombre nuevo, el euskaldun. “te voy a hacer un vasco a lengüetazos”, dirá el marido a la mujer trozando los límites de la metonimia. El doctor Frankenstein es en Euskadi una cadena de montaje, con operarios en buzo que dan los últimos retoques a un prototipo prácticamente listo para ocupar su plaza en la Diputación o en ETB.

“Cada vez nos salen mejor”, dicen con legítimo orgullo los fabricantes. Sólo un par de reparos. Los del buzo deberían vestir bata blanca. Las cadenas de montaje (vascos euskadunes: nada tenéis que perder salvo las cadenas) deben aparentar laboratorios y eso casa mal con el buzo. Por otra, el operario que maneja el martillo en lo alto de la escalera debiera contenerse, porque está a punto de averiar la máquina pensante al nuevo vasco. Salvo que se trate de eso precisamente, no sé.

Publicado en . | 180 comentarios

Careo en la Audiencia

Laura Martín

(Publicado hoy, en El Mundo del País Vasco)

A finales de noviembre de 1985, Laura Martín y su marido, Juan Carlos García Goena, fueron con su hija Maider a una tienda de fotografía de Hendaya, Photo Patxi, con el fin de hacer una foto de la niña para enviársela a los abuelos a modo de felicitación navideña. Juan Carlos era un objetor que en 1980 se había negado a cumplir el servicio militar y vivía en la citada localidad francesa.

Año y medio más tarde, el 27 de julio de 1987, una bomba-lapa colocada bajo su coche hizo explosión cuando lo arrancó para dirigirse a su trabajo. El GAL reivindicó días más tarde el asesinato de quien ellos habían tomado por uno de los etarras que vivían en el País Vasco-francés. Laura Martín considera hoy que el fotógrafo identificó erróneamente a su marido como un etarra ante sus asesinos.

En el año 2009, el periodista Antonio Rubio se hizo con una foto que estaba en poder de los GAL, en la que Juan Carlos posaba en grupo familiar con su mujer y su hija. Al enseñársela a Laura Martín, ésta sacó del álbum familiar una foto prácticamente igual, en la que la niña estaba más seria. Contó su madre al periodista que su hija se mostraba reacia a la cámara y que fue el fotógrafo quien les convenció para que posaran con ella.

Laura Martín es una mujer con carácter y determinación que no ha aflojado un solo momento en la misión que se fijó hace 27 años: llegar a la verdad sobre la muerte de su marido en cumplimiento de la cuádruple reivindicación del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) organización de la que es vicepresidenta: verdad, memoria, dignidad y justicia.

Ayer, tanto tiempo después, el juez Ruz presenció un careo entre Laura Martín y el fotógrafo, que afirmó ser el propietario de Photo Patxi, establecimiento que permaneció abierto entre 1984 y 1987, periodo que coincide con los años de actividad del grupo terrorista citado. El fotógrafo, que está imputado, dijo no recordar haber hecho la foto. También dijo reiteradamente no tener relación alguna con la Guardia Civil. Laura Martín le desmontó la afirmación con una esquela publicada tras el fallecimiento de su madre, en la que figuraba entre los deudos la pareja de su hermana, un guardia civil que prestaba sus servicios en un cuartel de Guipúzcoa.

El fiscal del caso, Pedro Rovira, “ha admitido que Laura Martín continúe aportando pruebas a la investigación por el asesinato de su marido”, dice la nota informativa que Covite hizo pública tras el careo. Es una admisión razonable, qué menos, pero hay en ese “permiso” un cierto aire de descargo de conciencia de la Justicia. El asesinato de García Goena no es el único caso que permanece sin esclarecimiento. Entre los 858 perpetrados por ETA son 326, el 38%.

Me temo que por mucho que estiremos el significado de las palabras, la comprensible solidaridad anímica del juez y el fiscal con esta mujer extraordinaria no se puede identificar con la tutela judicial efectiva que la Constitución reconoce a los españoles en su artículo 24. El Estado no puede delegar en las víctimas el impulso de las causas que les afectan. Le corresponde a él. Sería un contradiós que Laura Martín, una mujer sola, fuera capaz de encontrar las pruebas que todo el aparato del Estado no puede. Max Weber no lo entendería.

