¿Será Merkel de FAES?

La ANC que pastorea Carme Forcadell va a usar la imagen de grandes líderes en favor de su campaña independentista. Barack Obama, Cameron, Merkel y por ahí. Con cada uno de ellos van a hacer un mural “para enviar un mensaje al mundo”, según la dirigente de ANC Núria Vinyals. Dirigirse al mundo es como dirigieres a la posteridad. Cabe que ambos estén ocupados con otras cosas y no te oigan. En este caso han tendió mucha suerte, porque antes de que le hayan hecho el póster, la canciller Angela Merkel ya les ha respondido. Ayer, en rueda de prensa, ante el interés de la corresponsal de la Cadena SER:

Traducción del extracto de la conferencia de prensa de la canciller, Angela Merkel, sobre Cataluña

 Merkel apoya a Rajoy

(Versión oficial del Portavoz del Gobierno, hecha pública a las 19:25  horas del 18 de julio de 2014) 

PREGUNTA DE LA CADENA SER: EL 9 de noviembre, la fecha de la caída del Muro, hay intención de celebrar un referéndum en Cataluña. El gobierno español rechaza éste plan. ­¿Cree posible que la Unión Europea participe en la independencia de Cataluña porque las regiones también forman parte de Europa? ¿Recibiría en la cancillería al presidente de Cataluña o al menos a Pep Guardiola, que es un famoso defensor, para conocer mejor el proyecto?

CANCILLER ANGELA MERKEL: No tengo intención de inmiscuirme en el debate español. Defendemos la integridad territorial de todos los Estados, que es algo totalmente diferente a la independencia y la autogestión de las regiones. En Alemania tenemos un sistema federal que ofrece mucho margen de maniobra para que todas las partes de nuestro país, los länder, los municipios, sigan su camino. Pero eso nada tiene que ver con la cuestión de la integridad territorial. Por eso comparto la opinión del gobierno español. Insisto en que, por lo demás, no voy a inmiscuirme en temas internos del gobierno español.

Pregunta SER: ­¿Y en cuanto al recibimiento del presidente de Cataluña?

CANCILLER MERKEL: Eso incluye también que no estoy preparando ningún tipo de recibimiento.

Publicado en . | 116 comentarios

Guerra de manifiestos

Me ha interesado mucho la atención que el diario El País ha dedicado a los dos manifiestos que en estos días han hecho dos grupos de abajofirmantes. Ramoneda los clasifica: uno malo y uno bueno:

“Uno, es una apelación al nacionalismo español para que despierte y vaya a una lucha sin concesiones. El secesionista, no merecería consideración aunque fuera absolutamente mayoritario. (…) El otro manifiesto parte de la sensata idea de que una salida negociada y pactada siempre será mejor que una no pactada”.

Nada dice el bravo Ramoneda sobre el posible interés de que la solución pactada se atuviera a la ley y que sus partidarios cumplan las sentencias de los tribunales. La que fue defensora del lector, Milagros Pérez Oliva, escribe una pieza aún mejor. ‘Moverse o no… a golpe de proclamas. Pinchen y lean lo que le parece a P. Oliva el manifiesto de Libres e Iguales: legalidad pétrea, estilo perentorio, ciudadela defensiva, inmovilismo proactivo, estrategia inmovilista, cordel sobre las muñecas de Rajoy. En resumidas cuentas: una fábrica de independentistas. El manifiesto federalista, en cambio, “debilita las unanimidades soberanistas”. Lo más notable es el paladar literario de la autora. Considera que el manifiesto federalista está escrito “con un estilo reflexivo y reposado”. Véase el comienzo:

“La actual insuficiencia de la estructura territorial del Estado que establecimos en la Constitución de 1978 es una opinión compartida por amplios sectores sociales y entre las propias fuerzas políticas”. 

Convendrá la colega Pérez O. que el estilo es impropio y nada reposado para haber sido redactado por tanta gente con estudios. Puede que se hayan encargado los periodistas, de la redacción, pero ni aun así. Tendrían que haber sido periodistas deportivos, pero no hay ninguno entre los firmantes. Andrés Trapiello ha deconstruido este asunto de manera muy pertinente en su web Hemeroflexia.

Escribe en El País Carlos E. Cué sobre los abajoformantes de ‘Libres e Iguales’: “un grupo de intelectuales, periodistas, políticos y expolíticos encabezados por Mario Vargas Llosa, Adolfo Suárez Illana, Arcadi Espada y la diputada del PP y directora del área internacional de FAES, Cayetana Álvarez de Toledo…” Exactamente tres líneas más abajo: (el manifiesto) “ha sido leído por Álvarez De Toledo, una persona clave en la fundación que preside José María Aznar”. Caramba, qué amor tan insistente al dato. Uno lee la presentación del manifiesto federalista y no encuentra precisiones como: “entre los firmantes, el que fuera juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón Real, expulsado de la carrera judicial por prevaricador, según sentencia del Tribunal Supremo”. O “el sindicalista de CCOO, Rodolfo Benito, miembro del Consejo de Administración de Bankia en la época más interesante”. Por poner sólo dos ejemplos.

Tampoco he leído que la Fundación Alternativas se encargó de difundir el nuevo manifiesto de los Intelectuales por la República. Claro que la Fundación Alternativas sí cumplió esa tarea, mientras la Fundación FAES no tiene ningún papel en Libres e Iguales, ningún cometido, no ha aportado ni un sólo euro, nada. El muy relevante papel de Cayetana Alvarez de Toledo se explica en su condición de mujer libre e igual, entendida la igualdad en términos de derechos, porque en otros aspectos es persona de muy superior categoría. Cataluña está a la espera de un segundo artículo de Pilar Rahola contra ella. Recordarán aquella escalerita de gallinero (© Santiago Rusiñol) que escribió en La Vanguardia, indignada porque C.A.T. (caramba, qué acrónimo tan curioso) había publicado un artículo en el Financial Times. La señora esta, que se tuneó el currículum, inventándose un doctorado, escribe contra una mujer que se doctoró en Historia por la Universidad de Oxford con una tesis dirigida por John H. Elliot, casi nada.

Hay, sin embargo, en este corral una querencia fulanista extraordinaria. El primer motivo de rechazo de un manifiesto, de una propuesta, es la compañía, los otros firmantes, no el desacuerdo con las ideas o con la sintaxis, esa cualidad del alma, como si lo que se propusiera no fuese un enunciado cívico, sino una cama redonda, que ahí sí lo entendería. La polémica que subyace a los dos manifiestos durará meses, pero el buen pueblo español la tratará con la banalidad de la telebasura (me refiero a la política) no a la de entrepierna. Los españoles, y las españolas, claro, se preguntarán unos a otros: “¿Vosotros qué sois, de los Álvarez de las Asturias o de los Álvarez de Toledo?” (El portavoz del manifiesto federal fue Nicolás Sartorius Álvarez de las Asturias Bohórquez. Yo, que no he compartido ninguna militancia con Cayetana (entre ella y yo no hay nada, sólo somos buenos amigos) sí la compartí con Sartorius. Yo simpatizaba mucho con él y deseaba que diera un paso al frente para ser califa en lugar del califa, secretario general en lugar de Carrillo. Nunca se atrevió a dar ese paso y dejó en mi alma comunista y juvenil el poso de una decepción, la impresión, probablemente injusta, de que era algo pusilánime.