Publicado en . | 127 comentarios

reglamento ad hoc

Sosa y Rosa

A esto se le podría llamar procedimiento sumarísimo. Recordarán que el comienzo de esta historia se produjo el 19 de agosto, cuando el eurodiputado de UPyD, Francisco Sosa Wagner escribió una tribuna en El Mundo titulada ‘Después de las europeas‘. En ella llamaba la atención sobre la falta de reacción del partido ante los insatisfactorios resultados de las elecciones europeas. Decía en él que UPyD debería explorar la posibilidad de “un compromiso electoral común” con C’s y librarse”de las prácticas autoritarias que anidan en su seno”.

Intolerable al parecer. La reacción del partido fue furibunda por pluma de Irene Lozano y por la espasmódica y compulsiva actividad tuitera de Carlos Martínez Gorriarán que lo tachó de “corrupción política pura. Mentiroso al 100%”.

Esto no es aplicar un reglamento con carácter retroactivo. Es elaborar una norma ad hoc. Yo recuerdo un tiempo en que Rosa Díez, que fue para el PSOE lo mismo que Paco Sosa Wagner para UPyD hasta ayer, escribía a su secretario general y presidente del Gobierno en términos como estos:

“Querido presidente: Te escribo esta carta abierta porque voy a hablarte de un asunto que tiene alcance público y porque su contenido es plenamente político. Espero que sigas compartiendo conmigo la opinión de que la política ha de desarrollarse en la plaza pública”.(Tribuna en El Mundo, 20 de febrero de 2006).

Que yo sepa, el PSOE no tomó represalia alguna por las graves acusaciones que hacía contra algunos de sus dirigentes en ésta y en otra docena de artículos publicados hasta su marcha del partido. Conste que yo estaba de acuerdo en general con aquellas apreciaciones suyas, como lo estoy ahora con la ponderada tribuna de Sosa vinculada arriba. Si no hubiera tenido razón con lo de las prácticas autoritarias, los hechos desde agosto hasta hoy se la habrían dado.

El ayer descatalogado jefe del grupo de UPyD en el PE, se mostró optimista cuando el partido se reunió con una delegación de C’s el 23 de septiembre y la cosa fue bien, según tuit de Irene Lozano: “Salimos de la reunión de UPyD con C’s. Muy positiva. Se crea un grupo de trabajo para empezar a hablar de todo, sin límites prefijados”.

¿Hicieron un pariré para quitarse de encima el engorro? No lo sé, pero no parece muy coherente la satisfacción post encuentro y la decapitación de su primer impulsor. Cabe la posibilidad de que hayan optado por el viejo principio de crear un comité para no resolver el asunto. Lo contaba un viejo chiste, me perdonarán la zafiedad en aras de la claridad expresiva. En un baile de los antiguos, un galán se acerca a una chica y le pregunta: “¿Bailas?”, a lo que ella responde escuetamente y con gesto adusto: “No”. Y él replica: “Entonces, de follar ni hablamos, ¿no?”

Publicado en . | 233 comentarios

Sólo se publica una portada, aunque habría más

Portadaza

Ya lo decía aproximadamente El Jueves

Publicado en . | 202 comentarios

Dos mentones

American Dad

Podría parecer que no se puede llegar más lejos de lo que fue ayer Artur Mas en su comparecencia. Todo fue confuso, en una intervención en la que solo resplandeció la soledad del genio, que tuvo por toda compañía al traductor para sordomudos. Fue una comparecencia caótica, ininteligible.

Menos mal que para aclarar las cosas está la prensa libre, ese contrapeso del poder. en el diario del Grande, lo pasaba a limpio Isabel García Pagan:

¿Qué propone Artur Mas?
Anulado el decreto 129/2014 que convocó la consulta para el 9 de noviembre, el president plantea ahora un proceso de participación ciudadana amparándose en las competencias que le otorga la Constitución Española y el Estatut. El artículo 9.2 de la Constitución prevé que los poderes públicos “faciliten la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social”. El artículo 43 del Estatut señala que los poderes públicos han de promover la participación social en la elaboración, la prestación y la evaluación de las políticas públicas”. Además, el Govern puede acogerse a la ley 10/2014 de consultas populares no refrendarias y “otras formas de participación política” en los artículos no suspendidos por el Tribunal Constitucional.

Mas no firmará decreto alguno de convocatoria para evitar nuevos recursos pero garantiza:

-locales abiertos (de la Generalitat), urnas y papeletas con la misma pregunta prevista para la consulta inicial.
-podrán votar los mayores de 16 años, los mismos colectivos de catalanes residentes en el extranjero y extranjeros residentes en Catalunya, e incluso catalanes residentes en el resto del Estado en cuyo DNI aparezca su lugar de nacimimento.
-20.000 voluntarios se encargarán de las mesas y los locales.
-un Consejo general de participación supervisará el proceso
-el recuento se hará público el 10 de noviembre.

¿Con qué apoyos cuenta?

El president admite que los partidos que apoyaban la consulta no comparten la solución del proceso de participación pero “pueden apoyarlo”. Artur Mas reconoce que ha habido una ruptura en la unidad y que la “porcelana fina” se ha agrietado, pero cuenta con la garantía de que ERC, ICV y la CUP no boicotearán la nueva iniciativa. El futuro del pacto de estabilidad parlamentaria con ERC está en manos de los republicanos, pero Mas está dispuesto a salir adelante con presupuestos prorrogados incluidos. Mas también se refirió a la Assemblea Nacional Catalana, Òmnium i la Associació de Municipis per a la Independència: “los necesitamos más que nunca”.

¿Una previa de las elecciones?

El president definió la nueva consulta como “preparatoria” y sólo consideró “la consulta definitiva” unas elecciones en las que haya una lista unitaria con un programa conjunto que obtenga una mayoría absoluta. Sólo si hay acuerdo entre los partidos en estas condiciones, Mas se decidirá a firmar el decreto de convocatoria. De lo contrario, su pretensión es seguir adelante con la legislatura. “Los partidos pueden ser parte de la solución o del problema”, dejó claro Artur Mas, que se ha puesto a disposición de las formaciones políticas para avanzar en esa candidatura conjunta, aunque después de la consulta alternativa. No obstante, el president admite que ese objetivo está “más verde que maduro”. También hubo advertencia para ERC: unas elecciones sin garantías de una mayoría absoluta llevarían al partido ganador -según las encuestas ERC- a “llegar a la Generalitat y recortarlo todo”. “No me parece que estén por la labor”, concluyó.

¿Apoya una declaración unilateral de independencia?

El president está obsesionado con hacer las cosas y “hacerlas bien”. Subrayó en varios momentos que “hay cosas que no estaba dispuesto a aceptar” respecto a los posicionamientos de los partidos favorables a seguir adelante con la consulta en base al decreto suspendido y, en la misma línea, recordó que una declaración unilateral no sería propia de “un país serio” que quiere “el reconocimiento internacional” al proceso emprendido. Ese reconocimiento, insistió, sólo llegaría después de “un referéndum”, que en el Estado Español convirtió en elecciones de carácter plebiscitario. “No estoy dispuesto a asumir un ridículo internacional”. Tampoco se apuntó a una propuesta de reforma constitucional.

¿Quién es el adversario?

Artur Mas dejó claro que él no se equivoca de “adversario”, que está a “unos centenares de kilómetros”, y dejó claro que “no se lo pondremos tan fácil como hasta ahora”. El president sostuvo que el Estado Español ha dado el proceso “por liquidado en muchas ocasiones” y “se han equivocado. Todavía esperamos una respuesta “positiva o propuesta concreta”. Añadió además que la mayoría absoluta del PP no será eterna y Catalunya habrá hecho parte del trabajo hacia el Estado propio: “el trabajo hecho, no ocupa lugar”.

 

Publicado en . | 199 comentarios

Monedero en Palma

JUAN CARLOS MONEDERO EN EL CLUB DM

Nuestra querida Susi Detory ha enviado una entusiasmada crónica de la conferencia que ayer impartió Juan Carlos Monedero en Palma de Mallorca. A ver si son capaces de localizarla entre el público.