O sea, que en lo tocante a contenidos, la distorsión más repetida es que este manifiesto es una expresión de “nacionalismo español”, una simpleza que el nacionalismo ha extendido por España. El difunto Kepa, inolvidable barman del JK bilbaíno fue toda su vida soltero, un mutilzarra vocacional y sus relaciones familiares eran sus sobrinos. Un día que fui acompañado de mi hijo mayor, me preguntó: “¿qué, un sobrino?” El mundo era para él un universo de tíos y sobrinos. Cuando se es nacionalista no se concibe otra razón. Todo lo que no es nacionalismo vasco o catalán, ha de constituir un pensamiento análogo opuesto al anterior: nacionalismo español. Poco importa que en el briefing con la prensa, Gabriel Tortella explicara que el primer nacionalismo que había conocido él era el español, el franquista y que eso le había vacunado contra el catalán, que repite la misma exclusión que hacía la dictadura, identificando las críticas al régimen con la antiEspaña. “Berlanga es comunista”, le dijeron al dictador tras el estreno de El Verdugo. “Peor”, respondió, “Es un mal español”. Recordó Tortella la identificación que Pujol hizo de Cataluña con su persona cuando la Justicia española se interesó por aquel chanchullo de Banca Catalana. Treinta años después la casta feraz del pujolismo ha criado unos hijos muy aventajados en el uso del dinero público y el nacionalismo catalán entero se acoge a sagrado en la idea de la independencia.

 El editorial de El País, los ya citados de Josep Ramoneda, Pérez Oliva  y el de  Jordi Gracia, han insistido machaconamente en los dos nacionalismos. También en El País, mi querido Jorge Martínez Reverte explicaba bien la oportunidad y la esencia del manifiesto. Premio especial del jurado al análisis mazorral, espeso y algo paranoico, a Pablo Sebastián.

CODA.- Two days later.

En toda guerra, sin embargo, hay una tierra de nadie, una zona muerta, en la que las balas no silban y los obuses no zumban. La artillería cede su espacio a las palabras. Perdonen la metáfora; estoy releyendo, o quizá leyendo por vez primera ‘Las armas y las letras’, un extraordinario ensayo de Trapiello sobre la esencia íntima de nuestra historia, condenada en el dictamen de Gil de Biedma a terminar muy malamente cada vez.

También pasa en las guerras de manifiestos. Elvira Lindo ha hecho hoy una aportación notable en su columna de El País. Ha estallado la paz, o, al menos, hay una zona de nadie:

“Jordi Hurtado, que ocupando como ocupa un lugar de honor (entre los españoles), no se explica una cómo  no lo han llamado para firmar los dos manifiestos que han aparecido esta semana referidos al secesionismo: el que pretende acabar con él por vía del mecagoendiez  y el que se plantea hacerlo mediante transformismo constitucional.”

Publicado en . | 145 comentarios

Ya se puede firmar

Ya se ha resuelto el problema de colapso que había creado en la web el ataque organizado de los hackers secesionistas. Ya se puede firmar la adhesión al manifiesto Libres e Iguales. Poco a poco se incorporarán los miles de firmas que ya se habían dejado en la web antes del ataque, una vera depurada la lista de excrecencias. De sus caquitas, vaya.

Seguiremos hablando del manifiesto y de su tratamiento por la prensa. Pero será mañana, porque las limitaciones de conexión que sufro me impiden hacerlo hoy. De momento, el diario de Libres e Iguales parece The Guardian. Cosas veredes, el Cid/ que farán fablar las piedras/ pues por cualquier niñería/ facéis campaña la Iglesia.

Firme aquí, si es su deseo

Publicado en . | 128 comentarios

Libres e iguales

LIBRES-16.JPG

MANIFIESTO DE LOS LIBRES E IGUALES

 España vive un momento crítico.

El secesionismo catalán pretende romper la convivencia entre los españoles y destruir su más valioso patrimonio: la condición de ciudadanos libres e iguales. El nacionalismo antepone la identidad a la ciudadanía, los derechos míticos de un territorio a los derechos fundamentales de las personas, el egoísmo a la solidaridad. Desprecia el pluralismo social y político, y cuando trata de establecer fronteras interiores arrincona como extranjeros en su propio país a un abrumador número de ciudadanos.

El secesionismo catalán se hermana con el populismo antieuropeo y promueve la derrota de la democracia española. Evitar esa derrota es responsabilidad de todos y la primera obligación de los partidos políticos.

Hasta ahora el desafío secesionista no ha recibido la respuesta que merece. España es hoy un Estado a la defensiva y en sus élites prevalecen el tacticismo y la resignación. No existe un auténtico debate público sobre el fondo gravemente reaccionario del nacionalismo ni sobre las consecuencias de su proyecto para la libertad, la igualdad y la seguridad de los ciudadanos. En cambio proliferan maniobras opacas para ofrecer nuevos privilegios al nacionalismo a costa de la soberanía de los españoles.

En estas circunstancias, los abajofirmantes, ciudadanos radicalmente comprometidos con los principios constitucionales de la libertad y la igualdad, entendemos que es imprescindible abrir un debate público que informe y comprometa al conjunto de los españoles. Nosotros asumimos la responsabilidad y pasamos a la acción.

Reclamamos al Estado que aplique toda la ley y advierta con claridad de las consecuencias de violarla. Ninguna infracción debe quedar impune y ninguna sentencia puede ser desacatada.

Pedimos a los partidos políticos que se identifican con los principios de libertad, igualdad, justicia y solidaridad que demuestren su compromiso con hechos. El Partido Popular, el Partido Socialista, Unión Progreso y Democracia, Ciudadanos, y cuantas formaciones quieran preservar las bases de nuestra convivencia democrática, deben:

1. Reivindicar la Constitución como consigna de ciudadanía y convivencia, sin renunciar a las reformas cíclicas que permitan que España sea una nación cada vez más integradora y de mayor calidad democrática.

2. Rechazar cualquier negociación que con el pretexto de evitar el conflicto que plantea el secesionismo catalán limite la soberanía del conjunto de los ciudadanos y el ejercicio de sus derechos.

3. Alcanzar un pacto público, solemne y conciso que establezca un compromiso transversal de unidad de acción frente al secesionismo y garantice la decisión de someter al referendo común cualquier alteración de las bases constitucionales.

Finalmente, nos dirigimos a todos los ciudadanos españoles.

Les pedimos que trabajen organizadamente por la deslegitimación intelectual y política del nacionalismo y que se movilicen con nosotros en defensa de la comunidad de libres e iguales que es responsable de la época más justa y fértil de la historia de España.