Monedero en Palma

Susi DetoryAyer Juan Carlos Monedero habló en una sala del Diario de Mallorca, y fue tan emocionante que me he animado a hacer una crónica.

Al principio dude sobre si debía ir. Al fin y al cabo Monedero parece una persona muy seria y es un profesor de derecho político de la Complutense, así que me daba miedo que la charla fuera demasiado profunda, pero ¡qué va! Para empezar bajó por las escaleras de la sala como una estrella de rock, levantando los brazos, saludando a todo el mundo y gritando ¡claro que podemos!, y todos respondimos que sí, que podemos, nos levantamos de un salto y comenzamos a aplaudir. Y así todo.

Monedero explicó que, como explica Gramchi, estamos en un momento de crisis en el que las instituciones, que han demostrado que no funcionan, se resisten a desaparecer, y las nuevas instituciones no acaban de llegar. Para eso está Podemos, para acelerar el proceso. Gramchi parece ser uno de los pensadores favoritos de Monedero, y lo repitió varias veces.

También hubo tiempo para el análisis económico profundo. Monedero explicó que desde siempre el capitalista se había quedado con la plusvalía del trabajo del obrero, pero que desde hace unos años la cosa había empeorado. Ahora, tal y como explicaba un autor (el nombre no se me ha quedado) el capitalismo sencillamente se basa en el robo. Monedero explico que según los últimos datos que ha estudiado los ricos roban ¡el 96% de la riqueza mundial! Además se ha producido un importante cambio: antes los ricos reinvertían las ganancias, pero ahora se limitan a acumularlas (yo me imaginaba al Tío Gilito) ¿Y para qué tanto atesorar? Pues para invertir el dinero robado en cosas como prestar dinero a Argentina o comprar viviendas de protección oficial: como son ricos no tienen prisa y saben que al final conseguirán que se lo devuelvan y echar a los inquilinos. En eso consisten los fondos buitre.

Para mantener el robo el capitalismo necesita ocultar la historia, y por eso es imprescindible la Memoria Histórica, La Transición impuso un muro de silencio que impedía mirar más allá, y de ese modo el régimen del 78 ha perpetuado el poder de la oligarquía. Es difícil recordar todo lo que dijo, porque estuvo hora y media hablando sin parar. Por ejemplo, nos explicó que el problema de Cataluña estaba en que los distintos pueblos de España no se habían sentado para discutir sus problemas. Y también nos contó que Marx había dado su herencia a la Comuna de París.

Puede parecer que, al ser tan profunda, la conferencia fue aburrida, pero nada de eso. Monedero se pasó todo el tiempo ella de pie, hablando con un micrófono, gesticulando y contando chistes. Sí, sí, chistes. Un montón. Incluso en uno de ellos se puso a imitar la voz de Franco. Es un chico muy salado. Ah, en un momento dado contó que en un viaje a un país sudamericano acudió a un concierto de Quilapayún, y de repente una compañera entre el público comenzó a cantar:

 Cuándo querrá el Dios del cielo

que la tortilla se vuelva,

que los pobres coman pan

y los ricos mierda, mierda.

Fue superfuerte. Fue tan espontáneo que todo el auditorio, con los pelos de punta, se puso a aplaudir. En otros momentos otra compañera interrumpió a Monedero preguntándole cosas, pero se puso un poco pesada y hubo que hacerle callar.

Cuando salí de la conferencia, con un subidón, mi amiga Nadia, que no había podido ir, me preguntó de qué había hablado Monedero, y en ese momento fui incapaz de decirlo. Sólo sabía lo emocionante que había sido todo, y que mientras el pueblo se mantenga unido no habrá oligarquía capaz de pararnos. Salu2 a tod@s.