En Madrid, a 15 de julio de 2014

PRIMEROS FIRMANTES

 

Cayetana Álvarez de Toledo, historiadora • Ramón Arcusa, músico • Eduardo Arroyo, pintor •Aurelio Arteta, filósofo • Isabel Azcárate, abogada • Félix de Azúa, escritor • Carlos Belmonte, neurocientífico •  Isabel Benjumea, empresaria • Roberto Blanco Valdés, jurista • Albert Boadella, dramaturgo • Juan Bonilla, escritor • Jorge Bustos, periodista • Dolors Caminal, pintora • Jacobo Elosua, economista • Arcadi Espada, periodista • Carlos Falcó, empresario • José María Fidalgo, médico • Alfonso Galindo, filósofo • José Luis Garci, cineasta • Ricardo García Cárcel, historiador •Pedro García Montalvo, escritor • Daniel Gascón, escritor • David Gistau, periodista • Ramón González Ferriz, periodista • Andrés González López, economista • Santiago González, periodista •Carlos Herrera, periodista • Felipe Hernández Cava, guionista •  Carmen Iglesias, historiadora• Federico Jiménez Losantos, periodista • Jon Juaristi, escritor • Carmen Ladrón de Guevara, abogada • José María Larrea, empresario • Joaquín Leguina, economista • Teodoro León Gross, filósofo y periodista • Abelardo Linares, poeta y editor • José María Martín Patino, sacerdote • Jorge Martínez Reverte, escritor • Rocío Orsi Portalo, filósofa • Félix Ovejero, economista • Ángeles Pedraza, presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo • Xavier Pericay, escritor • Miguel Ángel Quintana Paz, filósofo • Nicolás Redondo Terreros, jurista • Javier Reverte, escritor • Ramón Rodríguez, filósofo • Javier Rupérez, diplomático • Óscar Sánchez Alonso, periodista • Fernando Sánchez Dragó, escritor • Eloy Sánchez Rosillo, poeta • Fernando Santiago, periodista • Fernando Savater, filósofo • Felipe Serrano, economista • Juan José Solozábal, jurista • Adolfo Suárez Illana, abogado • Hermann Tertsch, periodista • Gabriel Tortella, historiador y economista • Andrés Trapiello, escritor • Enrique Ujaldón, filósofo • Mario Vargas Llosa, escritor.

Publicado en . | 180 comentarios

Entre la monarquía bananera y la república sueca

El Partido Comunista de España, en reunión de su Comité Central aprobó el 15 de abril de 1977 una resolución en la que aceptó la Monarquía como forma de Estado, la bandera y el himno. Ante el malestar que dicha resolución provocó en los comunistas de entonces, entre los que me contaba, el secretario general, Santiago Carrillo, planteó: “¿Qué es más progresista, la monarquía sueca o una república bananera?” El pensador de Podemos, Juan Carlos Monedero, le dio la vuelta muchos años después a los términos de la pregunta en la  web chavista aporrea.org, joder, qué nombre. Navarth deconstruido el texto revelando su notable banalidad. Es lo que hay. Continuará.
En esta ocasión Monedero dirige su ira hacia Estados Unidos, molesto, al parecer, porque en Kansas acostumbran a eructar de una manera especial después de tomar coca-cola y Aznar tuvo que imitarlos para ganarse su confianza (el artículo es algo confuso). Además, recuerda Monedero, no es verdad que fueran los americanos los que liberaron a los europeos del fascismo: fue el ejército rojo en Stalingrado el que comenzó el trabajo. Eso es cierto (aunque simultáneamente a los ingleses en El Alamein), pero lo que Monedero es incapaz de ver es que se puede ser simultáneamente antifascista y totalitario, por lo que la afirmación  “fue el ejército rojo el que liberó Europa” resulta un poco chocante (a no ser que entendamos que el muro estaba dirigido a impedir que se perdiese tanta libertad).
Pero ¿y Snowden? A pesar de aparecer en el título Monedero no lo menciona en todo el artículo. Sin embargo se queja de que, sospechando que Evo Morales pretendía contactar con el ex espía, llevárselo a Venezuela y troncharse de Estados Unidos,  España impidiera aterrizar en su suelo al avión presidencial. Con esto Monedero parece compartir las sospechas del gobierno español.
Ahora todo encaja y Monedero puede afirmar que, a diferencia del “corajudo Chávez” (pues no pierde ocasión de hacer la pelota) y del digno Evo Morales, nosotros los españoles “somos un vergonzoso Reino bananero” y “una colonia norteamericana”. Por eso Monedero termina diciendo: “no sirve de mucho, pero otra España os pide disculpas”.
Publicado en . | 170 comentarios

Un tal Sánchez

Victoria Sánchez

Voto directo

(Hoy, en El Mundo)

Ha ganado Pedro Sánchez, tal como se intuía desde que se contaron y recontaron los avales, pero las cosas no serían sustancialmente diferentes de haber ganado Madina. Considerados los candidatos de uno a uno o de tres en tres, no se adivina qué pueden aportar que no tuviera Rubalcaba. Entre los problemas que tiene su partido en esta hora, el del líder no era el más urgente. Para etapas de crisis como éstas se inventaron las gestoras. El hundimiento que el PSOE comenzó a mostrar en las dos citas electorales de 2011 (municipales y generales) no tiene solución con el cocido maragato, yendo a la tajada, cambiemos al secretario general y quédese el resto para postre.

Debieron entonces declarar el partido zona catastrófica, preguntarse cómo hemos podido llegar a esto, depurar los errores del zapaterismo, preguntarse cuál es la alternativa socialdemócrata en tiempos como los actuales, definir la política adecuada y después, sólo después, buscar la dirección más adecuada para el proyecto resultante.

No ha sido así. Prueba de ello es el valor asumido de la necesidad de un giro a la izquierda entre los candidatos y sus votantes, como si el error Zapatero hubiera sido justamente el de recuperar súbitamente la razón la noche del 10 de mayo de 2010.

Dos hechos sobresalientes: nunca antes se había elegido al máximo dirigente del partido por votación directa de los afiliados y la participación ha desbordado las previsiones más optimistas. La abstención ha quedado por debajo de la abstención media en los once elecciones generales celebradas en España desde junio de 1977.

La voluntad de los afiliados ha coincidido con el designio del aparato, el peso de Andalucía en el socialismo español y esa tradición de optar por el desconocido. Recordemos que Sánchez le había ganado en los avales al secretario general del Grupo Parlamentario del PSOE en el Congreso y también en la tierra de Madina, el País Vasco, donde le ha vuelto a ganar en votos contantes y sonantes.

El sistema de elección directa del secretario general ha sido un éxito, pero va a anular el interés que pueda tener el Congreso propiamente dicho. No es fácil que vuelva a vivirse aquel momento del 79, en el que Felipe González se consideró incompatible con la definición marxista del partido y tuvieron que tomarse unos meses para recapacitar y volver a llamarle: “que lo que tú quieras, Felipe”. Tal vez en el futuro se pueda ahorrar el Congreso. Los afiliados eligen al secretario y éste elige a su Ejecutiva y define su programa.

Una incógnita es, si descubiertas las ventajas de la elección directa, el PSOE abogará por implantarla en las elecciones municipales, para que los alcaldes sean elegidos por el voto directo de sus conciudadanos, como si fueran los secretarios generales de sus pueblos.

 

Publicado en . | 84 comentarios

Cortinas de humo

Par directorPie de foto: El par director

Dos periodistas a los que aprecio personal y profesionalmente, Enric González y Lucía Méndez, escribían ayer en la página 2 de El Mundo sendos análisis coincidentes en torno al fenómeno Podemos: se lamenta en ambas columnas la atención exagerada que se le presta en los medios de comunicación. Escribe Enric:

“Escucha uno a los agitadores mediáticos de la derecha y se le ponen los pelos de punta: resulta que Pablo Iglesias y Podemos (cinco eurodiputados) constituyen el peor peligro desde las invasiones napoleónicas… cortinas de humo… dramas imaginarios con los que el poder y sus titiriteros de la prensa nos entretienen para que no pensemos en Montoro, el paro, la precarización del empleo y el resto de nuestras miserias”.

Me confieso fascinado por Podemos y sus líderes, aunque no me considero un agitador mediático de la derecha ni un titiritero del poder, tal como los describe mi primo González: no creo que sean el peor peligro desde las invasiones napoleónicas. De hecho, las citadas invasiones me parecieron una bendición civilizadora. En aquella tesitura yo habría sido un afrancesado. Si Enric hubiera escrito “los cien mil hijos de San Luis…” tendría un pasar. Yo para entonces habría estado con la Pepa.

No albergo propósito alguno de tapar con la coleta de Pablo Iglesias lo de Montoro, las cifras del paro, etc. Ayer mismo dedique una columna aquí y en el papel al último disparate de Montoro.

Lucía titula acertadamente ‘El político omnipresente’, etiqueta que no discutiré. Más contenida que Enric, aunque también parece que la molestan más los detractores que los adeptos. Nada que oponer, para gustos están los colores. Sin embargo, su primera frase es discutible: “Ignoro si Pablo Iglesias era un hombre presumido antes de irrumpir en la escena política…” Evidentemente lo era. En 37 años de citas electorales desde el 15 de junio de 1977, nadie, absolutamente nadie, había puesto su foto en las papeletas electorales de su partido. Tiene razón en que “sabemos lo que come, donde se viste, quien es su novia”, ¡hasta hemos visto fotos de cuando era monaguillo! Nuestro periódico ha dado con profusión y hasta con un puntito de hagiografía todos esos pormenores. No se había visto nada igual desde que el gran Barbeta acompañó a Artur Mas al corazón de las tinieblas y escribió admirado en el diario del Grande: “Es el único gobernante del mundo que lleva personalmente su maleta”.

Dicho esto, no se deben equiparar la hagiografía (ni el insulto) con la crítica razonada a su discurso, a sus contradicciones, a su desmemoria y a la irresponsabilidad frente a su propia hemeroteca, a las maneras de casta que ya muestran antes de haber puesto un pie en el Congreso. ¿Por qué ellos deben estar exentos? Creo que puede y debe uno inquietarse por la irrupción pujante de un partido (cinco eurodiputados son uno más de los que han sacado Izquierda Unida y UPyD) cuyos dirigentes han asesorado a Chávez y ejercen como propagandistas del régimen bolivariano, del que han copiado el nombre de su partido de un partido chavista, y el culto a la personalidad de Chávez y Maduro; se han manifestado partidarios de la propaganda frente a la educación; les hemos visto alentar y dirigir un boicot contra una conferencia de Rosa Díez en la Universidad en la que tienen tomado el Departamento de Políticas, han exaltado la función decapitadora de la guillotina en una televisión pública iraní, propiedad de un Gobierno que ahorca a los homosexuales, lapida a las adúlteras y obliga a las presentadoras de esa misma TV en la que Iglesias presenta Fort Apache a vestir hiyab. ¿No es una canallada argumental la justificación de Pablo Iglesias, de que él es responsable total de sus contenidos y que no sufre censura? Tendría la misma relevancia moral que dijera: “yo no soy homosexual ni adúltera iraní; a mí no me ahorcan ni me lapidan”. ¿Ha hecho alguna vez un editorial en Hispan TV condenando esas prácticas?

Efectivamente, los medios, un suponer este periódico nos han hablado de su novia, aunque ella tiene su propia personalidad. Yo la vi como tertuliana en una de esas televisiones de la derecha que tanta cancha han dado a la pareja y aún no estoy recuperado del sofocón. Ver a una señora de 36 años, se supone que con estudios superiores decir que ella no puede tomarse en serio el himno nacional, porque cuando iba al colegio, ellas y sus amiguitas lo cantaban con otra letra: “Franco, Franco, tiene culo blanco, porque su mujer lo lava con Ariel”, (a partir del min. 44) me produjo una sensación de vergüenza ajena de la que no estoy aún recuperado. Conocía la letra, mi hijo vino del colegio cantándola un día, pero tenía ocho años. Hoy, con 15 ya cumplidos, no se le ocurriría.

En la prensa, en la próxima al Gobierno y en la que muestra querencias por la oposición se critica con frecuencia a UPyD y a su líder, Rosa Díez. ¿Se imaginan una página de opinión en la que dos columnistas coincidan en criticar tanta crítica a un partido que sólo tiene cuatro europarlamentarios? A mí me parece bien, a esto se le llama libertad de expresión y con parecido criterio quiero reivindicar mi derecho y mi propósito (que aquí anuncio) de deconstruir el discurso de los dirigentes de Podemos. No por lo que son o la fuerza electoral emergente, sino por lo que representan, para que el día de mañana no nos encontremos con un elefante en medio del hemiciclo, y nadie sepamos cómo ha sido, por emplear la adecuada metáfora de Lucía.

El PatrónCreo que la aparición de Podemos no debe ni puede ignorarse y es verdad que hay una responsabilidad de lo que en tiempos se llamaba ‘el establishment’ en ello. Desconozco si su popularidad televisiva en los medios más afines a la derecha obedecen a alguna maniobra del PP para crear un competidor del PSOE a su izquierda, al igual que la Junta de Andalucía mimó a Jesús Gil Pie de foto: El patrón

para perjudicar al PP.

El resultado es que hoy, en el Congreso, lo que no es PP o nacionalismo periférico, es una izquierda que disputa a Podemos sus señas de identidad. Sin tener un solo diputado, Podemos es hoy una fuerza hegemónica entre la izquierda en el Congreso de los Diputados. Cayo Largo (Caballero) esa lumbrera, ha resignado el poder de Izquierda Unida en Alberto Garzón, que tratará de disputar a Madina (o a Sánchez) la condición del verdadero Pablo Iglesias del Congreso. Los dos tienen la batalla perdida. El de la coleta es más listo.

Últimamente hemos podido comprobar que un juez de la Audiencia Nacional (que llegó al CGPJ impulsado por IU) también parece inspirar sus sentencias en la jurisprudencia Iglesias, al absolver a los responsables del boicot al Parlamento de Cataluña con los argumentos de Podemos.

Hemos escrito sobre su portavoz, Pablo Iglesias, pero hemos prestado poca atención al ideólogo, Juan Carlos Monedero. Escribe regularmente en una web chavista de Venezuela de nombre revelador: http://www.aporrea.org. El remero Navarth empezó a recoger perlas y es un no parar. Iremos publicándolas aquí, sin prisas y sin pausas, para que nadie se queje de inadvertencia llegado el caso:

 El pensamiento Monedero

Monedero con brazaletePie de foto: Intelectual con brazalete chavista

Navarth

En esta (dura) empresa de analizar el pensamiento de Monedero tal y como lo plasma en la web chavista aporrea.org hemos leído hasta el momento cuatro artículos:

No serás rey, Felipe (04/06/2014)

En este artículo, con el tono habitual con el que señala al Anticristo, habla de Felipe VI y la monarquía. Hay que aclarar que, como Monedero es milenarista pero ha pasado por Marx, sabe que el Anticristo no es una persona sino una clase, y por eso acostumbra a hablar en categorías. Así por ejemplo, sin que sepamos si se refiere a la categoría “reyes” o “borbones”, dice: “tantos siglos y no habéis dejado siquiera un buen libro escrito por alguno de vosotros, una sinfonía, un cuadro, una patente”. En general el muestrario de acusaciones hacia la monarquía es variopinto, pero la que más me ha gustado es esta: “¿Cuánta gente de la familia real está vinculada a consejos de administración de empresas altamente contaminantes? No podemos quereros”.