Publicado en . | 237 comentarios

Podemos: La Transición y la democrática Junta de Defensa de Madrid

 

 A Benjamingrullo, con la idea de que estas líneas tampoco harán desistir a Monedero, ni a Errejón. Pero si hubiera algún votante de buena fe…

Fernando Navarro y Santiago  González

Es creencia general que la Transición fue el pacífico paso de una dictadura a una democracia, y que ese tránsito abrió la puerta a un largo periodo de prosperidad y convivencia pacífica, el más largo de nuestra historia. Monedero e Iglesias saben que esto no es así; a ellos se la van a dar. La Transición es un fraude, un apaño que ha servido para que sigan mandando los de siempre mientras que los oprimidos continúan sin experimentar mejoras significativas. Entendámonos, no es que Monedero e Iglesias piensen que la democracia española es algo defectuoso comparada con las democracias occidentales: es que no les gustan las democracias occidentales. Por eso el primero puede afirmar tranquilamente que “mientras que en Europa la democracia se está vaciando, en Venezuela gana puntos elección tras elección”. En suma, para Monedero e Iglesias las democracias europeas son sólo “sociedades formalmente democráticas”.

Y aparte de la Venezuela de Chávez ¿cuál es el régimen que ellos tienen en mente? Monedero nos aclara sus preferencias: ”la Cuba de Fidel, la España del Frente Popular, la Rusia de Lenin, la Comuna de París, el Haití de Petion o la Roma de Espartaco”. Quedémonos con la España del Frente Popular, porque este es realmente el régimen al que aspiran Monedero e Iglesias. Este es el régimen al que debería haber retornado la Transición si hubiera sido auténtica.

En su libro ‘Maquiavelo frente a la gran pantalla’ Pablo Iglesias se preocupa de la creación de relatos (o “discursos hegemónicos” como él los llama) desde el cine, y así, junto a análisis tan pintorescos como el de Katyn de Wajda, ya comentado aquí, estudió la situación del cine español. Y la conclusión a la que llega le molesta profundamente:

“El cine reciente sobre la Guerra Civil española cuyo resultado político fundamental ha sido, a nuestro juicio, el de asentar una cultura del consenso y la reconciliación en nuestra memoria histórica reciente”* [Obsérvese que el tipo que acuñó el eficaz mote de ‘la casta’ para sus adversarios, habla de sí mismo en primera persona del plural. Contaba Luis Carandell un precedente universitario que conjugaba en primera del plural. “¿Cuántos eran ustedes?, preguntaba el interlocutor desconcertado. "Nos, nos, la catédra”, respondía].

Lo de la “memoria histórica reciente” es sin duda un hallazgo, pero parece ser que Pablo Iglesias ha visto películas distintas a las de gran parte de la población, en las que los papeles de malos y buenos suelen estar rígidamente asignados estar atribuidos según su adscripción ideológica. En cualquier caso estaría bien que el cine español hubiera apostado por el consenso y la reconciliación antes que por la revancha ¿no? Pues no: “el cine sobre la Guerra Civil es corresponsable de que la memoria histórica en España siga secuestrada por los discursos reconciliadores del silencio derivados del espíritu de la Transición”.

El intento de reconciliación es un pecado grave para Iglesias, para quien cada película que menciona representa la “enésima interpretación reconciliadora” de la historia. En resumen, “en nuestro país todavía nadie ha sido capaz de construir desde el cine una representación de lo que significó la lucha contra el fascismo en la guerra de España”. Y eso que dispone a su alcance de la mejor historiografía y literatura, como la de Serrano Poncela”.*

¿Serrano Poncela? Parece un poco imprudente invocar como referencia a la mano derecha de Carrillo en la Junta de Defensa de Madrid durante el mes que permaneció en su cargo (noviembre de 1936) durante el que se produjeron las sacas y asesinatos de Paracuellos. La misma mano con la que Segundo Serrano Poncela firmó las órdenes de de excarcelación de los seleccionados para ser asesinados y enterrados en grandes fosas en Paracuellos del Jarama. Cuenta Andrés Trapiello en ese libro-monumento que es ‘Las armas y las letras. Literatura y Guerra Civil (1936-1939)’ que ya en el exilio se dedicó a la Universidad y a la escritura. Su carrera literaria, que cuaja a mediados de los años 50, es estimable, como apunta Iglesias. Lástima que no la comenzara en noviembre del 36, que entonces sólo publicara órdenes. En el exilio de Puerto Rico, ya en la Universidad de San Juan, fue el jefe de una exiliada llamada Zenobia Camprubí. El marido de ésta, Juan Ramón Jiménez, se negó a saludarlo: “Yo no me he exiliado para darle la mano a un asesino”. Es una pena que Jim Thompson se le anticipara al publicar en 1952 una novela cuyo título habría venido de perlas para una autobiografía de este Serrano: ‘The killer inside me’.