Y una frase para la historia: “Hace más daño Salsa Rosa, el Hola y el confesionario que el Mein Kampf”.

Adolfo Suárez en el país de los pícaros (24/03/2014)

Este artículo trata de esa, según él, falsa Transición que nos ha dejado la “democracia vacía” en la que vivimos los españoles, que es una “democracia de charanga y pandereta”.

 Me ha llamado la atención esta frase. “Bajo su Presidencia (de Suarez) fueron asesinadas más de 200 personas por la extrema derecha o por los cuerpos policiales”. Ignoro de dónde saca esta cifra, pero en cualquier caso, es una muestra de la hemiplejia moral que padece. Y de su ignorancia: Los asesinatos perpetrados en España con algún móvil político entre 1976 y 1981 ascienden a 428: la extrema izquierda, 67; extrema derecha, 39; ETA, 313; otros, 9. Fuente: Florencio Domínguez. 

A vueltas con el golpismo en Venezuela (17/02/2014)

En este artículo Monedero estaba obligado a acrobacias mayores de las habituales: tenía que acusar a los que protestan contra el régimen de Maduro de golpistas, y para ello denunciar la perenne tentación golpista de la derecha en Hispanoamérica. Pero ¿cómo hacerlo cuando su exjefe era un golpista?

 Empecemos a escribir y ya veremos, parece pensar Monedero: “el escenario de una parte no menor de la derecha latinoamericana siempre ha sido el del golpismo cuando han estado fuera del gobierno, y la represión de cualquier disidencia o alternativa cuando habitan los palacios presidenciales”.

Entonces ¿Hugo Chávez, que dio un golpe de estado en 1992, era de derechas? No, ejem. La izquierda a veces se ha visto obligada a dar algún golpe pequeñito “como respuesta” al golpismo de derechas. De este modo el golpe de Chavez debe ser entendido como una respuesta, algo tardía, al de Marcos Pérez Jiménez, producido 44 años antes. Y ya puestos Maduro, que reprime cualquier disidencia, ¿es de derechas? No, no, no. Lo que ocurre es que los que protestan contra Maduro son golpistas que “si se hicieran con el poder en Venezuela convertirían el país en un cementerio anexo a una cárcel”. Se dedican “a poner muertos en las calles, a la desestabilización, contando como única baza el apoyo mercenario de buena parte de las empresas de medios de comunicación del mundo y de la propia Venezuela (donde el 80% de los medios están en manos de la oposición)”. En general llama la atención que Monedero se atreva a hacer esta última afirmación; y en particular que la haga el 17 de febrero, sólo 4 días después de que Maduro haya ordenado retirar la televisión por cable a NTN24 por, en sus palabras, “defender el derecho a la tranquilidad de Venezuela”.

Monedero, a continuación, se pone a explicar las razones por las que el “proceso bolivariano” (él mismo lo llama así) está cada vez más fuerte. Una de ellas es que “el Gobierno ha logrado posicionar la matriz de la responsabilidad del sector privado en la escasez y especulación”, frase que, pasada por el corrector de cursilería, quiere decir que el gobierno ha conseguido echar la culpa de su ineptitud y corrupción a los empresarios. Otra razón más prosaica (y hay que agradecer a Monedero su sinceridad al revelarla) es esta: “están además los 100.000 kalashnikov que Chávez compró para armar a las milicias bolivarianas”.

Monedero reconoce que Venezuela atraviesa serios problemas económicos (por otra parte nada diferente al resto del mundo: “¿recordamos que hay una crisis mundial?”) y padece un elevado nivel de delincuencia por culpa de “un modelo de consumo que te hace creer que si a los 15 años no tienes ya todo* eres un perdedor”.

* Por ejemplo papel higiénico.

Españoles que ya no son celebrando genocidios que fueron 13/10/2013

Realmente lo más sorprende de Monedero no es su impecable visión sectaria (es perfectamente ciego a todo lo que la contradice), sino que  su particular sectarismo (compuesto de comunismo, nacionalismo y, de paso, indigenismo) parecía completamente superado desde hace muchos años por cualquiera con un mínimo decoro intelectual.

El artículo de hoy nos sirve para entender algunos de los elementos claves de su visión, elementos modulares a partir de los que construye sus artículos.

1) La España salida de la Transición es “una España oxidada, rancia, casposa, biliosa, fea, autoritaria, centralista y desagradable”. ¿Podría concretar un poco más? Sí: “llena de parados (cierto; no parece que él vaya a aportar remedios eficaces), de gente expulsada de las aulas (posiblemente se refiere a Rosa Díez), sin sanidad (ni idea de a qué se refiere), sin educación (bastante de acuerdo; siendo él profesor debemos atribuirle alguna responsabilidad en el asunto), sin respeto (parece lamentablemente cierto, a juzgar por sus insultos). Por si no queda claro, ésta es “una España odiosa”.

2) La nación española ni siquiera es un concepto discutible: “de hecho, ni siquiera España ahora mismo existe” (de ahí el título “españoles que ya no son”). Con esto quiere decir que España no es más que un conglomerado de naciones oprimidas, asumiendo el relato nacionalista del agravio que es el que luego permite comprender a ETA (la frase original es gramaticalmente ininteligible *, pero parece decir que “las diferentes naciones que aquí han convivido” deben unirse en un modelo federal que les resulte “una referencia amable que incorpore y no expulse”),

3) La solución pasa porque se produzca “por fin una primera ruptura”. Esta ruptura es la anulación de la malhadada Transición (que para él no es más que la farsa que ha consagrado esa España rancia, casposa, biliosa etc) que nos permitirá volver a la mirífica segunda república de dónde nunca debimos salir: “esa España federal y republicana, comprometida con la democracia y la justicia social, podrá ser tan atractiva como lo fue en los años treinta”.  No recuerdo que esa España de los años 30 fuera federal (y, ya puestos, tampoco recuerdo que estuviera muy comprometida con la democracia) pero estos son asuntos menores que sería de mal gusto mencionar.

Continuará, es inevitable.

Después de colgar este comentario y al leer los periódicos del día, he visto que el director y el ex-director de El Mundo dedican sus cartas semanales a Pablo Iglesias. Casimiro García Abadillo cita a un viejo militante socialista para decir que en Madina y Sánchez el PSOE persigue el secreto de la juventud. Pedro J. Ramírez da un repaso a la querencia chavista que muestra Pablo Iglesias a propósito de la prensa y da un regocijan repaso a su portentoso desconocimiento sobre la Revolución francesa.

Publicado en . | 109 comentarios

Fuego amigo

Columna publicada hoy en El Mundo de El País Vasco

Santiago González

Entre las expresiones más sobresalientes de la democracia española figuran por derecho propio las que pronunció Pío Cabanillas (padre, claro) para expresar una actitud respecto a su propio partido que estaba entre el desconcierto y la perplejidad. Nunca hubo un comentario electoral como aquel “hemos ganado, pero todavía no sabemos quienes”, aunque la mejor de todas es, en opinión de quien suscribe: “yo ya no sé si soy de los nuestros”.

Algo así tiene que sentir en días como estos el diputado general de Alava, cuando recibió un oficio del Ministerio de Hacienda en la que notificaba la liquidación de la sanción impuesta hace unos meses por el Tribunal de Luxemburgo después de que la Unión Europea declarase la ilegalidad de las vacaciones fiscales.