No es que Iglesias ignore Paracuellos. Le molesta profundamente que la derecha española se empeñe en enturbiar el heroico proceso de recuperación de la memoria histórica con “continuas alusiones a las ejecuciones de Paracuellos (el Katyn del bolchevismo español como les gusta a Vidal y a toda la corte de propagandistas que le (sic) acompaña en busca de establecer esa equidistancia entre la violencia de ambos bandos”. En el capítulo a Katyn pudimos comprobar cómo molestaban a Pablo Iglesias las referencias al Pacto Germano- Soviético, referemncias que él consideraba impresentable equidistancia entre nazis y comunistas. Por eso afirma que si bien “no debe haber dudas respecto a cómo corresponde juzgar los crímenes del bando republicano que tanto daño hicieron a la causa antifascista” (aunque no tanto daño como hicieron a las propias víctimas) “ello no debe llevar a establecer ningún tipo de equidistancia”. De hecho, continúa lanzado, “bien podría llevarse a la ficción fílmica lo que representaba el Madrid de su Junta de Defensa”. ¿Encuentra entonces admirable Pablo Iglesias la Junta de Defensa? Todo parece indicar que sí. En aquel Madrid “plagado de quintacolumnistas (…) el poder estaba en manos de los más humildes, de los siempre olvidados por la historia, en una demostración de capacidad de resistencia democrática armada frente al fascismo que jamás ha conocido ningún lugar del mundo. ¿No basta una experiencia como esta para escribir un guión y hacer una película?”.* En una razonable analogía, los 858 asesinatos de ETA no deberían ocultar lo que tiene de epopeya la insurrección armada frente al franquismo de una organización dedicada a la liberación nacional y social del pueblo vasco.

Se podría objetar que los crímenes de Paracuellos enturbian ligeramente ese glorioso episodio de capacidad de resistencia democrática frente al fascismo, (como los más discretos y dilatados en el tiempo asesinatos de ETA). La invocación del quintacolumnismo recuerda mucho la versión de Paracuellos que el propio Santiago Carrillo dio a María Antonia Iglesias en El País Semanal: (9 de enero de 2005), ya desmontada en este blog:

“la única decisión que yo tomé, de acuerdo con el general Miaja, en la Junta de Defensa en la que yo era responsable de las cuestiones de orden público, fue, respecto a aquellos 2.000 militares que estaban en la cárcel de Madrid porque se habían sublevado en el cuartel de la Montaña, fue, ya digo, trasladarlos a Valencia. Porque nos dimos cuenta de que esa gente podía formar perfectamente un cuerpo de ejército, que eso era, en realidad, la Quinta Columna”.

Sin desanimarse Pablo Iglesias continúa: “Los crímenes en contextos de guerra, por muy entendibles que sean históricamente, no se pueden justificar, pero tampoco borran lo que de valioso tienen ciertos momentos históricos. La Guerra Civil española representa una extraordinaria fuente de imaginarios políticos liberadores, perfectamente activables para la lucha por los significados democráticos”*.

Imaginémonos por un momento un análisis similar del nazismo, con un voluntarioso autor que hablara de significados democráticos y asesinatos entendibles históricamente. Y llegados a este punto cabe preguntarse ¿por qué Monedero e Iglesias continúan hablando de democracia cuando es evidente que no les interesa en lo más mínimo? Esto al menos es evidente: porque el nombre cuenta con un prestigio al que no están dispuestos a renunciar. Vistamos nuestro discurso con las galas de la democracia, que luego vendrá la dura realidad cuando alcancemos el poder. Como dice Pablo Iglesias “para follar hay que desnudarse, pero para ligar hay que vestirse”. Joder habría sido un término más adecuado.