Montoro tuvo que ser, calcula que de los 30 millones de euros que supone la multa, a la Diputación Foral de Alava le corresponde pagar las dos terceras partes, o sea, unos veinte. Como saben ustedes, la Diputación alavesa es, junto al Ayuntamiento de Vitoria, la gran reserva institucional del Partido Popular en el País vasco.

La cosa tiene un surtido variado de expresiones, lugares comunes que expresan situaciones como ésta que hoy vive Javier de Andrés, aunque ninguna de ellas alcanza la brillantez del gran Cabanillas Gallas: Fuego amigo, cuerpo a tierra, que vienen los nuestros, o la gradación que establecía de menos a más el peligro de las relaciones políticas: enemigos, adversarios, aliados, y los peores de todos: los queridos compañeros de partido.

No es que el criterio de repartir la multa en función de la dilación que cada una de las haciendas forales imprimió a la devolución de los incentivos ilegales, que es el hecho penado por el tribunal, sea injusto. Es que aquí somos más de escote igualitario. Nuestro partido-guía es municipalista, lo que le lleva a atribuir un peso análogo a Bilbao y Amoroto, por poner dos ejemplos señalados. En todo caso, al diputado general de Álava le habría convenido que el reparto de la multa, cuestión sobre la que Luxemburgo no dice nada, se hubiera resuelto en el Consejo Vasco de Finanzas, entre el Gobierno Vasco y las tres Diputaciones.

Pero tuvo que intervenir Montoro, pensará De Andrés, que recibió el oficio del Ministerio al mismo tiempo que Martin Garitano, dicho sea sin ánimo de señalar. Ha habido palabras, claro, y el Ministerio ha debido de mostrarse receptivo a las razones del diputado alavés. Lo que pasa es que siempre queda peor cuando tratan de arreglarlo. Ayer, una nota de prensa del Ministerio trataba de matizar el desperfecto en un empeño imposible. El oficio que establecía el reparto de las costas era una comunicación institucional de la Secretaría de Estado de Presupuestos. ¿Cómo va a ser anulada, enmendada, ni quiera matizada por una nota de prensa? Es un imposible lógico, un disparate.

El asunto no sólo es un disparo en el pie alavés: ha dado de lleno al PP vasco en su totalidad. Recordarán que hace muy pocos días, la presidenta popular hablaba de su capacidad de mediación con Madrid, lo que fue desmentido al borde mismo de la grosería por Itxaso Atutxa, en plan usted no pinta nada. ¿Tenía mucha prisa Montoro en dar la razón a la dirigente nacionalista?

Ayer mismo anunciaba Quiroga su propósito de recorrer uno a uno los 71 municipios en los que su partido tiene representación municipal para movilizar a sus bases. Haría muy bien en comenzar el viaje por el Ministerio de Hacienda para inmovilizar –y amordazar, si se terciara-al ministro Montoro.

Publicado en . | 68 comentarios

Presentación ‘Las oscuras manos del olvido’

Captura de pantalla 2014-07-11 a la(s) 09.48.42

Al ser invitado por Felipe Hernández Cava a presentar este cómic que han elaborado él y Bartolomé Seguí, me sentínaturalmente honrado, pero penséque quizáno era el presentador más adecuado para un cómic. Mi interés por los tebeos desde que alcancéla edad adulta no es extraordinario, salvando algunas excepciones:‘Astérix’, naturalmente; también ese extraordinario acercamiento a la burguesía francesa que son los ‘Tranches de vie’, de Gerard Lauzier, en los que no queda títere con cabeza, los ejecutivos y sus amantes, los progres y los retros, los gastrónomos y sus pedanterías, los comunistas y los anarquistas, las feministas y cuanto militante de todos los istmos que se nos pudieran ocurrir. También leícon mucho interés ‘El Teniente Blueberry’, porque en cada uno de sus álbumes había una película de John Ford.

Seguramente, mi amigo Fabián Rodríguez habría hecho una exégesis más rigurosa de este cómic. Fueron él y Fernando Navarro quienes alertaron en mi blog de la publicación de un álbum que trataba en el lenguaje del tebeo para adultos (al autor le horroriza la expresión ‘novela gráfica’) del terrorismo y sus víctimas, asunto que ha estado y estáentre las preocupaciones intelectuales dominantes en la mayor parte de mi vida.

Pero hagamos de la necesidad virtud, y, tal como escribióLeón Felipe en ‘Romero solo’: “No sabiendo los oficios/ los haremos con respeto”. Por otra parte, no deben tomarse muy al pie de la letra esta confesión de ignorancia, que es solo parcial. Porque si bien es cierto que no soy ducho en ello, tengo algo más de conocimiento del género narrativo adoptado por los autores para narrar esta historia: el negro, las pulp fiction que un puñado de grandes escritores norteamericanos empezaron a escribir en los años 30, ambientando sus relatos policíacos en el ambiente de la Gran Depresión y que tuvo una afortunada réplica en Francia bajo el impulso de Gallimard y Duhamel: el polar francés.

En alguna entrevista han citado los autores como referencia al gran Jean Pierre Melville y a la que tal vez es su obra maestra, ‘El samurai’, tontamente traducida como ‘El silencio de un hombre’. Me vais a permitir una anécdota personal al respecto. Melville era un juguetón que en realidad se apellidaba Grumbach; su nombre artístico era un homenaje al autor de Moby Dick. ‘El samurai’comienza con una cita de autoridad que dice textualmente: “No hay soledad tan profunda como la del samurái, a no ser quizála del tigre en la jungla. (De ‘El Bushido’, Libro de los Samurais’)”. Era una superchería. Tal frase era una ocurrencia suya, no una observación del código de honor de los samuráis.

Hace ya muchos años, en una ocasional incursión mía en los terrenos de la ficción, quise escribir un cuento que tratara del amor en los tiempos del cólera, quiero decir de la vida cotidiana en un paisaje de terrorismo. En realidad trataba de ser un apólogo de la indiferencia con que mucha gente vive las señales anómalas del terrorismo, mientras no le afecten personalmente. Lo titulé‘El ojo de la tormenta’que es el nombre más popular con que se conoce el vórtice del ciclón tropical y, a la manera de Melville, lo abrícon una cita de autoridad, que ilustraba con precisión lo que le ocurre a un barco sorprendido en ese lugar: “En el ojo de la tormenta, los vientos permanecen en calma y el cielo se muestra despejado, pero la mar de leva amenaza desde todos los puntos de la rosa…”Cuando lo transforméen guión para un corto, se me ocurriófirmarlo a la manera de Melville y se lo adjudiquéa Melchor Gaspar de Covarrubias, almirante mayor de Castilla. Había habido almirantes en Castilla, el almirante Bonifaz, un suponer, pero ningún Melchor Gaspar y Covarrubias era el nombre de mi pueblo.

Mi afinidad con el autor se confirma en sus referencias literarias. Es Melville, pero también Quevedo, a quien se debe el título, y muy especialmente Camus cuya referencia a las ratas en ‘La Peste’viene al pelo como metáfora del terrorismo. Felipe Hernández Cava lo contaba muy bien en una entrevista reciente: “Esa peste que enferma las sociedades y que se puede llamar corrupción, xenofobia, terrorismo, nacionalismo exacerbado, aquello que hace que una sociedad se pudra moralmente, ese sustrato que hace que cualquiera que no sepa quées ETA lo pueda entender también”.