¿Cómo no entender sus afinidades? Segundo Serrano Poncela y Santiago Carrillo Solares son sus evangelistas sobre Paracuellos. “El bueno de Jean Paul Marat la llamó (a la guillotina)  ‘la máquina Louison, la máquina Luisito, en honor a Luis XVI”. . No es de extrañar que el hijo del hombre de Paracuellos, hoy rector de la Complutense, José Carrillo Menéndez, le haya nombrado profesor honorífico de su Universidad.

* Estas citas de Pablo Iglesias pertenecen a su libro ‘Maquiavelo frente a la gran pantalla’.

 

Publicado en . | 168 comentarios

El Ente autorreferente

Publicado ayer, en El Mundo del País Vasco. Pie de foto: EiTB, el traspaso

EiTB, el traspaso

Santiago González

La directora general del Ente, Maite Iturbe, compareció ayer en el Parlamento vasco en una sesión más que notable. Todos los grupos de la oposición se aliaron contra la manipulación que a su entender se practica en los servicios informativos de la Televisión y en las radios públicas. Resulta asombroso que en un país en el que no hay el mínimo acuerdo, todos, EH Bildu y el PP, el PSE y UPyD el se hayan puesto de acuerdo para denunciar dicha manipulación.

Con argumentos opuestos, claro. Lo más relevante desde el punto de vista político es la ruptura del consenso escenificada ayer por los socialistas vascos, que habían dado su placet al nombramiento de Iturbe. EH Bildu no acaba de encontrarla a su gusto, pese a que la santa casa ha hecho siempre lo que estaba en su mano para agradarla. ETB ha sido siempre una televisión insurgente, antiinstitucional. Tenía razón Nerea Llanos al decir que “EiTB se está convirtiendo en un ente cuya labor es adoctrinar”, priorizando los temas del gusto abertzale, como el derecho a decidir, Cataluña o los presos de ETA. El único reparo que se podría oponer a Llanos es el haber sustituido el pretérito indefinido por el gerundio: no se está convirtiendo; lo fue siempre.

Para empezar, ETB nació como un “medio fundamental de cooperación con nuestro sistema educativo y de fomento y difusión de la cultura vasca, teniendo muy presente el fomento y desarrollo del euskera”, según la web del Departamento de Educación, Lingüística y Cultura del Gobierno Vasco. Luego, lo útil siempre se une con lo agradable, en julio de 1986, el director general Gorordo puso en marcha un segundo canal en castellano, ETB-2, con el fin de que las tareas de expansión de la lengua se vieran complementadas con las de adoctrinamiento en la lengua que mejor entienden los ciudadanos vascos. Y las ciudadanas, claro.

Iturbe compareció con mucho remango para decir que ningún medio público en España es tan plural como ETB, citando a TVE, Telemadrid ¡y Canal 9! una televisión pública que está cerrada desde noviembre de 2013. No se ha medido en cambio, lástima, con TV-3, que seguramente es un modelo de inspiración para lo nuestro. La directora general criticó la gestión del ente durante la legislatura socialista. Yo la entiendo. ETB no cambió sustancialmente durante el mandato de Patxi López, aunque no había tanta presencia abertzale radical en las tertulias.

Desde sus orígenes, EiTB está más cerca de ETA y el abertzalismo radical que de los partidos democráticos. Tanto el socialista Unzalu como la popular Llanos recordaron una afirmación ominosa del primer director de ETB, Luis Alberto Araberri, ‘Amatiño’, al calificar la Radiotelevisión pública vasca como un “proyecto abertzale impulsado por abertzales, tras una lucha abertzale”.

Es una lástima que los diputados de la oposición no cultiven con más esmero la hemeroteca. Porque Amatiño dijo cosas mucho más graves y más concretas en la misma conversación con la periodista Chelo Aparicio:

“ETA, al margen de su valoración sobre las instituciones, considera a ETB como la televisión de este país. Ello lo demuestra el trato preferente que nos dan en el otro lado de los Pirineos, como en las cárceles, para conseguir información”. (El País, 31 de julio de 1984)

Es lo que hay.

Publicado en . | 166 comentarios