 Un asesino citando a Quevedo y a Machado, un antiguo guardia civil que recuerda a Ausias March. Podría ser interpretado como una licencia narrativa de los autores, aunque se cubren asegurando que su protagonista ha ido a la Universidad. Si me permite Felipe la broma, diría que eso no es garantía de nada. Un gangster intelectual es un personaje perfectamente verosímil cuando en la Universidad española de hoy ejercen como intelectuales antiguos asesores del espadón venezolano.

Tengo que decir que no me ha sorprendido. Yo a Felipe lo sigo desde antes de saber que era Felipe, me refiero a hace algo más de 40 años, cuando él, en compañía de otros, creóun grupo llamado El Cubri, que dejósus dibujos por todas las publicaciones que yo leía entonces: desde Triunfo a Por Favor, pasando por el Cocodrilo Leopoldo, aunque creo recordar que en Hermano Lobo no. Sírecuerdo haber visto algo en La Codorniz, donde yo tenía un gran amigo, Pablo San José, Pablo, el inolvidable autor de La Oficina Siniestra y Doña Úrsula.

Después, y también sin saber que era Felipe, me fui admirando con las píldoras de la vida española que cada día publicaba un misterioso duo que firmaba sus viñetas como Caín en La Razón y que con el dibujo del personaje y una sentencia ahorra la mayor parte de los días la lectura del editorial.

 Toinou es un asesino del hampa marsellesa, un tipo que al comienzo de la historia sale de cárcel, donde se ha comido un marrón de 30 años por un asesinato que no cometióy ha cumplido pena por el hijo de su jefe en quien ha visto siempre a un segundo padre. Antes de ser condenado había aceptado un encargo de un empresario vasco (vale decir que había aceptado un adelanto) para liquidar a determinado terrorista si algo le ocurría a él o a su familia.

El empresario se llamaba Larra, Larra…ah, sí, Larramurdi y aquínos topamos con algo que atraviesa la historia desde su primera página hasta la última: todo estátrufado de hechos, de elementos muy reconocibles de nuestra historia. Fue un hecho que el empresario Luis Olarra anunciósu disposición a responder a ETA con sus mismos métodos, estáen las hemerotecas. No se corresponde con la realidad de los hechos que fuera asesinado por la banda: murió de cáncer en Houston hace ahora veinte años.

En las oscuras manos del olvido, Larramurdi muere en atentado y Antoine Duhamel se dispone a cumplir profesionalmente su encargo buscando y asesinando a un misterioso personaje del que solo conoce el alias: Itzala. Es a partir de este momento cuando el relato adquiere las características más genuinas del género: Por una parte, Toinou inicia la investigación de todo detective, que es también, la que realiza todo asesino para localizar a sus víctimas. Viaja a Mallorca para entrevistarse con la viuda del empresario, y visita al chófer que lo acompañaba el día del atentado, que perdiólas dos piernas en la explosión. Una cosa le lleva otra, conoce a un misterioso ex guardia civil que estuvo implicado en los GAL y muchos otros personajes. Es seguido por los etarras y por el CNI, sometido a trampas, en fin, los ingredientes clásicos, pero me interesa destacar aquílo que distingue sobre ninguna otra característica al género negro: la turbiedad moral, una ambigüedad que hace muy difícil distinguir a veces si son galgos o podencos. Lo dice en un momento dado el protagonista: “los buenos o los malos, los semibuenos o los semimalos”.

Los autores han definido el viaje del protagonista como un via crucis del personaje acompañando a las víctimas por las estaciones de su calvario. Es una definición interesante, algo hay de eso. Es también, como las incontables visitas de Marlowe o Archer, un viaje al corazón de la verdad.

La esencia del relato es un temor de los autores que comparto, que a las víctimas les espera solo el olvido, la idea de que para la mayor parte de la gente se han quedado desfasadas con sus reclamaciones de verdad, dignidad y justicia.

Nos hemos llenado la boca de frases hechas sobre la derrota del terrorismo sin cuidarnos de matizar ni siquiera un poco. Es verdad que ETA ha sido derrotada, que su estructura militar ha sido vapuleada desde hace unos cuantos años por los cuerpos de seguridad del Estado hasta reducir su estructura operativa hasta un nivel testimonial, pero ellos no parecen haberse dado cuenta todavía, ni tienen razones objetivas para ello No ha sido derrotado su proyecto y hoy tienen un poder institucional como el que nadie pensábamos hace muy pocos años que podrían tener.

“Hoy los que no condenan son los que gobiernan el Ayuntamiento de San Sebastián y la Diputación de Guipúzcoa”, dice el ex guardia civil Román. “Asílo quisieron los políticos y algunos jueces. 319 voces silenciadas a cambio de que todo aparente normalidad”.

Es importante el hecho de que ellos no acaben de concebir el debilitamiento de la estrategia militar de ETA como derrota. Trataréde razonarlo en pocas palabras: los terroristas no son psicópatas. Sus crímenes son puramente instrumentales, no constituyen sus verdaderos objetivos. Han matado a unos para convencer a la mayoría de que deben deponer su resistencia, para que resignen el poder. En la medida en que van accediendo a cotas de poder crecientes ellos mismos pierden interés en la violencia. ¿Para quéhacer esfuerzos suplementarios por algo que te dan los ciudadanos en las urnas sin más esfuerzos que los propios de una campaña electoral?

Hay más. Hace 35 años, cuando la mayoría de las fuerzas políticas y de los ciudadanos vascos se afanaban en impulsar la vía estatutaria, el brazo político de ETA denunciaba el Estatuto, al que calificaba burlescamente de ‘vascongado’. Hoy, tantos años después, el nacionalismo que gracias al Estatuto de Guernica se hizo con cotas de poder nunca antes soñada por ellos, que ha encabezado el Gobierno vasco durante 32 de los 35 años transcurridos desde entonces, denuncia ese Estatuto que tanto poder y tanto dinero les ha dado y se han puesto a la cola de Batasuna en la denuncia del mismo.

Esa es una dificultad básica para que los antiguos partidarios del terrorismo se arrepientan de su proceden y condenen los asesinatos perpetrados por la banda. ¿Cómo van a condenar la razón que les ha llevado a gobernar más de 300 ayuntamientos, incluido el de San Sebastián y la Diputación de Guipúzcoa?   Seamos sensatos, nadie lo haría.

Esa es la razón por la que un número muy elevado de ciudadanos vascos secunda dócilmente una estrategia que hoy encabeza el Gobierno de Urkullu a través de esa extravagante Secretaría General de Paz y Convivencia que capitanea Jonan Fernández y que a través de procedimientos muy variados tiene prevista una solución a la que se refiere este cómic: el olvido. Lo expresócon una certeza admirable uno de los intelectuales vascos que más y mejor han reflexionado sobre el terrorismo y sus víctimas, Joseba Arregi: “Lo peor no es que el nacionalismo aspire a gobernar como si el terrorismo no existiera. Es que quiere hacerlo como si nunca hubiera existido.”

Todos los personajes, aun siendo de ficción, tienen rasgos perfectamente reconocibles. Todo el mundo sabe en quien se inspira el personaje de Amaia, una profesora universitaria que se marchóel día en que hicieron estallar un artefacto en su aula. Ella le cuenta una historia perfectamente reconocible: que Zapatero posibilitóla legalización del brazo político de los terroristas. “Y algunos creemos que la derecha, pese a la indignación que públicamente mostraba y al modo en que agitaba la movilización de las víctimas contra ese proceso, estaba al tanto de cada movimiento”.

Cada viñeta es una página de esta historia que es posible recordar, que sugiere algo de lo que hemos conocido, pensado o escrito a lo largo de los años sobre el terrorismo y sus efectos. Antoine Duhamel es, como todo protagonista de un relato negro de investigación, un narrador omnisciente: lo que vamos conociendo de la historia lo sabemos por sus conversaciones con terceros o por sus reflexiones expresadas en forma de monólogos. En uno de ellos, por ejemplo, dice:

“Nunca he concebido el más irracional de los asesinatos: el que se ejecuta en nombre de una idea”. Gran verdad y gran asunto éste. Es un lamentable lugar común el que lleva a sostener que asesinar por un ideal es actitud más noble que hacerlo por cualquier otro motivo de la vida cotidiana. Esto es lo que ha llevado a una cuestión que a veces se discute sin mucho fundamento: si los terroristas presos pueden ser considerados presos políticos.

Esto tiene una trampa lógica: los partidarios del terrorismo quieren asimilar a los asesinos etarras que cumplen su condena con los presos de conciencia, los llamados presos políticos en las dictaduras, que son ciudadanos a los que se ha condenado a penas de cárcel por actividades que en los países democráticos son perfectamente legales, relacionadas con la libertad de asociación, manifestación y expresión.

Va a hacer ya cuarenta años que nadie cumple condena en España por actividades como las descritas cuyo ejercicio estágarantizado por la Constitución. No son presos de conciencia o por delitos de opinión, sino por actividades criminales tipificadas en todos los códigos penales del mundo: asesinatos, estragos, extorsión, etc.

Hecha esta salvedad hay que decir que síson presos políticos y que detrás de sus crímenes hay una razón política, pero esa no es una atenuante, sino al revés. A menudo se interpreta que la corrupción es más condenable cuando se hace por interés propio que cuando se hace por razones patrióticas, es decir para financiar al partido político al que el corrupto pertenece.

Es un sofisma. La corrupción, llamémosle altruista, los Filesas, Gürtel, Eres, etc. son más graves porque afectan a la médula del sistema. Aquí, en Bilbao, hemos conocido un caso extraordinario: el de casi 200 contribuyentes protegidos frente a las inspecciones de Hacienda. No era un asunto equiparable al de un funcionario venal que cobra su mordida, sino una corrupción que afectaba al corazón mismo del sistema, algo incomparablemente más grave.

Es cierto que los partidos han salido agradecer los servicios de los corruptos patrióticos, aunque últimamente tienden a apartarlos. No siempre ha sido así. Daréun ejemplo. Josep María Sala cumpliódos años de cárcel por su implicación en el caso Filesa. Una vez cumplida su condena, fue propuesto como candidato a la Ejecutiva del PSC en el Congreso de 2008. Fue el miembro de la dirección más votado por los delegados, más incluso que Maragall. Su nominación fue cogida con grandes aplausos por todo el Congreso puesto en pie. En el de 2012 volvióa pasar otro tanto.

 Con los asesinatos, pasa otro tanto. El que se ejecuta en nombre de una idea es el más irracional de los crímenes, como muy bien dice el protagonista del cómic, un asesino a sueldo, un conocedor. Cualquier otra forma del crimen, cualquier otro móvil, tiene aspectos más humanos: se puede entender el crimen pasional, el ejecutado por venganza o por ánimo de lucro, por miedo a ser descubierto en alguna actividad que vaya a reportar al autor consecuencias indeseables. Pero nada hay tan incomprensible como asesinar a alguien por sostener unas ideas o un proyecto político distinto del propio.

Hace unos años, dos personajes relevantes de la política vasca incurrieron en esta sinrazón. Uno de ellos fue el entonces obispo de San Sebastián, JoséMªSetién, que dijo: “los activistas de ETA no son delincuentes que actúen movidos por ánimo de lucro”. Xabier Arzalluz le decía a Hans Magnus Enzsenberger sobre los terroristas: “no son unos asesinos sin alma”. Uno y otro habrían sido mucho más precisos si hubieran dicho que síson unos delincuentes y síson unos asesinos, aunque no siempre actúen movidos por el afán de lucrarse (o no necesariamente) y no estédemostrada en ellos la inexistencia del alma. Como decía el alcalde de Zalamea “el alma sólo es de Dios”.

Tiene razón Toinou, el mercenario: nada hay tan horrible como el crimen que se ejecuta en nombre de una idea, algo tan inmaterial, tan inconcreto que se cobra una sangre meramente simbólica. Sangre simbólica se titulóun magnífico ensayo que Juan Aranzadi publicóen la revista Ideas a mediados de los años 80. Se mata a un ser humano contra el que no se tenía nada personal: por el uniforme que viste, por el partido al que pertenece, por su oficio, por la empresa en la que trabaja.

 Esa es la cuestión. Cuando finalmente encuentra a Itzala, lo visita en una hermosa casa de Hendaya, donde charlan en una terraza, mientras el antiguo terrorista, vestido con albornoz blanco, como Toni Soprano, fuma en pipa y vigila a sus niñas que se bañan en la piscina. Él resume con extraordinaria claridad el estado de las cosas para una proporción que no creo minoritaria de la sociedad vasca. “No seré cínico, sino pragmático, como lo son los buenos políticos: ponga a los casi mil muertos de este conflicto en el plato de una balanza. Y ponga a los millones de españoles que temen que haya un solo muerto más en el otro plato de esa balanza. ¿Tengo que decirle quépesa más?”

 Naturalmente no desvelaréel final, pero esa imagen del terrorista bien instalado que hizo asesinar a quien había sido amigo suyo en la infancia por la Idea, me lleva a un recuerdo de los primeros años noventa, cuando un periodista de la BBC preguntóa mi amigo Iñigo Gurruchaga, corresponsal de El Correo en Londres: “¿Cuál es la diferencia entre el terrorismo vasco y el del Ulster?”a lo que el interpelado respondió: “En el Ulster, los pobres matan a los ricos y en Euskadi, es justo al revés”.

Podría parecer una boutade, pero no lo es tanto. ETA a lo largo de su historia se ha financiado con la extorsión y los secuestros, con el dinero que sacaba a los ricos para matar a los pobres a los que no se les daba opción: ellos tenían que morir porque suya era la sangre simbólica de la que hablaba Aranzadi. Y esa sangre, la de las 858 víctimas de ETA es el elemento del sacrificio, de la comunión en la misa negra que la organización terrorista empezóa celebrar hace más de 50 años y esa es también la razón principal por la que no debe dejarse en las oscuras manos del olvido.

Publicado en . | 79 comentarios

Las oscuras manos del olvido

image

 

Presentación ‘Las oscuras manos del olvido’

LUGAR: LIBRERÍA FNAC. ALAMEDA URQUIJO, 4. BILBAO

DIA: JUEVES, 10 DE JULIO DE 2014

HORA: 19:00 HORAS

PRESENTAN:

TEO URIARTE

SANTIAGO GONZÁLEZ

FELIPE HERNÁNDEZ CAVA (Autor)

 

Publicado en . | 90 comentarios